Un día como hoy en la historia vegabajeña se oficializaron los símbolos de escudo, bandera y sello municipal

(Este escrito fue publicado originalmente en el Diario Vegabajeño de Puerto Rico el 28 de junio de 2014, al cumplirse cuatro décadas)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Simbolismo Vegabajeño cumple 40 años

 

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez, Investigadores de la Historia Vegabajeña

Desde que uno nace, los símbolos rodean nuestra vida. Hay unos familiares, religiosos, deportivos, asociativos, todos vinculantes de la actividad humana. Los hay secretos y públicos, los hay personales y colectivos.

El  símbolo  nos da un sentido de identificación. Resume en una imágen el recuerdo de los fundamentos y nos ubica donde pertenecemos. En otros  nos permite vincular a las personas, grupos y poblaciones que tienen cosas en común.

Vega Baja no siempre tuvo escudo ni fue como lo conocemos. Tampoco la bandera ha sido la misma pues voluntariamente ha sido desecrada, desvalorizada y hasta ocultada.

La creación del escudo y la bandera nos costó mucho trabajo. En el participó mucha gente de Vega Baja y de fuera de Vega Baja. Hoy 28 de junio se cumplen cuarenta años de que la Asamblea Municipal y el alcalde de Vega Baja hicieron oficiales esos símbolos. Es una buena fecha para recordar.

Años antes de ese acontecimiento, visité al historiador Luis de la Rosa Martínez en su casa de madera frente a lo que es hoy la Casa Portela, donde en el segundo piso está el Centro de Investigaciones Históricas de Vega Baja. Le llevé un modelo de lo que yo creía que debía ser la bandera de Vega Baja. El se rió de mi ocurrencia y me explicó lo que yo no conocía de heráldica. También me dijo de la única persona en Puerto Rico que trabajaba en los escudos y banderas de una manera profesional y con basamento histórico, era contratada por el Instituto de Cultura Puertorriqueña.

Luis de la Rosa era una persona servicial, agradable, positivo y generoso, pero no se atrevía a hablar con el alcalde para que solicitara los servicios del Instituto de Cultura, porque el trabajaba como archivero en el Archivo General de Puerto Rico, que caía bajo la misma jurisdicción como agencia delegada. Eso supondría tal vez un conflicto de intereses, por lo que yo me ofrecí, hice la gestión con Luis Meléndez Cano y el consiguió que se ordenara al abogado Lcdo. Roberto Beascoechea Lota, para que hiciera los diseños correspondientes.

El heráldico terminó su trabajo en junio de 1974, se presentó y se le explicó a la Junta Bicentenaria. La Asamblea Municipal y el alcalde la hicieron oficial y desde entonces se comenzó a dar a conocer esos símbolos de nuestra historia.

Más adelante ofreceremos más detalles de esta actividad histórica que nos permitió agrupar los intereses del pueblo más allá de cualquier diferencia, como debe ser.

Es necesario en esta conmemoración hacer una pausa para ver en qué manera hemos fallado en estas cuatro décadas en relación con nuestros símbolos vegabajeños principales.

Nuestro escudo ha sido abusado por los políticos. He visto fondos rojos o azules alterando los colores originales oficiales en publicaciones y  calcomanías de vehículos del Gobierno Municipal. También la bandera verde y amarilla la he visto flotar deshilachada y vencida desde las astas oficiales. Todas esas incidencias las hemos publicado de tiempo en tiempo desde las páginas de El Diario Vegabajeño y el Diario Vegabajeño de Puerto Rico. Eso me da una mezcla de dolor y de vergüenza y de impotencia ver cómo el que ostenta el poder cree que el color de su partido es el que decide el nuevo color de un símbolo que nos pertenece a todos. Esto ni siquiera es prioritario como un asunto legal, es una gran falta moral de quien lo hace y de quien teniendo bajo su responsabilidad la supervisión, lo permite.

Continuaremos con la parte gloriosa de la efemérides que hoy celebramos.

 

Deja un comentario