Categoría: Thomas Jimmy Rosario Martínez

Abogado retirado, Director de Publicaciones Educativas Vegabajeñas, Inc., Pasado Presidente de Escuela de la Historia Vegabajeña, Diario Vegabajeño de Puerto Rico, Pasado Presidente del Salón de la Fama del Deporte Vega Baja Melao Melao, Director Fototeca Jimmy Rosario

Domingo 24 de junio se celebran los 60 años del Centro Cultural y los 75 de Jimmy Rosario

 

Lino Padrón Rivera 0082 Miembro Fundador Centro Cultural de VB

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Hace algún tiempo Dominga Estrella Flores, Presidenta del Centro Cultural de Vega Baja,  me comunicó que el sexagésimo aniversario de su institución le sería dedicada a mi padre, Thomas (Jimmy) Rosario Flores. Otros miembros como Malia, Iraida y Billo luego se acercaron y han estado preparando el evento, con mucha discreción, para guardar el elemento sorpresa. Lo que he podido saber es que mañana domingo mi padre ha sido convocado para recibir un regalo de esos representantes del mundo cultural vegabajeño, insertando su nombre, una vez mas, como sujeto de la historia vegabajeña.

Anteriormente, instituciones, escritores, poetas, artistas, estudiantes y sobre todo, amigos que ha cultivado con el tiempo han sido los pregoneros del valor social que mi anciano padre ha tenido en su fructífera y polifacética vida. Una vida que sigue pensando en Vega Baja, su pueblo adoptivo y las distintas maneras de preservar su pasado como una fuente de orgullo comunitario y de un extremo sentido de pertenencia. Un ser que estudia constantemente, que tiene su mente dispuesta al aprendizaje y el conocimiento, que practica una vida privada sana, de grandes y pequeñas ideas y que disfruta los recursos modernos como un niño lleno de virginal curiosidad. Su instrumento, la cámara fotográfica,  ha evolucionado con el, pero la pasión es la misma que cuando se inició profesionalmente en 1943, retratando a sus compañeros de la Escuela Padilla con una cámara Kodak Brownie.

Inauguran Centro Cultural 1953 Fotografía Casino
En el Casino de Vega Baja en 1958, el día en que se celebró la primer actividad del Centro Cultural de Vega Baja. En primera fila mis dos hermanas, Flor Rubí Rosario y Josefina Rosario. En segunda fila los fallecidos Dr. Edwin Torres, Minerva Chaar María Chaar, Ana Pérez Melón y mi madre Carmen (Yuya) Martínez. Fototeca jimmy Rosario

Ni mi padre ni ninguno de sus familiares ha procurado ese homenaje. Ha sido una iniciativa privada de los actuales directivos de esa misma institución que él ayudó a crear y a la que sirvió de distintas maneras y la que a través de su lente, también ha historiado.

En la Fototeca Jimmy Rosario, que es el archivo de imágenes que estamos conservando y clasificando hace ocho años, hay mucha de la historia del Centro Cutural, sus protagonistas y sus actividades. Estamos pensando que durante este importante año de jubileo, podremos terminar de digitalizar los negativos del tema y producir retratos para una exposición o divulgación. Entre la entusiasta Dominga, mi padre y yo de seguro vamos a contemplar y trabajar esa oportunidad.

Yo estaba presente en la primera fila del Casino, junto a mis hermanas y mi madre, el día de la inauguración del Centro Cultural, en 1958. Como su rabo permanente en la jornada de toda su vida, agarrado de su gabán como usualmente hacía, no aparezco en las fotos, pero recuerdo el evento. El tampoco aparece pues estaba detrás de la cámara, evidenciando para la historia algunas de las maravillosas imágenes que han prevalecido hasta hoy y que perpetúan el génesis de la entidad.

