Centro de Bellas Artes se convertirá en Centro Gallístico Vegabajeño

centro bellas-artes-vega-bajagallo.jpg

Por Rosa Ríos Samot

El alcalde de Vega Baja informó anoche que debido a que la educación de las artes no es una empresa rentable y resulta económicamente una carga económica para las arcas municipales, se habilitará el sótano con una moderna gallera.

Esta gallera tendría un sistema electrónico para detectar problemas de salud e incompetencia de los animales y estará provista de una sala de emergencias y un hospital para gallos. En otra sección habría un área para determinar si los gallos han sido inducidos a la drogadicción o exceso de hormonas y tendrán unos cubículos para recibir visitas de gallinas y permitir que sean unos gallos felices. Veterinarios sicólogos estarían a cargo de ellos.

La biblioteca electrónica del primer piso se habilitará para convertirla en una biblioteca especializada en el deporte gallístico con estadísticas, enciclopedias y libros ilustrados sobre la ciencia gallística. El segundo piso contendrá salones con maestros que ofrecerán los cursos para certificar galleros, árbitros de valla y capacitar a veterinarios para que se especialicen en gallística. En el tercer piso se educará sobre el arte de hacer espuelas de gallo y se abrirá una tienda para vender los productos de estos artesanos especializados.

Los estudiantes de música deberán practicar sus instrumentos tocandole a los gallos para pacificarlos después de su entrenamiento diario y peleas.  Habrá peleas con gallos espueléricos, mongos, bolos y con moquillo.

El alcalde Cruz reclama que fue una brillante idea planteada en una reunión con la Directora del Centro de Artesanías, que fue la primera opción para ubicar la escuela. Pero estando en malas condiciones la estructura, se optó por cambiarle el propósito del Centro de Bellas Artes y el nombre a Centro Gallístico Vegabajeño Pepe Santana. La Sala de Apuestas se ubicará en el cuarto piso.

Se ha dicho que el alcalde también tiene el propósito de dramatizar su protesta al Gobierno Federal por haber prohibido las peleas de gallo. Teniendo una deuda con el Gobierno Federal, éste espera que el Presidente Trump le coja miedo a que no se pueda pagar el préstamo y levante la prohibición, lo que a su vez promete que será el principio de una industria extraordinariamente costoefectiva.

El Director del Centro de Bellas Artes, David Muñíz, renunció a su cargo por no estar de acuerdo con los planes del alcalde y por pensar que esto puede ser una noticia inventada por ser Día de los Inocentes, cual es la tradición del Diario Vegabajeño de Puerto Rico y comenzando este año, de la Enciclopedia Vegabajeña.

Obituario| Graciela Margarita Maldonado Crespo (Chely)

CHELY Y TRIBI

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Graciela Margarita Maldonado Crespo era la segunda hija de Edwin y Angeles, mis vecinos de la Calle B-30 de la Urbanización Montecarlo de Vega Baja. “Chely” era como una hermana menor de una familia que siempre fue la extensión de la nuestra y la nuestra de ellos.

Su padre y su hermana emigraron primero y luego ella con su esposo, su hija Graciela y su descendencia. Gracielita siempre nos mantenía informados de su estado de salud con la terrible enfermedad del cancer, que la padeció dando la batalla todo el tiempo. Pero no solo dio su batalla sino que también luchó por otras personas que tenían ese mal.

No sé de dónde sacaba tanta energía. Aun enferma y débil, en el hospital o en su casa, llamaba para saber cómo estábamos y en especial por mi madre, encamada. Como una de tantas almas buenas y caricativas, venía a atenderla los martes hasta que se fue definitivamente a Florida, buscando mejorar su estado.

Siempre fue valerosa, hacendosa y servicial.

En varias ocasiones fue mi secretaria legal. Ella era todo lo que cualquier profesional puede desear tener a su lado.  Sabía hacerlo todo y se adelantaba a que yo le pidiera las cosas. Chely era la luz de mis mañanas, en momentos de tribulación. También compartimos triunfos y momentos con el sano amor de hermanos que siempre tuvimos entre nosotros.

Su esposo Angel, su hija Gracielita, sus padres y sus nietos sentirán su ausencia mas que aquellos a los que el espacio físico nos separó hace un tiempo. Ellos sufrieron en carne propia su deterioro físico avanzado de las últimas semanas. Sabíamos que habría un desenlace prematuro pero siempre albergábamos la noticia de un milagro que nunca llegó como queríamos.

Chely cumplió su misión en esta dimensión. A todos nos espera una transición, lo que no sabemos ni habremos de saber es cuándo. Ella se nos adelantó en el justo tiempo de Dios, conociendo la promesa del que vive conforme las reglas divinas.

Como sabemos cómo fue su vida y cómo sufrió el dolor de la carne en sus útimos tiempos, creo que será premiada con la vida eterna.

Nuestro mejor deseo de una pronta conformidad para todos.

Obituario| Sor Ana Maríade Jesús Narváez (Carmen Prisca Narváez Rosado)

NARVAEZ-1A

Sor Ana Maria de Jesus Narváez

(Carmen Prisca Narvaez Rosado)

Enero18,1916- Diciembre 25,2018

‘El venir de Jesús significa la plenitud en que todo termina y todo comienza’ (Palabra y Vida, 2018)

image1.JPG

Asimismo nuestra querida hermana Sor Ana María de Jesús Narváez pasa de una vida física a una en plenitud con el Señor este 25 de diciembre del, 2018 en horas de la mañana y acompañada de su familia y congregación Carmelita. Sor Ana María de Jesús ingresó de muy jóven al Monasterio Carmelita de San Jose y allí sirvió humildemente al Señor. Su vida ha marcado en ejemplo de fe no sólo a sus hermanas y comunidad religiosa en la fe sino tambien a la comunidad y su familia inmediata en varias generaciones. A sus plenos 102 años gozaba de una mente privilegiada, oraba y recordaba constantemente a sus familiares y amigos.  Las hermanas Carmelitas comentan que gozaba de la Navidad y le encantaba tocar la guitarra y el güiro. Las bendiciones recibidas por medio de sus oraciones constantes en la comunidad y la familia son inumerables, lo cual nos hacia sentir su gran conección con nuestro Padre y nuestra Amada Madre María.  Durante el dia de hoy 26 de diciembre estaremos acompañándole en la mañana y se celebrará Exequias y Misa a las tres de la tarde, y posteriormente la acompañaremos privilegiadamente a su última morada. 

(La finada es hermana del comerciante fallecido Catalino Narváez Rosado, tía de sus hijos con Juanita Pabón y tía-abuela de Carlos, Carla, Carola y Carlos Enrique Narváez Rosario)

 

 

Significativo Día de la Bandera en Vega Baja

LUIGI FOTOS DE DIA DE LA BANDERA 2018 2

La historiadora Dra. Sandra Enríquez Seiders ofreció el mensaje de la ocasión.

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez| Fotos por Jose Luis Maldonado Quirindongo| Vídeo por Robert Rivera

La celebración del Día de la Bandera Puertorriqueña, tradición de varios años de Vega Baja trajo para su mensaje de la ocasión a una descendiente de la Familia Enríquez-Alvarez, la historiadora manatieña, Dra. Sandra Enríquez Seiders.

Como especialista en el tema de la participación de las mujeres en la historia puertorriqueña, hizo un importante recuento en todas las épocas y eventos en que la mujer fue participante significativa de hechos. Estas merecen ser recordadas junto a las hazañas del género masculino que se encuentran en la historia boricua. No puede concebirse una historia completa hasta que se incluyan todos sus participantes.

Por las palabras vertidas esta mañana por la Dra. Enríquez pasaron nombres de valerosas patriotas que quisieron cambiar el curso de los abusos sociales y políticos, arriesgando su libertad y su vida. Algunas de ellas recibieron insultos, agresiones, fueron perseguidas, arrestadas, encarceladas, heridas y por su sacrificio hasta perdieron su derecho a la felicidad y la vida.

