Desde mi dugout: Con el permiso del gran Johnny Bench

mako-oliveras

El veterano dirigente Mako Oliveras habla sobre la elección de Iván Rodríguez al Salón de la Fama del Béisbol

por Mako Oliveras, Especial para EL VOCERO

Puerto Rico está de fiesta con la exaltación del gran receptor boricua Iván Rodríguez quién será elevado al Salón de la Fama del Béisbol en Cooperstown en el mes de julio.

Yo, al igual que todos los boricuas, estaba temeroso de que no se le hiciera justicia al ‘Pudge’ en su primer año de elegibilidad por comentarios hechos por personas mal intencionadas, de las cuales prefiero evitar mencionar nombre. No vale la pena hacerlo.

Iván puso los números en su resumé y en mi humilde opinión es el receptor del universo, con el permiso del gran Johnny Bench.

Como dije anteriormente, Iván contaba con los números y no había duda de que pertenece a ese recinto. Lo único que se interponía aquí era el criterio de los cronistas deportivos, quienes son los que tienen el poder en sus manos para decidir quién entra o no.

Estando en el estadio Solá Morales, mientras esperaba el partido entre Cangrejeros y Caguas, recibí la gran noticia. Ahí me enteré de que Iván había conseguido el porcentaje necesario para la elección.

Cuando se anunció su selección, un sonoro aplauso se escuchó en el estadio en honor a nuestro ‘Pudge’, por parte de los miles de fanáticos que también aprovecharon para hacerlo de pie en un sencillo pero caluroso homenaje. Confieso que lágrimas de emoción corrieron por mis mejillas.

El pueblo lo honró con una respuesta de admiración, amor y respeto el miércoles en la noche.

Un momento memorable en donde, además, trajo muchas memorias hermosas a mi mente.

Una de ellas fue, precisamente, la primera vez que vi a Iván en uniforme con los Criollos. Practicaba en el ‘infield’. A mi lado estaba mi compadre Eliseo Rodríguez, quien me comentó de inmediato: “Compadre, ve ese gordito que está detrás del plato, obsérvalo, ese va a ser estrella en las Mayores. Es buenísimo, a lo mejor un posible ‘Hall of Famer’”.

“¿‘Hall of Famer’?”, le riposté de inmediato y me le quedé mirando. También le contesté: “compadre esas son palabras mayores”, a lo que Eliseo agregó: “mírelo y luego hablamos”.

Procedí a observar a Iván, y lo que ofreció esa noche fue un espectáculo; lanzándose en base, realizando tiros certeros, en fin, ofreció un manjar en el terreno.

Luego tuve el honor de ser su dirigente con el equipo de Caguas y me acordé de que una vez en Arecibo me dijo “pónme a jugar primera”, y yo me le quedé mirando y le dije, “su posición es de receptor”.

Yo no quería correrme el riesgo de que se fuera a lastimar jugando en primera. Eso como que no le gustó, pero luego me dijo “Mako..tú tienes razón”.

Son varias las anécdotas que tengo de Iván y que me tomaría semanas para contarlas. Disfrutemos del momento y enhorabuena, mi respeto y admiración para Iván.

Deja un comentario