Análisis

Perspectiva de nuestra escuela

thomas-jimmy-rosario-hijo-version-corta

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

 Presidente, Escuela de la Historia Vegabajeña

El funcionario público más atacado en el nivel estatal es sin duda el gobernador Ricardo Rosselló. En Vega Baja, lo es el alcalde Marcos Cruz Molina.

De lo más que lo acusan es de que no se ha presentado en lugares particulares durante la emergencia. Sin embargo, sabemos que se ha presentado en todos los barrios y sectores desde el momento en que hubo seguridad para salir. Durante el tiempo previo y posterior hizo su hogar en la Oficina de Emergencias de Vega Baja en el antiguo Centro de Salud y ha distribuido personalmente todo lo que le ha llegado a sus manos de fuentes gubernamentales y privadas.

Esta situación tocó a personas de todos los lugares y clases sociales. Ningún municipio estuvo exento y ninguno se ha recuperado, incluyendo aquellos que tradicionalmente tienen más recursos. No escuchamos que se ha quejado públicamente del gobierno estatal ni del federal posterior a la tormenta. Antes, pidió más camastros para el refugio.

La necesidad aun es mucha, pero no conocemos ningún acto de corrupción, negligencia o excesos de parte de Marcos Cruz Molina. Y este medio no está atado a ninguna ideología, partido ni político alguno, incluyendo al estimado alcalde. Lo que nos informan, si es verdad, lo publicamos con la evidencia pertinente. Los rumores, cuando son fuertes, también los mencionamos como punto de referencia de lo que el pueblo habla. Pero no tenemos compromiso alguno con medias verdades ni con mentiras. Ni tampoco patrocinamos voceros partidistas ni personas que tienen intereses económicos que procuran que la actual administración popular caiga para ellos posicionarse de los recursos y el poder municipal.

En las elecciones del 2020 habrá que valorar desempeño del incumbente, sus valores morales, su capacidad y su experiencia. Habrá que sopesar sus errores y también su capacidad para enmendar equivocaciones. En los demás candidatos veremos sus cualidades y especularemos cómo sería su desempeño pues nadie más que cuatro personas vivas tienen experiencia como alcalde de Vega Baja. Todos tendrán su oportunidad cuando llegue el momento, pero ahora no es el de jarana política.

Hay personas que escriben en los medios cuya visión a favor o en contra de los incumbentes es previsible. También, su manera despectiva de tratar a los que queremos informar y analizar  sanamente como mensajeros, cargamaletines o alcahuetes. Pero no nos elogian cuando señalamos deficiencias o no estamos de acuerdo con actuaciones de los políticos o reconocemos o publicamos informaciones de los que ellos respaldan. Esa carga negativa personal siempre responde a una parcialidad fanática y le hace daño principalmente a quien la padece pues crea un estereotipo que eventualmente nadie le hace caso. Siento lástima, me apena que la gente se sume en esa cadena mental que va desde la ignorancia hasta la equivocación intelectual y que sólo se entiende como una autogratificación emocional breve del insuficiente.

Soy compasivo con las personas que no saben cómo ni qué pensar y respeto a los que tienen argumentos lógicos, aun cuando no los comparta. 

En la Escuela de la Historia Vegabajeña enseñamos historia de nuestra ciudad pero también recibimos todo lo que los demás nos permiten que aprendamos. Es, pues, una dinámica simbiótica, todos nos beneficiamos de lo que todos pensamos y queremos comunicar. Este diario tiene que reflejar ese principio en el ejercicio que hacemos de libertad de prensa y de expresión.

En nuestras sesiones de conversaciones filosóficas de los sábados en la mañana hablamos de todos los temas. Entre nosotros hay diversidad de ideologías y creencias, carácter y sentimientos, pero no hay exclusiones por manera de pensar. Lo único que requerimos es una conducta personal de tolerancia y respeto, donde tengamos la oportunidad de aprender lo que no sabemos. Los temas son desde la profunda intelectualidad hasta el humor rastrero de la calle. Los jóvenes y los viejos tenemos igual oportunidad de salir de allí con el deseo de regresar.

Esa es la visión positiva de nuestra organización de ser productivo desde las entrañas de nuestro ser individual y colectivo. Así demostramos amor a la humanidad que más cercana tenemos.

 

Categorías:Análisis, Vegabajeñismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s