Iván Rodríguez sabe de metas

LUIS G RIVERA MARIN

(endi.com)

Por Luis G. Rivera Marín

💬2

El deporte es signo de unión y hermandad; de comprensión entre los hombres. Cuántas veces hemos visto acciones deportivas que son para destacar, dentro y fuera del terreno de juego. Acciones solidarias, acciones de caballerosidad, de compañerismo, todas ellas acompañadas por un espíritu que enaltece. Acciones superadoras que tienen un común denominador. Acciones y valores universales que exceden colores, preferencias, edades. Acciones que convocan a todos, transformándonos, sin distinciones, en un gran equipo, cuyo objetivo es el bien común.

Estas premisas fueron objeto de una gran transformación sobre fines del siglo pasado, más precisamente en 1995, durante el Mundial de Rugby. Allí estaba Nelson Mandela, (Premio Nobel de la Paz 1993 por su lucha contra la segregación racial denominada “apartheid” y presidente de Sudáfrica, electo en 1994) entregando la copa del mundo al capitán sudafricano François Pienaar de los “Springbocks”. Mandela le demostró a todo el mundo que a través del deporte podía unir una nación. La historia real es tan atrapante que el periodista John Carlin escribió un hermoso libro titulado: “El Factor Humano”; libro en el cual el afamado cineasta de Hollywood Clint Eastwood basó su película “Invictus”, que protagonizaron Morgan Freeman, como Mandela, y Matt Damon como François Pienaar.

Muchas veces, la realidad supera la ficción. Y en este caso, el deporte superó todas las expectativas.

Hoy, en esta gesta de la igualdad que lleva adelante todo Puerto Rico, encabezada por nuestro gobernador Ricardo Rosselló, tiene en sus filas a un embajador del deporte con sello boricua, Iván Rodríguez Torres. “Pudge”, quien es uno de los mejores receptores de todas las épocas de las Grandes Ligas, reconocido y coronado con un merecido lugar en el Salón de la Fama en Cooperstown, es también el caballero, que habiendo ganado todo, tiene una meta superadora, el bien de su tierra, de su Isla del Encanto.

El jugador más valioso de la Liga Americana de las Mayores de 1999 ha asimilado en su exitosa carrera todas las acciones positivas y valores superadores que pueden representarse a través del deporte. Iván no sabe de imposibles, sabe de metas.

Las acciones de los deportistas se ven dentro y fuera del terreno de juego. Hay un viejo refrán que dice: “Un deportista es dentro del terreno de juego como lo es en la vida”. Iván Rodríguez Torres, el mejor cátcher del mundo, demuestra en cada paso de su vida, dentro y fuera del diamante, que es un digno representante de todos los valores que tenemos en Puerto Rico, nuestro orgullo boricua.

Ese orgullo boricua no puede seguir esperando… Nuestro pueblo, nuestros hombres y mujeres, nuestros niños y niñas, nuestros abuelos y abuelas, no pueden ni deben ser tratados como “ciudadanos de segunda”. Ha pasado un siglo de desigualdades para Puerto Rico, ya es tiempo que como un gran equipo, consigamos la reparación e igualdad de los plenos derechos para todos, sin distinciones.

Los invito con total humildad a unirnos en este camino superador. Tenemos la oportunidad histórica de demostrarle al mundo que Puerto Rico puede escribir una página grande; que sea inspiradora para las generaciones futuras y para toda la comunidad hispana de los Estados Unidos de América.

Deja un comentario