Aprovecho hoy, con la energía que da la ansiedad de querer que llegue el momento en que mi padre va a recibir tan generoso ofrecimiento porque no sé si habrá oportunidad mañana de expresarlo públicamente. De parte de mi madre Carmen Obdulia (Yuya) Martínez, su esposa de 67 años, quien no podrá asistir por su condición de inmovilidad física y de sus tres hijos, nietos y bisnietos les aseguramos que ya nos produce una marca inolvidable que se ha grabado en nuestro corazón.

Sé que no puede haber sido fijado en un tiempo y espacio inmejorable. Jimmy tiene una buena salud relativa bajo el cuido que le prodigamos y su disciplina personal, pero no ha dejado de ser inquieto. Aunque no tiene el centenario que se le atribuye a manera de leyenda, ya son 89 años donde ha sobrevivido al cáncer y a una operación de coágulos en el cerebro que a cualquiera pudiera haber minado. Su optimismo permanente y su visión de vida son los factores catalíticos de su estado mental y físico. Es pues, un momento oportuno.

El lugar donde se va a celebrar la actividad, coincidentamente, produce nostalgia para él y para nosotros. La Plaza José Francisco Náter ha significado mucho en la ejecución de su profesión, frente a donde estuvo el local de Fotografía Rosario, su taller y punto de partida y llegada de sus ejecutorias y el Teatro América donde celebró algunas actividades de su iniciativa y como director de algunas instituciones a las que perteneció. En algún momento de la tarde pasaremos a Libros Libres, al lado de donde el comenzó a forjar su familia, donde mi hermana y yo nacimos y donde recibí mis primeras lecciones de vegabajeñismo.

Como dicen por ahí, el universo ha conspirado. Pero nada ocurre sin causalidad y esta la inspira el trabajo de unos buenos vegabajeños que como él, así demuestran su amor por este pueblo. Gracias de nuevo a todos.

image

75 años de fotógrafo| Tiempos de la “Guerra Fría”

TANQUE DE GUERRA EN EL PUEBLO DE VEGA BAJA
Fototeca Jimmy Rosario

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Cuando el casco de Vega Baja estaba poblado, ante cualquier convocatoria había la presencia de vegabajeños. Para entonces se celebraban las festividades del Día de la Independencia de Estados Unidos en 4 de julio  y el Día del Estado Libre Asociado el siguiente 25 del mismo mes y siempre había alguna manera de presencia militar, lo que ya no se acostumbra.

Como consecuencia de la terminación de la Segunda Guerra Mundial, hubo tensiones entre las naciones triunfantes de Estados Unidos y la Unión Soviética y aunque no hubo enfrentamientos bélicos entre ellos, mantuvieron al mundo temeroso de que regresara la guerra y se atacaran con bombas atómicas.

Cada nación hacía demostraciones de fuerza y poder demostrando su maquinaria de guerra para dar el sentido de seguridad a los ciudadanos, principalmente en las ciudades grandes. En Vega Baja veíamos pasar a toda velocidad, con las luces encendidas y tocando bocina y sirenas, los camiones de convoys que pasaban en y hacia el Campamento Tortuguero.

En el pueblo, en conmemoraciones especiales, hacían demostración del armamento militar y paseaban por el casco militares con equipos como este tanque de guerra en la Calle Betances. Mi padre Thomas Jimmy Rosario Flores retrataba todo, aunque no significara ganancia económica para su negocio de fotografía y por eso, muchas imágenes como esta, existen.

Buenos aires para la investigación histórica vegabajeña

Thomas Jimmy Rosario Martinez por Rudy Rivera

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

logo escuela de la historia vegabajena

Se ha confirmado la disponibilidad del Teatro América para que la Escuela de la Historia Vegabajeña celebre el Primer Simposio de la Historia Vegabajeña el sábado 17 de noviembre. Coincide con la fecha tradicional de la Semana de la Puertorriqueñidad, cuando estaremos desde las nueve de la mañana, con un receso a mediodía para alimentos y luego reanudar desde la una hasta las cuatro de la tarde . Se presentarán los trabajos que los investigadores habrán realizado sobre distintos temas de nuestra historia con las técnicas y recursos que hemos compartido desde 2014.