Completó la celebración la presencia de música y baile ejecutada por las escuelas de Arecibo y la de Bellas Artes Adrián Santos Tirado.

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Vídeo completo y sin editar de lo que ocurrió en la Celebración del Día de la Bandera Puertorriqueña en Vega Baja, Puerto Rico 🇵🇷 / 22 de diciembre de 2018 Por Robert Rivera

Origen e historia de la bandera de Puerto Rico

CARLOS AYES EN CENTRO

Por Dr. Carlos M. Ayes Suárez

(Publicado originalmente en el Diario Vegabajeño de Puerto Rico el 24 de julio de 2013)

Aunque el origen del uso de banderas no lo podemos establecer con certeza, sí sabemos que en la Epoca Medieval éstas eran usadas como emblemas de la nobleza y, que con el surgimiento de las nacionalidades las mismas se han usado como símbolos de identidad nacional. En la heráldica, que es el arte de describir los escudos, se ha adoptado tradicionalmente los colores gules (rojos), azur (azul), vert (verde), sable (negro) y purpure (púrpura) como los más apropiados para el diseño de una bandera.

Para poder entender el fenómeno de la creación de la bandera de Puerto Rico, los colores que originalmente se adoptan y el color que posteriormente se utiliza para sustituir el color original del triángulo, es necesario entender el proceso histórico mediante el cual se conforma nuestra nacionalidad y los acontecimientos que durante los últimos dos siglos la han ido moldeando.

 

 

No cabe la menor duda de que nuestro sentido de puertorriqueñidad se incubó durante los primeros tres siglos de coloniaje español, pero fue durante el Siglo XIX, regularmente llamado por los historiadores el “Siglo de la Segunda Colonización de Puerto Rico”, cuando el mismo dio visos inequívocos de personalidad propia.

Juan-Alejo-de-Arizmendi-1

Juan Alejo de Arizmendi

Ejemplo muy claro de eso es la anécdota  del momento cuando nuestro primer obispo puertorriqueño Juan Alejo de Arizmendi, le hace entrega de su anillo pastoral a nuestro primer diputado a las Cortes Constituyentes de Cádiz durante Ramon_Power_y_Giraltel periodo constitucional de 1812, don Ramón Power y Giralt.

Los intentos diplomáticos de nuestros representantes por obtener reformas políticas para la colonia pronto se bifurcaron en dos tendencias que aunque opuestas se complementaban. Los adeptos de la independencia recurrieron al derecho del pueblo a la lucha armada y a partir de la conspiración del general Luis Guillermo L. Ducoudray-Holstein para establecer la República Boricua o Puerto Rico, no cesarían en sus esfuerzos por una toma revolucionaria del poder. Desde sus inicios los mismos serían alentados por los restantes movimientos independentistas de Hispanoamérica.

El movimiento tuvo la necesidad de diseñar un pabellón que los identificara y es así que como parte de los preparativos para la insurrección que tradicionalmente se le RAMON EMETERIO BETANCESha llamado el Grito de Lares del 23 de septiembre de 1868, el Dr. Ramón Emeterio Betances diseña la bandera y le encomienda a la Sra. Mariana Bracetti de la Junta Revolucionaria Capá Prieto, su bordado. Aunque durante la insurrección se portó igualmente una bandera blanca con la inscripción “Libertad o Muerte. Año de 1868” y otra roja, fue la bandera de la cruz blanca la que se adoptaría como distintivo del movimiento hasta finales del siglo. ¿Por qué? Nos parece encontrar una contestación en el hecho de que la misma era una adaptación de la bandera de la República Dominicana, primer país hispanoamericano de las Antillas Mayores en independizarse de España y cuna de la familia paterna del Dr. Ramón Emeterio Betances. Además lo mismo entrañaría la adhesión del movimiento puertorriqueño a la causa del pueblo dominicano.

La insurrección contra España no sólo se dio en Puerto Rico, sino que simultáneamente en Cuba hubo otro levantamiento. A partir de ese momento los esfuerzos por independizar a Puerto Rico serían coordinados con los esfuerzos por independizar a Cuba. Muchos revolucionarios, tanto puertorriqueños como cubanos, tuvieron que exiliarse a la ciudad de Nueva York a raíz de los acontecimientos. Y va a ser precisamente en el exilio donde se estrecharían los lazos de solidaridad entre ambos pueblos.

Los liberales que todavía mantenían la confianza en obtener beneficios de parte de España pronto tuvieron que enfrentarse a la oleada represiva que el gobierno colonial desató contra ellos y que culminó con el periodo de los compontes contra los adeptos del autonomismo, quienes el 7 de marzo de 1887, constituyeron el Partido Autonomista Puertorriqueño. Muchos liberales tuvieron que huir del país y entre ellos se encontraba el jóven Antonio Vélez Alvarado del Municipio de Manatí, quien en forma consecuente había esgrimido su pluma contra los desmanes del régimen.

Antonio_Vélez_Alvarado

Antonio Vélez Alvarado

Al llegar a la ciudad de Nueva York se encuentra con muchos correligionarios suyos que, al igual que la comunidad cubana, habían tenido que refugiarse en la ciudad a partir de los gritos de Lares y Yara. Una vez en su nuevo hogar se integra a la lucha política de ambas comunidades junto a sus viejos amigos Sotero Figueroa y Francisco Gonzalo Marín, con quienes funda el Club Borinquen el 20 de febrero de 1892, para luchar organizadamente por la independencia de Puerto Rico.

Desde su arribo a la ciudad ya había conocido a José Martí, quien presidía el Comité Revolucionario Cubano desde su llegada a la ciudad el 3 de enero de 1880. En efecto, es en su imprenta que José Martí componía el periódico Patria y donde el poeta hizo la composición de su famoso libro de poemas Versos Sencillos. Su amistad con don Antonio Vélez Alvarado se hace patente en el hecho de que el Dr. Ramón Emeterio Betances se comunica con él, el dia 6 de febrero de 1892, acusando recibo del ejemplar del libro que José Martí le enviaba a través suyo. El propio José Martí reseña en la edición del 16 de julio de 1892 del periódico Patria una cena a la cual había sido invitado por él y donde observa por primera vez juntos los pabellones de Cuba y Puerto Rico. El propio don Antonio Vélez Alvarado cuenta que concibió el diseño el dia 11 de junio de 1891, cuando esa noche observaba fíjamente la bandera cubana y al mover la vista experimentó lo que él llamó un fenómeno daltónico donde los colores rojo y azul de la bandera cubana se invirtieron, tomando lo mismo como una revelación.

Seguidamente compró materiales y le encargó a doña Micaela Dalmau que confeccionara el nuevo diseño y otra cubana, las cuales observaría José Martí durante la velada y el cual había enviado previamente al Dr. Ramón Emeterio Betances para su aprobación. Este le responde desde París con sobresalto que “Hagamos la república que luego cualquier trapo puede servir de bandera”. Estamos convencidos de que el fenómeno descrito por don Antonio Vélez Alvarado tuvo que haber acontecido durante el mismo año en que se lleva a cabo la velada de la cual nos da cuenta José Martí, ya que sería irreal suponer que esperara más de un año para mostrarle el diseño de la nueva bandera a su íntimo amigo, con el cual mantenía una estrecha colaboración política. No cabe la menor duda de que inmediatamente esta se populariza entre los puertorriqueños exiliados en la ciudad, ya que cuando se constituye la Sección de Puerto Rico del Partido Revolucionario Cubano el 22 de diciembre de 1895 en el “Chimney Corner Hall” la misma fue aclamada por los participantes a pesar de que también tenían la bandera del Grito de Lares como opción. ¿Por qué fue aclamada por la concurrencia? Nos parece que lo mismo respondía al hecho de que los esfuerzos por independizar a Cuba y a Puerto Rico hacía años que se estaban llevando a cabo conjuntamente y lo mismo abstraía la unicidad del movimiento. Aunque don Antonio Vélez Alvarado no asistió a dicha asamblea por razones justificadas, quien funge como secretario del Partido Revolucionario Cubano para ese entonces es Sotero Figueroa, presidente y uno de los fundadores del Club Borinquen.

