La vegabajeña invisible de nuestra historia: Epistolario de Inés Navedo de García (1)

Por Thomas Rosario Flores

y Thomas Jimmy Rosario Martínez

Esa dama se ha mencionado someramente cuando se habla del tema de las mujeres que han hecho aportaciones a Vega Baja. No se incluye en ninguna antología y su nombre permanece injustamente invisible para la historia.

En los años sesenta, José García Navedo, “Pepe García”, un educador vegabajeño, nos recitaba poemas de distintos autores y de él en su casa de la Playa Puerto Nuevo. También nos hablaba de la figura de su madre, Inés García Navedo.

Un tiempo atrás, nos llamó el historiador Wilhelm Hernández para inquirir datos sobre ella. Aunque lo ubicamos en el conocimiento histórico que teníamos, le indicamos que sabíamos que sus escritos no aparecían a su nombre tal vez por razón de discrimen. Cuando nos dio a leer unos escritos anónimos en periódicos de principio de siglo, pudimos identificarlos inmediatamente por su estilo de escribir a pesar de que no estaban firmados.

No sabemos su interés porque no nos dijo, con el celo injustificado que caracteriza su parquedad y ocultismo, a pesar de estar trabajando con asuntos públicos en el Centro de Investigaciones Históricas Luis de la Rosa Martínez. Comoquiera, seguimos buscando sobre esa figura y la hicimos parte de nuestra participación en el Diplomado de la Historia Vegabajeña.

Posteriormente, el ciudadano vegabajeño José Luis (Chigui) Arraiza, nos hizo llegar una colección de cartas dirigidas a tan importante persona de nuestra historia, originadas por otras personas igual de importantes para nuestra historia local y de Puerto Rico. Esos documentos originales están suscritos por Vicente Font, J. P. Blanco, Pedro R. De Diego Padró, Manuel Fernández Juntos, Trina Padilla de Sanz, Luis Muñoz Rivera, José Pastor, Adolfo de Hostos, Arturo Dávila, F. Negrón Rodríguez, Ramona R. De Font, Enrique Miranda, José S. Alegría, Mariano Abril. F. Negrón Rodríguez y José González Ginorio.

En Literatura Vegabajeña, Julio Meléndez responsabiliza a Inés Navedo de García por iniciar una suscripción pública para publicar la obra de Manuel Padilla Dávila en 1916 bajo el nombre de Sensitivas. Con esa hazaña nada más, tendría un lugar en nuestra historia. Pero su labor fue prolija y prolongada. En esta serie lo veremos desde la óptica de los demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .