Memorias de Reyes Magos

imagenes-de-ano-viejo-herminio-marrero

Por Herminio Marrero logo-ehv-diario-vegabajeno-de-puerto-rico-small

En éste día es inevitable las reminiscencias del pasado. A partir de los recuerdos se activan mis memorias como si fueran un disco duro comenzando a dejar salir vivencias que fueron formando el carácter del presente ser humano.

Mis padres de clase social pobre formaron una familia de cinco hijos. Cuando se acercaba el Día de Reyes mis hermanos y yo estábamos alegres por regalos que recibiríamos de los Tres Reyes Magos. Aunque a decir verdad, nunca atinaron con lo que yo quería.

En la sala de mi hogar aún estaba aquel tintillo. Árbol de Navidad de aquella época en Puerto Rico hasta después de las octavitas. La víspera de reyes el 5 de enero en la tarde como era la costumbre, se iba con una caja al monte a buscar yerba para los cansados camellos los cuales cargados de regalos en la noche eran guiados por los Magos hasta los hogares. Las cajas se dejaban en los cuartos debajo de las camas. Para ir a la segura por petición de familiares y de vecinos en sus hogares se dejaban cajas con yerba para posibles regalos. Mis padres nos decían que había que irse a dormir temprano en la noche si queríamos recibir algún regalo.

Teníamos conocimientos que en Estados Unidos la tradición era en mes de diciembre víspera de Navidad. Había un viejito gordito llamado Santa Claus con un trineo tirado por renos recorriendo por los cielos los hogares dejando sus regalos. En mi hogar del barrio el Ojo de Agua quienes únicos llegaban eran los Tres Reyes Magos. Las creencias religiosas así los respaldaban al decir ” los Reyes Magos guiados por una estrella fueron hasta Belén a adorar con sus ofrendas al Mesías ” amén.

Por alguna razón allí no se vio por lugar alguno al viejito gordito Santa Claus. No había nada más que esperar. Los Tres Reyes Magos siempre le ganaban la carrera al viejito gordito al llegar primero en el mes de enero. Además aunque quisiéramos recibir a tan grato personaje nuestros padres no estaban dispuestos a darle la bienvenida al llamado Santa Claus por razones económicas.

Al llegar el día 6 de enero bien temprano nos levantábamos a ver que regalos habían traído los Tres Reyes Magos. Con el pasar del tiempo me sigo dando cuenta que nuestros padres como si fueran los Reyes Magos nos dejaron una ofrenda como la mayor riqueza. Primero el amor y el respeto a Dios. Segundo el compartir en amistad con otras personas. Tercero el trabajo honrado es digno y enaltece al ser humano. Éstos valores llenos de amor y ternura dados a nosotros por mis padres como regalo fueron y serán nuestro Oro, Incienso y Mira.

¡ Felicidades, es Día de Reyes !

One response to “Memorias de Reyes Magos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s