OVIDIO DAVILA

Ovidio Dávila

Aunque a raíz de la invasión americana de Cuba y Puerto Rico, se disolvió el Partido Revolucionario Cubano la bandera adoptada por la Sección de Puerto Rico se mantuvo con aceptación por los puertorriqueños, como lo evidencia el hecho del uso de la misma por la resistencia puertorriqueña al mando de José Maldonado, Aguila Blanca. Nos ha informado el Dr. Ovidio Dávila de que descubrió en España varias etiquetas de licores de principios del presente siglo con la bandera puertorriqueña como parte del diseño. Lo mismo será motivo próximamente de una publicación de parte de este.

Aunque a raíz de la invasión americana se organizaron varios partidos políticos que como parte de su plataforma consignaron la independencia de Puerto Rico, no

PEDRO ALBIZU CAMPOS Y LA BANDERA DE PR

Pedro Albizu Campos

fue hasta la fundación del Partido Nacionalista de Puerto Rico el 22 de septiembre de 1922, que la bandera de Puerto Rico volvería a usarse oficialmente como distintivo del independentismo puertorriqueño. Aunque desde sus inicios dicho partido la enarbolaba conjuntamente con la bandera de Estados Unidos de América en sus actos políticos, cuando el Dr. Pedro Albizu Campos asumió la Vice-presidencia del mismo se negó a que continuara la práctica. Lo mismo trae como consecuencia que se proscribiera el uso de la bandera puertorriqueña sola por la connotación nacionalista que tenía.

Durante dicho periodo el Gobierno de Puerto Rico trató de aprobar sendos proyectos de ley para su adopción oficial, pero la oposición del Partido Nacionalista de Puerto Rico, lo impidió. En efecto, el 16 de abril de 1932, la Legislatura de Puerto Rico iba a considerar uno de esos proyectos y una concurrencia nacionalista que se encontraba conmemorando el natalicio de don José de Diego Martínez en la Plaza Baldorioty de Castro se movilizó al Capitolio para evitarlo. Durante el incidente colapsó una barandilla de la escalera cayendo varios nacionalistas y muriendo el joven Manuel Rafael Suárez Díaz. Desde entonces el Partido Nacionalista de Puerto Rico comenzó a conmemorar ese día como el de los Héroes y Mártires y de la Consagración de la Bandera.

Años más tarde, cuando el congresista Millard Tydings radicó un proyecto en el Congreso de Estados Unidos de América para otorgarle la independencia a Puerto Rico a raíz de la Masacre de Río Piedras, hubo tal entusiasmo en el país que arriaron la bandera americana de muchas astas y enarbolaron la puertorriqueña. Sin embargo, el proyecto fue vetado y seguido por una fuerte represión contra los nacionalistas. De hecho, encarcelaron el alto liderato y hubo muchas muertes de nacionalistas. Tal vez, uno de los incidentes que más conmovió al país fue la Masacre de Ponce del 21 de marzo de 1937.

Cuando los nacionalistas iban a comenzar una marcha exigiendo la excarcelación de los presos políticos la policía abrió fuego contra los participantes muriendo 21 y quedando heridos 58. Cuando cayó herida de muerte la joven Carmen Fernández, portadora de la bandera de Puerto Rico, la joven Dominga Cruz Becerril la socorre y mantiene en alto la bandera puertorriqueña porque “Mi maestro ha dicho que la bandera debe mantenerse levantada”. Dicho acto pone de manifiesto que ya el pueblo puertorriqueño había forjado una unidad de pensamiento dentro del concurso de las nacionalidades.

