El plan municipal para conservar la Playa Puerto Nuevo

thomas-jimmy-rosario-hijo-version-corta

Por Thomas Jimmy Rosario Martínezlogo-ehv-diario-vegabajeno-de-puerto-rico-small

La Playa Puerto Nuevo tiene un historial de abuso humano. Y los vegabajeños somos los principales culpables de la deforestación, la construcción desmedida, la contaminación de todo tipo y la permisibilidad de que personas de afuera nos hayan invadido buscando lucro económico y placeres personales, familiares y comerciales.

Los Amigos del Mar dieron su histórica batalla. Y hace unos años, cuando la administración del alcalde Edgar Santana quiso comprometer el área municipal, le salimos al frente con una protesta genuina de muchos sectores que provocamos que abortara la idea de alquilar por cuarenta años el espacio que se había rescatado para el pueblo por el excalcalde Luis Meléndez Cano.

No pudimos, empero, evitar que se ordenaran unas estatuas inútiles que costaron dos millones de dólares y cuyas algunas piezas se encuentran en exhibición en el Museo Casa Portela, porque eso era parte de la estrategia de crimen de cuello blanco de su Director de Finazas, algunos ejecutivos y empleados y su Director de Campaña en 2004 y 2008.

Ahora, el alcalde Marcos Cruz ha tenido la iniciativa de alcanzar la certificación de bandera azul que ya tienen otros balnearios en la isla y del mundo. Yo no sé si lo logrará porque nuestra Playa Puerto Nuevo tiene unas características que otros lugares no tienen, pero el propósito de conservación y mejoras me parece correcto y conveniente, independientemente de que se consiga o no la meta.

La información de prensa sobre el particular lee como sigue:

Habrá una inversión inicial de $250,000, financiado en parte por el programa Community Development Block Grant. Se habrá de mejorar el área donde los visitantes acampan, hacer evaluaciones de la calidad del agua, eliminar o minimizar la presencia de animales e identificar áreas de seguridad para los bañistas. “En nuestra playa hay gente que viene y acampa donde quiere, eso va a cambiar porque se van a identificar y delimitar áreas para eso”, indicó Cruz, al destacar que durante la temporada alta esta playa recibe al mes entre 10,000 a 15,000 bañistas.»

Los negocios ambulantes que por años operaban cerca de la zona marítima terrestre también serán reubicados en otras áreas designadas. De hecho, Cruz aseguró que ya se han hecho movimientos para cumplir con esa norma.El municipio también colocó una verja en los predios de la playa para minimizar la presencia de animales, como caballos y perros realengos. Asimismo, se instalaron tres casetas con tres salvavidas que velarán por la seguridad para los bañistas. Cruz explicó que en el mes de octubre comenzarán la remoción de unas estructuras de cemento, incluyendo un parque recreativo, que están ubicadas en la zona marítimo terrestre para reubicarlos y hacer esa zona de libre esparcimiento.

 

Cumplir con los estándares de calidad de agua es uno de los mayores retos que tiene el alcalde para obtener la certificación de Bandera Azul, ya que en varias ocasiones el balneario de Puerto Nuevo ha sido mencionado entre las playas contaminadas en el monitoreo que realiza la Junta de Calidad Ambiental.

“Eso es algo que se va a estar monitoreando para cumplir con los estándares. Por ejemplo, el muestreo que haga la Junta de Calidad Ambiental no puede detectar más de 100 colonias de Enterococos y no puede pasar de 250 colonias de bacterias Coliformes”, dijo el alcalde.

Nos parece razonable y conveniente que se den esos pasos para lograr mejorar nuestro ambiente costero. Esto tiene que venir acompañado de la reducción de actividades masivas, especialmente las de promoción de televisoras y radioemisoras y otras que siquiera contratan gente local. No tenemos que ser como otros municipios cuyos alcaldes están pendientes del figureo y de la equivocada tradición de algunos gobernantes que obran bajo la premisa de que pueblo que se divierte no conspira. Tenemos que adelantarnos a nuestro tiempo con lo que eventualmente deberá ser una norma para todos los municipios costeros del mundo. Para entoces, un futuro no muy lejano, se nos impondrá la obligación de hacer cosas distintas que por ahora no se están haciendo para una conservación inteligente, continua y razonada de nuestra apreciada Playa Puerto Nuevo.

Yo estoy un poco escéptico de que consigamos la certificación de bandera azul. Pero felicito y reconozco a Marcos Cruz por ocuparse y preocuparse por Puerto Nuevo con ese proyecto. No hay imposibles. Si lo logra, será beneficioso para todos. Si no se consigue, algo bueno habrá pasado con lo que se hará en el proceso. Comoquiera, es ganancia.

 

Deja un comentario