Vegabajeños| Mario Donate Mena, “Yuyo”, en ocasión de dedicársele el Dia Internacional del Teatro en Vega Baja

0327 MARIO DONATE SU FAMILIA SECRETARIA MUNICIPAL Y DIRECTOR TURISMO DIA INT TEATRO 03272018

Mario Donate Mena

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Hoy 27 de marzo se celebra el Día Internacional del Teatro. En nuestra ciudad tenemos cerca de siglo y medio de vegabajeños que se han dedicado como profesión o vocación libre en alguna de las ocupaciones de representación en obras de teatro. La diversidad de temas, autores, épocas y adaptaciones, durante todos esos años, ocupan un privilegiado espacio en la historia de las artes vegabajeñas.

Mario Donate Mena es vegabajeño, hijo de un comerciante y una educadora, de una familia de muchos miembros y de grandes vínculos con todos los niveles de la sociedad. Estudió en nuestras escuelas locales y siendo estudiante, participó del Teatro Escolar bajo la égida del director Evaristo Otero Rosa. Como todo el que aspira a ser mejor, un día hace medio siglo se inició en el arte del teatro de títeres donde ha realizado todas las funciones de escritor, titiritero y productor y logrado espectáculos educativos para niños en el Teatro Infantil Rural, con otra figura histórica, Leopoldo Santiago Lavandero. Viajó con una unidad de titiriteros por todo Puerto Rico. Posteriormente, se graduó de teatro en la Universidad de Puerto Rico.

Su obra es prolífica. De Puerto Rico ha visitado el mundo con su arte, el cual no se ha limitado a la manipulación de muñecos representativos de humanos y del reino animal y a exponer temas vegabajeños, puertorriqueños y mundiales. En su pueblo adoptivo de Caguas, es tal celebridad que ha logrado hasta un hermoso museo de títeres que le honra. En 1992 fundó la Bienal Internacional de Títeres con la participación de representaciones de otros países. Pero también, con su trabajo, ha representado a Puerto Rico desde el cercano Caribe, hasta sitios insospechados de las Américas y el mundo.

Precisamente en estos días sabemos que se reconoce a Mario en una película documental que se estrenó la pasada semana titulada Títeres del Caribe Hispánico, producida por otro vegabajeño glorioso de las tablas, Manuel Moran. Como resultado, el camino experimentado de nuestro gran titiritero parece que no cesa. Continúa como una empresa familiar donde están involucrados las semillas geniales en que se han transformado sus hijos y la colaboración de su inseparable esposa. Hay una herencia cultural que ha germinado al lado de la ese imponente árbol que se llama Mario Donate Mena.

Yuyo”, como se le llama en su círculo íntimo, ha regresado varias veces a su pueblo, buscando a sus amigos, familiares y las huellas que ha dejado a su paso. Tiene grandes e importantes amigos que como él, han sido factores de cambio en el destino no solo de Vega Baja sino de Puerto Rico. En sus familiares encontramos también una gama de profesionales dedicado a distintas áreas de la actividad humana. Y sus huellas locales, precisamente comienzan aquí, en este Teatro América, donde en el Tetaro Escolar junto a esos otros vegabajeños y puertorriqueños se conectó con el arte histriónico de mano de Evaristo Otero Rosa, “Coto”, su maestro de arte dramático, cuyo nombre honra esta sala.

Fuera de Vega Baja y en todo Puerto Rico, Mario ha caminado haciendo felices a niños y jóvenes. Su dedicación ha sido agradecida por los adultos, quienes le han hecho innumerables reconocimientos. Pero su misión no se ha limitado al entretenimiento que de por sí, en múltiples facetas, de diversas escuelas del arte mundial, ha ejercido con mucha responsabilidad y personal creatividad. El ha sido un educador de nuestra historia, de nuestra cultura y de nuestros valores. Su tema preciado es la inmediatez de la puertorriqueñidad. Por eso ha trabajado en adaptaciones de Abelardo Díaz Alfaro, Amaury Veray y de la vegabajeña Maribel Suárez.

Mario Donate Mena ha tenido una trayectoria de vida fructífera que a todos los vegabajeños nos honra. Es un buen vegabajeño que esta noche regresa de nuevo a esta incubadora de talento que se llama Teatro América, de donde un día salió para regresar cada vez que puede.

Participar en una representación ante una audiencia, sin la oportunidad de recrear las escenas repetidas como en la grabación de películas, requiere un talento adicional a los actores y una responsabilidad enorme de todos los componentes de una compañía teatral. Escoger ese camino es la ruta tortuosa de los responsables y valientes. Mario Donate Mena es un modelo de eso. Pero su gallardía ha escalado un nivel más alto, cuando decidió hablar el lenguaje de los niños y presentar realidades y fantasías que ellos pudieran aprovechar en su formación sensible como ciudadanos en crecimiento.

Por posicionar su orígen en este pueblo y habernos honrado con su talento, trabajo y trayectoria, dedicamos este Día Internacional del Teatro de 2018 a Mario Donate Mena. !Que su nombre quede grabado para siempre en los anales de la historia vegabajeña!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s