La idea de que Puerto Rico era una nación y de que era necesaria la unidad nacional para poder recobrar la soberanía, se ejemplariza en la creación del Comité Pro Defensa de la Bandera de Puerto Rico, organizado por independentistas y comunistas y cuyo primer acto fue conmemorar el 11 de junio de 1939, como el Día de la Bandera Puertorriqueña. La negativa del Sr. Juan Augusto Perea, ex-miembro del Partido Nacionalista de Puerto Rico y uno de los fundadores del Partido Independentista, de llevar a cabo el acto con comunistas lo llevó a su inacción, teniendo que asumir la dirección don José Enamorado Cuesta, adepto del comunismo. Es precisamente en esa fecha que comienza la tradición de conmemorar el Día de la Bandera Puertorriqueña en Manatí.

Cuando el Dr. Pedro Albizu Campos regresa a Puerto Rico el 17 de diciembre de 1947, después de 10 años de prisión en el extranjero, se encuentra con un don Antonio Vélez Alvarado enfermo y moribundo. De hecho, pocos días después, el 18 de enero de 1948, muere en brazos del Dr. Pedro Albizu Campos. El día de su natalicio restablece la conmemoración del día de la bandera puertorriqueña, se concurre por primera vez a su tumba y se coloca una ofrenda floral.

En esos días y como resultado de la agitación política de los nacionalistas el Gobierno de Puerto Rico aprueba la Ley 53 del 21 de mayo de 1948, conocida como la Ley de la Mordaza, la cual prohibía las expresiones públicas a favor de la independencia, con el propósito de allanar el camino para la eventual aprobación de la Ley 600 el 3 de julio de 1952, mediante la cual se creaba el Estado Libre Asociado. Lo mismo tenía como propósito el desviar la atención de la comunidad internacional sobre el caso colonial de Puerto Rico.

La discusión de la misma previo a su aprobación trajo como consecuencia la persecución de los nacionalistas y el levantamiento armado del 30 de octubre de 1950, históricamente conocido como La Revolución de Jayuya. Como parte del establecimiento del Estado Libre Asociado se adopta oficialmente la bandera usada por los nacionalistas como bandera de Puerto Rico pero cambian el color del triángulo de azul francés a azul marino para que se asemejara a la bandera de Estados Unidos de América. Paradójicamente, las banderas encontradas durante los allanamientos efectuados a los nacionalistas eran usadas como evidencia en su contra en los tribunales. A pesar de la oficialización, el usarla seguía teniendo una connotación nacionalista y los puertorriqueños seguían siendo perseguidos por enarbolarla.

Aunque su centenario pasó inadvertido, el Ateneo Puertorriqueño conmemoró el centenario de su adopción el día 22 de diciembre de 1995. A dichas efemérides se unió la Legislatura de Puerto Rico y es como resultado de dicha iniciativa que se decide poner en perspectiva histórica el acontecimiento conmemorando anualmente la fecha de su creación rindiendo homenaje a su creador don Antonio Vélez Alvarado.

Aunque el Partido Nacionalista de Puerto Rico continuó con la conmemoración anual de la efemérides, la propia crisis organizativa que enfrentaba dicha colectividad política hizo languidecer los actos hasta que se creó la Asociación Manatieña de Amigos de la Bandera, la cual fue incorporada en el Departamento de Estado como una organización sin fines de lucro dentro de las leyes del Gobierno de Puerto Rico. A raíz de su creación llevaron a cabo su primera conmemoración el dia 11 de junio de 1996, y han continuado organizando la actividad en forma ininterrumpida desde entonces.

El 16 de abril de 1998, los gobiernos municipales de Ponce y Manatí envían dos banderas de Puerto Rico al espacio en el transbordador Columbia con motivo del natalicio de don José de Diego Martínez y el Gobierno Municipal de Manatí decide conmemorar anualmente el día 11 de junio como el día de su creación. A tales propósitos se creó un comité el día 3 de febrero de 1999, el cual ha comenzado la coordinación de los preparativos de la conmemoración.

 

 

 

« Entradas Anteriores Últimas entradas »