Archivos en la Categoría: Ciencia de la Política Vegabajeña

Políticos Que retraté (Primera Parte)

Por Thomas » Jimmy» Rosario Flores

Isabelino (Pucho) Marzán

Líder obrero, miembro del Partido Socialista y del Partido Independentista Puertorriqueño, Representante a la Cámara

Arcadio (Cayito) Concepción

Representante a la Cámara por Vega Baja, Vega Alta y Dorado

Luis Meléndez Cano, Alcalde de Vega Baja
Rafael Cano Llovio

Presidente Asamblea Municipal, Alcalde de Vega Baja, Comerciante

Angel Sandín Martínez

Alcalde, Comerciante

Dos alcaldes: Luis Meléndez Cano y Edgar Santana

Martín Rosado Rodríguez, Candidato a alcalde por el PIP
Manuel Vélez Ithier, Representante a la Cámara
Audelí Rivera

Candidato a Senador por el Partido del Pueblo, Candidato a Alcalde por el Partido Nuevo Progresista

Casimiro Ramos Barreto, Representante a la Cámara, Asambleísta Municipal

Candidatos a Gobernador en Vega Baja

Ex-Gobernador Luis Muñoz Marín, ya fuera de campaña para la gobernación, haciendo campaña para el plebiscito de 1967. En el fondo, el Superintendente de Escuelas Abraham Gautier y Manuel Vélez Ithier.

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Cada año electoral, los electores se congregaban en actividades multitudinarias para recibir en nuestro pueblo a los candidatos a gobernador. Era una espera importante, pues no habían los medios ni las redes sociales del presente donde conocemos su pasado y su presente.

Antes eran unos personajes que considerábamos importantes, heróicos, quizás semidioses. El primero que conocí personalmente fue a Gilberto Concepción de Gracia. Luego a Luis Muñoz Marín, Luis A. Ferré y Roberto Sánchez Vilella. Con Don Luis Ferré tuve una relación más cercana cuando trabajé como asesor legal de la delegación del Partico Nuevo Progresista en el Senado de 1983 a 1984.

Mi padre perteneció al Partido Independentista Puertorriqueño y luego al Partido del Pueblo. Por él, conocí en campaña a Gilberto Concepción de Gracia a finales de la década de 1950 y luego a Roberto Sánchez Vilella en 1968. Vi también a Luis Muñoz Marín varias veces. Invitado por la profesora Sarah Cecilia Otero Joy, asistí en la casa de Oscar Soria a una actividad donde el orador era Rubén Berríos. Debe haber otras experiencias que no recuerdo porque era muy presencial en actividades de todos los partidos.

Existen muchas fotografías de la colección de la Fototeca Jimmy Rosario, muchas de ellas en formato de negativo que nunca han visto retratos. Los que incluyo con este escrito han sido anteriormente publicados. Todos fueron tomados por mi padre en las distintas épocas. En los próximos días publicaremos otras.

Esta foto ha sido utilizada por dos años para la actividad anual de conmemoración por el PIP

La diana anuncia el acontecimiento electoral

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Desde 1972 voto, pero participo en eventos electorales desde niño. Dentro de mi proceso de crecimiento y madurez, la política fue una parte importante de mi vida. Los procesos para elegir han variado y las experiencias aumentado. Esta vez voto adelantado por viejo y fuera de una caceta electoral.

Cuando niño, solía acompañar a mi padre al Comité y a las actividades del Partido Independentista Puertorriqueño. Como sabía leer antes de ir a la escuela, buscaba nombres en las listas electorales y sorteaba unas tarjetas que antes venían donde se indicaba el colegio y escuela donde la persona iba a votar. El PIP era el segundo partido de poder y los populares querían derrotarlo, pues se formó de una división de éste.

Estar mi padre en un partido de minoría no era fácil para mi en la escuela, con mis amigos y especialmente con algunas maestras populares. De varias maneras me hacían sentir menos. En todos los aspectos de la vida el Partido Popular Democrático tenía poder como único partido con posibilidades de ganar y estaban haciendo muchas cosas buenas por los puertorriqueños pero el poder se ejercía a favor de los que militaban en ese partido.

Para esos tiempos de mi niñez, los votantes se agrupaban por clanes familiares. El jefe de la familia formaba una unidad de respaldo a un partido y todos los parientes votaban por un partido particular. Cuando había un enojo, se temía perder ese respaldo. Pero a la hora de conseguir empleo, ayudas y beneficios, esos eran los primeros en la lista. También, había sucesores en los puestos públicos si era de una familia reconocida por política. Casimiro Ramos Barreto, quien fuera representante a la cámara y finalmente asambleísta municipal, tuvo a varios hermanos que también ocuparon cargos municipales. Los alcaldes que más tiempo ocuparon el cargo, Rafael Cano y Luis Meléndez Cano, eran tío y sobrino.

Los opositores más emotivos en el día de las elecciones eran los miembros del Partido Estadista Republicano. Tan pronto se cerraban los colegios de votación se reunían en su comité y en la calle celebraban su frustración de no haber alcanzado el triunfo mientras esperaban los resultados. También había familias tradicionales que dirigían el partido y que de hecho, impidieron en 1968 que el partido homónimo en ideales, Partido Nuevo Progresista, ganara en Vega Baja, permitiendo revalidar por última vez al alcalde Rafael Cano Llovio.

