La vida continúa…

thomas-jimmy-rosario-hijo-version-corta

 

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Director, Diario Vegabajeño de Puerto Rico

El pasado sábado nos reunimos los Investigadores de la Escuela de la Historia Vegabajeña y el martes, con la directiva del Salón de la Fama del Deporte Vega Baja Melao Melao. Al igual que todos, en nuestras agrupaciones, tenemos que hacer nuevos planes. Todos los proyectos han quedado en vilo, mientras revisamos las posibilidades de seguir el compromiso personal y el colectivo.

En ambas reuniones, con distintas personas y propósitos, el tema recurrente era las experiencias de la tormenta. Cada uno tiene su propia versión y carencias en el presente, pero a todos los vi con un espíritu de serenidad, conformidad y firmeza en que vamos a salir de esta terrible situación.

Me impactó el testimonio de Tony Muñiz, quien queriendo cerrar una puerta recibió un impacto de unos cristales que le perforaron su cuerpo y su esposa tuvo que cerrarle la herida de forma improvisada y sin experiencia. Pero lo que tiene para contar Luis Mejías Astol es terrible.

Wito tuvo que enfrentar la muerte de un vecino de la cual se enteró en medio de las fuertes ráfagas por una llamada desde Estados Unidos. Luego en Sabana tuvieron que enfrentar el aislamiento y la falta de ayuda por más de 24 horas hasta que llegó el alcalde con los héroes de la Oficina Municipal de Emergencias. Allí los residentes de Cupey conocieron el terror de una inundación súbita que les colocó en una vulnerabilidad. Las historias de ese sector y la de Los Naranjos, tienen que recontarse para la historia porque a veces nos creemos que los resultados serán como antes fueron, pero María nos ha enseñado que no es así.

Los daños del huracán siguen pasando. Apenas ayer se nos informó del camión de gas que se hundió en un sumidero de Las Granjas. Si van por la Carretera 155, verán lo que un mes después queda aun lo que vimos al otro día de la tormenta en nu8estros alrededores.

En la Escuela de la Historia Vegabajeña volveremos a reunirnos los sábados como antes y con el mismo entusiasmo, ojalá que para siempre. Estamos ávidos de conocer y perpetuar, para lo que pueda servir la experiencia pasada para el futuro.



Categorías:Vegabajeñismo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: