Jesús Hernández Sánchez, Un buen abogado, colegiado y vegabajeño por Lcdo. Alejandro Torres Rivera

Intervención del Lcdo. Alejandro Torres Rivera en las honras fúnebres de recordación del Lcdo. Jesús Manuel Hernández Sánchez, efectuadas en el Ilustre Colegio de Abogados y Abogados de Puerto Rico, el 11 de agosto de 2020

La política como la luz, es límpida. Una luz puede aparecer turbia cuando atraviesa partículas de polvo. Sin embargo, la luz sigue siendo límpida. Así pasa con la política, son algunos hombres los que la enturbian.” 1

Jesús Manuel (Chú) Hernández Sánchez

Buenas noches:

Me corresponde en esta tarde referirme brevemente a mi compueblano y pariente, Jesús Manuel (Chú) Hernández Sánchez. Hace poco más de tres años, mientras me desempeñaba en la presidencia de este Ilustre Colegio de Abogados y Abogadas, conversando con Chú, trazábamos las líneas familiares que nos unían. Una de las personas importantes en su vida y crianza en nuestro pueblo de Vega Baja a las cuales él se refería como Tía Felita, era precisamente quienes nosotros, en casa, llamábamos Tití Felita. Ella estaba casada con mi tío Sayo, quienes vivían en el Ensanche Silva. Más que tíos, eran primos segundos de mi padre. Por eso le decía que deberíamos ser algo así como primos cuartos en una línea de parentesco.

Jesús Hernández Sánchez con Luis A. Ferré

Puedo decir de Chú que era una personas perspicaz, sencilla y con excelente memoria; no era dado a interrumpir la conversación sino por el contrario, permitía que la misma discurriera de manera ligera y suave; era de apariencia amable, sonrisa amplia, aunque en momentos descubría una mirada aguda pero no retadora; era orgulloso de sus ejecutorias y logros en el plano profesional y político; como también, un ameno contertulio. Vivía el orgullo de ser vegabajeño y eso lo afirmaba a toda prueba cuando le indicaba que ese era un sentimiento compartido. Sentía un alto respeto y una mayor satisfacción por los logros alcanzados por sus hijos, por lo que siendo Ariel mi amigo personal, no vacilaba en hablarme de sus cualidades como hijo, como profesional y como ser humano. Tenía en su mochila de recuerdos múltiples anécdotas y experiencias de vida, las cuales valdría la pena convertirlas en una memoria escrita, memorias que comienzan con sus primeros pasos en la vida en su Vega Baja natal, aquellas que le acompañaron hasta su último aliento de vida.

Supe por primera vez de Chú, como papi le llamó siempre, posiblemente en el marco de aquel proceso plebiscitario llevado a cabo en 1967, teniendo yo algunos 14 años. Es posible que la ocasión fuera en una visita suya a la tienda de mi padre, la Casa Torres, localizada en la Calle Betances en Vega Baja. Siendo él senador por el Partido Popular Democrático, organizó y llevó a cabo una amplia cruzada por todos los pueblos en Puerto Rico bajo el lema “Populares con la palma”. Significaba así su respaldo en la consulta a efectuarse ese año, al grupo encabezado por Don Luis Ferré dentro del Partido Estadista Republicano, que bajo la insignia de una palma real, dirigió la campaña de la preferencia estadista en dicha consulta. Ya durante su estadía en el PPD, habiendo sido dirigente de la Juventud Popular Universitaria y luego de la Juventud Popular del Distrito de San Juan, llegando eventualmente a ocupar un escaño en el Consejo Central del Partido Popular, Chú había defendido que la opción de la estadidad debería formar parte, como opción final de estatus, del programa del PPD. Por esta razón organizó en 1965 dentro de este partido el movimiento Popular-Estadista.

Culminado el proceso plebiscitario de 1967, de sus entrañas nacería el Partido Nuevo Progresista, su afiliación a dicha organización y su candidatura y elección como senador por acumulación en las elecciones de noviembre de 1968. En el cuatrienio que comienza a partir de 1969, ya electo Chú a su escaño senatorial por el PNP, se destacó como Portavoz Alterno de la Minoría y como presidente de la Comisión del Trabajo y Fomento Cooperativo del Senado de Puerto Rico.