En 1968 las cosas cambiaron con el inicio del bipartidismo en el poder. Desde las elecciones de 1940, solo el Partido Popular Democrático había controlado las tres ramas del gobierno y el estatus. Habiendo querido reafirmar su hegemonía, en 1967 realizaron un plebiscito que aunque ganaron numéricamente bajo la fórmula del Estado Libre Asociado, de él surgió una fuerza estadoísta que ha ido creciendo y ganado terreno.

Antes votábamos en colegios cerrados. Eso quería decir que a las dos de la tarde, nos encerrábamos en un salón o se cerraba la fila para fines de votación. Uno se registraba como presente y llamaban de acuerdo al orden alfabético. Cada colegio pudiera exceder la cantidad del espacio físico y teníamos que esperar afuera en fila para entrar cuando salieran los demás que hubieran ejercido el voto. Se votaba en escuelas, pero también en casas, como en el barrio de Río Arriba, que se ejercía el voto en el hogar de la familia Meléndez. Es curioso que aunque era un hogar de tradición popular y cuyo patriarca incluso había sido Presidente de la Asamblea Municipal, había un respeto entre adversarios y un trato excepcional de ellos hacia todos los electores que allí les correspondía votar.

Hoy martes de octubre voy a ejercer mi derecho al voto. Para los que no se han dado cuenta, ya el proceso de votaciones comenzó. Pedí voto adelantado por las circunstancias de la pandemia, aprovechando la ventaja de tener más de 60 años. Para mi, es algo nuevo. Ayer recibí por el correo las cuatro papeletas, las he estudiado y creo que ninguna insignia de partido merece toda mi confianza. Sé que hay teorías de atraso por gobiernos divididos, pero creo en la capacidad de los puertorriqueños para tomar las mejores decisiones sin avasallar a su contrario. Comoquiera, ya el pueblo sabe como sacar del poder a los que no obren bien.

Antes, en la madrugada, se anticipaba la celebración de las Fiestas Patronales con una diana, que eran personajes del pueblo tocando música festiva por la calles del pueblo. Yo siento el sonido imaginario de una diana electoral y me alegra contribuir con mis cruces a forjar el futuro de Puerto Rico. No creer en el voto es un error de juicio, el movimiento es lo que hace que las cosas caminen, no la inercia. El voto es la fuerza social más poderosa que tenemos los ciudadanos sin que haya que subvertir el orden establecido para lograr las metas de un pueblo.

He podido detectar en la mayor parte de los partidos políticos personas probadas en su vida personal y pública que merecen la oportunidad de un cargo público. Otros que aspiran a la reelección han sido prepotentes, indolentes y parte de los rebaños que se reparten entre ellos beneficios y placeres y no puedo escogerlos sobre otros que han sido honrados y transparentes. El voto es secreto y sólo explicaré mi voto a favor de la estadidad, sin que suene como una disculpa ni como propaganda.

Recordando a Isabelino (Pucho) Marzán, líder obrero independentista y legislador

Isabelino (Pucho) Marzán en tribuna en Vega Baja (1956)

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez | Foto por Thomas (Jimmy) Rosario Flores

Isabelino (Pucho) Marzán nació el 11 de mayo de 1903 en Vega Baja. Barbero de profesión, fue un orador intenso y temido, líder obrero y legislador por el Partido Socialista de 1938 al 1940 y Representante a la Cámara de 1952 al 1960.

En uno de los muchos encuentros que tuvo con mi padre como amigos y compañeros del Partido Independentista Puertorriqueño, lo retrató en un discurso frente a la Plaza José Francisco Náter, en una tribuna modesta, poco iluminada y con escaso público, en su propio pueblo.

Publicado originalmente el 11 de julio de 2018 en Diario Vegabajeño de Puerto Rico.

Reflexiones en torno al Proyecto de Ley sobre Libre Determinación para Puerto Rico radicado por las congresistas Nydia Velázquez y Alexandria Ocasio por Lcdo. Alejandro Torres Rivera

Lcdo. Alejandro Torres Rivera

          El pasado  28 de julio de 2020 quedó sometido ante el Congreso de los Estados Unidos un proyecto de ley titulado Puerto Rico Self Determination Act of 2020. A pesar de ello, no es sino hasta la semana en curso que en Puerto Rico ha aflorado el conocimiento de la medida, provocando de inmediato diversas reacciones tanto en favor como en contra. El posicionamiento en contra de la medida, fundamentalmente proviene del liderato del Partido Nuevo Progresista, que impulsa hoy mediante la Ley Núm. 51-2020, la realización de un referéndum sobre estatus en conjunto con las elecciones programadas para el 3 de noviembre de 2020.

          Primero que todo, es importante señalar que el proyecto de ley que somete Nydia Velázquez junto con Alexandria Ocasio Cortes tiene como antecedente histórico una anterior iniciativa de Velázquez junto a los congresistas Luis Gutiérrez y José Serrano en 2006, el cual a su vez, también fuera radicado en términos similares en el Senado por el Senador Edward  Kennedy,  bajo el título Puerto Rico Self Determination Act. En ambas cámaras, el proyecto contó con el endoso de varios congresistas y senadores republicanos.