 

El compañero Edgar Carrero se propone estudiar la vida de Alfonso Font de Lajara, un vegabajeño poco conocido, pero importante para todo el mundo místico sobre la Tierra, habiendo escalado una posición privilegiada dentro de la historia de la Orden Rosacruz AMORC.  La esposa de Edgar, Carmen Caraballo, revisitará el mundillo, ese arte que le ha llevado a ser una de las personas reconocidas por su conocimiento y destrezas en la exhibición de historia vegabajeña en el Museo Casa Portela. Gastón Berthinet Jiménez trabaja en una investigación relacionada con tenencia de tierras y aguas con énfasis en su familia materna.

Rolando Rivera Garratón, retirado de la Autoridad de Energía Eléctrica investiga los principios del establecimiento de la energía eléctrica en Vega Baja y en Puerto Rico. Tony Muñíz y Otilio Natal escogieron un tema de la policía.

Bethzaida García investigará los petroglifos con representación de peces de los taínos. Edgar Freytes tomará el tema de los personajes pintorescos de Vega Baja. José Luis Maldonado Quirindongo (Luigi) identificará los fotógrafos en la historia vegabajeña.

Los esposos Portela trabajan en dos temas distintos, uno de deportes y otro de literatura. El Dr. José Manuel Portela Suárez investiga la historia del baloncesto en Vega Baja y Pilar Vales la obra de Julio Meléndez.  Diosdado Cano presentará un trabajo sobre el Vega Baja contemporáneo y Herminio Marrero, la música de los tríos de Vega Baja.

Los consejeros también tenemos nuestra tarea. Luis Mejías Astol investiga lo que ha llamado “las musas de Vega Baja”, el Presidente Carlos Ayes trabaja en la historia desde el primer médico titular hasta el primer Centro de Salud y el suscribiente tiene un tema familiar que es momentos importantes de la rama legislativa de Vega Baja.

 

75 años de fotógrafo| Las tarjetas de historia de Vega Baja

Tablero Adrían Santos Tirado

Por muchos años, mi padre Thomas (Jimmy) Rosario dedicaba tiempo a retratar y a hacer escritos para los estudiantes de Vega Baja. Los escritos los hacía en forma de tarjeta individual, de distintos tamaños para que se conocieran a los vegabajeños importantes, los lugares y los acontecimientos más notorios.

Momento de defender al prócer José Gualberto Padilla

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Se ha convocado a los medios de comunicación para presenciar las denuncias y declaraciones en torno al cambio de nombre de la escuela centenaria en Vega Baja, Dr. José Gualberto Padilla. Se espera que maestros, estudiantes y la Poeta Elsa Tió, familiar Dr. Jose Gualberto Padilla denunciarán, y presentarán evidencia del intento del Departamento de Educación de confundir el proceso. El alcalde Marcos Cruz Molina estará presente. Esto se iniciará a las once de la mañana del jueves, frente a la escuela en la Calle Betances (Carretera 155).
El Dr. José Gualberto Padilla no nació en Vega Baja, pero vino a nuestra ciudad como médico titular en 1858. Desde entonces y hasta su muerte, vivió en nuestro pueblo, tratando a los enfermos y sanando a este pueblo. Fue alcalde en dos ocasiones y en otras tantas trabajaba por los vegabajeños en distintos menesteres, no solo en la medicina sino también en la educación y la agricultura.
Padilla era una persona que hizo mucho por los vegabajeños, pero también por los puertorriqueños. En el área literaria sus poesías son siempre incluídas al principio de cada antología y en especial lo que produjo la defensa de la puertorriqueñidad frente al español Manuel de Palacios. Padilla no era cualquier médico ni cualquier poeta, el fue en ambos desempeños lo mejor de su tiempo. Si la palabra fuera suficiente, podemos asegurar que fue nuestro primer prócer vegabajeño y uno de los primeros de Puerto Rico.
Acostumbrado a terlo, a lo mejor la generación de los vegabajeños de la década de 1890 no se dió cuenta de su grandeza hasta que murió. Su funeral fue cubierto por la prensa del país y su vida comentada por los más importantes escritores escritores de la época. Se le trajo la bandera puertorriqueña, honor exclusivo propio de una persona demasiado amada y reconocida.
Los vegabajeños le reciprocaron poniéndole su nombre al primer edificio público de una escuela elemental en Vega Baja. La generación siguiente propuso hacerle un monumento, lo que nunca se cuajó. La presente generación, desconsiderada y malagradecida, lo ha tirado al olvido, en una forma inaceptable.
El vegabajeño profesor Rivera Resto hizo su tesis académica sobre la obra de Padilla.
Mi padre conoció y le hacía mandados en Arecibo a Trina Padilla de Sanz, “La hija del Caribe” en la década de 1930. Ya en Vega Baja, formó parte de un cuarteto de estudiantes compuesto también por Jesús Hernández Sánchez alrededor de 1943  para conseguir un retrato, lo que comisionó Doña Trina a un pintor de esa ciudad el cual luego fueron a buscar en otra fecha colocándose dentro de la Escuela.
Posteriormente vuelve mi padre a sacar del olvido a José Gualberto Padilla y le dedica uno de sus trabajos de investigación de “Historias de Vega Baja”. La poeta Elsa Tió, por su parte ha llevado al pedestal académico mayor al reeditar “Para un Palacio un Caribe”, con datos adicionales sobre su vida y obra. Tambien ha sido la voz de la familia cuando se han prestado objetos a Casa Alonso para exhibición.
Unas manos siniestras nos pusieron a pelear con los nombres de la excelentísima dama Brígida Alvarez Rodríguez y José Gualberto Padilla. A la escuela de tanta tradición, inaugurada en 1908 le taparon el nombre y le pusieron prominentemente el de ella. Esos sinverguenzas nos robaron la historia y utilizaron indebidamente otro ser adorado por los vegabajeños opacando indebidamente el del médico.
Esto, contrario a lo que se cree, no es un asunto político-partidista. Porque si vamos a culpar a alguien, tenemos que culparlos a todos. Unos por actuar y otros por su actitud pasiva de una controversia que parece nunca resolverse. No lo digo para neutralizar las pasiones de quienes quieran señalar, es que desde hace años esta protesta la hemos hecho pública y hemos ido a todos los foros y lo que hemos logrado es cada vez prolongar la burla y la injusticia a la tradición y la historia vegabajeña. Que no sea una oportunidad para que crean que es un pataleo más o una misión política-partidista.
Lo que necesitamos es acción. Que cada cosa se le de su justa importancia y valor. Ahora nos toca defender la parte de la historia que nos legó el prócer José Gualberto Padilla, dejando a Brígida Alvarez en su merecido pedestal pero devolviéndole al médico el pedazo de historia que le han robado.

El más joven investigador vegabajeño gana medalla de historia en su graduación

 

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Ningún investigador de la Escuela de la Historia Vegabajeña sabe del tren que pasaba por Vega Baja como Jan Colón Cantellops. Con una pasión por la historia del ferrocarril, ha hurgado en la historia documental y trabajo de campo buscando los detalles que conformaron la presencia desde su construcción a fines del Siglo XIX hasta que fue sacado de circulación en la década de 1950.

El fue la persona que descubrió que una de las máquinas que fue adquirida por la Central San Vicente está en exhibición en la la Casa Eurite en Moca. Recientemente nos mostró fotos de vías del tren que están bajo agua en el Barrio Cabo Caribe y que incluso en nuestro local del pueblo la verja divisoria está hecha con vías del tren. Anteriormente hemos escrito sobre Jan en varias ocasiones y el producto de sus investigaciones.