Estudió su bachillerato en Ciencias Políticas y Ciencias Militares en la Universidad de Puerto Rico ingresando al Ejército de Estados Unidos como segundo teniente. Participó como militar activo durante los años 1953-54 en la Guerra de Corea, siendo destacado como oficial de inteligencia en el Tercer Batallón de la División 24 de Infantería. A su regreso del conflicto bélico, ingresó en 1955 en la Escuela de Derecho de la UPR donde se graduó en 1958. Su primer contacto con la defensa legal de los trabajadores la obtuvo como abogado en el Departamento del Trabajo.

Además de abogado destacado, Chú incursionó en las letras como escritor y poeta. Se distingue su obra literaria con los textos poéticos Campus, publicado en 1958; con el estudio biográfico Félix Franco Oppenheimer, poeta del dolor, publicado en 1964; el poemario titulado La Magia del Caribe, traducido al inglés bajo el título The Gorgeus Caribbean, en 1992; La Chilla del Tío Sam, libro de ensayos donde describe el estado de subordinación política de Puerto Rico a los Estados Unidos, en 1999; y su último libro, publicado en inglés en 2001, dedicado a nuestra Isla Nena, titulado Vieques: Land of Tears. Fue también columnista frecuente en la prensa de Puerto Rico, particularmente en El Nuevo Día, sobre temas políticos de importancia para el país.

Chú fue una persona que nunca dejó de afirmar su identidad vegabajeña, algo natural para quienes hemos nacido en dicho lugar. Los vegabajeños tenemos un sentimiento de patria chica y una devoción especial hacia el pueblo que nos vio nacer, que no olvidamos. Es, por decirlo de alguna manera, algo especial.

Posiblemente, nuestro querido amigo y compañero mutuo Thomas Jimmy Rosario Martínez, en varios escritos publicados en el Diario Vegabajeño, ha indicado sobre el particular lo siguiente:

“El tema del alma de los vegabajeños es uno recurrente a lo largo de todo lo que he estudiado y escrito en mi vida. No es una tesis que es consecuencia de unos estudios, sino que es algo que conocí temprano y de lo que he reunido evidencia por cerca de cinco décadas. No soy su creador, ha sido detectada anteriormente, pero no ha sido explicada.

El alma es intangible. No se ve. No tiene tiempo ni espacio, excepto en la mente, es un concepto espiritual ó un reconocimiento de valores individuales o colectivos de la sociedad. Describirla puede hacerse en forma relativa, pues al igual que en el aspecto humano, el alma de los pueblos no es acción verbal, sino producto de la contemplación.

Ser vegabajeño es un sentimiento. No se otorga, sólo se adopta, hereda o se crea por la conciencia. Cada uno tiene un alma por su humanidad y espiritualidad, pero el conjunto de almas produce un alma más fuerte, que es el alma de los vegabajeños.”

Para nuestro amigo común Jimmy Rosario Martínez, “[N]o haber nacido en Vega Baja o haber nacido aquí no define a un vegabajeño…Si buscamos definir lo que hace a un vegabajeño, lo mejor es buscarle el corazón. Ahí es donde lo encontramos, porque ser vegabajeño es un sentimiento.”

Y es precisamente en ese sentimiento y en ese corazón, donde en Chú identificamos el profundo amor que siempre expresó por su pueblo y sus conciudadanos vegabajeños.

Como abogado, Chú se distinguió no solo por la calidad de su desempeño como profesional del derecho, sino también por las causas, que en el ejercicio de su profesión, abrazó con pasión extrema. Entre ellas destacan pleitos de consumidores; pleitos por violaciones de derechos civiles; acciones contra patronos por violación de derechos laborales de sus empleados, incluyendo la Marina de Guerra de Estados Unidos; y acciones en daños y perjuicios de ciudadanos, entre otros.

Merece especial mención la acción legal presentada en representación de una de las familias residentes de la ex comunidad San Mateo de Santurce, afectada por el proceso de expropiación para el desarrollo de nuevos complejos residenciales urbanos, donde residía la Sra. Laura Enid Lasanta junto a dos hermanas cuadripléjicas y contra las cuales se había emitido una Orden de Lanzamiento. En el proceso, levantando argumentos legales y constitucionales, Chú logró detener el lanzamiento, siendo esta residencia la única que ha permanecido ante el avance desarrollista en el área.