          El P. del S. 2304 como se le conoció en el Senado, indicaba que se reconocía “el derecho del Estado Libre Asociado de Puerto Rico a convocar a una convención constitucional a través de la cual el pueblo de Puerto Rico pueda ejercitar su derecho a la lbre determinación y establecer los mecanismos para que el Congreso considere su desición.” A diferencia del actual proyecto de las congresistas Velázquez y Ocasio, aquel consideraba expresamente como “opciones de libre determinación”, el Estado Libre Asociado “nuevo o modificado”, la “estadidad” o la “independencia”. En su texto, el proyecto reafirmaba la “autoridad inherente del Gobierno de Estado Libre Asociado para convocar” a una convención constitucional a través de delegados electos para tal propósito y establecer los mecanismos para la libre determinación.

          El proyecto, además, hacía referencia a un nuevo o enmendado “convenio de asociación” para enmendar o sustituir lo establecido en la Ley 600 de 1950. Indicaba que, definida por la Convención la “opción de libre determinación”, la misma sería sometida al Congreso para su aprobación. Si el Congreso la aprobaba, con o sin modificaciones, sería sometida al pueblo para su aprobación o rechazo mediante referéndum. Si el pueblo aprobaba tal “opción de libre determinación”, el Congreso, mediante Resolución Concurrente, aprobaría sus términos, así como aquellas disposiciones necesarias para su implantación. Si no se aprobaba, el Pueblo de Puerto Rico a través de su gobierno, convocaría a una nueva convención constitucional, incluyendo la elección de nuevos delegados.

          En el proyecto presentado por las congresistas Velázquez y Ocasio presentan otras modificaciones a lo que fue en su origen la propuesta de 2006. Veamos.

El nuevo proyecto, cuyo título es Ley de libre determinación de Puerto Rico de 2020, incluye como propósitos:

(a)reconocer el derecho del pueblo de Puerto Rico a convocar una Asamblea de Estatus como parte del ejercicio del derecho natural a la libre determinación; y

(b) reconocer el derecho a establecer un mecanismo para que el Congreso reconozca tal determinación.

En su redacción, el proyecto señala los siguientes hallazgos (“findings”):

  •  En 1898 Estados Unidos adquirió por conquista, en virtud del Tratado de París, a Puerto Rico, Guam y Filipinas.
  •  En 1900 se estableció un gobierno civil bajo la Ley Foraker, el cual incluyó la designación de un Consejo Ejecutivo, consistente en varios departamentos y la elección de un Comisionado Residente que representaba la Isla en el Congreso.
  •  En 1901, el Tribunal Supremo de Estados Unidos en el caso Downes v. Bidwell, dispuso que, para fines de la Cláusula de Uniformidad de la Constitución de los Estados Unidos, Puerto Rico no forma parte de Estados Unidos. En su Opinión Concurrente, el Juez White sostuvo que el Congreso tiene la discreción de decidir si incorpora o no y cuándo a un territorio.
  •  El Congreso ha reconocido mediante la Ley 600-1950 la autoridad de Puerto Rico para gobernar sobre sus asuntos internos. En tal virtud proveyó para un gobierno  constitucional, que el Congreso adoptó como un convenio (“compact”) y ratificó la Constitución en julio de 1952.
  •  El 18 de noviembre de 1953 la Asamblea General de las Naciones Unidas, bajo la Resolución 748, reconoció que Puerto Rico es una entidad política con gobierno propio.
  • Estados Unidos tiene el deber legal  de cumplir con el Artículo 1 del Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos que establece el derecho de todo pueblo a su libre determinación y “en virtud de tal derecho, a determinar libremente su estatus político y procurar libremente su desarrollo económico, social y cultural.”
  •  La Convención de Estatus provee un espacio deliberativo, comprensivo e ininterrumpido de diálogo para definir el futuro de Puerto Rico

          Sobre la Convención de Estatus de Puerto Rico que propone la medida, se indica:

  •  La Legislatura de Puerto Rico tiene autoridad inherente para convocar una convención de estatus constituida por delegados a ser determinados por legislación aprobada por el Estado Libre Asociado con el propósito de proponer al Pueblo de Puerto Rico una opción de libre determinación. Las deliberaciones del cuerpo serían semipermanentes, sujeta dicha convención a disolución sólo cuando los Estados Unidos ratifique una opción de libre determinación presentada por la Convención ante el Congreso. Indica, además, que los delegados serán electos por los votos de los puertorriqueños en una elección acorde con legislación aprobada por la Legislatura de Puerto Rico.
  •  Señala que el Tesoro de Estados Unidos separará un fondo, que será administrado por la Comisión Estatal de Elecciones de Puerto Rico, sujeto a la Junta Federal de Elecciones, donde se le distribuirá $4.00 a cada candidato a delegado por cada $1.00, si la contribución a la campaña que el candidato reciba es menor de $100.00;  y es donado por residentes de Puerto Rico. Se establece en la Ley los requisitos para el pareo de fondos. Se establece para ello el separar en dicho fondo la suma de $5.5 millones.
  •  Finalmente indica que los delegados electos, en consulta con la llamada “Comisión Bilateral Negociadora del Congreso”:

(1) debatirán y redactarán definiciones de opciones de libre determinación para Puerto Rico fuera de la Cláusula Territorial de la Constitución de Estados Unidos;

(2) establecerán los correspondientes planes de transición para las opciones de libre determinación; y

(3) escogerán una opción, con su correspondiente plan de transición, para presentarlas al Pueblo de Puerto Rico en referéndum.

El proyecto de ley establece la creación de una “Comisión Negociadora Congresional Bilateral”, la cual será responsable de:

  •  Proveer consejo y consultas a los delegados de la Convención de Estatus.
  •  Los integrantes de la Comisión incluirán:

(1) los presidentes del Comité de Energía y Recursos Naturales de la Cámara de Representantes y del Comité de Energía del Senado;

(2) los integrantes de mayor rango de los Comités de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes y del Comité de Energía y Recursos Naturales;

(3) un miembro seleccionado por el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes;

(4) un miembro seleccionado por el líder de la minoría de la Cámara de representantes;

(5) un miembro seleccionado por el líder de la mayoría del Senado;

(6) un miembro seleccionado por el líder de la minoría del Senado;

(7) el Comisionado Residente de Puerto Rico; y

(8) con el consentimiento del Portavoz de la mayoría de la Cámara de Representante y de la mayoría del Senado, un miembro de Departamento de Justicia.

Los deberes y las funciones de la Comisión son definidos en el proyecto de ley como los siguientes:

  •  Realizar reuniones periódicas  con los delegados en Puerto Rico y en el Distrito de Columbia a petición de los delegados.
  •  Autoridad para estudiar, realizar hallazgos y formular recomendaciones sobre diferentes opciones de libre determinación en issues constitucionales y políticas relacionadas con la cultura, idioma, sistemas de educación, justicia e impuestos, ciudadanía estadounidense, y ayuda y asistencia técnica, así como consejo constitucional a los delegados por el tiempo de duración de la Convención de Estatus.
  •  Llevar a cabo, a solicitud de los delegados, vistas públicas relacionadas con aspectos de la Convención.
  •  Recibir testimonios.
  •  La Comisión deberá proveer periódicamente al Portavoz de la Cámara de Representantes informes sobre  el estatus, hallazgos y estudios, al menos cada 12 meses, los que hará disponibles en idioma inglés y español en el mismo día en que los informes se sometan.

Con relación al “Referéndum sobre Estatus” en Puerto Rico que contempla el proyecto, se indica:

  •  El voto en un referéndum por parte de los residentes de Puerto Rico será únicamente sobre la “opción de libre determinación” escogida por los delegados en la Convención de Estatus.
  •  Se autoriza la suma de $2.5 millones para llevar a cabo el mismo.
  •  Si el referéndum es aprobado por el Pueblo de Puerto Rico, el Congreso aprobará una Resolución Conjunta para ratificar la “opción de libre determinación” que se apruebe al amparo de esta Ley. Si el Congreso culminara sus trabajos antes de que se actúe sobre la “opción de libre determinación”, la Convención de Estatus de Puerto Rico creada bajo esta Ley se reunirá nuevamente y reenviará la “opción de libre determinación” al nuevo Congreso.

Me parece que existen aspectos que vale la pena señalar como aspectos positivos en el nuevo proyecto de ley de las congresistas Velázquez y Ocasio, a saber:

  • Creo que es importante el reconocimiento que hace la medida legislativa del derecho de los puertorriqueños a convocar una Asamblea de Estatus y establecer nosotros el mecanismo que lleve al Congreso a reconocerlo. Si bien en la nueva propuesta se quita en el nombre de asamblea lo de «constitucional», eso no es un detalle determinante. Se puede señalar que es mucho más importante que se destaque el método de “asamblea” o “convención”, sobre lo que pueden ser los “plebiscitos”, retomando así un concepto que, además, está presente en la histórica constitucional de Estados Unidos en el desarrollo de sus Congresos Continentales; y que, además, es el método idóneo para,  en conjunto, los distintos sectores ideológicos del país en materia de estatus, deliberar, acordar entre sí y negociar a nombre del Pueblo de Puerto Rico con el Congreso de Estados Unidos.
  • El uso de los términos «opciones de libre determinación» y «planes de transición para las “opciones de libre determinación»,  que se plantea para el proceso de debate y redacción de los delegados, aparenta chocar con la indicación de que  se someterá al Congreso la «opción de libre determinación»; es decir, primero habla en plural y luego en singular. Sin embargo, es de notar que en el proyecto de 2006 también se utilizaba este lenguaje. Uno podría interpretar, pero no está así de claro, que la primera instancia se refiere al proceso inicial de parte de los delegados entre sí; y el segundo, una vez en el proceso de negociación se vayan decantando las opciones frente a Estados Unidos, la que quede es la que se sometería  por la Convención de Estatus a la consideración del Congreso. Esto a su vez, procurando encontrar una racionalidad en la propuesta, puede interpretarse de dos maneras: primero, se podría llegar como opción final la independencia, que es la única que existe como derecho inalienable o la “estadidad”. Bajo la premisa de que la primera no contaría con el apoyo mayoritario de los puertorriqueños y la segunda no contaría con el apoyo de las estructuras de gobierno de los Estados Unidos; es decir, descartando  los dos extremos, “Estadidad” e “Independencia”, mover o timonear el proceso hacia un escenario de “Libre Asociación” como expresión de “opción de libre determinación”.
  • Veo como negativo en la medida que se insiste en señalar que en 1952 hubo un «convenio» en virtud del cual el Congreso ratificó la Constitución, cuando el propio Tribunal Supremo de Estados Unidos en el caso de Pueblo v.Sánchez Valle hace referencia a la posición de la Procuradora de Justicia de los Estados Unidos señalando que lo que significa el mencionado «convenio», fue que nosotros los puertorriqueños aceptamos fue el ofrecimiento  del Congreso bajo la Ley 600-1950 de aprobar mediante referéndum la convocatoria a una “convención constitucional,” y mediante la misma, elegir delegados responsables de elaborar una Constitución para organizar un gobierno propio en asuntos estrictamente locales, en forma republicana, con separación de poderes y una Carta de Derechos. Veo como elemento positivo, que el nuevo proyecto omite en cuanto a “opciones de libre determinación” la referencia a un “nuevo ELA” o a un Estado Libre Asociado “nuevo o modificado”.
  • Es positivo el reconocimiento «deber» que tienen los Estados Unidos de cumplir con lo que señala el Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos, lo que por ejemplo, dato este que no se recoge en las Resoluciones del “Comité de Descolonización de las Naciones Unidas” sobre Puerto Rico. Sin embargo, me preocupa que esta referencia en el proyecto, es para empujar la interpretación que hacen los sectores conservadores dentro del PPD, invocando una expresión que figura en la Resolución 2625 (XXV) de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el hecho de que en adición a la “Independencia”, “Integración” o la “Libre Asociación”, también se incluya «la adquisición de  cualquier otra condición política decidida por un pueblo.»

