Primero factor de unidad, ahora de división

oscar-lopez-rivera

Por Thomas Jimmy Rosario Martínezlogo-ehv-diario-vegabajeno-de-puerto-rico-small

thomas-jimmy-rosario-hijo-version-corta

 

Tan pronto como se declare hoy el fin de la obligación carcelaria de Oscar López Rivera y se le otorgue la libre comunidad para siempre, concluye la voluntariedad que muchos ciudadanos tuvimos para unirnos al pedido social de su liberación.

Comenzará, sin el quererlo, la división de la sociedad que estuvo bastante solidaria con él al solicitar y obtener un indulto, cuyo resultado fue la conmutación de su sentencia. Ya de hecho, ha habido repercusiones cuando la compañía Goya retiró su apoyo económico al Desfile Puertorriqueño y cuando un grupo de la Juventud Estadista comenzó a boicotear las celebraciones que se anunciaron. Hay que anotar, empero, que gran parte de los líderes estadistas contemporáneos estuvieron de acuerdo con su liberación.

Los independentistas, grupo de apoyo incondicional, lo consideran héroe y se han agenciado mediante los focos de poder en Estados Unidos, que una calle lleve su nombre.  Miguel Ojeda, como legislador municipal de Vega Baja, consiguió de las ramas legislativas de Vega Baja y el alcalde  que una calle lleve el nombre de otro Oscar que vivió en Vega Baja, Oscar Collazo, en similares circunstancias de méritos de la hoja de vida de Oscar López.

Es importante lo que Oscar López tenga que decir. Lo que promovieron este resultado no son importantes, sino él. Hay que ver si su pensamiento actual guarda la acción armada como método de lucha. El no ha negado sus ideales, pero no acepta que sus acciones hayan causado muerte.

Tenemos que creer lo que alegó en ausencia de mejor prueba; ahora es importante lo que diga. Creo que la alcaldesa de San Juan exageró su apoyo al comprometer recursos municipales para ayudar a la causa en un asunto que no beneficia en nada a los demás ciudadanos de San Juan, pero ella deberá rendir cuentas a las autoridades fiscalizadoras y eventualmente al pueblo por lo hecho.

Le deseo lo mejor al Señor Oscar López Rivera. Correcto o equivocado en lo que hizo, es aliviante que cualquier carga de la sociedad termine cuando deba, no antes ni después. Tenemos que aceptar que el prejuicio político afectó su caso con una larga condena no proporcional a los delitos por los cuales fue convicto.

Merecía salir, por lo que contó con el apoyo de todos los que creemos en la libertad de expresión y de movimiento y que sabemos, que el ideal de la independencia de Puerto Rico es siempre una posibilidad del futuro aunque la probabilidad en el presente se perciba muy distante.

Deja un comentario