Necesario investigar la historia del Gobierno Municipal de Vega Baja

thomas-jimmy-rosario-hijo-version-corta

Por Thomas Jimmy Rosario Martínezlogo-ehv-diario-vegabajeno-de-puerto-rico-small

Cuando empecé a escribir de historia de Vega Baja en forma pública hace 47 años, fue en el Programa de Fiestas Patronales de nuestra ciudad. Y mis primeros escritos fueron precisamente de la inmediatez, lo que conocía o que fácil se hiciera producir. Cuando me encontré con más temas o de regresar a los que ya había tocado,  comencé a preguntar y a meterme en el archivo municipal, en el de Puerto Rico, bibliotecas y a entrevistar a los ancianos y familiares.

Esa historia cercana es la que mas tenemos que estudiar, porque si no nos ocupamos de ella, se pierde con el paso temporero de funcionarios, retiro de las profesiones y ocupaciones y de la transición de la vida al otro plano de lo infinito. El gobierno municipal, como una institución antigua y vigente, es uno de esos temas que uno nunca deja de investigar, porque en medio de nuestra actividad están las distintas fases del “municipio” como tradicionalmente lo abreviamos, la tributaria, la de servicios y la del desempeño ejecutivo de los empleados de confianza y de carrera y el alcalde. 

El Gobierno Municipal existe tanto como existe el pueblo de Vega Baja. Aun cuando no hubiéramos sido reconocidos, ya habían funcionarios de gobierno pululando, averiguando y hasta decidiendo cosas para nuestros antepasados. A partir de 1812, cuando se organiza la primer alcaldía y se eligen al alcalde y los miembros del concejo municipal, comienza el poder ejecutivo y el limitado legislativo cuasi ejecutivo a decidir por los asuntos internos. Ese sistema fue interrumpido en varias ocasiones a tenor con los cambios en la madre patria España.

El Gobierno Municipal, pocos saben, tiene influencias de muchas culturas. Aunque el de Puerto Rico nace en tiempos en que estábamos dominados por los españoles, las raíces son la democracia creada en el viejo mundo de Grecia y Roma. La palabra alcalde, como su raíz  -al- indica, viene del árabe, pero mucha de la reglamentación actual es originada por la influencia de los Estados Unidos de América. Como datos relevantes, antes de 1960 no había representación de minorías en la rama legislativa municipal y lo que conocemos como Legislatura Municipal primero se le llamó Concejo Municipal -concejo con “c”- y luego Asamblea Municipal.

Las mujeres no llegaron a la Asamblea Municipal hasta 1933 con Brígida Alvarez y Manuelita Sandín. Aunque tuvieron asientos legislativos, estas no desarrollaron posiciones de liderato hasta la década de 1970 y solo en 2013 se eligió la primer Presidenta y hace pocos años la primer Sargento de Armas, que es la persona encargada de velar el orden. La Secretaría de la Legislatura Municipal antes la ejercía un varón, que hasta 1977 lo ocupó la misma persona que hacía de Secretario Municipal. Esto parece un poco la posición del vicepresidente de Estados Unidos, quien siendo de la rama ejecutiva federal, funge como Presidente del Senado. 

Mientras que el gobierno estatal tiene tres ramas -ejecutiva, legislativa y judicial-; el municipal tiene dos. Los asuntos de justicia se trabajan exclusivamente por el gobierno estatal en la rama judicial.

Estudiar la historia del gobierno municipal de Vega Baja no es tarea fácil, pero es fascinante. Si se quiere hacer de una manera responsable se requiere saber de todas las ramas del conocimiento, por lo que para cualquiera es menester estar en continua actualización. En la diversidad están leyes, reglamentos y derecho, administración, finanzas e información técnica de toda actividad que se general en el mundo, pues la experiencia de otros es útil para tomar decisiones. 

Hoy día no puede ser cualquiera el que aspire a ser la cabeza de lo que antes llamaban “corporación municipal” o “administración”. Profesionales de la medicina como médicos y farmacéuticos, maestros, comerciantes y otras ocupaciones han sido alcaldes, pero nunca ninguna mujer ni abogados. 

Hay una sofisticación y tecnicidad compleja en el manejo de un gobierno municipal más allá de las caras agradables de los aspirantes en una campaña política. Los mejores de la historia vegabajeña han sido personas que antes pertenecieron a la rama legislativa u ocuparon cargos ejecutivos. Recordamos a José Francisco Náter y Angel Sandín, entre otros que resultaron tener, además del conocimiento y la experiencia, una filosofía de trabajo y carisma suficiente. 

El mejor legado que podemos hacer a las próximas generaciones es dejarles trabajos de investigación histórica sobre los distintos aspectos del gobierno municipal de Vega Baja, que tiene unas peculiaridades que en otros municipios no es igual. Hay que establecer  incentivos para que el interés de la experiencia y el conocimiento acumulado ayude a los futuros funcionarios y empleados.

Entrar a un libro con páginas en blanco no puede ser la alternativa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s