Análisis

La Escuela de la Historia Vegabajeña del futuro

thomas-jimmy-rosario-hijo-version-corta

Por Thomas Jimmy Rosario Martínezlogo-ehv-diario-vegabajeno-de-puerto-rico-small

El diseño de la Escuela de la Historia Vegabajeña comenzó a forjarse en diciembre de 2013. Logré el apoyo de unos buenos amigos interesados en difundir la historia vegabajeña entre quienes suscribieron una declaración de intención para fundar Investigadores de la Historia Vegabajeña. Comenzamos a reunirnos en la Oficina del Centro de Investigaciones de la Historia Vegabajeña en Casa Portela, pero debido a conflictos con el horario disponible del lugar, nos reunimos en adelante en el local de Fotografía Rosario y allí fue nuestra sede hasta hoy.

Poco después de la fundación de la Escuela, el Diario Vegabajeño de Puerto Rico, idea de mi padre y materializado desde mayo de 2006 por el suscribiente y varios colaboradores, pasó a formar parte de nuestra labor en conjunto. En todos estos doce años, he estado al frente de ambas iniciativas gracias a la decisión de unos amigos generosos con su tiempo y recursos individuales para lograr todas las labores de investigación, exposición, análisis y presencia permanente en los medios y en los escenarios como Teatro América, Casa Portela, Casa Alonso, escuelas, calles y lugares en toda nuestra ciudad. 

Gracias a esa presencia multitudinaria y diversa, hemos realizado una obra permanente en la mente de muchos y hay una labor escrita por muchos autores que se ha generado por nuestra generación, para que el alma de los vegabajeños permita su renovación y aprecio constante.

Cada uno de los que hemos trabajado sin interés económica y por mera liberalidad, tenemos una vida pública que muchos conocen y una vida privada que solo los más íntimos se acercan a ella. Nos ven saludando felizmente, dando la bienvenida a todos y compartiendo en una forma respetuosa y amena, pero desconocen las peripecias que muchos tenemos para lograr que las cosas se logren. En mi caso personal, mi vida está enriquecida por el amor de una familia grande que incluye mis antecesores, colaterales y descendencia que afortunadamente compartimos todo lo que podemos. 

El huracán María nos sacó a todos de la rutina y desde entonces no hemos podido restablecer la rutina anterior ni hacer una nueva. El tiempo, es pues, un factor que a todos se nos ha acortado y aun queriendo hacer más, sabemos que en ocasiones tendremos que hacer menos o nada. Es por eso que con mucho pesar pero con otro propósito en mente, presenté mi renuncia como Presidente y Director Ejecutivo de la escuela de la Historia Vegabajeña. El Diario Vegabajeño de Puerto Rico se hace bajo la égida de la Escuela, por lo que eventualmente se deberá nombrar a otro Director o decidir separadamente su futuro.

No tengo la intención de terminar con ambas instituciones, porque ellas no me pertenecen. No soy su dueño, sólo las he representado mientras he podido, pero la verdad es que no puedo continuar atendiendo las responsabilidades de mi vida personal de una manera efectiva. Pero además, no creo en el continuismo, sino en la renovación. Las personas no somos esenciales ni insustituibles. Sabiendo eso, he expresado que mi renuncia es de carácter irrevocable.

En el mes de marzo habremos de tener una asamblea extraordinaria entre los miembros de la corporación sin fines pecuniarios para que se tomen las decisiones correspondientes. Yo no voy a intervenir para que se tomen las decisiones libremente. De hecho, ya se ha comenzado la transición para que el vicepresidente sea quien convoque y dirija los procedimientos. 

Gracias a todos los que fuera de nuestra organización nos han apoyado, incluyendo al alcalde y muchos de los legisladores municipales de todos los partidos, directores y empleados de las dependencias del Gobierno Municipal, personas que residen en nuestro pueblo y aun aquellos en lugares distantes que continuamente se comunican con nosotros, a aquellos los que nos han dado el privilegio de escucharles, verles y aprender de ellos y a todos con los que hemos compartido. 

Estoy seguro de que mis compañeros investigadores tienen muchas ideas sobre lo que debe ser la escuela del futuro. En sus manos dejo este instrumento para que decidan con su propio criterio renovador, los parámetros de ese reto.

Categorías:Análisis, Vegabajeñismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s