¿De donde salió que Vega Baja tiene un balneario?

                                               Por Thomas Jimmy Rosario Martínez
En una ocasión, hablando con un alcalde, me dijo que estaba de acuerdo conmigo de que Vega Baja no era un balneario aunque se mercadeaba de esa manera. Por definición, no lo somos. La palabra suena como una categoría mayor o como decimos “cachendosa”, pero no parece correcto su uso.
Está escrita oficialmente en tablones oficiales, rotulación y hasta en documentos, pero el nombre no hace la cosa. Tampoco encuentro a la Playa de Puerto Nuevo entre los “balnearios” oficiales bajo la jurisdicción de Parques Nacionales de Puerto Rico, como el cercano de Cerro Gordo en Vega Alta, que está incluído.
Creo que es hora de fijar y aclarar la identidad de nuestra playa más famosa, porque también creo que hay otras playas en Vega Baja. No podemos seguir hablando a la vez de playa y balneario, de la Playa Puerto Nuevo, la “Playa de Vega Baja” o aun de “Marbella”, como algunos le llaman. No debe haber espacio para la confusión cuando la historia y el basamento legal es claro.
La Real Academia Española tiene las siguientes definiciones para ambas palabras:
playa Del lat. tardío plagia.

1. f. Ribera del mar o de un río grande, formada de arenales en superficie casi plana.

2. f. Porción de mar contigua a la playa.

3. f. Arg., Bol., Par., Perú y Ur. Espacio plano, ancho y despejado, destinado a usos determinados en los poblados y en las industrias demucha superficie. Playa de estacionamiento. Playa de maniobra

balneario, ria Del lat. balnearius.

1. adj. Perteneciente o relativo a los baños públicos, especialmente a los medicinales.

2. m. Edificio con baños medicinales y en el cual suele darse hospedaje.

La Ley de la Compañía de Parques Nacionales de Puerto Rico”, Ley Núm. 114 de 23 de Junio de 1961, según enmendada, crea una corporación gubernamental como instrumentalidad pública del Estado Libre Asociado de Puerto Rico bajo el nombre de Compañía de Parques Nacionales de Puerto Rico; estableciendo sus poderes, deberes, derechos, obligaciones, inmunidades, privilegios y propósitos, y para otros fines.

Su artículo 2 define parque como todo espacio, instalación, edificación, playa, balneario, reserva marina, bosque y recurso histórico o natural que se pueda utilizar para llevar a cabo actividades recreativas o de deporte al aire libre y como parque nacional todo espacio, instalación, edificación, playa, balneario, bosque y monumento histórico o natural que por su importancia para todos los puertorriqueños sea declarado como tal por orden ejecutiva o bajo las leyes del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

Como puede leerse, hay una distinción legal entre playa y balneario que no es definida en esta ley.

En el rótulo oficial municipal lee Balneario Playa Puerto Nuevo. En nuestro pueblo estamos acostumbrados a los nombres compuestos redundantes como Vega Baja. Si es vega es baja. Pero no es usual ostentar nombres contradictorios. Si se ofrecieran los servicios de un balneario, nuestra naturaleza costera fuera medicinal, estaríamos hablando de la conjunción de lo que define una playa con un balneario o si el Departamento de Recreación y Deportes nos acogiera como balneario, el lenguaje sería permitido. Pero hasta donde sé, no son sinónimos. Por lo tanto, creo que el uso correcto es Playa Puerto Nuevo, que es el nombre oficial desde hace cerca de un siglo.

ANUNCIO BALNEARIO Y PLAYA

 

Llegamos al lugar de nuestro sueño

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Fotos por Herminio Marrero

Un grupo de trabajo de la Escuela de la Historia Vegabajeña comparecimos el pasado domingo en la tarde para hacer nuestra primera excursión de reconocimiento al edificio Tienda El Sol y antigua residencia el alcalde Angel Sandín Martínez. El Alcalde y la Legislatura Municipal de Vega Baja nos lo cedieron en arrendamiento para constituir nuestra sede y posteriormente el Museo de Antropología Vegabajeño.

La primer gestión fue verificar el estado de la estructura, las facilidades de los servicios esenciales y el espacio disponible. Nos acompañó el compañero Angel Sierra, plomero de profesión retirado, quien nos hizo varias recomendaciones sobre la materia. Posteriormente habremos de hacer una limpieza total, trabajar la seguridad externa y externa. Consultaremos a un ingeniero estructural y a un delineante quien hará un croquis o plano para determinar las divisiones internas y gestionar los permisos que sean necesarios para celebrar nuestras actividades de investigación y educación.

Estuvieron presentes Carlos M. Ayes Suárez, Presidente; Gastón Berthinet, Vice Presidente; Otilio Natal, Tesorero; Diosdado Cano, Herminio Marrero, Angel Sierra, el fotógrafo José Luis Maldonado Quirindongo (Luigi), Myrna Alvarado y Thomas Jimmy Rosario Martínez.

El inmenso edificio que estaba condenado al olvido está vacío, pero pronto lo llenaremos y transformaremos. Y ojalá que un día en el futuro sea insuficiente para albergar nuestras actividades, porque habremos triunfado.

Hemos llegado al lugar de nuestro sueño común para convertir la historia de Vega Baja en una realidad de investigación y educación para nuestro pueblo. Nuestras alas se moverán con la participación de todos.

A cualquier edad se puede comenzar deportes y ser triunfador