      Ciertamente, independientemente de este lenguaje, lo cierto es que la Resolución 2625 afirma, como punto de partida en el ejercicio del derecho a la libre determinación, el contenido, alcance y vigencia de la Resolución 1514 (XV).

(e) Es positivo que se señale el carácter «comprensivo e ininterrumpido de diálogo» entre la Convención de Estatus y el Congreso «para definir el futuro político» y que si el Congreso concluye su término sin acordar la «opción de libre determinación», la Convención de Estatus se reunirá nuevamente y reenviará la opción de libre determinación al nuevo Congreso. Esto salvaría que la iniciativa muera cuando finalicen los dos años que dura cada Congreso bajo el ordenamiento constitucional de los Estados Unidos.

(f) Es positivo que se señale en la medida que los delegados elaborarán no solo las opciones de libre determinación sino también los planes de transición en cada una.

(g) Es importante, además, la reserva que surge de la propuesta de referéndum final sobre “la opción de libre determinación”,  en la medida que le permite al pueblo de Puerto Rico expresarse finalmente en aceptación o rechazo de tal “opción de libre determinación”. Es sin embargo negativo que las «opciones de libre determinación» que elabore la Convención no se presenten también al pueblo en el mencionado referéndum o en alguna etapa previa.

(h) Es positivo que en el caso de Estados Unidos, la “Comisión Negociadora Congresional Bilateral”, involucre a los presidentes en Cámara y Senado de los Comités de Energía y Recursos Naturales y Energía respectivamente; a los demás funcionarios mencionados de la Rama Legislativa; y que la representación del representante Departamento de Justicia en esta Comisión, se decida con «el consentimiento” del Portavoz de la Cámara y del líder de mayoría del Senado.

(i) Es positivo que el Proyecto determine los deberes y funciones de la “Comisión Negociadora Congresional Bilateral”.

(j) Me parece que también es positivo que el Proyecto disponga que la “opción de libre determinación” que será sometida a los puertorriqueños, sea aquella que haya sido escogida por los Delegados a la Convención de Estatus. Esto evita que el Tribunal Federal o el Tribunal Supremo de Puerto Rico intervenga con el contenido de la consulta.

Ciertamente, como proceso legislativo al fin, el proyecto estará sujeto a diversas modificaciones. También es plausible señalar que es posible que al final del camino, no tenga consecuencia definitiva alguna. Sin embargo, de cara al proceso electoral en Estados Unidos del próximo noviembre y del inicio de un nuevo Congreso en el año 2021, pudiéramos estar ante nuevos escenarios.

Por ejemplo, con una composición en la Cámara que asegure el triunfo del Partido Democráta, al menos en dicho cuerpo, el proyecto de Velázquez y Ocasio, pudiera tener un efecto superior a cualquier otra inciativa que pudiera haber gestionado la actual Comisionada Residente, o la que pudiera gestionar en el futuro de ganar la posición de Comisionada Residente Jennifer González.

Si por el contrario, resultara electo Aníbal Acevedro Vilá a la posición de Comisionado Residente y el Partido Demócrata revalidara su actual liderato en la Cámara de Representantes, definitivamente, el escenario para impulsar legislación que nos lleve a una convención de estatus sería una opción con mayores posibilidades. Una inciativa de esta naturaleza ciertamente sacaría la alfombra de debajo de los pies a las propuestas que vendrían desde desde  por parte del Partido Nuevo Progresista al Congreso de los Estados Unidos.  

De hecho, el impulso a la Asamblea de Estatus tendría mayores posiblidades si además, no resultara electo Pedro Pierluisi, quien al igual que Jennifer González y otros líderes de ese partido, han tronado contra la iniciativa de Nydia Velázquez y Alexandria Ocasio. Evidentemente un control del Congreso por los demócratas, un presidente demócrata y la posibilidad de un Senado demócrata, con un gobierno y con un Comisionado Residente que favorezca el mecanismo de Asamblea o Convenición de Estatus, repercutirá de inmediato en el debate sobre el futuro de las relaciones políticas de Puerto Rico con los Estados Unidos desde óptica diferente. Para este nuevo tipo de escenario debemos estar preparados.

