Los Músicos Vegabajeños

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Dicen que un cubano inventó la frase «La música es el alma de los pueblos, un pueblo sin música es un pueblo sin alma». En Vega Baja es posible que los primeros instrumentos y sonidos musicales los hubieran ejecutado los aborígenes, pero bajo la colonia española no es hasta el siglo XIX que el pueblo aparece cantando y tocando sus instrumentos. Creo que primero hubo cánticos religiosos particularmente católicos, luego en las escuelas municipales hubo clases y hasta bandas escolares.

En el Siglo XX hay todo tipo de músicos y de canciones. Se canta en la iglesia católica y en las evangélica, en las escuelas privadas y públicas, en la comunidad auspiciado por el Gobierno Municipal que forma coros, bandas y hasta orquestas. Hay cantantes varones y mujeres, dúos, tríos, cuartetos y compositores, arreglistas.

Vega Baja es la cuna de Juan Tizol, famoso en todo el mundo por ser referente en el mundo de la composición y ejecución. Basta escuchar dos de sus canciones: Caravan y Perdido. Con ellas recordamos que las hemos escuchado antes y se nos hace difícil conectarlas a un vegabajeño que abandonó nuestro pueblo con su madre y su tío cuando perdió a su padre. Hay mucho material bibliográfico sobre él. Posiblemente Johnny Depp, autor y músico que estuvo en Vega Baja para firmar unas secuencias de The Rum Diary, no sabía que su autor favorito había nacido en una calle cercana a donde trabajó hace unos años. En una película anterior, había interpretado a Perdido.

Julio Meléndez

Hay una historia de la música vegabajeña preparada por Julio Meléndez en el libro Vega Baja, su historia y su cultura. Es una obra que merece ponerse al día porque data del 1987. De allá para acá la música ha tenido una evolución importante. José Luis (Tato) Díaz Maldonado sigue tocando y le ha dado continuidad al famoso Trío Los Condes que todavía está activo. El Trío Vegabajeño tuvo una evolución hasta el fallecimiento de su creador Fernandito Alvarez. Hay cantantes populares y operáticas de muy buena calidad como Ana Marta Arraiza y Camille Ortíz Arroyo, entre otras, sin olvidar a Marisol Soto y la Sra. Castro, «la niña de Vega Baja» y otras. Hay otros varones exitosos marcando una presencia histórica fuera de Puerto Rico, como Pedro Brull Irizarry.

En otros lugares del mundo, Roberto Sierra, Edwin Crespo y Edán Meléndez siguen componiendo música. Decenas de músicos vocalistas e instrumentistas forman parte de orquestas, conjuntos, bandas y orquestas. Muchos otros educadores de ese arte lo hacen en otros lugares.

Bad Bunny

Y uno de nuestros hijos, Benito Antonio Martínez Ocasio, está recorriendo el mundo con un estilo distinto y bajo el personaje de Bad Bunny. Conejo Malo que se convierte en bueno cuando hay necesidad en su pueblo o en Puerto Rico, realizando actos de generosidad.

La música vegabajeña o por vegabajeños no se ha detenido. Algunos nos han deleitado con conciertos virtuales. Ha evolucionado pero ahí está, esperando un nuevo ambiente distinto a la pandemia que estamos sufriendo para que las voces, las cuerdas, los metales y la percusión regrese.



Categorías:Musicología Vegabajeña

2 respuestas

  1. Edwin Crespo es un vecino de extención catoni, que además de compositor fue fundador de varias orquestas en las cuales Gumby Nacido, egui Prado, Edgardo (Bambini) Santiago y otros hicieron sin primeras incursiones en la música local y algunos han dejado su marca en esa historia

  2. Corrigiendo Mavedo y el apodo de Edgardo era bambino. Si mal no recuerdo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: