¿Qué es un vegabajeño?

thomas-jimmy-rosario-hijo-version-corta

El gentilicio de los vegabajeños

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

La historia de Vega Baja tiene tantos años como el universo. Eso hace que nunca podremos contar toda nuestra historia real como pueblo, porque hay un pasado sobre el que no hay información o se ha perdido con el tiempo.

Para la mayor parte de nuestro pasado no existe registro de lo que ocurrió. Por eso, los hechos, como las ideas, no pueden presentarse como continuos hasta cercano a la época de nuestro establecimiento como un ente con identidad propia, lo que algunos llaman fundación. Pero es mucho más que esa etapa que solo define la oficialidad. Antes, hay una historia borrosa, con poca información pero de interacción, acción y vida.

Nuestra historia incluye también la de las civilizaciones que nos precedieron. Al buscar nuestra prehistoria, también tenemos que utilizar las mismas técnicas arqueológicas y científicas que se han utilizado para descubrir el pasado no historiado del otro mundo que es también nuestro mundo. En la historia, tenemos que comenzar por entender lo que nos precedió ya que mucho de nuestro lenguaje, usos y costumbres no nos lo inventamos, aunque lo evolucionamos.

Hace más de medio siglo que somos estudiosos del tema vegabajeño. En el proceso, elaboramos una teoría sobre lo que define el gentilicio vegabajeño y en lo que constituye el vegabajeñismo. Confesamos no saber todo lo relativo a nuestra ciudad y su historia pero tenemos la convicción de que la historia de nuestra ciudad es una historia compartida. Unos saben de una cosa y otros saben de otra. Las vivencias de los demás no necesariamente coinciden con las nuestras, pero siempre hemos alentado las contribuciones independientes y grupales sobre nuestra historia.

Las omisiones en este trabajo probablemente abunden en información en otras fuentes ya escritas o en borradores pendientes de sorprendernos. La divulgación y análisis es un proceso continuo que comenzó antes que nosotros, ha estado con nosotros y continuará mientras exista sentido de pertenencia de eso que llamamos vegabajeño. No tengo miedo de una definición más amplia, pero mientras no haya otra, defenderé lo que en mi se ha forjado después de medio siglo de estudiar mi entorno.

WILHELM LUISITO Y JIMMYTO3

Wilhelm Hernández, Luis Meléndez Cano y el autor

Orígen

No sabemos cuando se acuñó el término vegabajeño. La referencia más antigua es una carta que una vez me mostró el historiador Wihelm Hernández Hernández en el Centro de Investigaciones de la Historia de Vega Baja, la cual no pudimos encontrar cuando comenzamos a hacer esta investigación formal hace un año. Por esa carta desaparecida al menos sabemos que desde principios del siglo XX se llama como tal el que ha nacido o residido en lo que conocemos como el pueblo, municipio o ciudad de Vega Baja, en Puerto Rico.

Hay definiciones de la palabra vegabajeño. En Tesoro.pr, vegabajeño o vegabajeña se consideran adjetivos en general de Vega Baja. Proviene de la geografía, del espacio de Puerto Rico donde se encuentra su aplicación como palabras. Por eso se considera un gentilicio. (tomado a su vez de Maura, Gabriel Vicente, Diccionario de voces coloquiales de Puerto Rico. San Juan: Editorial Zemí, 1984., Tesoro.pr)

El Diccionario de Americanismos que está en el espacio de Internet de Real Academia de la lengua dispone que abajeño es un sustantivo y adjetivo que se utiliza en varios países americanos como Honduras, Colombia, Ecuador, Argentina y Puerto Rico y significa como “natural de zonas costeras o de tierras bajas cercanas a la costa” o “persona que procede de un lugar o región de menor altitud que otras” (Diccionario de Americanismos de la Asociación de Academias de la Lengua Española, http://lema.rae.es/damer/?key=abaje%C3%B1o) El municipio de Toa Baja comparte esa terminación. Sus compueblanos son toabajeños.

El Diccionario Enciclopédico Espasa Calpe, define vegabajeño como meramente un residente de Vega Baja.

Creemos que estas son definiciones incompletas. Obviamente, hoy día sabemos más que antes e incluso, conociendo nuestra realidad, podemos acuñar nuestra propia definición.

Más adelante veremos que esa idea va unida y tiene que definirse en adición al sentimiento de ser vegabajeño más que al vínculo de un registro demográfico o electoral o una dirección residencial. La palabra puede ser sustantivo, adjetivo o convertirse en verbo, pero el sentimiento es algo que va por otro camino distinto a la inteligencia de las definiciones.

El término vegabajeño surge ­cronológicamente mucho después que el sustantivo compuesto de Vega Baja y más distante aun de la palabra puertorriqueño, del cual deriva su terminación o sufijo. Coincide con este último en su terminación eño, distinto a otros gentilicios de pueblos de Puerto Rico que terminan en ano, año, ense, eses, ero, ino o nes.

¿Qué es Vega Baja?

Vega Baja es legalmente una municipalidad reconocida por más de dos siglos por las autoridades gubernamentales con límites perfectamente definidos por ley con un gobierno propio que regula sus asuntos con sujeción a los gobiernos estatal y federal de Puerto Rico y Estados Unidos. Antes fue parte de una región bajo los gobiernos de los aborígenes, luego España y como Puerto Rico, es actualmente parte de una colonia que pertenece a los Estados Unidos de América.

Surge con identidad propia con el nombre de Vega Baja para distinguirse de la Vega Alta, antes Vega, La Vega, Vegas o Las Vegas. Hay información que desde la colonización contaba con personas poderosas social y económicamente que querían que la región del Sibuco, el Naranjal o La Vega, como fuimos conocidos de tiempo en tiempo, se ubicara en donde lo conocemos actualmente. Vega Alta, que también integraba nuestra ciudad cuando pertenecíamos a Manatí, fundada en 1730, fue fundada en 1775, aparentemente un año antes que lo que la tradición oral concede a nuestra ciudad en 1776.

El origen de estas dos palabras, en español, sugiere que es una consecuencia de la costumbre de nombrar los lugares de acuerdo a detalles de su topografía, hecho que se puede confirmar con nombres de otros pueblos como Aguada, Aguas Buenas, Ceiba, Río Grande y Salinas y los barrios de Vega Baja, Puerto Nuevo, Ceiba, Río Abajo, Río Arriba y Algarrobo. También tenemos sectores y comunidades con nombres de lugares.

Coincidencias del nombre de nuestra ciudad

Era  común nombrar como Vega o sus derivados a lugares de España y América. Existe, por ejemplo, la región de Vega Baja del Segura en España, La Vega en la República Dominicana y Las Vegas en el estado de Nevada, todos lugares de presencia histórica y cultural española. He tratado de encontrar otras coincidencias además del nombre, pero no parece haberlas, aparte de la definición que tiene de tierra plana —-.

Probablemente en todos los idiomas, los lugares descubiertos se les adjudicaba nombres de lugares del viejo mundo. Vega Baja no es una excepción. En las colonias de España, Francia e Inglaterra, se encuentran Nueva España (Mexico), Nueva York, Nueva Jersey, y Nueva Orleans. La Vega Baja es un distrito de la Provincia de Alicante de España con hermosas playas  y tierras bajas fertilizadas por el Río Segura que entra al Mar Mediterráneo, coincidente en concepto geográfico  con nuestro Vega Baja, pero no encontramos vínculo histórico que ate esta coincidencia.

 

Factores causantes del nombre

Es evidente que las palabras Alta y Baja que suceden a la palabra Vega en nuestros pueblos hermanos, se concedieron por la altura y bajura de los poblados en relación con la costa. Los dos centros tradicionales, no están al mismo nivel. Pero eso es solo una suposición. 

Vega significa baja…

Las palabras vega y baja serían redundantes; es lo mismo, repetido. De acuerdo a la Real Academia de la Lengua Española, vega es “parte de tierra baja, llana y fértil”. Vega Baja en la historia significa mucho más: poblado, pueblo, villa, municipio, ciudad, o uno o más precintos electorales.

Vegabajeño se compone de tres palabras, vega, baja y la terminación o sufijo eño. De acuerdo a la Real Academia de la Lengua, es un adjetivo que significa natural o procedente de costas y tierras bajas, (Diccionario de palabras puertorriqueñas de la Academia Puertorriqueña de la Historia).

La Enciclopedia Espasa-Calpe define el gentilicio vegabajeño en los mismos términos. Su acepción es correcta, pero incompleta. Buscando una definición más correcta, recordé que en una de las guaguas de Cucho’s Liquor Store se había definido ser vegabajeño como una profesión. Vegabajeño, pues, puede ser un adjetivo o un nombre. Pero cuando se trata de una persona, indudablemente se trata de un sentimiento. Si hablamos de vegabajear, entendido como andar o deambular por Vega Baja, como he escuchado a algunos, se convierte en un verbo.

Otros usos

Hoy día utilizamos el término vegabajeño continuamente porque es familiar a nuestra memoria. El más reciente uso y por cierto, curioso, es el que le ha dado el gobierno municipal a sus campañas para la vacunación de mascotas. “Trae a tu vegabajeñito”, escribe su cartel de promoción. El vegabajeñito, por primera vez en diminutivo, puede ser un perro o un gato.

ANUNCIO PON AL DIA TU VEGABAJENITO

Originalmente un vegabajeño era una persona. Después hubo un Trío Vegabajeño, se celebraba dentro de las Fiestas Patronales un día dedicado a los vegabajeños ausentes y hubo al menos un grupo de emigrantes que se llamó Vegabajeños Unidos. También se ha usado el término en muchos negocios: Bar Restaurant el Vegabajeño, Mueblería “La Vegabajeña”. Tambien tuvimos un partido local Vegabajeños Progresistas a principios del Siglo 20 y otro Vegabajeños Unidos dirigido por Jesús (“Chú”) Valle en las elecciones de 2004. También la cadena Kentucky Fried Chicken creó una promoción del combo llamado “El Vegabajeño”, como lo tuvo en otros pueblos con distintos gentilicios. Al dar estos ejemplos, no agotamos instancias. Hay muchas más.

Estamos empezando a hablar de la historia de Vega Baja y ya sabemos la singularidad y la multiplicidad que somos a la misma vez. En los libros sobre los distintos lugares del mundo, hay sentimientos expresados sobre residentes de distintos lugares sobre su espacio de amor. El nuestro es único, nadie más lo usa en el mundo.

Obviamente, parece evidente que las palabras Alta y Baja que suceden a la palabra Vega en nuestros pueblos hermanos, se concedieron por la altura de los poblados en relación con la costa. Los dos centros tradicionales no están al mismo nivel.

EHV CONFERENCIA DE CARLOS AYES SOBRE CAMPESINADO FOTO TONY MUNIZ

El historiador Carlos M. Ayes Suárez tiene otra teoría. El cree que Vega, La Vega o Vega Baja provienen de una familia Vega que es mencionada y de la cual hay evidencia histórica de su  presencia aquí. Encaja muy bien con otra tradición toponímica de ponerle nombres a los lugares por personajes, o dueños relacionados con el lugar. En Vega Baja hay varios lugares en ese plano, como Carmelita, en el barrio Ceiba, que originalmente fue una hacienda de alguien de nombre Carmen, San Vicente, Cabo Caribe, Colinas del Marqués, por Leonardo Igaravídez, el Marqués de Cabo Caribe, el sector Miss Kelly, por una maestra de ese nombre, Almirante Norte y Sur, por ser las “tierras del Almirante Cristóbal Colón”, entre otras.

 El respeto a la verdad histórica nos debe hacer dejar en suspenso cualquier conclusión sobre el origen del nombre de Vega Baja y no destacar ninguna teoría. Hay que seguir recopilando información, estudiando documentos y comparar nuestros comienzos a los demás comienzos del mundo.

La definición legal simple de Vega Baja es que somos un municipio de Puerto Rico. Hay muchas vegas bajas, como la región de España Vega Baja del Segura, y nombres de barrios y sectores en hispanoamérica. Generalmente viene de las Vegas, como Nevada. La Vega Baja se divide de la Vega o de Las Vegas y formó La Vega Alta y la nuestra. Quizás equivale al inglés Low Plains y High Plains.

Vega significa baja por lo que Vega Baja es una redundancia y Vega Alta es una hipérbole o exageración o una contradicción. Vega Baja en la historia significa un pueblo, una villa, un municipio, una ciudad, uno o más precintos electorales. De acuerdo a la Real Academia de la Lengua Española, vega es “parte de tierra baja, llana y fértil”. Hay distintas versiones sobre de donde proviene ya que había personas de apellido Vega en nuestras tierras antes de la fundación, según lo establece el historiador Fray Iñigo Abbad y la Sierra. La Enciclopedia Espasa Calpe la define como lugar de residencia de los vegabajeños.

Vegabajeño se compone de tres palabras: vega, baja y la terminación eño. De acuerdo a la Real Academia de la lengua en América, de lo que formamos parte, es un adjetivo que significa natural o procedente de costas y tierras bajas, (Diccionario de palabras puertorriqueñas de la Academia Puertorriqueña de la Historia).

La Enciclopedia Espasa-Calpe define el gentilicio vegabajeño en los mismos términos. Su acepción es correcta, pero incompleta. Buscando una definición más correcta, recordé que en una de las guaguas de Cuch’s Liquor Store se había definido ser vegabajeño como una profesión. Vegabajeño, pues, puede ser un adjetivo o un nombre.

Cuando se trata de una persona, indudablemente se trata de un sentimiento. Nadie sabe cuando nació este sentimiento. Lo encontramos en correspondencia y prensa de principios de siglo XX.

Sabemos que hubo un Trío Vegabajeño, que se acostumbraba celebrar antes un día dedicado a los vegabajeños ausentes y que hubo al menos un grupo de emigrantes que se llamó Vegabajeños Unidos. También se ha usado en muchos negocios: Bar Restaurant el Vegabajeño, Mueblería “La Vegabajeña” y otros.

Este gentilicio es único, nadie más lo usa en el mundo. Tambien hubo un partido local Vegabajeños Progresistas a principios del Siglo 20 y otro vegabajeños Vegabajeños Unidos dirigido por Jesús (“Chú”) Valle en las elecciones de 2004.

Vegabajeño proviene de ser puertorriqueño, de ahí su terminación. “Eño” a su vez proviene de una de las terminaciones latinas en que la eñe sustituye letras. Es posible que los “isleños” de las Islas Canarias nos legaran el sufijo. Otras de otros pueblos no terminan en eño como son sanjuanero, bayamonés, maricaonense, barcelonetense y mayaguezano.

En los libros sobre los distintos lugares del mundo, hay sentimientos expresados sobre residentes de distintos lugares sobre su espacio de amor. Estamos empezando a hablar de la historia de Vega Baja y ya sabemos la singularidad y la multiplicidad que somos a la misma vez.

El pintor Pablo Marcano García dice sobre su pueblo de Gurabo, lo siguiente: “A mi, Gurabo me embruja, me cautiva, al extremo de creer que de haber nacido en otro pueblo, otro país, hubiese dedicadomi vida al estudio del derecho, la medicina, la economía…y no necesariamente a la pintura. Fue su apacible paisaje campestre, la belleza y dignidad de nuestra gente, la particularidad de su cerro, sus peculiares escaleras las que poco a poco se fueron apropiando de mis sentidos. Las que me fueron dejando sin espacio…las dianas, las parrandas, los bambuales que se entretejen a lo largo de nuestro río,la pasión y muerte del Cristo de las escaleras, o la mera idea del Niño Dios en el tope de nuestro Cerro, fueron elementos que alimentaron en demasía mi imaginación”- Irremediablemente gurabeño en Presencia y Esencia cultural, Gurabo por Eloísa Grau,Gurabo, PR 2004 pág. 27.

Nuestros poetas han descrito de manera similar su amor por su Vega Baja querida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s