La conmemoración del Grito de Lares

Thomas Jimmy Rosario Martinez por Rudy Rivera

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Es posible que la independencia de Estados Unidos de Inglaterra en 1776, Haití de Francia (1781 a 1804), México de España en 1808, Brasil de Portugal en 1822 y otros hechos similares en el Nuevo Mundo, influyeran en que unos puertorriqueños, incluyendo vegabajeños quisieran separarse de España y organizaran un fallido levantamiento civil que se conoce como el Grito de Lares y que se celebra cada año el 23 de septiembre.

bandera de Lares

Había razones sociales, económicas y políticas en los que se alzaron en contra del gobierno español. Similares a los que lo hicieron también infructuosamente en 1950 y 1954 contra el gobierno establecido en Puerto Rico y contra el de Estados Unidos. La gente de distintas generaciones es distinta pero siempre hay sectores que no piensan ni toleran lo que las mayorías creen y cuando se acaba la tolerancia y la fe, se buscan cambios mediante el empleo de la fuerza.

Los independentistas han celebrado de nuevo el Día del Grito de Lares. Cada año parece que a mayor merma de independentistas -aclaro que en Puerto Rico hay merma de todo-, no hay el entusiasmo que había, digamos, hace cincuenta años, cuando en 1968, mi padre nos llevó a la celebración.

No sé la razón, pero supongo que debe tener que ver con la inestabilidad de los distintos movimientos independentistas desde entonces y la decadencia del Partido Independentista Puertorriqueño cuya presencia electoral es sostenida por los partidos mayoritarios como un “balance democrático del poder”. No critico el mantener la opción independentista abierta, solo lo veo como un hecho indubitado. A las mayorías les conviene y a los pipiolos, los mantiene en la palestra pública. Pero la realidad es que no hay muchos independentistas militantes, como populares de distintas ideologías o estadistas novoprogresistas o realengos.

JOSE GUALBERTOPADILLA EN EL FIGAROLa celebración del Grito de Lares, apropiada por esa minoría independentista desde hace tiempo, puede seguir siendo una celebración política pues aunque resulta irónico, hay la libertad para lo que se quiera conmemorar. Un movimiento como ese, en que participó y fueron encarcelados  el Párroco de Vega Baja y el insigne escritor y médico titular de Vega Baja, José Gualberto Padilla,  merece una conmemoración muy especial en nuestro pueblo y en Lares. Un recuerdo de los valores de la época en su justa perspectiva, sin traerlo al lodazal y estercolero político de los oportunistas de todos los lados.

Para algunos “el altar de la patria” es exclusivo del independentismo. Yo no pienso que menos de menos va a llevar a más. Si alguien cree que celebrar a Lares sea algo del pasado, camino al cementerio va. Tal vez ni cementerio, sino cremación. La historia de Puerto Rico, en algunos aspectos comienza mucho antes al 23 de septiembre pero esa gesta independentista fue forjada antes  y terminó tiempo después. Haberlo celebrado por ciento cincuenta años nos pone a reflexionar que el Grito de Lares fue un proceso con consecuencias, pero no solo y a pesar de la lucha política librada. Había otras batallas que allí que no se mencionan y que a la larga se ganaron.

Obliterar ese pasado es criminalizar la historia. La sociedad civil, buena para algunas cosas y fracasada en otras, debe tomar la iniciativa de rescatarla. Después de eso, no hay nada más… y Lares puede que se convierta en un pueblo sin Grito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s