Archivos en la Categoría: Herminio Marrero

Llegamos al lugar de nuestro sueño

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Fotos por Herminio Marrero

Un grupo de trabajo de la Escuela de la Historia Vegabajeña comparecimos el pasado domingo en la tarde para hacer nuestra primera excursión de reconocimiento al edificio Tienda El Sol y antigua residencia el alcalde Angel Sandín Martínez. El Alcalde y la Legislatura Municipal de Vega Baja nos lo cedieron en arrendamiento para constituir nuestra sede y posteriormente el Museo de Antropología Vegabajeño.

La primer gestión fue verificar el estado de la estructura, las facilidades de los servicios esenciales y el espacio disponible. Nos acompañó el compañero Angel Sierra, plomero de profesión retirado, quien nos hizo varias recomendaciones sobre la materia. Posteriormente habremos de hacer una limpieza total, trabajar la seguridad externa y externa. Consultaremos a un ingeniero estructural y a un delineante quien hará un croquis o plano para determinar las divisiones internas y gestionar los permisos que sean necesarios para celebrar nuestras actividades de investigación y educación.

Estuvieron presentes Carlos M. Ayes Suárez, Presidente; Gastón Berthinet, Vice Presidente; Otilio Natal, Tesorero; Diosdado Cano, Herminio Marrero, Angel Sierra, el fotógrafo José Luis Maldonado Quirindongo (Luigi), Myrna Alvarado y Thomas Jimmy Rosario Martínez.

El inmenso edificio que estaba condenado al olvido está vacío, pero pronto lo llenaremos y transformaremos. Y ojalá que un día en el futuro sea insuficiente para albergar nuestras actividades, porque habremos triunfado.

Hemos llegado al lugar de nuestro sueño común para convertir la historia de Vega Baja en una realidad de investigación y educación para nuestro pueblo. Nuestras alas se moverán con la participación de todos.

Genealogías| Mi padre en 1959

 

imagenes-de-ano-viejo-herminio-marrero

Por Herminio Marrero, hijo

Saludos. ¡ Dirigible Histórico !. La vida consiste de tomar decisiones. Es a diario. Me levantaré y dejaré la cama para ir al trabajo, me quedo en casa hoy. Así transcurren las vivencias del ser humano. En ése ir y venir surgen dilemas. Unos valores en conflicto. Allá en año 1959 mi papá se encontraba en un serio dilema su educación vs su trabajo. Había culminado nivel superior con altos honores para ser un candidato a los estudios universitarios. Por otro lado era un peón de la fábrica de loza que procuraba tener una educación superior en escuela nocturna. Para agravar más su dilema una hija ya lista a estudios universitarios. Su suerte ya estaba echada. El deber del allí ante todo un seguir buscando su dinero para la manutención del hogar dictó su sentencia. Toda una página del triunfo y tragedia de un obrero de fábrica que agradezco a la vida haber sido mi padre.

HERMINIO MARRERO EL IMPARCIAL 1959 NUNCA ES TARDE PARA APRENDER.jpg