Reflexiones sobre política, amor, la vida y otros temas

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

(Publicadas previamente en Facebook)

En la vida no hay verdades absolutas. Yo creo en votar por los mejores candidatos. Los partidos dicen que eso no es conveniente pero es que se les hace más difícil a ellos regir. Nadie tiene el monopolio de la verdad por lo que los políticos tienen que respetar nuestras decisiones y hacerlo bien, con las limitaciones que les impongamos.

Se cultiva una amistad cuando se siembra amor en una persona con la que no te obliga el parentesco. El resultado es a veces más cercano y confiable que con alguien ligado por la sangre.

Yo no he sido perfecto para con mis semejantes. Pero para mí, en esta época de mi vida, toda vida es importante y siempre tengo buenos deseos a todo ser humano, aún la de los que me quieran menos de los que yo los quiero y los que pudieran considerarme su enemigo.

Dicen que si se descubre que hay extraterrestres, las teorías religiosas se derrumban. Tal vez. Pero el que cree por vivencia espiritual no necesita religión. Solo sigue viviendo que ha aprendido de esa energía e inteligencia que nos creó y que es infinita, que admite lo que creemos imposible y que nos llena de nuevo saber en todo momento.

La mente humana ha creado innumerables deidades en su historia. Las ha diversificado y ajustado a su entorno, su civilización y a sus tiempos. Yo creo en una sola fuerza divina, espiritual, que rije sobre la materia, es parte de nosotros y nosotros parte de ella. Creo que no debemos complicarnos con los convencionalismos creados. A veces controvertimos porque reclamamos conocer mejor al único Dios pero todos tenemos razón con el Dios de cada corazón, el de nuestro entendimiento y comprensión. No hay que contender para reclamar su legitimidad, pues cada presencia y experiencia es única.

Todas las religiones e instituciones espirituales establecen la continuación de cierta clase de vida después de la muerte física. Algunas creen en la reencarnación y otras en la transición de la materia. Los que no creen en nada, se pierden el disfrute de la esperanza.

Soy una persona positiva que no pertenezco a ningún partido. El que me diga que vote no o que bote la papeleta, no votaré por el.

Fuera de nosotros y aún en nosotros, fluye la energía divina. Si Dios es omnisciente y fuimos hechos a su imagen y semejanza podemos sentirla y experimentar la mejor de las vidas posibles.

Coloquialmente y por escrito mencionamos la palabra amor en plural como «amores» o «mucho amor». Pero esta palabra sencilla sin medir ni pesar alcanza todas las distancias y espacios. Es tal vez, la mas poderosa de todos los idiomas. La que debemos mencionar al despertar y al acabar el día, la que debe dirigir nuestra mente y nuestro diario vivir.

Dediquemos el resto de nuestras vidas a compartir amor, paz y armonía. Todos ganaremos.

Deja un comentario