Como a todo ser humano, al valorar su paso por la vida, destacamos más los aspectos positivos, dejando el algún lugar distante, aquellas experiencias sobre las cuales puedan surgir discrepancias de interpretación o reconocimiento entre quienes le hemos sobrevivido. La imperfección no es una condición con la cual venimos al mundo; es en el proceso mismo de vivir y convivir con nuestros semejantes, donde nacen y se superan las imperfecciones, permitiendo así imprimirle una huella histórica al recuerdo de nuestras vidas. Por eso, quienes tuvimos el beneficio de compartir con Chú algún momento de su vida, podemos afirmar, en el balance de ese recuerdo, en la identificación de su particular huella, que cumplió con lo que entendió era lo mejor para su familia, para su pueblo y para su patria. Este es su mayor legado.

No quiero dejar pasar la oportunidad que me brinda esta actividad para agradecerle al compañero Jesús Manuel Hernández Sánchez, colegiado 1813, el compromiso prodigado hacia nuestra institución, su lealtad a los postulados del Colegio y su constante dedicación, desde múltiples instancias, al fortalecimiento y desarrollo de nuestro Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico.

Muchas gracias.

1 Tomado del escrito publicado bajo el título de Sócrates y los políticos(Busquemos juntos el bien para Puerto Rico), incluido en su libro La Chilla del Tío Sam (1999).

Parámetros del vegabajeñismo en arte, música y poesía

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Como un pueblo formado de distintas culturas, es natural que parte de nuestra muestra de arte, música y poesía sea hecha por personas que no nacieron aquí o que nunca vivieron aquí. ¿Es eso vegabajeño?

Tomemos por ejemplo el mural que está localizado en la Plaza de Recreo de Vega Baja. El mismo fue realizado por el famoso escultor nacido en San Juan, José Buscaglia Guillermety. Hasta donde sé, no tiene relación familiar ni de ninguna otra clase con vegabajeños. El tema del trío Vegabajeño, no fue escrito por un vegabajeño, sino por el quebradillano Guillermo Venegas Lloveras. La más grande y famosa obra poética del Siglo XIX en defensa de la puertorriqueñidad fue escrita por nuestro José Gualberto Padilla, que no nació en Vega Baja.

El vegabajeñismo no se define solamente por personas ni por la gestión cultural que se hace. Es una mezcla de muchas cosas, pero principalmente por el interés sentimental que se le da. Buscaglia hizo un grandioso mural basado en nuestra historia local que no cabe en ningún otro municipio del mundo, porque representa periodos de nuestra historia local y no la de ningún otro lugar en La Tierra. Venegas Lloveras no escribió el Tema para cualquier trío, sino para el Trío Vegabajeño, que ostentaba un gentilicio único en el mundo. Padilla decidió que su lugar de residencia y de muerte sería Vega Baja, fue su alcalde dos veces y su médico titular.

Ser vegabajeño es un sentimiento. Los que sienten son personas y pueden o no ser los creadores, pero se siente igual por la obra, porque esta da el sentido de pertenencia que tanto nos define.

Jose Buscaglia Guillermety
Guillermo Venegas Lloveras
José Gualberto Padilla

Recordando a Vegabajeños | Amalia Carrillo

Amalia Carrillo Fototeca Jimmy Rosario 1056 (1967)

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

En nuestra interminable investigación del archivo de la Fototeca Jimmy Rosario estamos constantemente encontrando foto interesantes de personajes de nuestra historia vegabajeña. Aunque anteriormente hemos escrito sobre Amalia Carrillo, por los comentarios de Facebook podemos entender que aun goza del buen recuerdo de muchos vegabajeños.

«Mrs. Carrillo», como le llamábamos era una persona amable, de gran paciencia, que brindó los primeros pasos en la música a muchos de los nuestros, pero también participó de actividades públicas como graduaciones, bodas y muchas otras más.

Esta foto es otra de muchas que le tomó mi padre, posiblemente para cumplir un requisito formal y queremos compartirla.

Lugares Desaparecidos | Tienda La Puertorriqueña de Richard Dávila (1951)

Este era uno de los negocios de Richard Dávila y Luz Cano. Estaba ubicado en la Calle Betances de Vega Baja donde actualmente está Moda Blu. También operaron una tienda de enseres y una agencia de viajes.
Fototeca Jimmy Rosario #4718 1951

Lugares Desaparecidos | El Mural Histórico de Vega Baja

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Este mural estaba ubicado en el Teatro Fénix desde que fue pintado por Luis Germán Cajigas, un artista puertorriqueño. En una ocasión fue vandalizado y restaurado por el mismo autor.

