Mi dolor es mío…

thomas-jimmy-rosario-hijo-version-corta

Por Thomas Jimmy Rosario Martínezlogo-ehv-diario-vegabajeno-de-puerto-rico-small

No quiero que nadie sepa mis tristezas,
Porque temo del mundo
los crueles sarcasmos de la incomprensión;
me dirán cobarde con burla y torpeza,
y abatirá mi orgullo las piedras que lancen
sobre mi dolor.

Mi dolor es mío, culpa no es de nadie;
que yo tenga un alma,que mientras más fiera ,
mas sepa querer,
si a la par me dieran, un alma tan frágil,
Los dioses divinos que hicieron la tierra
que me vio nacer.

Mi dolor es mío es una canción escrita hace muchas decenas de año por Felipe Goyco Rosario, “Don Felo”. El tema es el amor a una dama, pero la he recordado en la madrugada de hoy.

Ayer, en una reunión del grupo de ciudadanos y oficiales de Barrio Vivo, producto de Iniciativa Comunitaria en Vega Baja, los presentes hablamos de nuestra experiencia con el huracán María. Cada cual ha tenido vivencias distintas pero todos coincidimos que esto no ha terminado. No están los vientos ni la lluvia, algunos de nosotros contamos con servicio de energía eléctrica, agua, comunicaciones y hasta cable, pero cuando salimos de nuestra realidad y hablamos con la gente y vemos esos rostros de carencias e incertidumbre nos percatamos de nuestra nueva realidad.

No había sentido tanto la ausencia de mis tres primeros hijos, que residen en distintos estados porque habían emigrado para lograr un mejor nivel de vida y la superación de todos es evidente, lo que me complace enormemente. Pero de momento mi hijo menor, que reside en Las Granjas con su esposa y sus dos hijas aceptaron una invitación de un primo para ir al estado de Arizona.

Me quedé temporalmente sin descendencia alguna en territorio puertorriqueño a pesar de mis cuatro hijos y mis nueve nietos. Mis padres, afortunados también porque no han tenido carencias ni dificultades mayores gracias a mis dos hermanas, sus otros nietos,  una comunidad generosa de amistades y vecinos y una doctora vegabajeña que visita a mi encamada progenitora.

El dolor es mío pero no es por mí. Hay gente que en el momento del huracán sufrió porque tuvo pérdidas materiales y hasta familiares. No sé si es mi percepción, pero desde entonces se ha seguido muriendo gente de manera más usual que antes, que penosamente de tan seguido y por mis obligaciones familiares, no he podido ir a los servicios fúnebres. Hay gente desorientada porque los gobiernos federal, estatal y municipal no han informado de una manera plena y satisfactoria y parecen más controladores de masas que agentes de servicio.

Ayer por ejemplo, vi personas trasnochando frente a la Biblioteca Pública de Vega Baja para optar por una sola de cien oportunidades para obtener derecho al Plan 8. Ya antes habíamos criticado esa manera reglamentaria que crea el turno a los primeros que lleguen sin contar que hay personas discapacitadas que a lo mejor merecen una prioridad antes aun de que sean calificados.  A veces nunca llegan por la manera en que está configurado el diseño que supuestamente evita discrímen.

Hay mucho más por decir. Creo que sacarlo para afuera nos permite analizar la historia y prepararnos mejor para el futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s