Archivos en la Categoría: Alma de los vegabajeños

El más vegabajeño

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Yo no sé cuál es la persona más vegabajeña que haya existido, pero tengo mis sospechas. Para hacer una determinación como tal, hay que examinar vidas completas desde que existe el gentilicio y eso, no me parece tarea fácil. Repasemos primero lo que es ser vegabajeño.

Ser vegabajeño no aparece en ninguna ley, ordenanza o reglamento. Para fines electorales al igual que para otras leyes, se determina quien es residente en Vega Baja a base del tiempo que haya vivido en Vega Baja. El tiempo puede tener que ver con el amor o su intensidad, pero también existe el amor a primera vista. Por eso, una de las maneras de definir a un vegabajeño es por admisión de amor al pueblo y los compueblanos y otra, por reconocimiento de los demás. El ser vegabajeño, es pues un sentimiento de amor por un lugar y una gente, Vega Baja y los vegabajeños. Pero la segunda manera que es que los demás te consideren como tal, solo se da si hay reconocimiento social. Hace unos años había una manera oficial cuando las ramas de poder vegabajeño, el alcalde y la Asamblea Municipal, hacían una declaración de «vegabajeño adoptivo».

Un vegabajeño puede nacer dentro de nuestro territorio o en cualquier otra parte del mundo. Y de hecho yo estimo que la mayor parte de nuestros compueblanos no nacieron aquí. Comoquiera, identifiquemos a los buenos vegabajeños que pautan el modelo.

De las personas que la historia nos ha traído para nuestro conocimiento como importantes en el desarrollo de Vega Baja tenemos que contar con los alcaldes que se han desempeñado con más dosis de interés que otros. Aunque reconocemos más los del Siglo XX, en especial a José Francisco Náter, Angel Sandín Martínez, Rafael Cano Llovio y Luis Meléndez Cano, en el Siglo XVIII y principios del XIX tuvimos al teniente a guerra y folclóricamente fundador de Vega Baja, Manuel Negrón Maldonado y en el Siglo XIX a José Gualberto Padilla y José Pastor Robles.

Responsables de plasmar el vegabajeñismo en las letras tenemos que nombrar a Salomón Alvarez y sus hijos con la imprenta y sus publicaciones de Vega Baja, a la generación de 1930 con su Renovación y Anclas, entre los que se encontraba Pedro Juan Brull y Fermín Arraiza, a Agustín Alvarez Rodríguez, José Luis Martín con el Romancero del Cibuco y más adelante los literatos Julio Meléndez y Adrián Santos Tirado. En la historiografía tenemos a un poco recordado investigador e historiador, Luis de la Rosa Martínez. Pero hay muchos más.

En la música hay muchos buenos vegabajeños notorios por su desempeño y aportación, pero el único que cargó desde que nació hasta que murió el nombre de vegabajeño y lo llevó a distintos lugares del mundo, fue Fernando Alvarez Lomba, creador del Trío Vegabajeño. Su aportación trasciende su larga vida. Para mi, ahí está el más buscado, el más vegabajeño de todos, sin menoscabo de los demás y de muchas mujeres que aun no he nombrado que también merecen su lugar en la historia.

El sentido de pertenencia de los vegabajeños

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

La sicología trata el tema del sentido de pertenencia. Abraham Maslow la consideró como una necesidad del individuo. Hay muchas maneras de ser sociable y pertenecer a distintos grupos, pero ser vegabajeño es tal vez uno de los sentidos más fuertes que muchos tenemos.

Lo importante es que se puede ser vegabajeño y a la vez ejercer cualquier profesión u ocupación, tener preferencias sexuales, políticas, religiosas, deportivas o de cualquier clase, estar dentro de los límites de Vega Baja o fuera e incluso tener a la vez otros sentidos de pertenencia por otros municipios de Puerto Rico o lugares del mundo.

Como usuario de Facebook, leo y disfruto la proliferación de vegabajeños ensalzando su pueblo, recordando anécdotas, personajes, lugares y exponiendo tantos temas distintos que nos permiten interactuar para nuestro disfrute y orgullo. Uno se encuentra con Mily Navedo, Rafael Trinidad, Antonio Arraiza, Kiko Guardiola, Jerry Salgado, Juan Figueroa, Chino Casanova, Herminio Marrero, Eduardo Rodríguez Vázquez, José Pérez Novo, Maria del Pilar Casanova Puig, Manolito Meléndez, Madeline Miranda, Angel Pantoja, Nancy Bonilla, Maray Bonilla, Violeta Landrón, Mario Donate, Carmen Otero, Alma Santana, Sonia Meléndez, David Muñoz, Carlos S. Ayes Suárez, Taty Lugo, Irma Otero, Daisy Pantoja, Feliciano Hernández Meléndez, Feliciano Hernández Landrón, Jorge Arraiza, Jose Luis Arraiza, Rolando Rivera Garratón, Gastón Berthinet, Margarita Persico, Edgardo Santiago Canales, José Luis Maldonado Quirindongo, Edgardo Freytes, Edgar Pabón, Tony Muñíz, Jan Martínez, Miguel Rosario, Violeta Rolón, Dianilda Vázquez, Robert Rivera, Nixon Rosado, Magda Vega, Robert Rivera, Magda Brull, Suriel Martínez, Edgardo López, Gloria Pabón, Iris Avilés, Orlando Maldonado, Gumby Navedo, Manel Portela, Edan Sevier Meléndez, Víctor Rivera González, Mary Carmen García, Abimael Malpica, Rudy Rivera, Nivia Landrón, Ramón Pabón, Maritza y Daphne Valdés, Mario Covi, Thomas Rosario Flores, Flor y Jossie Rosario y un centenar más que conocemos.

También hay espacios dedicados a Vega Baja de todo tipo, de los sectores, comunidades y barrios.

Cuando definamos historiadores de Vega Baja tendremos que ser justos. Usualmente se distingue así a quien es recopilador, analista y escritos de la historia vegabajeña. Pero hay que reconocer la aportación de cada uno de esos buenos ciudadanos recordando lo que no está escrito, a las personas que también fueron vegabajeños en otras dimensiones de menos reconocimiento social pero que llenaron espacios, a sucesos cuya descripción puede variar según los ojos que la ven o los oídos que la escuchan, a la obra cultural arquitectónica, literaria, musical, política, o ciudadana o al simple dato o imagen para el que no conozca la microhistoria.

Estas personas dan un tributo gratuito constante para perpetuar valores locales, tradiciones extraviadas con el tiempo, su testimonio para sostener la causa del vegabajeñismo que se ubica dentro de unos límites geográficos que han variado y posiblemente cambien en el futuro. Comoquiera, el lugar más preciso y donde debe estar nuestro sentido de pertenencia vegabajeño es en nuestra alma individual y colectiva, que son eternas.

¿Eres Vegabajeño? El primer libro de historia vegabajeña

IMG_20171129_101230149

(Publicado originalmente el 11 de diciembre de 2017 como El Alma de los Vegabajeños, 50 años del primer libro de la Historia Vegabajeña)

Por Thomas Jimmy Rosario Martínezlogo-ehv-diario-vegabajeno-de-puerto-rico-small

En 1967 la Editorial Cibuco publicó el libro Literatura Vegabajeña, Apuntes para su historia, Antología Poética. Aparece auspiciado por el Centro Cultural de Vega Baja y fue impreso por la Imprenta Manuel Pareja, en España.

Fue el primer libro de historia sobre un aspecto de nuestra ciudad de Vega Baja. Su autor, Julio Meléndez, fue un escritor de varios géneros literarios y un educador cuya memoria se ha honrado al dedicársele la calle donde residió por muchos años en la Urbanización Villa Real.

En esta obra se ofrecen datos biográficos y de movimientos literarios locales a la par de incluir poemas de los autores vegabajeños.

Contenido: Prologo, Jose Gualberto Padilla,  Manuel Padilla Dávila, La Hija del Caribe, Rafael López Landrón, Pedro R. De Diego González, Facundo Rivera Natal, Manuel A.Martínez Dávila, Renovación, Fermín Arraiza, Pedro Juan Brull, Agustín Alvarez, Gustavo Cruzado Silva, Francisco Rivera Landrón, Jose Luis Martín Montes, Santos Avilés, Vicente Amador, Jesús Hernández Sánchez, Félix Rivera Resto, Barbara Martínez McAdams, Ramón F. Martínez Sandín, Roberto Hernández Sánchez, Julio Meléndez, Manuel F. Arraiza, Adrián Santos Tirado, Sara Cecilia Otero Joy, José I. De Diego Padró, Juan Carreras, Francisco Molina, Fermín B. Arraiza, Emiliano Martínez Avilés, Otros Poetas Vegabajeños, Aclaración Final, Bibliografía.

Don Julio Meléndez es uno de los próceres más genuinos que hemos tenido. Su historia personal de superación, su obra literaria, su participación ciudadana y su sentimiento opinado responsablemente por el pasado, presente y futuro de su pueblo lo ubican como uno de los elementos importantes del alma de los vegabajeños.

Historia de la música en los vegabajeños| «Campanitas de Cristal» en la despedida a Tilín

nicolas perez urbsondo tributo herminio marrero 6

Vista parcial de la audiencia en Museo Casa Portela en el Acto de Recordación a «Tilín»

(Publicado originalmente el 15 de diciembre de 2018)

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

01341-1968-nicolas-tilin-erez

Nicolás «Tilín» Pérez (1968) Fototeca Jimmy Rosario 01341

Ayer, en el Acto de Recordación de Nicolás Pérez Urbistondo pudimos escuchar la experiencia de vida de los amigos y familiares con «Tilín». Al final, repetí una historia sobre su apodo, que previamente habíamos escuchado de su propia voz.

«Tilín» nació en la Calle José Julián Acosta, donde se encuentra el edificio de Farmacia Rodríguez y la oficina del Dr. Jaime Rodríguez Vázquez. Allí discurrió parte de su niñez junto a su familia.

Teniendo ese lugar privilegiado, era testigo de todo el movimiento social, económico y cultural del casco del pueblo, por donde pasaba, en la Calle Betances, la carretera principal hacia los demás pueblos del norte y una ruta hacia el oeste de Puerto Rico. La música no era ajena a su hogar, pues su padre Nicolás, apodado «El Górgoro», tocaba el bombardino, una especie de instrumento de viento hoy día en extinción y Doña Francisca Urbistondo ejecutaba y era maestra de piano. Mas tarde, su hermano Paco sería cantante del Trío Vegabajeño y su hermana Luz María, también cantante, según nos relata su sobrina, Silvia Luz Reyes Pérez.

590px-GardelEn una ocasión nos contó «Tilín» que escuchó una algarabía. Se trataba de la visita del cantante argentino Carlos Gardel a Vega Baja, de paso a unos compromisos en otro pueblo. Ese es el único testimonio que se ha grabado de un testigo presencial de ese acontecimiento, lo que describió con mucha certeza y precisión.

También mencionó que en otra ocasión, vio unos músicos con sus instrumentos dirigirse al Teatro Fénix, que estaba al otro lado de la calle en el frente de su casa y como niño curioso, se acercó a ellos. Se percató que a uno de los señores se le cayó un billete y él lo recogió y se lo entregó. El caballero quiso darle una «propina», que él no aceptó. En ese momento interviene su hermana, ajena a lo que estaba pasando y le dice «Tilín, no molestes a ese señor». El músico le aclara que no estaba molestando y que el niño demostraba ser muy honrado al entregarle un billete que se le había caído y que el sólo estaba agradeciendo su gesto. Inmediatamente, le pregunta a la hermana de «Tilín» que porqué su hermanito tenía ese nombre y ella le contestó que es una canción que se oye por ahí  y que él se pasaba repitiendo de la misma, las palabras «tilín,tilín, tilín».

cuarteto victoria

El músico era nada menos que Rafael Hernández, el autor de «Campanitas de Cristal», esa canción mundialmente famosa. Con su Cuarteto Victoria,  iba a presentarse ese día en el Teatro Fénix. Don Rafael terminó tomándose un café en la casa de «Tilín», invitado por los padres del niño y éstos fueron a su vez, invitados de honor en aquella actividad musical.

Cuando ayer concluímos el encuentro entre amigos y familiares, los presentes recordamos a Tilín, cantando la canción «Campanitas de Cristal».

Fue una experiencia de gran emoción escuchar la fuerza interpretativa espontánea de la audiencia. Si los testimonios de sus amigos y familiares fueron hermosos,  participamos de un momento sublime al formar parte de esa coral. Unimos nuestros corazones con el recuerdo común de una persona que todos atesoramos en nuestra historia individual y que los demás vegabajeños tienen como una vida de honor y servicio que da lustre a nuestra ciudad.

Hasta siempre, «Tilín».

(Ver en Facebook)

Un regalo de Navidad excepcional

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Hace siete años el educador Marcos Cruz Molina asumió la responsabilidad de manejar la administración de Vega Baja. Creo que llegó por sus antecedentes y méritos personales y se ha sostenido por lo mismo.

Junto a él, a unos pasos y casi siempre en la sombra o en la penumbra, callada pero atenta, se encuentra su adorable esposa Georgina Laureano. Nos parece que aunque en ocasiones con el alcalde tengamos diferencias filosóficas sobre cómo las cosas debieran ser y soy muy apasionado en mi crítica, considero que es una persona organizada, pensadora de cada paso que da, bien informada y sobre todo, muy honesto. No conozco un sólo escándalo en sus ejecutorias, por lo que es un reto analizarlo siempre en un nivel elevado y a veces, entenderlo solo porque es un político.

Pero como todo político, ha tenido que resistir ataques injustos y falsos sobre su persona, su matrimonio y sus movimientos como alcalde. Lo hemos visto rectificar de errores o posiciones aunque no sean errores, lo que suma a su honorabilidad personal.

En una visita que hice hace algunos meses a su oficina en compañía de Elmer Gautier, vi a un niño juiciosamente sentadito a su lado izquierdo frente a su escritorio y le pregunté. Me dijo que estaba en caminos a ser su hijo y lo expresó con mucha emoción y una sonrisa iluminada en su rostro, que hace tiempo no veía.

Luego, en una actividad pública, pude ver toda una familia de cinco personas y al chiquitín de tres años diciendo al micrófono «buenas noches», luego del mensaje de su padre. Como acostumbro a leer rostros y mirar a los ojos me fui hasta el alma de todos ellos y entendí en el lenguaje mudo de la inteligencia emocional una sola palabra: felicidad.

Ayer vimos las ondas radiales, televisivas y los periódicos cibernéticos de todo Puerto Rico elogiando este suceso. Hoy, Día de la Navidad, tres niños han tenido el mejor regalo que se le puede dar a un ser humano. Quizás el fantástico Santa Claus les haya brindado regalos materiales de este mundo, pero tres paternidades por dos personas excelentes y la familia extendida en su entorno es un regalo de futuro. Dejar la libertad y la comodidad del tiempo libre para dedicarlo a quienes lo necesitan para su formación requiere tener una mentalidad cosechada con los valores más grandes que se pueden tener en este plano… y en cualquier otro.

Felicito a la Primer Familia de Vega Baja en su primera Navidad juntos.

El educador Rodrigo Rivera Maisonet cumple 90 años

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Mi padre me dice que lo conoció en la Escuela Jose Gualberto Padilla en 1943. Que era un joven tranquilo, centrado y muy responsable. Para entonces ambos tenían 15 años. Esa relación de amistad continúa hasta estos días. Creo que los demás que estábamos ayer en su preciosa celebración de cumpleaños éramos menores que Rodrigo y mi padre. !Qué privilegio!

Hace unos años su esposa Carmen Picard fue al descanso eterno, pero quedan sus tres amorosos hijos, una generación de nietos y un bisnieto que completaron la presencia de invitados, entre otros amigos y hermanos de la Iglesia Alianza Cristiana y Misionera. Las nietas leyeron su semblanza, sus discípulos de varias décadas atrás le cantaron y todos participamos y disfrutamos de la ocasión.

Repartieron unos recordatorios con motivos del deporte de béisbol que él practicaba y gustaba. El presentador y el bisnieto estaban vestidos de peloteros Y hasta el bizcocho estaba decorado como si tuviera costura de pelota. Los detalles sumaron colorido y crearon un ambiente maravilloso para la ocasión, matizado por el amor de sus tres hijos Rodrigo, Charo y Lourdes.

Fue una expresión de justo agradecimiento a una persona digna, responsable, trabajadora y honrada, de una trayectoria de vida fructífera que todos tenemos que perpetuar dentro de la historia de nuestra ciudad.

Ana Adela Gautier Boyer, la inolvidable maestra de biología

Ana Adela Gautier Boyer
Hoy será su sepelio

Ana Adela Gautier Boyer falleció el pasado miércoles 26 de junio, a los 90 años de edad. Los actos fúnebres serán hoy sábado, a las 10 de la mañana en el Cementerio Municipal de Vega Baja.

Es recordada con mucho amor por sus estudiantes, compañeros y los vegabajeños que la conocieron por su dedicación a su profesión y su disposición siempre presta al servicio educativo como educadora en biología de la Escuela Superior Lino Padrón Rivera y haber sido una esposa, madre y ciudadana ejemplar.

Arriba, foto de un anuario de graduación de la Escuela Superior Lino Padrón Rivera, Abajo, con sus compañeras maestras Maria Teresa Camacho, Rosa de Jesús y Noemí Sostre. Fotos proporcionadas por Robert Rivera

Los deportistas vegabajeños abanderados de Puerto Rico

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Una de las más altas responsabilidades en la carrera de un deportista internacional es representar a su país o lugar de origen.  Pero el honor mayor lo constituye sin duda, ser su abanderado.

En el olimpismo y los otros juegos internacionales no hay muchas oportunidades de ser el designado para portar la bandera representativa de los jugadores. Primero, porque no hay muchos juegos de esta categoría durante la vida deportiva aficionada o profesional del atleta y segundo, porque tiene que pasarse el crisol de una selección entre otros jugadores.

Es importante que para poder tener la estima para considerársele, tiene que ser un buen jugador o jugadora que haya obtenido laureles en su desempeño. También, su carácter y su personalidad,  la proximidad de su retiro y la improbabilidad o imposibilidad de su regreso como atleta son factores adicionales con los que se cuentan para su selección.

El honor de representar la patria ante el mundo siendo su abanderado o abanderada permite conseguir un espacio indubitado en la historia de cualquier deportista. En Vega Baja hemos tenido tres. Vanessa García es la tercera, representado la natación, después de ocho décadas del primero que fue Rodrigo (Guigo) Otero Suro representando el baloncesto y sólo cuatro años desde la segunda que representó el voleibol femenino, Yarimar Rosa.

1938

TARJA DE RODRIGO OTERO SURO

El primero fue el extraordinario Rodrigo (Guigo) Otero Suro, en los Juegos Centroamericanos y del Caribe celebrados en Panamá, como parte del equipo de baloncesto en 1938. Aun Puerto Rico no había adoptado una bandera oficial, por lo que desfiló con la de Estados Unidos.

2014

YARIMAR ROSA ABANDERADA 2014 PRIMERA HORA

Foto Primera Hora

En 2014, el Gobernador Alejandro García Padilla le entregó la bandera de Puerto Rico a Yarimar Rosa, capitana de la selección nacional que en el XVII campeonato mundial de la Federación Internacional de Voleibol en Italia.

“No tengo duda que pondrán en alto el nombre de Puerto Rico, ustedes serán nuestra Isla por las próxima semana y estaremos pendiente de cada juego y todo lo que logren en el Mundial”, menciono el Gobernador durante el abanderamiento.

Por su parte, Rosa agradeció el detalle del Gobernador de volver a recibir el seleccionado en Fortaleza, “sabemos de su cargada agenda de trabajo y a nombre del equipo agradezco sus palabras y su recibimiento. Nuestro equipo esta listo para jugar fuerte cada partido durante el Mundial”.

2018

 

ROSSELLO ENTREGA BANDERA DE PR A VANESSA GARCIA

Ochenta años después que nuestro primer vegabajeño fuera abanderado de Puerto Rico, La «Sirena de Puerto Rico», Vanessa García, recibió recientemente de manos del Gobernador Ricardo Rosselló la bandera de Puerto Rico en su ruta a los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 2018 en Barranquilla, Colombia.

“Me corresponde a mí el gran honor de abanderar nuestra delegación deportiva.  Le entrego esta bandera puertorriqueña en la completa seguridad de que usted y toda la Delegación de Puerto Rico sabrá ponerla en alto siempre.  ¡Qué Dios les Bendiga!”, dijo Roselló Nevárez en el momento que le entregó la monoestrellada a nuestra abanderada y 11 veces medallista en JCC. 

El orgullo patrio y la defensa de los colores de la bandera se sintieron entre los atletas de varias disciplinas que dijeron presente, transmitiéndole a la líder de la Delegación sus emociones. 

García Vega expresó finalizados los actos protocolares “…estoy honrada. Orgullosa de haber tenido este privilegio. Contenta y ansiosa de representar a mi país y ondear la bandera en el estadio. Con ganas de que el equipo tenga esos ánimos que yo tengo ahora mismo. Estoy viviendo muchas cosas maravillosas”.

« Entradas Anteriores