El destino del mural es desconocido aunque se supo que el mismo fue rescatado por dos personas y depositado en una covacha, dañándose por la falta de cuidado y supervisión. La Oficina de Arete, Cultura, Turismo y Deportes ni el alcalde Marcos Cruz han respondido por el estado del mismo pese a que desde hace años hemos estado reclamándolo.

Se supone que hubiera un espacio en el Teatro Fénix para reubicarlo pero luego se nos informó que no se repondría, Al menos dos directores de departamento le tenían espacio en edificios municipales para exhibirlo pero no se les permitió.

Libros Vegabajeños | José Luis Meléndez: Antes que se haga tarde (Poesía)

Esta es la primera publicación poética de José Luis Meléndez Ramos. Nacido en Nueva York y criado en Puerto Rico, el cantautor presenta Antes que se tarde. La inminencia del fin de un tiempo, el cruce de un umbral hacia la manifestación de lo íntimo, revela una sensibilidad para la que aún parece haber oportunidad de calmar la sed de belleza y sencillez, de amor y trascendencia.

A la venta en Amazon.com


Kindle, April 15, 2020
$6.99

Libros Vegabajeños | José Luis Meléndez: Aprendiendo en Libertad (Educación)

Este libro es una reflexión sobre la experiencia de educar en el hogar. Responde las preguntas que comúnmente se formulan en torno al tema. Presenta a su vez una posibilidad para quienes buscan cambios radicales en la educación que se ajusten a estos tiempos y sobre todo honren el impulso natural por aprender con que venimos equipados.

El libro nos emplaza a entender el peligro ante la disyuntiva entre salvar un modelo escolar cansado y anacrónico o responder al vívido impulso por aprender en libertad de nuestros niños. La buena noticia es que el imperativo de apartarnos de un modelo escolar fundamentado en la desconfianza hacia la condición humana nos va a permitir restaurar o instaurar la confianza plena en los niños, como fundamento de la experiencia educativa.

Esta revolución educativa nada presuntuosa pero contundente, armoniza con un desarrollo y aprendizaje incontenible y con posibilidades enormes de potenciar un desarrollo económico sin precedentes. El mundo actual ha convertido a la imaginación, la creatividad y la innovación en base imprescindible de la vida. Incluso se alinea con las facultades de autoaprendizaje que define nuestra naturaleza.

El cambio radical en la educación a la que aspiramos halla la semilla en la mirada inquisitiva de los niños. Son unos padres amorosos y comprometidos su mejor línea de defensa. Somos todos, apoyando a la familia como comunidad, y respetando su autonomía, quienes podremos superar la escolarización tradicional, para impulsar la promoción humana y la consecución de un mundo digno para nuestros hijos, desde el mismo hogar como centro y desde los ojos del que aprende como epicentro.

Se adquiere en Amazon.com Paperback$16.95$16.95

Genealogías Vegabajeñas | Hallazgos en Ancestry.com

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Ancestry.com es uno de los recursos de Internet para investigar genealogías. Esto es un sitio que debe ser pagado por los interesados, pero es un recurso mandatorio para que desde su hogar o negocio pueda acceder a información de importancia sobre las personas y familias vegabajeñas.

He buscado mucha información de mis familiares personales, como también de otras personas relacionadas con nuestra historia. Todos mis hallazgos habré de compartirlos con todos ustedes y les informaré mis dificultades y atajos para hacer nuestra investigación más fácil y rápida.

Como he escrito anteriormente, uno se convierte un detective de la historia cuando decide investigar una genealogía. Construir un árbol genealógico debe comenzar con el conocimiento personal y luego preguntar a los familiares de más edad. Por ley de vida, esa fuente de información desaparece primero, aunque no tiene que ser así. Personas enfermas o con condiciones de salud deben ser prioritarias en nuestra búsqueda.

He tenido el beneficio de tener parientes longevos, que me han dado mucha información. Mis padres también han sido una fuente constante de recuerdos y anécdotas pero ellos tampoco lo sabían todo. De hecho, a ellos les he hecho saber mis descubrimientos y en ocasiones no hemos coincidido con lo que creíamos saber inicialmente. Lo importante es que busquemos y encontremos la verdad y hacia eso nos dirigimos.

En mi familia nuclear, mis padres pertenecen a cuatro familias principales, por lo cual comencé por investigar la línea de los Rosario, de los Martínez, de los Flores y los González. Por parte de mi madre, las dos familias Martínez y González se establecieron en Vega Baja en ó antes del Siglo XIX, los Rosario llegaron a partir de la década de 1920 y los Flores solo han llegado, hasta donde sabemos, por la presencia de mi abuela Aurea Rosalina y mi padre. El orígen mediato es España pero hay unas mezclas que evidencian descendencia aborígen y africana.

