Análisis

De regreso a la rutina después de Irma

thomas-jimmy-rosario-hijo-version-corta

Por Thomas Jimmy Rosario Martínezlogo-ehv-diario-vegabajeno-de-puerto-rico-small

Acaba de llegar la energía eléctrica donde resido. Privilegio que aprecio, como muchas de las cosas que pasaron que vi, escuché o leí.

Irma vino a pausar la vida. Para algunos, una molestia, para otros, una bendición. Mi padre dice que el huracán vino a pasar el trimmer a la naturaleza. Literalmente, se limpiaron los árboles flojos y quedaron los más fuertes. Irma, nombre femenino para un nombre macho como huracán, finalmente sorprendió por su benevolencia al no acercarnos tanto a nosotros y decidir a última hora elevar su vuelo lo suficiente.

En la tarde de su aparición, nos topamos con una persona que llevaba en un carrito de supermercado dos baterías de vehículos. El individuo cruzó la Carretera Número Dos desde la carretera de Sabana, donde dicen que en el negocio de reciclaje, cerrado en ese momento, pagan por ellas. Ese individuo, tomó la marginal de Brasilia. Lo seguimos y nos le adelantamos para llamar la Policía, lo que hicimos, infructuosamente. Le tomamos un vídeo que publicamos en Ultimas Noticias del Diario Vegabajeño de Puerto Rico, ya que no teníamos energía eléctrica para publicarlo en nuestra página de Internet.

Como en tras ocasiones, se nos rió en la cara, pero lo pudimos captar bien. Lo que no sabía era que más adelante, frente a la escuela Lino Padrón Rivera le esperaban en un carro encubierto dos policías estatales, uno de ellos de apellido Rodríguez, los cuales intervinieron con él, dándose a la huida pero antes habiéndose ocupado la mercancía presuntamente hurtada.

Mientras la gente se preparaba para protegerse del disturbio atmosférico, ese individuo trataba de completar el trabajo al que se ha dedicado desde hace algún tiempo. Fue el mismo que me hurtó la batería de mi vehículo, según la descripción de los testigos que le vieron. Anteriormente, cuando en vela con algunos vecinos de la Calle Acosta lo pudimos identificar se me enfrentó, pero luego hizo lo mismo que con los policías que le sorprendieron, se retiró.

El mono sabe el árbol que trepa.

 

 

 

Categorías:Análisis, Vegabajeñismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s