Felicitamos a Jan, a sus padres, abuelos y bisabuela que sabemos que se sienten muy orgullosos de este líder del escutismo local e investigador de la historia vegabajeña.

Riel de Tren

Máquina de San Vicente

Aclaran orígen de máquina de San Vicente

 

 

¿Está Vega Baja preparado para otro huracán? (2) | Vendrá el agua de todos lados

thomas-jimmy-rosario-hijo-version-corta

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Fotos por Robert Rivera

El agua está en todas partes. Ocupa una gran parte de nuestro cuerpo y del lugar en que vivimos. Es más, en la tierra es como la sangre las venas del ser humano, es el fluido que nos sostiene personalmente y que sin él no podemos vivir. Pero los excesos matan.

El agua tiene dos elementos sencillos que son el hidrógeno, que es el más liviano de la tabla periódica y el oxígeno. Simple ciencia. En nuestros sistemas -el humano y terrestre- se complica porque es como un imán que lo atrae casi todo. Como ejemplo pase un paño seco y luego otro mojado por una superficie sucia. Eso significa que el agua está viva, como toda materia, pues los átomos dan un constante viaje en su pequeño mundo.

Al atraer todo, el agua se convierte en otra cosa. A veces es agua con minerales que no es nociva, pero en otras es agua contaminada perjudicial a la salud. No te ahogas, pero la ingestión de bacterias trabajarán tu interior para podrirlo.

Si esa agua proviene de todos lugares, cuando la naturaleza se altera como consecuencia de una tormenta o un huracán, nos va a afectar de muchas maneras. Una sencilla superficie húmeda que provoque un resbalón, puede ocasionar un accidente. Que de hecho, no necesitamos el disturbio para darnos una matá’.

El agua es necesario para hidratarnos, así que la ingerimos. Pero mucha agua es peligrosa para la salud, aunque sea un compuesto inerte. Algunos médicos no les aconseja a los que tienen ciertos problemas de salud cardíaca que ingieran mucha agua.

¿De donde viene el agua peligrosa? En primer lugar, de nuestro mismo hogar. Si las tuberías, salidas, desagües, llaves y plumas no están funcionando bien, podemos tener una inundación indeseada en nuestro hogar en pleno huracán. En mi casa me pasó, pero con agua empozada del techo. Un tubo del cable del televisor cuya altura era más corta que los bordes del techo hizo que torrentes de agua bajaran. También nuestra casa se puede inundar con el agua que entra con la fuerza del viento a través de los bordes de las puertas y las ventanas, aun cuando no estén abiertas. Si en los alrededores hay agua discurriendo lentamente por los obstáculos naturales u objetos, también puede entrar.

El sistema de aguas usadas de pozos muro o alcantarillado, permite inundaciones. Los ríos, quebradas, manantiales, lagunas, lagos y todo cuerpo de agua, cuando se desbordan, son una amenaza a la salud y a la vida de los seres humanos. Los que residen cerca de la costa, especialmente en la salida del río o en lugares donde la marejada ciclónica pueda llegar o empujar otros cuerpos de agua son lugares sumamente peligrosos.

Esto no es teoría. Ya pasó en Sabana y en Los Naranjos, con resultados fatales. Y lo peor es que cuando se interrumpen los accesos por el agua, la ayuda no llegará de ninguna manera ni de ninguna parte. Todos estarán en la misma situación de salvar sus propias vidas, la de sus familiares y su entorno o escogiendo las prioridades para actuar responsablemente en la situación de emergencia.

Hay agua del cielo y de la tierra, de todos los puntos cardinales y en distintas intensidades. Como les dije, el agua es vital para la vida pero como todo, en exceso no hay seguridad de nada. Hay que abrir los ojos a la realidad, ver donde vamos a pasar la tormenta o el huracán y prepararnos adecuadamente para salvar nuestra vida y la de los seres queridos. No hay de otra.