Vegabajeñismo

El privilegio de contar con Luisito

 

 

Por Thomas Jimmy Rosario Martínezlogo-ehv-diario-vegabajeno-de-puerto-rico-small

El próximo miércoles en la noche, en el Teatro América, tendremos el privilegio de que un hijo genuino de nuestro pueblo nos hable de sus experiencias de vida. Nunca antes algún alcalde local contó sus memorias en forma de anécdotas y menos por tres sesiones, hasta que la Escuela de la Historia Vegabajeña tuvo esta iniciativa y gustosamente, el aceptó. Afortunadamente para nosotros, ha cumplido este compromiso con un entusiasmo y dedicación encomiable y nos está dejando un legado importante para el futuro.

Luis Meléndez Cano estuvo activo en la política por cerca de 37 años, de los cuales sirvió como alcalde de Vega Baja de 1973 a 2005. Su estilo de gobernar no puede definirse de una manera; fue diferente de acuerdo a las circunstancias con cada persona, grupo, época, adversarios y gente que le apoyó.  Sus tribulaciones las abordó en ocasiones con ternura, con valentía o con fuerte respuesta, pero nadie duda del carisma que tuvo y que aun tiene.

Hay la tendencia a comparar unos alcaldes con otros. Eso puede hacerse para definir lo que puede ser una mejor ejecutoria que otra pero es injusto categorizarlo en forma general sin contar con los elementos de las circunstancias que enfrentó cada cual en su momento. Con sus memorias y anécdotas, nos da los elementos para hacer nuestros juicios individuales.

De los alcaldes del siglo XX, José Francisco Náter era considerado uno bueno, pero es que él era un buen ciudadano,  exitoso en su carácter personal y muy querido en su desempeño como boticario del pueblo y líder cívico. Coincidentalmente, Luisito Meléndez era farmacéutico y simpático también, con una fuerza familiar y de amistades muy grande. En su tiempo, era como el hijo querido de toda madre y padre vegabajeño.

José (Pepín) Cestero fue otro alcalde, comerciante, que ejerció por  doce años. Luego Angel Sandín tuvo el récord por diecisiete años, falleciendo siendo alcalde. Rafael Cano le sucedió con 14 años hasta que su sobrino (hijo de su hermana) Luis Enrique Meléndez Cano, le venció en una primaria interna, apoyado directamente por el liderato del exgobernador Luis Muñoz Marín. Otros alcaldes del Siglo XX no estuvieron más de un término, uno de ellos renunció a mitad de su cuatrenio. En el Siglo XXI ya hemos tenido cuatro alcaldes. Solo dos de ellos han revalidado y uno de ellos no terminó el cuatrenio.

Como Luisito está presente, activo y disponible para seguir sirviendo como ciudadano útil, a veces se menoscaba el valor de tenerlo entre nosotros.  Hay quien dice que no nos ha dejado recordarlo porque está presente en nuestros espacios de actividad. Pero es sin duda, una de las personas de mayor significado para nuestra historia y no debe quedar desapercibido que logró récords que nunca antes se alcanzaron y que en el futuro serán difícil de sobrepasar:

  • Alcalde que mayor tiempo haya ejercido en esa posición: 32 años
  • Alcalde que ha servido en dos siglos: XX y XXI
  • Alcalde que nunca fue derrotado políticamente mientras fue incumbente
  • Candidato a alcalde que más adversarios derrotó
  • Alcalde que prevaleció en su incumbencia aun cuando su partido perdió localmente
  • Empató y logró por un tiempo el récord de ser el alcalde de más larga incumbencia en Puerto Rico
  • Presidente por mayor tiempo de un partido local
  • Alcalde que llegó a presidir la Asociación de Alcaldes de Puerto Rico
  • Alcalde que logró mayor número de obras municipales en la historia
  • Alcalde que logró mayor actividad cultural en la historia de Vega Baja

A una persona con ese liderato demostrado a lo largo de su vida, hay que escucharlo. Cada experiencia que nos relata es una visión y una ejecución y una enseñanza para cualquiera que quiera conocer la interioridad de su pensamiento en momentos de celebración por el triunfo y al resolver las crisis que se le presentaron.

Para los Investigadores de la Historia Vegabajeña es un privilegio contar con Luisito en su tercer oportunidad para refrescarnos la memoria y aportar nuevas anécdotas que mucho nos pueden ayudar a entender nuestra realidad histórica, presente y futura.

El próximo miércoles 23 de agosto, a partir de las 7:00 de la noche, viviremos dos nuevas horas de las vivencias de Luis Meléndez Cano, experiencia que no se habrá de repetir y que todo buen vegabajeño debe presenciar, en justo tributo al servidor público que nos hablará y en respeto a los valores que representó y que  aun representa.

 

 

Categorías:Vegabajeñismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s