La diversidad por género entre los taínos y el choque cultural con los españoles

carlos m ayes suarez

Por Dr. Carlos M. Ayes Suárez

Con la conversión al cristianismo del emperador romano Constantino, el mismo se convirtió en la religión universal del imperio romano occidental en el año 313 d.c. Los romanos comenzaron la expansión de su imperio hacia el occidente europeo llegando hasta la península ibérica entre los años 210 al 206 a.c. donde establecieron colonias del renombre de Saguntum y Malaca, bañadas por el Mar Mediterráneo. El cristianismo tuvo su origen en el Medio Oriente hace 2,000 años, donde predominaba el judaísmo.
Tanto el judaísmo como el cristianismo se desarrollan en sociedades pastoriles, las cuales son de tipo patriarcales y donde la mujer es objeto de enclaustramiento por considerarse receptoras de la cultura. Al estudiar la literatura de ambas religiones, compiladas bajo el título de Biblia, encontramos que ambas reflejan una actitud homofóbica y sexista.
Las prácticas homosexuales entre los amerindios fueron observadas por los colonizadores tanto en Tierra Firme como las islas. Resulta interesante la mención que nos hace Gonzalo Fernández de Oviedo en 1535 sobre el uso de adornos corporales representando hombres en gesto de penetración anal, ya que lo mismo evidencia no solo el relato sino la percepción que los mismos tenían sobre dicha preferencia sexual.

“Assi que, lo que he dicho desta gente en esta isla y las comarcas es muy público, y aun en la Tierra Firme, donde muchos destos indios e indias eran sodomitas, y se sabe que allá lo son muchos dellos. Y ved en qué grado se prescían de tal culpa, que como suelen otras gentes ponerse algunas joyas de oro y de presciosas piedras al cuello, assi en algunas partes destas indias traían por joyel un hombre sobre otro, en aquel diabólico y nefando acto de Sodoma, hechos de oro de relieve….”

Aunque en Puerto Rico no se ha descubierto un objeto similar a este, se descubrió un cemí representando un hombre que aparenta estar siendo penetrado analmente por una rana. Por otro lado, el mismo cronista nos brinda información sobre prácticas homosexuales entre los taínos, veamos:

“Y assí avés de saber que el que dellos es paciente o toma cargo de ser muger en aquel bestial y descomulgado acto, le dan luego oficio de muger y trae naguas, como muger.”

El hecho de que a los homosexuales los trataban como mujeres y, por ende, le hacían usar naguas, las cuales eran usadas solamente por las mujeres casadas, se reviste de gran importancia. Ya que se ha generalizado la idea entre los artistas de nuestro país de representar al hombre taíno hacienda uso de una nagua. Lo mismo tiene la implicación de que el hombre que se está representando era de preferencias homosexuales y, por otro lado, evidencia el antiguo bagaje moral heredado de los españoles y de origen judeo-cristiano, donde la desnudez se considera vergonzosa y pecaminosa. De hecho, el mismo cronista citado nos relata que

“…las doncellas vírgenes, como he dicho en otras partes, ninguna cosa se ponían o traían delante de sus partes vergonçosas, ni tampoco los hombres se ponían cosa alguna; porque como no saben que cosa es vergüença, assi no usaban las defensas para ella.”

El origen de dicha actitud ante la desnudez del individuo se puede apreciar claramente en el capítulo 9 versículos 20-23 del Libro de Génesis de la Biblia, donde los hijos de Noé le cubren con una manta sin mirarlo al encontrarlo ebrio y desnudo en su casa, veamos:

“ 20 Después comenzó Noé a labrar la 
tierra, y plantó una viña;
21 y bebió del vino, y se embriagó, y estaba descubierto en medio de su tienda.
22 Y Cam, padre de Canaán, vio la desnudez de su padre, y lo dijo a sus dos hermanos que estaban afuera.
23 Entonces Sem y Jafet tomaron la ropa, y la pusieron sobre sus propios hombros, y andando hacia atrás, cubrieron la desnudez de su padre, teniendo vueltos sus rostros, y así no vieron la desnudez de su padre.”

La sanción recibida por Cam por parte de Noé consistió en reducir a Canaán a la condición de siervo de Sem y Jafet. Lo mismo dramatiza el gran enojo que causó a Noé la indiscreción de Cam al descubrirlo ebrio y desnudo. Ciertamente que el tabú que acababa de violar Cam tenía su origen en la desobediencia que se le atribuye a Adán y Eva de dejarse tentar por la culebra y comer del árbol prohibido de la ciencia del bien y del mal que trajo como consecuencia su “muerte”. Una vez sucumbieron a la tentación se les “abrió” los ojos y descubrieron que estaban desnudos.

Al ser descubiertos Jehová maldijo a la culebra, a la mujer y al hombre, iniciando de dicha forma el “destierro” de estos del “paraíso”. No debemos pasar por alto que este mito explica el origen de la vestimenta. La actitud judeo-cristiana frente a la desnudez responde a la asociación que han establecido entre la desnudez y la desobediencia a Jehová. Por eso es que tanto el personaje de Adán como el de Eva recurren a la confección de un vestuario de hojas de higuera ante el miedo que sintieron al descubrirse desnudos y que Jehová se enterara. No solamente fueron impactados moralmente las huestes colonizadoras por las prácticas homosexuales entre los indios y su aparente desnudez, sino que las prácticas sexuales mismas de sus mujeres eran consideradas extravagantes por estos. Veamos:

“Tornando a la materia deste pecado abominable contra natura, muy usado era entre estos indios desta isla; pero a las mugeres aborrescibles, por su interesse más que por ningún escrúpulo de conciencia, y aun porque de hecho avía algunas que eran buenas de sus personas, sobre ser en esta isla las mayores bellacas y más deshonestas y libidinosas mugeres que se han visto en estas Indias o partes.”

El choque cultural entre los españoles y los taínos fue evidente. El conquistador impuso su cultura, pero no pudo evitar el que la misma se modificara ante la nueva realidad antillana. Los prejuicios que predominaban entre las huestes colonizadoras se reflejan en sus crónicas y todavía a la altura de la fecha de redacción de estas notas la homofobia y el sexismo siguen representando un serio problema que atenta contra la libertad individual.

__________

El autor es Presidente de la Escuela de la Historia Vegabajeña, Inc.
Revisado el 14 de enero de 2019.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s