Serie Vegabajeños

Velada inolvidable entre leyendas del béisbol puertorriqueño

Iván Rodríguez, Carlos Delgado, Jorge Posada y Bernie Williams protagonizaron un memorable conversatorio

sábado, 24 de febrero de 2018 – 12:00 AM

Jorge Posada, Bernie Williams, Carlos Delgado e Iván Rodríguez participaron en un conversatorio ayer

El expelotero Bernie Williams no tiene dudas de lo significativo que puede ser el béisbol para la sociedad. Al menos no después del 2001.

El otrora jardinero central de los Yankees de Nueva York  vivió una experiencia única en esa temporada, a solo semanas del ataque a las Torres Gemelas en el World Trade Center de Nueva York.

Para Williams, vivir esos días en Nueva York y las lecciones aprendidas tienen más valor que sus cuatro anillos de campeón de la Serie Mundial con los Yankees, que sus cuatro Guantes de Oro, que su Bate de Plata y su título de bateo de la Liga Americana.

Esa fue sola una de las revelaciones y experiencias relatadas por Williams, Carlos Delgado, Jorge Posada y el miembro del Salón de la Fama, Iván “Pudge” Rodríguez, quienes se juntaron la noche del jueves en el teatro Emilio S. Belaval de la Universidad del Sagrado Corazón como parte del conversatorio“Leyendas Boricuas del Diamante”.

La iniciativa de El Nuevo Día nació con el fin de reconocer las carreras de estas grandes figuras del béisbol puertorriqueño y agradecer el respaldo de suscriptores de este medio, que fueron los invitados especiales de una velada exclusiva.

Leyendas boricuas del béisbol comparten atesoradas vivencias
Jorge Posada, Carlos Delgado, Iván Rodríguez y Bernie Williams protagonizaron una noche para la historia en un conversatorio organizado por El Nuevo Día

El conversatorio fue la manera de cerrar con broche de oro el proyecto de la serie del mismo nombre que publicó por varias meses en 2017 en las páginas de este diario, reconociendo a los 12 boricuas más destacados en la historia de Puerto Rico en el béisbol de Grandes Ligas.

El relato de Williams en relación al ataque ocurrido en Nueva York el 11 de septiembre de 2001 fue uno de los más impactantes de la memorable velada, un recuerdo que dejó a muchos al borde de las lágrimas.

“En el 2001 fue el 9-11 y, por lo menos yo, en mi carácter personal, sufrí una crisis existencial porque la cuestión pasó en Nueva York. Estábamos jugando, y de momento el mundo se paró. Como que empecé a buscar el significado para mi vida de lo que yo hacía”, recordó Williams, natural de Vega Alta.

“¿Qué era lo que hacíamos? ¿Jugar?”, se cuestionó Williams en ese entonces. “Como que yo lo veía tan insignificante (el béisbol) en el contexto de lo que estaba pasando. Y yo decía, cuando íbamos a empezar a jugar (tras el receso forzoso de semanas por el ataque), ‘¿Por qué vamos a empezar a jugar? Esto es béisbol. Y con tantas cosas que están pasando en el mundo’. Como que no le encontraba el significado”.

La percepción del exjugador cambió al recibir la oportunidad de visitar, junto a compañeros de los Yankees, varios lugares donde voluntarios laboraban en las faenas de rescate, un hospital donde convalecían heridos, y el armory donde figuraban las listas de desaparecidos y se encontraban familiares angustiados por conocer la suerte de los suyos.

En ese último escenario, Williams se reencontró con su propósito como pelotero profesional.

“Llegamos a ese sitio y el ambiente cambió. Todo era sombrío y desolado, pero alguien dijo, ‘llegaron los Yankees’, y por 15 o 20 minutos cambió todo el escenario. Me dieron la oportunidad de conocer una persona que tenía un retrato de un ser querido que había perdido. Yo le dije a esa persona, ‘No sé que decirte, pero creo que tú necesitas un abrazo’. Le di un abrazo y en ese momento encontré el significado de cuán valioso era para nosotros (jugar)”.

El  relato de Williams fue uno emotivo, pero el jueves en la noche también hubo espacio para reír a carcajadas, y bastante.

Por ejemplo, en una pregunta directa a Delgado por parte de los moderadores Noel Algarín Martínez (subdirector de Deportes de GFR Media) y del periodista Lester Jiménez, sobre a qué lanzadores se le hizo más fácil batearles en su carrera, el extoletero aguadillano respondió que Jorge Sosa, Jamie Moyer y Rick Helling.

En esa conversación intervino Pudge, quien hizo despliegue de su buena memoria al recitar qué tipo de bate utilizaba no solo el máximo jonronero entre los boricuas (473 cuadrangulares en 17 campañas), sino Posada y Bernie.

“(Delgado) bateaba con un 35 (pulgadas) que era de aquí hasta allá. Los conozco a ellos muy bien”, aseguró Rodríguez en torno a sus tres compañeros. “Jorge bateaba con uno negro M356, y este (refiréndose a Bernie) bateaba con una estaca que no la usaba nadie”, agregó arrancando carcajadas de la audiencia. “Ese bate no tenía ni estilo”, abundó Pudge.

Accidentado inicio de Posada

Posada, por su parte, hizo reír y se ganó la empatía de la audiencia al recordar una amarga experiencia de su preadolescencia que lo hizo desistir de su interés por el ciclismo.

“Cuando tenía 13 años, estaba un día entrenando (en bicicleta) para un viaje a Lima, Perú, y se me acercan estos niños. Eran menores que yo. De unos 10 a 11 años. Eran como ocho o nueve de ellos. Me cayeron a palos, me quitaron la bicicleta, la cadena, me dieron con un palo en la cabeza. Me llené de sangre. Gracias a Dios estaba cerca de la casa de mi abuelo y llegué caminando. Y estos niños me ayudaron a que siguiera la carrera de béisbol”, recordó.

Durante el conversatorio, hubo preguntas que los cuatro debían contestar, como “¿cuál lanzador no quisieras volver a enfrentar ni en tus sueños?”. Curiosamente todos, excepto Iván, respondieron el nombre del dominicano Pedro Martínez, miembro del Salón de la Fama. Rodríguez ripostó con David Cone.

“La única manera que podía tratar de tener un poco de ventaja era sacarlo de concentración (a Martínez)”, dijo Bernie. “De vez en cuando, yo pedía tiempo cuando ya él estaba ready para lanzar. Los comentaristas en la televisión decían, ‘esos dos se llevan bien, Bernie es puertorriqueño y Pedro dominicano, y hay una buena camaradería’. Pero, en el terreno, Pedro lo que me decía era, ‘si te sales de nuevo te voy a mandar un bolazo’”, añadió arrancando risas de los presentes.

Al final, los invitados ovacionaron a los cuatro expeloteros cuando los moderados reconocieron cómo se involucraron en ayudar a los damnificados por el huracán María con distintas iniciativas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: