Libros Vegabajeños | José Luis Meléndez: Aprendiendo en Libertad (Educación)

Este libro es una reflexión sobre la experiencia de educar en el hogar. Responde las preguntas que comúnmente se formulan en torno al tema. Presenta a su vez una posibilidad para quienes buscan cambios radicales en la educación que se ajusten a estos tiempos y sobre todo honren el impulso natural por aprender con que venimos equipados.

El libro nos emplaza a entender el peligro ante la disyuntiva entre salvar un modelo escolar cansado y anacrónico o responder al vívido impulso por aprender en libertad de nuestros niños. La buena noticia es que el imperativo de apartarnos de un modelo escolar fundamentado en la desconfianza hacia la condición humana nos va a permitir restaurar o instaurar la confianza plena en los niños, como fundamento de la experiencia educativa.

Esta revolución educativa nada presuntuosa pero contundente, armoniza con un desarrollo y aprendizaje incontenible y con posibilidades enormes de potenciar un desarrollo económico sin precedentes. El mundo actual ha convertido a la imaginación, la creatividad y la innovación en base imprescindible de la vida. Incluso se alinea con las facultades de autoaprendizaje que define nuestra naturaleza.

El cambio radical en la educación a la que aspiramos halla la semilla en la mirada inquisitiva de los niños. Son unos padres amorosos y comprometidos su mejor línea de defensa. Somos todos, apoyando a la familia como comunidad, y respetando su autonomía, quienes podremos superar la escolarización tradicional, para impulsar la promoción humana y la consecución de un mundo digno para nuestros hijos, desde el mismo hogar como centro y desde los ojos del que aprende como epicentro.

Se adquiere en Amazon.com Paperback$16.95$16.95

Genealogías Vegabajeñas | Hallazgos en Ancestry.com

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Ancestry.com es uno de los recursos de Internet para investigar genealogías. Esto es un sitio que debe ser pagado por los interesados, pero es un recurso mandatorio para que desde su hogar o negocio pueda acceder a información de importancia sobre las personas y familias vegabajeñas.

He buscado mucha información de mis familiares personales, como también de otras personas relacionadas con nuestra historia. Todos mis hallazgos habré de compartirlos con todos ustedes y les informaré mis dificultades y atajos para hacer nuestra investigación más fácil y rápida.

Como he escrito anteriormente, uno se convierte un detective de la historia cuando decide investigar una genealogía. Construir un árbol genealógico debe comenzar con el conocimiento personal y luego preguntar a los familiares de más edad. Por ley de vida, esa fuente de información desaparece primero, aunque no tiene que ser así. Personas enfermas o con condiciones de salud deben ser prioritarias en nuestra búsqueda.

He tenido el beneficio de tener parientes longevos, que me han dado mucha información. Mis padres también han sido una fuente constante de recuerdos y anécdotas pero ellos tampoco lo sabían todo. De hecho, a ellos les he hecho saber mis descubrimientos y en ocasiones no hemos coincidido con lo que creíamos saber inicialmente. Lo importante es que busquemos y encontremos la verdad y hacia eso nos dirigimos.

En mi familia nuclear, mis padres pertenecen a cuatro familias principales, por lo cual comencé por investigar la línea de los Rosario, de los Martínez, de los Flores y los González. Por parte de mi madre, las dos familias Martínez y González se establecieron en Vega Baja en ó antes del Siglo XIX, los Rosario llegaron a partir de la década de 1920 y los Flores solo han llegado, hasta donde sabemos, por la presencia de mi abuela Aurea Rosalina y mi padre. El orígen mediato es España pero hay unas mezclas que evidencian descendencia aborígen y africana.

Otros apellidos que aparecen por la línea de los Rosario son Rosado, Cordero y Vázquez de Arecibo y Barceloneta; por Flores, Pagán, Segarra, Ramírez de Arellano, todos particularmente del área oeste y sur de Puerto Rico, especialmente de Lajas. Los Martínez se entrelazaron con otros Martínez y también, Sandín, Torres, Guerrero. Los González, de Almirante Sur, están vinculados a los Rivas, Vega, Chévere y otros.

He estado investigando otras personas como la de Juan Vicente Tizol Martínez, el gran músico y compositor que nació en Vega Baja pero que se proyectó al mundo con éxitos como Perdido y Caravan, y fue parte de la orquesta de Duke Ellington. Surge su nacimiento en Vega Baja el 22 de enero de 1900, hijo de Juan María Rulfo Esteban Tizol Márquez y Manuela Martínez López. Aunque su acta de nacimiento no está asequible, se ubica en 1910 en la casa de una tía, Asunción Tizol Márquez según el censo de ese año. En ese mismo hogar residían dos músicos de banda, su tío Manuel Tizol Márquez y su primo Francisco Tizol Tizol, de 36 y 16 años, respectivamente. Para entonces, Juan Tizol tenía 10 años, pero aparentemente en un lugar donde había contacto con la música.

Las fuentes de información de Ancestry.com para estas dos primeras fichas del músico son su propia inscripción para el servicio militar obligatorio, los censos de varias décadas, registro civil y demográfico de Puerto Rico y California, seguro social, la Biblioteca del Congreso y otras fuentes. Hay mucho material adicional sobre el músico que divulgaremos posteriormente.

Otras investigaciones que estoy realizando son sobre Inés Navedo Pagola, una gran vegabajeña cuya historia no ha sido escrita y sobre otros varios interesantes personajes vegabajeños.

Todos los domingos publicamos nuevos escritos de distintos autores sobre genealogía vegabajeña.

Genealogía Vegabajeña | Fuentes para encontrar nuestra herencia informativa

Genealogías Vegabajeñas | Fuentes para encontrar nuestra herencia informática (Segunda Parte)

Genealogías | ¿Dónde nació Don Manuel Negrón Maldonado?

Genealogías| Mi padre en 1959

Genealogías| Mi bisabuela materna

La Espiritualidad

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

La vida nos da la oportunidad a todos de descubrir la parte material o física de las cosas y de uno, pero también participamos de la vida espiritual personal. Como no hay dos seres iguales por gemelos u octillizos que sean, cada uno tendrá sus propias experiencias distintas de conocimiento.

En un momento de nuestra consciencia, habremos de seleccionar el camino para hacer las cosas a nuestra manera. Y escogeremos la religión que deseemos o compartiremos con el grupo con el cual nos identifiquemos más. Nuestra manera de ejercer ese derecho y necesidad es individual y personal. No debe haber consideraciones de ninguna clase excepto el deseo de evolucionar e involucionar.

A lo mejor en el proceso sigamos un camino corto de satisfacción mental y emocional, porque no hay mapa para esa búsqueda. Hay que hacerse todos los planteamientos posibles, dudar y educarse, confiar en nuestros cinco sentidos humanos mas el no desarrollado de la intuición y aprender de una vez a usarlo. Y no tener prisa para encontrarse con Dios, el se presentará por el camino del misterio y el milagro. Es el complemento supremo, pero si no sabemos como llegar a él, podremos confundirnos.

Si Dios es onmipresente, está al lado o dentro de nosotros. Si es omnisciente, entiende lo que sentimos. Para entenderlo, no tenemos que sumirnos en su complejidad, sino en su simplicidad. Y no tenemos que gritarle, basta buscarlo silenciosamente en nuestro interior y aun durmiendo, debemos tener la certeza de que esa energía está viva siempre, porque es infinita y no nos dejará a menos que olvidemos o ignoremos su presencia deliberadamente.

Cuando más poderoso me siento es cuando reafirmo la presencia permanente del Todo en mi mente y en mi corazón. Si aun no has encontrado tu camino mira a tu alrededor las ofertas que de seguro tienes, explora en tu mente las necesidades y actúa para entender al que está aguardando para ser el Dios de tu corazón.

Las primarias del Partido Nuevo Progresista en 1980

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

El Partido Nuevo Progresista en Vega Baja solamente ha ganado en tres ocasiones desde la primera vez que compareció a elecciones en 1968. En 1976, perdiendo la candidatura a alcalde y ganando la Asamblea Municipal y en 2004 y 2008 ganando ambas ramas municipales. Rafael Cano, como aspirante en 1968 derrotó a Obdulio Meléndez Mena y luego Luis Meléndez Cano, venció a todos los candidatos penepeístas frente a él. Marcelino Barreto Rosa en 1972, Edwin Martínez Rolón en 1976 y 1980, Pedro (Pellín) De Leon Bello en 1984, Audelí Rivera Quiñones en 1988, Elsie Valdés en 1992, otro candidato que corrió sin su nombre en la papeleta y a Edgar Santana en 2000. De 1941 a 2005 Vega Baja contó con alcaldes y asambleas municipales populares a excepción del poder dividido en 1976 cuando el alcalde era popular y la asamblea municipal penepeísta.

Como Comisionado Electoral en 1980, me correspondió trabajar la primaria para la candidatura a alcalde que se celebró antes de las elecciones de noviembre. Habían tres precandidatos a alcalde y un cisma grande entre los penepeístas vegabajeños. El Presidente del Comité Local era Obdulio («Yuyito») Meléndez Mena y aduciendo que pagaba la mensualidad, retuvo como su comité de campaña el segundo piso de la Calle Betances, donde antes se ubicaba el Tribunal de Vega Baja y el cual hasta esa fecha eran las oficinas locales. Como no le agradaba mi nombramiento pues para que el Comité Central me hubiera nombrado tuvo que desplazar al Comisionado Electoral que lo apoyaba, no me permitió que yo organizara desde allí las actividades previas a las primarias y se apropió de las listas electorales y el Comité Local. Por esa razón, constituí por varios meses el Comité Municipal en un cuarto que tenía disponible en el local de mi oficina. Desde allí me comunicaba con la Oficina Central del Partido y recibía a los emisarios y funcionarios del partido.

Tuve varios encuentros con Obdulio Meléndez Mena pues el alegaba que yo no tenía la experiencia, pero yo sabía que era porque al recibir el nombramiento, decidí no apoyar a ninguno de los precandidatos que iban a presentarse en las primarias. Y para un político que aspira a dirigir un pueblo por segunda vez sin haberlo logrado en la primera, era vital tener el control de los objetos y los sujetos. Mi comunicación mayor era con el candidato Edwin Martínez, quien finalmente salió favorecido y fue el candidato a alcalde en 1980.

Traté de mantener la ecuanimidad y neutralidad, que no era fácil con el bombardeo constante de quienes me veían como una obstrucción a sus planes de trabajo, aunque en realidad cuando me tocó trabajar para el partido, escogí la fidelidad a la institución. De hecho, voté la papeleta en blanco y así lo expresé en el colegio electoral que me tocó votar. Con el paso de los años, Obdulio se fue y regresó al Partido Nuevo Progresista y nos encontramos y saludamos cordialmente.

Recuerdo que en 1968 había muchas intrigas y acciones entre los miembros del Partido. Existía intimidación verbal, muchos ataques anónimos y hasta violaciones a dos jóvenes hijas de líderes se produjeron como producto de esas pasiones. Había una lucha muda entre las facciones de los «dueños» del partido, o sea los que tenían capacidad económica y los demás como empleados privados, comerciantes y empleados públicos. En 1972 Marcelino Barreto fue un candidato de consenso por sus amplias relaciones con todos.

Con el paso de los años y la pérdida de esperanza para ganar se fue diluyendo ese interés pendenciero hasta que estas primarias de 2020 hay dos candidatos cuya propaganda ha sido discreta y sin pugnas públicas conocidas. Hace varios años no pertenezco al Partido Nuevo Progresista ni a ningún otro partido ni movimiento.

Miro los ejercicios electorales en que participo como elector como una verdadera liberación de mi derecho a escoger por quienes me parece que pueden hacer cambios verdaderos como incumbentes o un buen trabajo como fiscalizadores. Mi meta política como ciudadano es que Vega Baja y Puerto Rico puedan contar con los mejores funcionarios de todos los partidos políticos posibles, para que se de un resultado ecléctico e inclusivo.

Obituario| Profesor Ramón Navedo Roman (Mr. Navedo)

Con su hijo Iván Navedo (Suministrada por Robert Rivera)

Nos informan de la sentida partida del profesor vegabajeño Ramón Navedo Román (Mr. Navedo). Que descanse en paz.

Con el profesor Angel Rodríguez y el Policía Martínez (Suministrada por Robert Rivera)

Ramón Navedo Román (Mr. Navedo) Fototeca Jimmy Rosario 01487 1969 *Tomo 102-0135

Errores en arte gráfico vegabajeño

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Esta pieza de arte gráfico está ubicada en la Oficina de Ventanilla Única del Gobierno Municipal de Vega Baja. No dice su autor, pero a mi juicio, está muy bien hecho e ilustrado. De esta clase debieran haber más piezas de arte y de historia en distintos sitios para recordarnos nuestro sentido de pertenencia con nuestro pueblo y los vegabajeños.

He notado, empero, algunos detalles que pudieran considerarse errores. Si obviamente es dedicado a Vega Baja, ¿porqué menciona a Mar Chiquita, que es una playa fuera de nuestro pueblo? Ese verso es parte de una de las versiones del tema del Trío Vegabajeño, pero mejor hubiera sido escoger el primer verso de nuestro himno «Más dulce que la miel» o uno de los poemas dedicados a Vega Baja. El barrio Algarrobo aparece en plural y omite el Barrio Pueblo. «Quebrada Arena» lleva «s» al final.

No estoy criticando la obra ni al desconocido autor. Gracias por hacerla. De hecho, debemos estimular la creatividad y este tipo de actividad. Solo creo que cuando se perpetúa la historia o nuestro entorno debe estar correcto el mensaje y si se incluyen palabras, estas deben revisarse antes de la versión final.

En toda obra artística hay un mensaje. Mensaje equivocado puede causar perpetuación de errores. Eso ha pasado antes en nuestra historia, como en la restauración del Teatro Fénix que por olvido y negligencia se echó a perder la pintura de Cajigas sobre la historia de nuestra ciudad y como otro error cultural, se colocó las letras de matiné en el frontispicio del Teatro América.

