Inés Vanesa

FAMILIA ROSARIO SOLA

Por Thomas Jimmy Rosario Martínezlogo-ehv-diario-vegabajeno-de-puerto-rico-small

Tengo cuatro hijos, de los que siento gran orgullo por la forma en que han conducido su vida. Sé que no he sido el centro de ese éxito individual pues tuvieron una madre que dedicó todo su tiempo, sus buenas costumbres y su espiritualidad para atenderlos y formarlos. Tres escogieron distantes puntos y distintos de la diáspora para residir. El más jóven, que es el que más lejos ha viajado, reside en un campo de Vega Baja.

La segunda se llama Inés Vanesa Ester Rosario Justicia, la más bajita del nombre más largo. Eso tiene una historia que se las contaré. Pero déjenme decirles primero que nació un día como hoy hace cuarenta años. Nada menos que el Día de la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, cuando éste cumplía 25 años. Su pediatra me sugirió que se le llamara ELA, pero Jessica (su mamá) y yo, siendo estadistas, no podríamos complacer al Dr. Cintrón.

Surgió luego una controversia con su nombre a designar. La suegra quería que se llamara Vanessa, habíamos acordado ponerle Esther, que es el segundo nombre de su mamá porque ya le habíamos puesto el primero de Jessica a su hermana mayor. Yo quería que se llamara Inés para honrar a mi madrina Inés Portela, a quien tanto quería. Como Jessica había dado a luz por cesárea, me correspondió acudir solo al Registro Demográfico en Río Piedras a inscribirla.

Quise ser salomónico, pero a juicio de todos, metí la pata. El nombre largo que dije al principio fue el que quedó inscrito. Y Esther sin hache, como lo dice la Biblia y Vanesa, sencillamente escrito.

Uno se pasa escribiendo historia de los demás, pero de la clase de genealogía de hace dos semanas en Museo Casa Portela, me entusiasmé en escribir la de la familia. Esta es la de Inesita, que reside en Virginia, felízmente casada con tres hijos y quien junto a su esposo Pedro Solá no celebran el ELA. Pero de seguro celebran sus cuatro décadas, como yo, desde este otro lado del charco que nos divide.

 

Deja un comentario