29 de agosto de 2020.

El autor es un vegabajeño que presidió el Colegio de Abogados de Puerto Rico

Aquel 30 de agosto por Norman Ramírez Talavera

Norman Ramirez representando a un Rey Mago el Día de Reyes en Hartford, Connecticut


En la madrugada del viernes 30 de agosto de 1985 fui arrestado junto a otros compañeros y compañeras en un operativo donde participaron cientos de agentes de las fuerzas especiales del FBI por todo Puerto Rico. También fue allanada mi residencia, la de mi hermano y cuñada, y mi taller de imprenta. Nunca se mostró una orden de arresto ni tampoco de allanamiento, a pesar de habérselas pedido. De hecho, ni la ropa se me permitió poner. Decidí desde ese momento no hablar más. Fui llevado al edificio federal de la Calle Chardón, me sentaron en un pasillo donde fueron pasando con otros de los compañeros arrestados entre estos la compañera Ivonne Meléndez Carrión todavía en ropa de dormir y el compañero Elías Castro al cual no conocía hasta ese momento, ambos con una venda en el rostro. Al compañero Elías unos agentes lo querían obligar a firmar un documento con los ojos vendados. Me llevaron a un cuarto de interrogatorio donde trataron de utilizar información de disputas internas, pues lamentablemente estábamos divididos en tres grupos, yo era parte del tercer grupo. Mientras ellos hablaban me acordaba de un poema de Nicolás Guillen y pensaba: Ay yo bien conozco a mi enemigo. Nos extraditaron en la tarde del domingo 1 de septiembre.

Cuando nos llevaron a la corte de Hartford me querían imponer un abogado a lo cual me negué. Luego autorizaron a un abogado que entrara hablar con nosotros. Nos dijo que cuando el magistrado me preguntara donde estaba mi abogado le señalara a la izquierda. Para sorpresa mía, y me parece que también para los abogados del gobierno, había un grupo como de veinte abogados norteamericanos dispuestos a defendernos. Cuando el magistrado me pregunta donde estaba su abogado yo le contesto allí, señalando al grupo de abogados. El magistrado vuelve y me pregunta que diga su nombre. Le respondo que no lo sabía, pues no me habían permitido comunicarnos con ellos, le dije: yo sé que va a estar allí. Los abogados del gobierno dijeron que no sabían de donde habían salido todos esos abogados, y que parecía una película. El Magistrado accedió a reunirnos con el grupo de abogado para proseguir con las vistas de fianza.

En el proceso de las vistas de fianza, la fiscalía federal pidió que la misma se me negara. Por el terrible crimen de haber regalado juguetes a los niños pobres, a nombre del EPB-Macheteros. La fiscalía argumentó que me había disfrazado para tan horrendo crimen. El magistrado para calmar a la fiscalía me impuso una fianza de $500,000. Uno de los cofundadores del Partido Independentista Puertorriqueño y hermano masón Arturo Jiménez se ofreció como fiador. Pero la fiscalía fue en apelación argumentando que si salía en libertad bajo fianza representaba un peligro para la comunidad. El magistrado manifestó: que este era un caso sumamente raro, entonces bajó la fianza a $250,000 pero que solo mi familia podía presentarse como fiadores. Gracias a mis tíos Natalia y Cesar y a la labor del Comité de Amigos y Familiares salí a los cuatro meses bajo fianza. Los demás compañeros estuvieron varios años encarcelados sin derecho a fianza.

Durante todo el proceso tuve la oportunidad de conocer seres extraordinarios que son parte del pueblo norteamericano. Lo que demuestra una vez más que una cosa es el pueblo y otra cosa es la mentalidad del gobierno como poder imperial. Y un ejemplo de esto es el equipo de abogados norteamericanos que se logró juntar para nuestra defensa. No era tarea fácil nuestra defensa. En primer lugar, veníamos de un enfrentamiento luego de la adopción de una línea de partido la cual no fue correspondida con los cambios necesarios a nivel organizativo, estructural, formativo para establecer correspondencia con los nuevos retos, y que había terminado por dividirnos antes del arresto. Solo la represión nos había vuelto a unir, al igual que la solidaridad que recibíamos de nuestro pueblo. Pero lamentablemente ese enfrentamiento, aunque no se exteriorizara, insidia en la toma de decisiones en las reuniones sobre las estrategias de defensa. Pero aun así el equipo de abogados de defensa se fue templando en la amargura de nuestras discusiones. En segundo lugar, estaba todo el recurso del gobierno que había utilizado en contra nuestra. Algo nunca visto en el uso de la tecnología y los recursos militares. También utilizaron recursos de propaganda psicológica para hacernos ver ante el pueblo norteamericano como terroristas, el despliegue de armamento de la marina de guerra, como helicópteros para trasladarnos a bases militares, y colocar barricadas de concreto armado para detener coches bombas y fuerzas especiales con armas de asalto frente a la corte de Hartford.

A todo ese equipo de defensa que logro poco a poco torpedear parte de la evidencia en las vistas de supresión de evidencia. A los que no están físicamente con nosotros: Lenny Weinglas, William Kunstler y Leonard Boudin siempre los tendremos en nuestra memoria. Al equipo de defensa de los Reyes Magos, el Ldo. Jim Bergen y mi abogado el Ldo. Juan Ramón Acevedo Cruz (Juanra, se dé todas las noches que rompiste preparándote para mí defensa) también al Ldo. Mark Kostecki, a tod@s las compañer@s que trabajaron en la solidaridad como, Gloria Gerena, Victoria Barreras, Nancy Allisberg, a Juan y Herminia, todos aquellos solidarios de Hartford y Nueva York. A los de Puerto Rico, Josefina Pantoja Oquendo, Rita Zengotita, Rosalinda Soto, Mercedes Rodríguez y María Dolores Fernós. Al equipo de abogados que dijo presente el día de los arrestos en Puerto Rico entre ellos, mi abogada en la vista de extradición, Lcda. Rina Biaggi, a la Lcda. Linda Backiel por toda su labor en mi excarcelación. No me puedo olvidar agradecer la labor de coordinación de los grupos de apoyo y la defensa del Lcdo. Rafael Anglada López, a mis compueblanos de Vega Baja, a Evaristo Otero, a mi familia y todo el pueblo puertorriqueño que dijo presente desde el primer día de los arrestos, gracias.

Si algún día mirando hacia atrás se preguntan si valió todo ese esfuerzo, solo les puedo decir que en el tiempo que se debatía en corte la fianza, había soñado que tenía dos hijas a las que le había puesto por nombre Libertad, le comenté el sueño a un compañero y me dijo que no pensara en eso pues nosotros no íbamos a salir. No le di mucho pensamiento, en esos cuatro años que estuve bajo fianza nacieron nuestras Libertades. Gracias a mi cómplice en esta conspiración, mi compañera y esposa Lydia Beatriz Valencia Nazario. Hoy ellas son como su nombre, mujeres preparadas para su pueblo, han alcanzado grados de maestría, una en el campo del trabajo social y la otra en el de la salud pública. Gracias al apoyo y solidaridad de todos aquellos que han sido clave en su formación, a sus padrinos Manuel Maldonado, Lety Russe y sus hijas, nuestros amigos, Luis Muñiz y Gladys Colón, a las manos sanadoras de la Dra. Carmen Román Feliciano, la Fundación Rosemberg y también a la Escuela Nacional de Bomba y Plena Rafael Cepeda Atiles, una gran familia.

Sobre la situación en Puerto Rico luego de estos 31 años; les digo que el árbol de la colonia esta corroído, ahora con lo de la junta de control colonial, nuestro pueblo se enfrentara al despotismo del gobierno norteamericano cara a cara, y comprobara, que la democracia que dicen defender los yanquis y sus alzacolas de la colonia, solo es una espuria y decorativa. La cual jamás va a defender los derechos de nuestro pueblo como Nación. El fruto está maduro y la independencia de Puerto Rico no solo es viable, es necesaria, es el cambio total y radical de las estructuras corroídas en nuestro país, es la herramienta para cambiar el orden social. El cambio lo van a exigir los que necesitan cambio. Si compañeros, valió el esfuerzo. En palabras de William Morris que nos dice: «Únete a la batalla en la que ningún hombre fracasa, porque, aunque desaparezca o muera, sus actos prevalecerán. «
¡Viva Puerto Rico libre, libertad para Oscar López Rivera y Ana Belén Montes! 

Mejor ejemplo que el de los candidatos a gobernador

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Los vegabajeños debemos alegrarnos y elogiar las buenas iniciativas de todos los políticos que sean positivas para nuestro pueblo, porque al fin y al cabo es nuestro territorio y nuestro ambiente.

La campaña política solo durará hasta noviembre. Afortunadamente, los candidatos de los dos partidos principales son personas maduras y razonables con compromiso permanente y que ya tienen su historial de servicio al pueblo, por lo que no anticipamos que haya situaciones indeseables que debamos lamentar.

Recientemente vimos como la candidata Wanda Vázquez Garced no quiso unirse a Pedro Pierluisi, resentida por la campaña indirecta y bajuna que éste le hizo durante el periodo de primarias. En Vega Baja, personas del mismo partido, no emularon la actividad de los líderes máximos de su partido. Prefirieron una campaña discreta y un compromiso de unirse después del evento donde el saldo ha sido una expresión mutua de apoyo entre los candidatos que compitieron.

Bueno por nuestro pueblo que tenga estos dos caballeros nobles, independientemente de la ganancia que tenga su partido en las próximas elecciones. Y basado en ese gesto, así esperamos que la campaña eleccionaria se conduzca. Siempre estaremos pendientes de reseñar y reconocer la política limpia y decente, que es lo que esperamos los que queremos este pueblo.

¿ Hay consecuencias para el error vocal de Tatito Hernández?

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Rafael «Tatito» Hernández es un representante que ha tenido mucha suerte. Ha sido constante y continuo en la Cámara porque desde que llegó ha ganado su escaño venciendo a sus contrincantes penepeístas o ha entrado por ley de minorías. En los últimos tiempos ha logrado estudiar derecho mientras ejerce sus funciones de líder de mayoría entre los populares, lo que le acredita para ser el presidente de su cuerpo legislativo si su partido gana las elecciones.

