Viaje al futuro

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

La ciencia-ficción escrita y en películas nos ha llevado a tener la idea de que el viaje en el tiempo es posible. Los científicos están divididos pero con la ciencia cuántica se teoriza que al menos se puede transportarse al futuro utilizando menos unidades de tiempo. Como el tiempo es percepción, lo podemos hacer sin un viaje al espacio externo. No necesitamos emborracharnos como Rip Van Winkle, el personaje del cuento de Washington Irving ni estar en estado de coma y despertar meses o años después.

En el pasado escuché y leí de la animación suspendida, pero ninguna técnica que tenga que hacerse invasivamente es recomendable a menos que sea un asunto de vida o muerte. El pasado no lo contemplan los científicos. Y viajar al futuro es solo mediante un atrecho que se origina en el interior del ser humano.

La técnica para para probar que se puede viajar al futuro requiere no estar consciente de las estructuras del tiempo, o por lo menos, en estado de vigilia. El que puede concentrarse e inducirse a un estado de sueño controlado, podrá, con su sentido interior de lo que son segundos, minutos y horas, programar su viaje al futuro. Esto no es lo mismo que dormir para soñar, ya que en nuestro interior guardamos la experiencia del paso del tiempo y lo podemos controlar con concentración.

Hasta ahora nunca he experimentado con tiempos largos. Tampoco le conviene a uno dar un brinco al futuro cuando se pierde experiencia y disfrute de la vida. Lo recomiendo para viajes largos por automóvil o en avión, evitar el aburrimiento o la ansiedad cuando no hay muchas cosas por hacer. Como todo, la práctica hace la perfección.

Deja un comentario