(horizontal-x3)
González aseguró que la selección nacional contaría con par de cetros si el Clásico si se hubiera originado hace 20 años. (Ramón Tonito Zayas)

Guadalajara, México –  Mientras Puerto Rico vapuleaba al pitcheo de  Venezuela el pasado viernes en el estadio  Charros de Jalisco, el ‘assistant hitting coach’  Juan ‘Igor’ González no pudo evitar pensar desde el dugout sobre un equipo boricua en los años noventa haciendo lo mismo en el Clásico Mundial de Béisbol.

“Diantre, yo digo Señor, yo digo Dios mío. Si nosotros hubiéramos tenido esa oportunidad”, añoró el retirado toletero sobre la oportunidad irreal.

González aseguró que la selección nacional contaría con par de cetros si el Clásico si se hubiera originado hace 20 años, periodo en el que  Isla atravesó por un auge de peloteros establecidos en las Mayores.

“Si nosotros hubiéramos tenido el break, con un poquito de pitcheo, tenían que trabajarnos duro. Era una alineación respetable, de Grandes Ligas”, agregó González.

Lo más cerca que Puerto Rico de eso fue el famoso  ‘Dream Team’ en la Serie del Caribe de 1995 en el Hiram Bithorn. Los Senadores de San Juan barrieron la competencia caribeña con las estrellas Roberto Alomar (Salón de la Fama), Bernie Williams, Edgar Martínez, Rubén ‘El Indio’ Sierra, Carmelo Ríos, Rey Sánchez, Carlos Baerga, Carlos Delgado y González.  En la novena solo faltó el exrecpetor Iván Rodríguez, quien recibirá su placa en Cooperstown el próximo julio.

“Hubiera sido bien diferente, porque ese bonche de nosotros en ese momento, wow, cogíamos más en serio las cosas, éramos más dedicados de verdad”, opinó González, dos veces Jugador Más Valioso de la Liga Americana, y el segundo mejor jonronero puertorriqueño en la historia de las Mayores detrás de Delgado.

El vegabajeño de 47 años explicó que para ganar dinero en su época había que poner ‘súper números’ en las estadísticas, contrario ahora con el aumento de salarios en las Grandes Ligas.

“Ahora ha cambiado el juego. Ahora puedes dar 15 jonrones y empujar  60 carreras y te dan millones. Había que ponerse duro de verdad. Pero de que los muchachos que están aquí trabajen duro, lo hacen, escuchan. Están bien positivos y es bien importante”, añadió.

Por su parte, el coach de lanzadores Ricky Bones, quien también perteneció al    ‘Dream Team’ de 1995, igualmente suspiró acerca de la posibilidad de jugar en un Clásico.

“Si esto se hubiese dado (en los noventa) iba a ser una etapa muy linda. Imagínate, remontarnos a ese momento con todas las estrellas que hemos desarrollado en una Isla tan pequeña hubiese estado bien”, indicó.

A pesar de que no se dio la oportunidad, ambos expeloteros están en paz y orgullosos de ser parte del cuerpo técnico de Puerto Rico para esta edición del torneo, cargado de estelares como Carlos Correa, Francisco Lindor y Javier Báez, más los veteranos Carlos Beltrán y Yadier Molina.

“No importa. Es relativo, no hay que tener recelo nada de eso. Si no se pudo, no se pudo. Pero gracias a dios estoy aquí, en otro tiempo, de coach”, aseguró González, quien no fue convocado para para el Clásico inaugural en el 2006.

“Nunca miro hacia atrás y estoy agradecido con toda mi carrera en el béisbol. El tiempo fue ahora, el tiempo es perfecto para estar aquí. No te puedo mentir, desearía ser yo uno de los que está lanzando, uno de los relevistas, pero ya pasó ese momento. Ver el potencial que se estar desarrollando ahora y ser parte de esto y darle ese granito la arena, no me pica si hubiese sido yo”, resaltó Bones.