Hoy es día de reflexión sobre la historia deportiva en Vega Baja

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Pareciera que una vez al año pensamos en el deporte vegabajeño cuando exaltamos a unos pocos deportistas al Salón de la Fama del Deporte Vega Baja Melao Melao. En este momento precisamente en el que el Salón de los Inmortales está siendo objeto de restauración y remodelación, reconocemos solamente a cuatro de cientos de buenos ciudadanos cuyo desempeño ha sido excepcional o acumulado a través del tiempo.

El fundamento de ser pocos es básicamente el de buscar ejemplos o modelos a seguir. Si se exalta a todo el mundo, no hay un norte definido. Al escoger menos podemos ver el detalle de sus grandezas al desarrollar todos los valores inherentes que tiene el deporte. También hay el factor limitante de recursos económicos que nos impide reconocer más frecuentemente y a más candidatos.

Cuando estamos practicando un deporte definido, debe haber algún tipo de ejercicio muscular. Eso es biología y ciencia. Ponemos a nuestro cuerpo a trabajar con el propósito de mejorar nuestra capacidad física personal, nos oxigenamos, optimizamos el desempeño y hasta nos preparamos para la competividad. En esa última etapa se inicia una relación social. Si finalmente somos pioneros, consistentes o excelentes, nos reconocen. Eso es el paso que luego se convierte en historia. A esa última etapa se dedican los miembros de la Junta de Directores del Salón.

En Vega Baja no hay otro lugar donde se reconozca al deportista permanentemente que en el Salón de la Fama del Deporte Vega Baja Melao Melao. Los que investigan esa historia y adjudican sus espacios para siempre son especialistas en la rama del deporte que laboran todo el año en esa institución importante, donde se encuentra la ciencia, la sociedad y la historia.

Para cualquier sociedad, la superación personal y colectiva es la meta principal en todas las ramas de la actividad humana. El deporte es inherente a la salud mental individual y de los grupos. Sin deportes la vida del trabajo y la educación es incompleta; lenta y abundante en problemas y enfermedades de toda clase. Por lo tanto, necesitamos al deporte y los deportistas para ir al próximo nivel en una mejor civilización.

Hoy domingo 15 de diciembre se reafirman esos valores en nuestra ciudad de Vega Baja con la decimotercera exaltación a realizarse en el Auditorio de Tortuguero desde las 2:00 de la tarde. Cuatro excelentes deportistas serán elevados al Salón de los Inmortales: Lalita de León, Carlos Pantoja Negrón, Elmer Gautier y Julio Reyes. Podemos decir que hay más que debieron seleccionarse y que merecen estar allí, pero estos merecen ese sitial, por lo que ha sido afortunada esa inclusión.

Lo que verdaderamente hace inolvidable es que el recuerdo se quede hasta después de la vida individual y a eso se ha dedicado El Salón de la Fama del Deporte de Vega Baja Melao Melao. En el se ha perpetuado la memoria del deportista individual y equipos que por su desempeño y excelencia nos han legado ese modelaje. No todos han hecho un esfuerzo físico, pero estos otros han propiciado que los más talentosos nos hayan dado lo mejor de su esfuerzo. Algunos tienen marcas históricas, otros nos han marcado con su existencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s