Panorama de nuestro universo político

thomas-jimmy-rosario-hijo-version-corta

Por Thomas Jimmy Rosario Martínezlogo-ehv-diario-vegabajeno-de-puerto-rico-small

Hay señales confusas. Permitir escoltas a funcionarios públicos es un error en el estilo such is life. O sea, a imagen y semejanza de aquel funcionario que eventualmente botaron por hablar en tono altanero y prepotente, con esas tres palabras de complacencia en el idioma inglés. Como las películas de Pedro Infante, Ustedes los ricos y Nosotros los Pobres. El gobernador se equivoca en sostener a Portela y a Sobrino en esa pretensión costosa y de mal gusto.

Por otra parte, el Senado anuncia una medida a favor de las estadísticas que fortalecerían esa área débil pero indispensable para planificar un gobierno efectivo. Eso es bueno.

La energía eléctrica está llegando a cuentagotas pero sin marcha atrás. No sirvió lo que sugirió el presidente de la unión de empleados en Palo Seco y aunque se ve el progreso, la pasión por la necesidad supera la parsimonia y la lentitud en iluminar.

Los hoyos rompecarros son cada vez más grandes. Un día de estos se irá un vehículo completo y espero que sin gente,  adultos, niños ni mascotas.

Inexplicablemente, el ex preso político que apoyamos para que saliera de la cárcel, Oscar López,  no quiere que de Estados Unidos venga la ayuda para que se acelere el regreso de la luz a todos los lugares que la tierra que dice que ama. Para mi, es un   acto de traición a su patria solo explicable por odio personal a los americanos. La salud y la seguridad nuestra que se joda, pero la de él dicen que la atiende el Hospital de Veteranos. Manolito Meléndez dice que es un cabrón, pero no me atrevo a repetirlo. Su derecho al cuido de su salud lo ganó, como buen ciudadano americano, en su servicio en las fuerzas armadas.

En medio del montón de asesinatos de los últimos días, la Comisionada de la Policía renuncia, o mejor dicho, es renunciada. Ya su jefe le había solicitado la renuncia en blanco para ponerle fecha y sustituirla por el que él quisiera. De cualquier manera no importa, caía mal. Y no se veía bien en el traje de Mujer Maravilla despues de conocer a Linda Carter y a Gal Gadot. No tenía la personalidad que se necesita para ese cargo y mucho menos en estas olas de crimen y  blue flu’.

¿Porqué nos va mal? Porque no tenemos dinero. Estamos obligados a esperar que la ayuda venga de afuera porque aquí apenas nos da, colectivamente, ni para comer. Nuestro futuro está endeudado y aun peor, hipotecado. Con los plazos vencidos y en ejecución. Y la única actividad productiva es producto de la corrupción y de corruptos en todo el sentido de la palabra, que son los que comercian con las drogas, que mantienen una segunda economía.

El gobernador por el que muchos votamos decepciona con su preferencia por la protección del que no la necesita o la merece. Podemos especular. ¿Qué le deberá al Señor Portela que no lo botó cuando desobedeciendo su orden de recato económico dio unos aumentos no autorizados y luego permite sin inmutarse que se gaste el tesoro en déficit, quebrado y limitado de los puertorriqueños?

Creo que el hombre bueno, simpático y de buenas intenciones que alquilamos para servir como gobernador en noviembre de 2016 está errando muy seguidamente. Su turno al bate termina con tres strikes, aunque en política uno solo basta para sacarlo de la caja de bateo. Suerte tiene que le quedan dos años y pico para revalidar y puede alejarse de la ruta torcida que a veces pienso que lleva. Pero no se parece al hombre de estado en potencia que entrevisté en la campaña pasada. Le está rodeando el halo evidente de la inexperiencia, el asesoramiento insuficiente  y las decisiones desacertadas. Y no me digan que espere porque el futuro le dará la razón. En este pasado año, donde hoy es el futuro de ese pasado se prometieron resultados  que no llegaron. Tengo que tener, pues, desconfianza en la palabra que ahora se pueda empeñar.

El otro problema que tenemos, es que al otro lado de la ecuación nada lo iguala ni lo supera. La oposición, es mucho más floja y con menos planes para todo. Se limitan a criticar sin soluciones y a tratar, con frases despectivas y sin análisis creíble.  Esos políticos deben ser descartados en su afán de gobernar y ser sustituídos por personas que aporten a la sociedad. No debe ser cuestión de turnos al poder, sino de capacidad para ser elegidos.

Con ese panorama indudablemente estamos en un país difícilmente habitable para optimistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s