¿Por qué ahora se podrá cuando antes no habían opciones?

angel-abdiel-rodriguez-nazario

Por Angel Abdiel Rodríguez Nazario, Legislador Municipal PNPescudo-de-la-legislatura-municipal-de-vega-baja-luigi-legislatura-municipal-130119-115

Aparente y alegadamente (y digo eso porque a la Legislatura Municipal aún no ha llegado alguna enmienda al Presupuesto) el Alcalde de Vega Baja ha decidido atender nuestros reclamos y los reclamos de cada uno de los empleados municipales, y aumentará a 6 horas la jornada laboral de los empleados.

Lo que no entiendo es que el Alcalde, en su mensaje de presupuesto, indicó, que luego de haber evaluado todas las posibilidades, no encontró otra alternativa que la de reducir la jornada a 20 horas semanales. Igual opinión tuvo la Directora de Finanzas y la Directora de Recursos Humanos en la vista de la Comisión de Presupuesto. No obstante, ahora sí hay una opción. Ahora sí se puede aumentar la jornada.

Me llena de entusiasmo ese cambio de pensar en el Alcalde. Me brinda esperanza el que haya entendido que sí existen alternativas. Pero, el Alcalde debe explicar por qué ahora sí se puede. El Alcalde debe detallar cuáles fueron las partidas que se redujeron en otro lado para compensar el aumento o en el peor de los casos, cuáles beneficios les quitará a los empleados para justificar aumentar su jornada. Se dice que entre los recortes se encuentra el bono de los empleados, pago por exceso de días por enfermedad, aportaciones al plan médico, etc.

En mi acostumbrado optimismo, espero que el Alcalde haya encontrado alternativas que no toquen a los mismos empleados. Porque por otro lado, el Alcalde querría quitarnos el motor del carro, pero para «bregar bien» nos deja el motor y termina quitándonos las gomas y la batería.

¿Se supone que le demos las gracias por no habernos quitado el motor?

Hemos ofrecido diferentes alternativas para aumentar la jornada laboral SIN que se toquen los beneficios de los mismos empleados. ¿Cómo vamos a desvestir un santo para vestir a otro?

Alternativas sobran, lo que falta es voluntad.

Deja un comentario