Política Vegabajeña, estilos y estrategias en los cuatro primeros siglos

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

La política vegabajeña no se ha conducido nunca como un reflejo de la política puertorriqueña. Ciertamente afectan los acontecimientos en los partidos y los candidatos, especialmente los afines con el liderato local, pero hay unas diferencias que cuando vamos a las particularidades de la historia vegabajeña, las podemos detectar.

Sin duda alguna, las primeras manifestaciones políticas tienen que haberse dado cuando los aborígenes organizaron sus distintas sociedades civiles. La jerarquía y la distribución de trabajo, son parte de la política que se se creó y que fue modificándose a medida que pasaba el tiempo y se interactuaban, presentaban o evolucionaban esas culturas. No es mucho lo que sabemos de eso hasta que llegan los españoles y nos cuentan lo que ven, con sus ojos y su mente distinta a la realidad aborígen.

El español se establece en nuestra tierra como parte de la labor colonizadora y de la extensión de la fe cristiana. Las personas de poder serán los militares, dueños de nuestras tierras. De uno de ellos, Cristóbal Colón, sin haber estado presente, se da su título de Almirante a los terrenos en donde hoy se localizan dos de nuestros barrios, como parte del contrato con la Corona.

Los usufructuarios de la tierra implantarán la política pública en Vega Baja. Serán los dueños de todo lo que se mueve en las tierras que les han cedido. En el aspecto de libertades, estarán sujetos a los hacendados. Hasta las mujeres y su reproducción se proyectará como un recurso humano para trabajar las fincas. Hay leyes y se ejerce la justicia, pero a los ojos de hoy, poca justicia tardía, mucha injusticia e impunidad.

CONSTITUCION DE 1812 . ESPAÑA REINADO DE FERNANDO VII PORTADA DE LA CONSTITUCION DE 1812 BIBLIOTECA NACIONAL.MADRID

Vega Baja es un lugar aislado en los primeros siglos de la colonización. Los nombramientos de los tenientes a guerrra, se hacían a militares o sus descendientes que iban acumulando riquezas. Así también pasó con los primeros alcaldes y concejales que se eligieron a partir del 1812 cuando se implantó la Constitución Española. En el Siglo XIX Vega Baja se convirtió en un Distrito Electoral porque en nuestra ciudad habitaban personas importantes que promovieron nuestro pueblo como lugar político importante. Asimismo, los políticos de la época gestionaron los reconocimientos de la Corona como Villa en 1882 y de Ilustre Ayuntamiento en 1885. Pero también en un momento dado nuestra ciudad cambió de nombre oficial al de Villa de la Vega, como un desquite de Vega Baja a Vega Alta por haberse anticipado a fundarse cien años antes.

José Gualberto Padilla

Varios son los políticos del siglo XIX. Los más notorios fueron Juan Correa, Manuel Negrón, Manuel Joaquín de Navedo (primer alcalde constitucional), José Gualberto Padilla, José G. Pastor, Tulio Otero, José Francisco Náter, Jacinto López, Julián Blanco Sosa, Manuel Fernández Juncos y otros. En las distintas elecciones había retraimiento electoral, mañas y fraude, por lo que el ejercicio democrático hay que ponerlo en duda esta etapa primitiva de nuestro sistema electoral.

De acuerdo al historiador Luis de la Rosa Martínez, Leonardo Igaravídez fue el primero en hacer campaña política publicando un afiche.

El 25 de abril de 1898 se declaró la guerra entre España y Estados Unidos de América, lo que produjo la invasión por el pueblo de Guánica, el 25 de julio y la ocupación paulatina del terreno y el gobierno isleño por los militares estadounidenses.

EPSON MFP image

El 15 de octubre de 1898, siendo alcalde de Vega Baja Tulio Otero Ramírez, una compañía de infantería llegó a nuestro pueblo, en donde le esperaban las autoridades municipales en la Casa Alcaldía, la cual estaba provisionalmente ubicada en donde hoy día es el Teatro América. En una forma pacífica y civilizada, el alcalde arrió la bandera de la República Española, hasta entonces en la única asta local y se desplegó la multiestrellada bandera, por vez primera.

El acto consistió, además, de un toque de clarines y una descarga de armas largas de los militares, en medio de aplausos de la concurrencia. Posteriormente, se firmaron las actas correspondientes y el oficial de mando ratificó en su puesto al alcalde Tulio Otero Ramírez. El ayuntamiento, a su vez, ofeció mediante correspondencia, cooperación y simpatías al General John R. Brook, primer gobernador militar de Puerto Rico.

Representación de la Casa Alcaldía cuando se realizó el cambio de soberanía (Fototeca Jimmy Rosario)

Algunos concejales posteriormente fueron destituidos por no renunciar a su vínculo con España. Vegabajeños que habían participado activamente en la segunda mitad del siglo XIX no volverá a participar de la vida política, pero surgirán nuevas figuras a partir de entonces.

Deja un comentario