Historia de Jimmy Rosario| La serenata a su novia

050 VBAA Campeones PR 1959 Thomas J Rosario Flores, Autor

1/6/2013 Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Los 70 años de Jimmy Rosario Senenata a Yuya su novia en 1950

Jimmy Rosario, desde sus comienzos como ser racional e independiente, ha renunciado a la vida privada para ser visible en la sociedad vegabajeña. Eso es parte de su filosofía personal. Por eso, esta fotografía aparece dentro de las representativas de las costumbres  de los vegabajeños en el libro «Vega Baja, su historia y su cultura», del cual él tambien fue coautor y quien proporcionó la mayor parte de las fotografías incluídas. También, muchos estudiantes la usaron para hacer sus asignaciones en la escuela para ilustrar una serenata. Esa cesión gratuita y generosa de su personalidad nos permite aprender, con una imágen genuina y no simulada, este momento de la cultura de los vegabajeños.

La historia detrás de esta fotografía tiene que ver con el día del Día de Reyes pero fue tomada unos meses antes del 6 de enero de 1950. Curiosamente, la tomó él mismo, con un lente especial que,  para poder incluírse él mismo en la foto, dilataba el momento del disparo de la Graflex Speed Grafix de negativo 4″X 5″ con película Kodak Film Pack y le daba tiempo a ubicarse correctamente antes de que el lente se abriera. Instaló una bombilla de flash de tungsteno número 11 y procedió a ubicar la cámara en la acera del norte de la calle.

Me dice mi padre que andaba con unos músicos dando serenatas a jóvenes por otros pueblos. En Ciales, uno de ellos estaba interesado en la hija del alcalde y al dar la serenata, fueron escoltados al cuartel de la policía y los amenazaron de que los iban a denunciar por alteración a la paz. En Manatí, le echaron los perros del dueño de la casa. Ya de madrugada, él quiso que concluyeran en la casa de Yuya, la hija de Pipo, el joyero del pueblo, en la Calle Baldorioty de Vega Baja.

Un policía intervino con ellos y mi padre se identificó como miembro de la prensa y el policía se fue por otra calle en lo que ellos terminaban. Cantaron una sola canción, pero nadie salió, ni prendieron la luz, como se acostumbraba. Un vecino, Juvenal Dávila (quien luego fuera mi padrino) le advirtió a Jimmy que Yuya era una muchacha buena y que su padre era de un carácter fuerte, por lo que tenía que tener cuidado. El gabán lo adquirió en  Estados Unidos y el mismo que usó el alcalde Angel Sandín en la foto que le tomó en el estudio fotográfico. Lo heredó finalmente un tío materno, Pascual Flores, ya fallecido.

Lo demás todos lo sabemos. Jimmy y Yuya se casaron el Día de Reyes próximo y comenzaron una vida juntos, que afortunadamente, todavía continúa después de 62años, que hoy cumplen*.

La foto se queda como una imágen incomparable de la conciencia histórica de mi padre sobre la vida en nuestra ciudad.

*Hoy día tienen 65 años.



Categorías:Fotohistoria, Historias, Vegabajeñismo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: