Categoría: Biografía

Biografías Vegabajeñas| Angeles Pastor Pérez

Por Edgardo García Goyco*

Angeles Pastor Pérez fue sobrina de mi bisabuela Dolores Pérez Carreras (1868-1957). Educadora, poeta, ensayista y autora de libros educativos para niños.

Nació en Vega Baja, el 1 de marzo de 1905. Falleció en Guaynabo, el 21 de agosto de 1997.

Desde niña se interesó por el arte dramático, la poesía y la literatura bajo la amorosa tutela de doña Amelia Agostini de del Río y don Emilio S. Belaval. En el Teachers’ College de la Universidad de Columbia (Nueva York) se doctoró en educación. Se desempeñó como maestra en la Escuela Modelo de Río Piedras y en la facultad de pedagogía de la Universidad de Puerto Rico.

En reconocimiento a sus ejecutorias de toda una vida personal y profesional se le dedicó la Semana de la Lengua del 2000, celebrándose múltiples actividades a lo largo del archipiélago boricua. Se destacó, sobre todo, su intenso amor por la enseñanza a nuestros niños, tanto desde el punto de vista del proceso de enseñanza aprendizaje, así como también a partir de los interminables libros de textos preparados para esa población.

Sus libros arrullaron el aprendizaje de muchas generaciones de niños puertorriqueños.

A Jugar y a Gozar (1960)
A la Escuela (1961)
Aventuras Maravillosas (1971)
Camino de la Escuela (1961)
Campanillas Folklóricas
Decires y Cantares (1960)
Canta Conmigo (1946)
Del Pueblo y Campo (1971)
Enseñanza de la Lengua Escrita en la Escuela Elemental (1966)
Esta Era Una Vez Bajo las Palmeras
Esta Era Una Vez Bajo los Yagrumos (1959)
El Arte de Ser Maestro (1972)
La Metodología de la Enseñanza (1964)
Mis Juegos y Cuentos (1960)
Misterios de la Tierra y del Espacio (1977)
Nuestros Amigos (1969)
Páginas de Ayer y de Hoy (1979)
Pasos Fáciles Hacia la Salud (1961)
Pinceladas para Niños (1990)
Por Esos Caminos (1963)
Por Tierras Vecinas (1973)
Pueblo y Campo (1962)
Ronda de Niños (1949)
Sorpresas y Maravillas (1963)

*Datos tomados del libro en preparación Diccionario Biográfico Puertorriqueño, por Cirilo Toro Vargas.

Biografías Vegabajeñas| Juan Tizol Martínez

Juan Tizol (Wikipedia)

Juan Tizol en 1943.

Juan Tizol Martínez (Vega Baja, Puerto Rico, 22 de enero de 1900-Inglewood de California, Estados Unidos, 23 de abril de 1984) fue un trombonista y compositor puertorriqueño de jazz.

Fue miembro de la orquesta de Duke Ellington durante unos 15 años, en tres períodos distintos. Entre otras composiciones, Tizol compuso los estándares del jazz «Caravan» y «Perdido», ambos estrechamente asociados a la música de Ellington.1​ Es considerado uno de los primeros jazzistas latinoamericanos que alcanzaron renombre y ejercieron influencia musical en los Estados Unidos, y es el primer exponente puertorriqueño en la historia del jazz.

Índice

Primeros años en Puerto Rico[editar]

Nacido en el seno de una familia donde abundaban los músicos, desde niño se vio envuelto en este arte. Aunque su primer instrumento fue el violín, pronto se decantó por el trombón de pistones, con el que realizaría toda su carrera. Recibió una gran influencia y formación musical de su tío Manuel Tizol Márquez (San Juan de Puerto Rico, 1876-1940), activo tanto en la música clásica como en la música popular. En su juventud, Tizol tocó en la banda de éste (para la que compuso y estrenó por lo menos una danza puertorriqueña) y fue ganando experiencia con la interpretación de óperas, ballets y música de baile en la capital del país.

