Análisis

No hay transparencia

thomas-jimmy-rosario-hijo-version-corta

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Director, Diario Vegabajeño de Puerto Rico

El mayor incentivo que tuvieron los electores para elegir a un gobierno novoprogresista no fue el gobierno desastroso, incoherente e ineficiente del Partido Popular, sino la promesa de uno transparente de parte del actual gobernador Ricardo Rosselló Nevárez. Hoy día tenemos que dudar de que se esté haciendo lo correcto. No porque lo denuncie la prensa ni la oposición política, sino porque los hechos sin explicación razonada plantea la duda hasta a una persona de inteligencia promedio.

Cuando comenzó la crisis del huracán Irma, la cual continuó con María, pensamos que el Gobierno Estatal estaba dando los pasos correctos para conseguir la ayuda federal y enfrentar la crisis. Ahora creemos que hay oportunismo, manipuleo y hasta representaciones fraudulentas. No hay suficientes explicaciones ni tampoco creíbles hasta el momento en el asunto de la Autoridad de Energía Eléctrica ni en el Departamento de Educación y la iniciativa de crear un departamento por decreto sin contar con el aval de la rama legislativa es un acto ejecutivo de prepotencia incomprensible.

Por otra parte, los partidos Popular e Independentista no constituyen oposición creíble ni responsable en estos momentos. Hay voces que dicen verdades, pero no hay unidad ni funcionarios ejemplares que muestren alternativas al curso de la ejecución. La Junta de Control Fiscal tampoco ha venido a solucionar, sino a complicar el panorama. Su sola presencia, adicionada a sus pretensiones, altera el patrón democrático a que estamos acostumbrados a vivir y alimenta el colonialismo que tanto afecta el desarrollo de Puerto Rico.

Hace falta un cambio inmediato al curso de los acontecimientos, porque en el actual parece que reina la confusión y las malas decisiones. Han hecho cosas buenas, pero el mundo real fuera de esa visión es otro. El gobierno no puede seguir siendo la correa de ajustes, sino el facilitador ante esta época desastrosa en todos los sentidos.

Al fin y al cabo, el gobierno se supone que trabaje para los ciudadanos en general y no para intereses particulares. Nos duele, desde abajo, pensar que arriba hay gente que abuse del poder.

Categorías:Análisis, Vegabajeñismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s