«Tatito» es sagaz y conservador. No se ha lanzado al ruedo político por acumulación como han hecho los que han alcanzado el status de reconocimiento que tiene. Ha preferido la pelea chiquita de la representación distrital. Y los electores del pueblo popular de Vega Baja le da los votos que ha necesitado para ganar. De hecho, está casado con una vegabajeña y sus hijos han estudiado en nuestra ciudad.

Al principio de su carrera política tuvo algunos tropiezos, pero hasta al prepotente alcalde de su pueblo de Dorado, que quería a alguien más allegado a él, desistió de su prejuicio público contra él. Tatito tiene un arte escondido. Puede caer mal pero hay que conocerlo más íntimamente para darse cuenta que uno puede congeniar a la larga con él, pues es recatado, cortés, práctico y atento.

Ayer metió la pata. Por criticar a una compañera de otro partido terminó siendo señalado por sus expresiones de que el dinero insuficiente que ganaban los legisladores provocaban la situación por la que se encuentra su tocaya «Tata» Charbonier. En estas palabras se quedó solo, pues hasta el presidente electo del Partido Popular no refrendó sus palabras.

Creo que Tatito sobreestima la valoración pública de los legisladores. Son importantes, claro. Muchos como él hacen su trabajo y por eso son recompensados con un salario comparable a los de otras ramas de gobierno pero superior a lo que ganan los trabajadores puertorriqueños en promedio. Que algunos legisladores pueden ganar más fuera de la Asamblea Legislativa es cierto, pero no la mayoría. Con los talentos y dedicación de Tatito, tal vez. Pero no hay regla para eso y todos asumieron la premisa que no importan su desempeño, las únicas realidades son que tienen que aceptar el dinero que se les ofrece sin aumento y por un término no mayor de cuatro años. Su empleo es renovable si se desempeñan éticamente o pueden ser destituidos por sus compañeros, si fallan, aunque sea un portavoz o el mismo Presidente de la Cámara.

Los legisladores son los que determinan la cantidad de dinero que ellos mismos ganan. La tendencia ha sido la de reducir beneficios como la eliminación de la cantidad que ganaban por dietas y el uso de un carro de la anterior flota. Tatito ha visto esos cambios pues ha sido legislador por varios cuatrienios y parece que no está conforme. Mal momento en la economía puertorriqueña para pensar en eso, cuando los electores están más conscientes de lo hacen nuestros políticos, por la rapidez en que las noticias corren por las redes sociales y los medios.

Hay cosas que se pueden pensar y no decirse, pues puede dañar una imagen de una persona pública como el. Sin embargo, esto no va a trascender, pues no es una falta ética y hay tiempo para reponerse. Puedo equivocarme, pero su candidatura aspecta buen. En estas primarias no apareció como precandidato pues nadie le retó para Representante por el Distrito 11. En las próximas elecciones de noviembre pudiera nadar como pez en el agua contra un candidato frágil en el Partido Nuevo Progresista como Chabelo Molina y con un respaldo sólido en el pueblo que ha dominado electoralmente Marcos Cruz Molina. Dorado ya no responde como antes a su alcalde. Carlitos López le ha bajado dos a su fuerza pública de antaño pues ha ido mermando el aprecio de su pueblo por sus excesos de lengua. Lo único que puede afectarle, tal vez, sea un triunfo demasiado grande del PNP, lo que en este momento, no me parece.

Vegabajeños en las primarias de ayer

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

A base de los resultados de las primarias de ayer, los vegabajeños podemos seleccionar un gobierno diverso, mixto o nuevo en estas próximas elecciones. Hay un candidado a gobernador que tiene dos strikes por el Partido Nuevo Progresista y otro que es prácticamente desconocido aun para los populares, pues es alcalde de un pueblo del oeste de Puerto Rico.

En el nivel local hay un candidato a alcalde por el Partido Nuevo Progresista que no ha participado en elecciones anteriormente y que muchas personas en las redes alegan que no conocen. Melvin R. Carrión Rivera venció a Jorge (Juny) Albaladejo Díaz. Aparenta no ser una victoria contundente y de hecho, a base de los resultados de los candidatos a legisladores municipales parece que se coló al menos uno de los que aparecían en la papeleta con la Carrión. ¿Podrá éste vencer a Marcos Cruz Molina en noviembre? De hecho, el alcalde de Vega Baja se anotó una pues ganó su precandidato a gobernador Charlie Delgado Altieri, a quien apoyó desde un principio cuando nadie le daba posibilidades.

Nuevamente fue derrotado el precandidato a representante por distrito José Galán, quien fuera Presidente del Partido Nuevo Progresista y candidato a alcalde de Vega Baja en 2016. Sin embargo, el ex-alcalde de Vega Alta Chabelo Molina, quien colgó sus guantes como alcalde cuando fue derrotado en las pasadas elecciones, logró la candidatura por el Distrito 11. Se enfrentará al incumbente Rafael (Tatito) Hernández, quien pudiera llegar a ser Presidente de la Cámara de Representantes, si vuelve a ganar su escaño.

En ambos partidos hay vegabajeños que fueron ganadores a distintas posiciones en las primarias . Los habremos de estar mencionando para el récord histórico.

« Entradas Anteriores