Otros apellidos que aparecen por la línea de los Rosario son Rosado, Cordero y Vázquez de Arecibo y Barceloneta; por Flores, Pagán, Segarra, Ramírez de Arellano, todos particularmente del área oeste y sur de Puerto Rico, especialmente de Lajas. Los Martínez se entrelazaron con otros Martínez y también, Sandín, Torres, Guerrero. Los González, de Almirante Sur, están vinculados a los Rivas, Vega, Chévere y otros.

He estado investigando otras personas como la de Juan Vicente Tizol Martínez, el gran músico y compositor que nació en Vega Baja pero que se proyectó al mundo con éxitos como Perdido y Caravan, y fue parte de la orquesta de Duke Ellington. Surge su nacimiento en Vega Baja el 22 de enero de 1900, hijo de Juan María Rulfo Esteban Tizol Márquez y Manuela Martínez López. Aunque su acta de nacimiento no está asequible, se ubica en 1910 en la casa de una tía, Asunción Tizol Márquez según el censo de ese año. En ese mismo hogar residían dos músicos de banda, su tío Manuel Tizol Márquez y su primo Francisco Tizol Tizol, de 36 y 16 años, respectivamente. Para entonces, Juan Tizol tenía 10 años, pero aparentemente en un lugar donde había contacto con la música.

Las fuentes de información de Ancestry.com para estas dos primeras fichas del músico son su propia inscripción para el servicio militar obligatorio, los censos de varias décadas, registro civil y demográfico de Puerto Rico y California, seguro social, la Biblioteca del Congreso y otras fuentes. Hay mucho material adicional sobre el músico que divulgaremos posteriormente.

Otras investigaciones que estoy realizando son sobre Inés Navedo Pagola, una gran vegabajeña cuya historia no ha sido escrita y sobre otros varios interesantes personajes vegabajeños.

Todos los domingos publicamos nuevos escritos de distintos autores sobre genealogía vegabajeña.

Genealogía Vegabajeña | Fuentes para encontrar nuestra herencia informativa

Genealogías Vegabajeñas | Fuentes para encontrar nuestra herencia informática (Segunda Parte)

Genealogías | ¿Dónde nació Don Manuel Negrón Maldonado?

Genealogías| Mi padre en 1959

Genealogías| Mi bisabuela materna

La Espiritualidad

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

La vida nos da la oportunidad a todos de descubrir la parte material o física de las cosas y de uno, pero también participamos de la vida espiritual personal. Como no hay dos seres iguales por gemelos u octillizos que sean, cada uno tendrá sus propias experiencias distintas de conocimiento.

En un momento de nuestra consciencia, habremos de seleccionar el camino para hacer las cosas a nuestra manera. Y escogeremos la religión que deseemos o compartiremos con el grupo con el cual nos identifiquemos más. Nuestra manera de ejercer ese derecho y necesidad es individual y personal. No debe haber consideraciones de ninguna clase excepto el deseo de evolucionar e involucionar.

A lo mejor en el proceso sigamos un camino corto de satisfacción mental y emocional, porque no hay mapa para esa búsqueda. Hay que hacerse todos los planteamientos posibles, dudar y educarse, confiar en nuestros cinco sentidos humanos mas el no desarrollado de la intuición y aprender de una vez a usarlo. Y no tener prisa para encontrarse con Dios, el se presentará por el camino del misterio y el milagro. Es el complemento supremo, pero si no sabemos como llegar a él, podremos confundirnos.

Si Dios es onmipresente, está al lado o dentro de nosotros. Si es omnisciente, entiende lo que sentimos. Para entenderlo, no tenemos que sumirnos en su complejidad, sino en su simplicidad. Y no tenemos que gritarle, basta buscarlo silenciosamente en nuestro interior y aun durmiendo, debemos tener la certeza de que esa energía está viva siempre, porque es infinita y no nos dejará a menos que olvidemos o ignoremos su presencia deliberadamente.

Cuando más poderoso me siento es cuando reafirmo la presencia permanente del Todo en mi mente y en mi corazón. Si aun no has encontrado tu camino mira a tu alrededor las ofertas que de seguro tienes, explora en tu mente las necesidades y actúa para entender al que está aguardando para ser el Dios de tu corazón.

« Entradas Anteriores