Viaje a Estados Unidos y trabajo con Duke Ellington[editar]

Su vida dio un giro cuando, en 1920, se unió a una banda que viajó a Estados Unidos para trabajar en Washington y se estableció en el Howard Theater donde tocaron en los espectáculos y películas mudas que se programaban. Su quehacer en este teatro también incluía el tocar en pequeños grupos de jazz o música de baile. De esta manera, Tizol entró en contacto con músicos de jazz como el pianista, compositor y director de big band Duke Ellington, encuentro que resultaría fundamental en su carrera. En agosto de 1929, Tizol fue llamado para formar parte de la banda de Ellington. Allí tomó asiento junto a Joe “Tricky Sam” Nanton en la sección de trombones (de dos atriles), encomendándosele así la quinta voz de la sección de metales en la orquesta de Ellington. El sonido amplio y cálido aprendido por Juan Tizol en Puerto Rico permitió a Duke nuevas posibilidades de escritura con una sección de trombones independiente de las trompetas y que podía llevar la voz principal. Si bien no era un gran improvisador en la orquesta, Tizol interpretaba a menudo solos escritos que aprovechaban su gusto, técnica y agilidad magistrales. Además de su sonido distintivo, tocaba con gran exactitud y estaba considerado un sólido baluarte como músico de sección, sobresaliendo en la orquesta por su capacidad de lectura a primera vista.

A lo largo de las décadas de 1930 y 1940, Tizol participó en los espectáculos, grabaciones discográficas y giras (incluyendo Europa) de la orquesta de Ellington y contribuyó activamente en otros aspectos a su desarrollo. Como copista, invirtió muchas horas en extraer las partes de las partituras que Duke iba escribiendo para los espectáculos sucesivos. Pero además, Juan Tizol fue también compositor de éxito. Obras suyas para la orquesta de Ellington como «Caravan» (1936) (en ocasiones, erróneamente atribuida a Ellington) y «Perdido» (1941) han sido versionadas en infinidad de ocasiones y son aún piezas imprescindibles para los músicos de jazz de hoy día. Mercer Ellington relata que Tizol inventó la melodía de «Caravan» recordando sus años juveniles en Puerto Rico. La pieza tiene un primer tema con una exótica inspiración en la música árabe y una estática armonía que aportó un precedente para lo que más tarde se conocería como jazz modal. Tizol también fue el responsable de introducir en esta orquesta (y, por ende, en Estados Unidos) sonoridades que entonces también se podían considerar exóticas provenientes de aires centroamericanos a través de composiciones como «Moonlight Fiesta», «Jubilesta», «Conga Brava», «Carnaval» (1942), «Chulita» (1942), «Plazita» (1942), «Bagdad» (1943), «Cuidado» (1951), «Fiesta», «Sirena» y otras. Estos temas pueden ser considerados precursores de lo que posteriormente se denominaría jazz latino.

Últimos años en California[editar]

Principalmente por poder estar con su mujer, Tizol dejó la orquesta de Ellington en 1944 y pasó a formar parte de la de Harry James en Los Ángeles, estableciendo básicamente en la costa oeste el resto de su carrera. Tocó esporádicamente con las orquestas de Louie Bellson y Nelson Riddle2​ (con el que colaboró con Frank Sinatra) y en el espectáculo televisivo de Nat “King” Cole. Tizol regresaría un par de veces a la orquesta de Ellington para volver a retirarse después en California, la primera entre 1951 y 1953. Un incidente algo violento sobre el escenario con el peculiar y extraordinario músico Charles Mingus, que a principios de 1953 llevaba pocos días en la banda ellingtoniana, se haría célebre.3​ Ambos ofrecieron posteriormente versiones contradictorias aunque el altercado costaría el puesto a Mingus a pesar de que Duke era conocido por la permanencia de sus músicos. Juan Tizol Martínez murió en 1984 en California, dos años después del fallecimiento de su mujer, la estadounidense afroamericana Rosebud Brown.

Referencias[editar]

  1. (en inglés) Ficha biográfica All Music. Consultado el 2 de octubre de 2012.
  2. (en inglés) Basilio Serrano «Juan Tizol: His talents, his collaborators, his legacy» (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión). Centro Journal 18(2): 83-99 (2006). Consultado el 2 de octubre de 2012.
  3. Charles Mingus: Menos que un perro. Editorial Mondadori, Barcelona, 2000. ISBN 84-397-0313-9

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]

Biografías Vegabajeñas| Roberto Sierra Enríquez

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es roberto_sierra_foto_dewey_neild_hs-173x200.jpg

Pianista, Compositor, Arreglista y Director

Lugar de Nacimiento:
Vega Baja, Puerto Rico

El pianista, compositor, arreglista y director Roberto Sierra heredó su afición musical de su abuela. Desde niño demostró su amor por la música cuando se apropió del piano de su hermana y aprendió por sí mismo las bases del piano y solfeo con la enciclopedia “Lo sé todo”. Poco después comenzó sus estudios formalmente en el Conservatorio de Música, bajo la tutela de los profesores Cecilia Talavera, Luis Antonio Ramírez y Alfredo Romero, y después en la Universidad de Puerto Rico. Luego de graduarse, este talentoso músico nacido en Vega Baja se trasladó a Europa a expandir sus conocimientos en el arte.

Estudió en el Royal College of Music, en la Universidad de Londres y posteriormente en el Instituto de Sonología de Utrecht. Entre 1979 y 1982 hizo trabajos avanzados en composición en el Hochschule für Musik en Hamburgo bajo la tutela del renombrado compositor Gyorgy Ligeti. En 1982 Sierra regresó a Puerto Rico para ocupar cargos administrativos en artes y educación superior; primero como director del Departamento de Actividades Culturales de la Universidad de Puerto Rico y luego como Canciller del Conservatorio de Música Puertorriqueño. En este periodo de tiempo, se desempeñó vigorosamente como compositor en la escena artística internacional.

Su “Salsa para los vientos” fue un trabajo premiado en el Budapest Spring Festival en 1983 y su “Suite” ganó el primer lugar en el Alienor Harsichord Competition. En 1987, el Almeida Festival en Londres dedicó todo un concierto a sus trabajos de música de cámara. El evento fue grabado en vivo y difundido por la cadena televisiva BBC. Precisamente ese mismo año, Sierra aumentó su notoridad cuando su primera composición orquestral, “Júbilo”, fue interpretada en el Carnegie Hall por la Orquesta Sinfónica de Milwaukee .

En 1989, el músico puertorriqueño se convirtió en compositor en residencia de la Orquesta Sinfónica de Milwaukee. Igualmente, Roberto Sierra ha contribuído al ámbito musical de la ciudad con un sinnúmero de trabajos, incluyendo piezas para distintas orquestas y coros y para músicos independientes. El sello Koss Classics produjo un disco de su música orquestral, interpretada por la Orquesta Sinfónica de esta ciudad estadounidense.

Los trabajos de Sierra han sido interpretados por las orquestas más importantes de Filadelfia, Pittsburg, Atlanta, Houston, Dallas, Detroit, San Antonio y Phoenix, así como por el American Composers Orchestra, el New York Philharmonic, el National Symphony Orchestra, el Cuarteto Kronos, Continuum, la Orquesta BBC de Inglaterra, el Santa Fe Chamber Music Festival, el Festival Casals, el Festival de Lille Francés y el Germany Nueu Musik Bonn, entre otros. Del mismo modo, su música puede escucharse en discos compactos producidos por sellos como New World Records, Newport Classic, New Albion, ADDA, VRAS Productions and Musical Heritage Society and Koss Classics, CRI, BMG y Dorian Records.

Las aportaciones al pentagrama popular incluyen trabajos recientes como “Concierto evocativo” para la Orquesta de trompa francesa y cuerdas y el músico Soren Hermansson, “SASIMMA”, compuesto para el 50 aniversario de la Sinfónica de San Antonio; “Idilio” y “Tropicalia”, para la Orquesta Sinfónica de Milwaukee; “Bayoán”, para el Hostos Community College de Nueva York; “Concierto Caribe” para Carol Wincenc; “Imágenes”, de violín y guitarra, para Frank Peter Zimmerman y Manuel Barrueco; “Evocaciones”, de violín y orquesta, para el Pittsburg Symphony; “Cuentos” para Camerata de las Américas; “El jardín de las delicias” para el Phoenix Symphony; “Con madera, metal y cuero” para Evelyn Glennie y el Los Angeles Phylharmonic, el Royal Scottish National Orchestra y el Festival Casals, trabajo que será incluído en la producción de la BBC “20th Century Retrospective, Sounding the Century”; y un nuevo trabajo para la Orquesta Sinfónica de Filadelfia en honor a la celebración de su primer centenario, que se estrenará en la temporada del 2000 a 2001.

Roberto Sierra es actualmente maestro de composición en la Universidad de Cornell y está felizmente casado con Virginia Ramírez de Arellano.

En 1999 se convirtió en el primer puertorriqueño nominado a un premio Grammy en una categoría clásica. Dicho honor fue por la grabación de “Trío Tropical”, una obra para piano, violín y violonchelo.

Autor:
Fundación Nacional para la Cultura Popular

La vida y obra de Bartolomé Pabón

 

bartolome pabon y esposa zoraida

Bartolomé Pabón será sepultado hoy domingo a las 11 de la mañana, en el Cementerio Viejo de Vega Baja.

Un 25 de agosto de 1937, llegó a este mundo fruto del amor de sus padres, Ramón Pabón Meléndez y Eulalia Lozano Sepúveda quien en vida fue el Reverendo Bartolomé Pabón Lozano. 

El 11 de enero de 1964 contrajo matrimonio con su amada esposa Zoraida Rosado Ramos con la cual procrearon nueve hijos frutos de su gran amor: Ada, Elías, Angel, Sara, Pedro, Samuel, Rubén, Rebeca y Noemí, abuelo de 21 nietos y 17 bisnietos. 

Hizo sus estudios en Psicología y teología en la ciudad de Chicago. En el 1969 conoció a Jesucristo como su salvador y  junto a su amada esposa construyeron un nido de amor, familiar y espiritual.

Movidos por el Espíritu Santo y teniendo la convicción de la voz de Dios, en el año 1977 decide salir de la ciudad de Chicago para comenzar una obra de evangelización en el Barrio Quebrada Arenas en la ciudad de Vega Baja, Puerto Rico. Como resultado a esto, hoy día este barrio tiene un lugar de adoración.

Excelente esposo, padre, comerciante, ministro, misionero y músico; un varón lleno de muchos talentos, que fueron de gran bendición para la obra de Dios, el y su amada familia. En el 1980, por la gracia de Dios, nuestro hermano Pabón fue ungido como ministro, ordenado por el Concilio de Iglesia Pentecostal de Jesucristo, Inc; del cual fue un fiel ministro. Para ese mismo año el reverendo Bartolomé Pabón junto a su amada esposa comenzaron a viajar a la República Dominicana a ejercer la labor misionera. Juntos construyeron vidas, templos y bendijeron a una nación. Ellos siempre consideraron a Barahona, República Dominicana como su casa. En adición el Reverendo Bartolomé Pabón perteneció al ejecutivo conciliar. 

En en año 2002 se muda al estado dela Florida y en el año 2018 comenzaron en su hogar una obra la cual hoy está floreciente y estable, donde fue su última Casa de Oración. Hoy el hermano Pabón tiene muchos hijos espirituales en elMinisterio y siempre será recordado como un ganador de almas; al cual le gustaba darles estudios bíblicos en los hogares y fue un fiel amante de lalectura y el estudio y lalectura de Dios hasta su último día. 

Eclesiatés 3: 11, 14

“Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra  que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin. He entendido que todo lo que Dios hace será perpetuo; sobre aquello no se añadirá, ni de ellos se disminuirá; y lo hace Dios, para que delante de él teman los hombres.”

Los Vegabajeños| Fallece Nicolás (“Tilín”) Pérez Urbistondo

sfdvb-2016-rudy-tilin2

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Fuera de Puerto Rico, falleció hoy la leyenda vegabajeña Nicolás (Tilín) Pérez Urbistondo. En el momento no tenemos muchos detalles de su transición ni de planes ulteriores para su destino final. No obstante, es momento de recordar a una persona muy querida en nuestra ciudad desde su juventud.

Nuestra ciudad ha reconocido su labor deportiva y recreacional. Pero debemos sumar también su interés por la historia vegabajeña en muchos de sus aspectos. De hecho, legó a la Escuela de la Historia Vegabajeña muchos documentos, revistas y fotografías importantes. Mucho de ese material lo hemos reseñado en nuestras páginas. Con él celebramos varias sesiones de preguntas y respuestas y le dedicamos una noche para contar sus historias en el Museo Casa Alonso.

Tilín vivió una vida larga e intensa. No procreó descendencia aunque tuvo una familia de hermanos, unos sobrinos amorosos, hijos afectivos y María Bermúdez, su esposa dedicada y amorosa. En los próximos días vamos a reseñar aspectos de su vida y de los distintos lugares y momentos en que fue reconocido.