Historia equivocada, no es historia.

Obituario | Félix José Paz Marrero (Poché)

Por Felixa Paz-Marrero

Ayer 6 de agosto del 2020, nuestro querido hermano Felix José Paz Marrero, trascendió en Manatí PR. A la edad de 67 años. Le sobreviven su esposa Magdalena Cordero, sus hijos Gina, Barmie, Magdalix y Javier. Sus nietos, yernos, Marisol, yo sus hermanas. Estamos agradecidos de sus muestras de apoyo, sus condolencias y cariño. En estos momentos les enviamos un fuerte Abrazo de Luz y les damos las gracias.

Historiografía | La Escuela de la Historia Vegabajeña en la pandemia

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

La imposibilidad de hacer actividades educativas con la presencia de estudiantes y educandos en la Escuela de la Historia Vegabajeña nos interrumpió en un momento nuestra gestión continua de trabajo. No obstante, el interés de nuestros compañeros, especialmente de su presidente Carlos M. Ayes Suárez y la Junta Directiva, han estado realizando actividades de conformidad con la veda por la pandemia del Covid-19.

Todos los sábados, nos reunimos aunque sea brevemente en nuestro local de la Calle Betances tomando todas las medidas sanitarias para continuar preparando el espacio de archivo, museo, biblioteca y lugar de reuniones. Por el momento estamos en la etapa preliminar de acondicionar el local para solicitar y obtener los permisos de uso e instalación de utilidades y de reparar la estructura. En el interín, se preparó una camiseta con un petroglifo de Charco Azul que se produjo limitadamente, al igual que una medalla conmemorativa del centenario de Ricardo Alegría.

Próximamente, habremos de publicar los trabajos realizados para el Primer Simposio de Historia Vegabajeña. Aunque originalmente pensamos en imprimirlo en papel, lo haremos en Internet para que llegue a más personas, quede permanentemente y pueda accederse. La tesis doctoral sobre historia vegabajeña de Ayes también ha de publicarse próximamente por el autor.

Está trabajándose además en un calendario histórico para el 2021 y otro documental de Jose Luis Maldonado Quirindongo sobre la Leyenda de la Mancornia, producida por Freddie Rodríguez y escrito por Carlos Ayes. Anteriormente se produjo La Leyenda de la China.

Músicología Vegabajeña | José Luis «Tato» Díaz

José Luis «Tato» Díaz Rodríguez
Segunda Voz y Guitarrista
Fecha de nacimiento: 2 de julio de 1935
Lugar: Vega Baja, Puerto Rico

Antes de comenzar a cantar y de tocar la guitarra, José Luis «Tato» Díaz ejecutaba el cuatro. Apenas contaba ocho años de edad cuando su padre, el cuatrista Fermín Díaz, lo inició en el aprendizaje de este instrumento. A los 12 volcó su interés hacia el canto y la guitarra. Tanto como vocalista como en su faceta de ejecutante se desarrolló de manera autodidáctica. Un detalle que, por lo curioso, reviste particular interés, es el hecho de que una de sus primeras experiencias profesionales fue integrando el Trío Los Nómadas, dirigido entonces por Pepito Lacomba, hijo. Como ya habíamos comentado, Rafita Maldonado había sido la primera voz original de esta formación.
En 1957 marchó a Chicago en pos de mejor bienestar económico. Allá se unió al trío de Pepe Quintana, el cual era completado por Porfirio Díaz. Hacia 1961 se trasladó a Nueva York, uniéndose al encabezado por el humacaeño Carlitos Vélez. Fue con esta trilogía que grabó por primera vez. Una de aquellas placas contenía su bolero «Te ayudaré a olvidar». Más adelante fue reclutado para completar el trío que actuaba permanente en el Río Lounge, en Brooklyn. Dicho lugar era punto de encuentro de muchos artistas puertorriqueños. Y fue precisamente allí donde conoció a los miembros del Trío Los Condes y donde Fernando y Rafita fueron a buscarlo para que ocupara el lugar de Ricardo Blanco en 1964.
Al concluir su primera etapa con el grupo, Tato Díaz se asoció con Freddie Vallellanes para fundar el Trío Los Supremos. Permaneció en este grupo hasta 1989, cuando volvió a unirse a Fernando y Rafita. Esta segunda pasantía culminaría en 1993. Su posición fue ocupada entonces por Héctor González. Tras su salida del Trío Los Condes, el cubano Ricardo Blanco, segunda voz original, fundó el Trío de Oro, que disfrutó de gran popularidad en las plazas hispanas del Este norteamericano. Sus integrantes originales fueron Oscar González y Paquito López.

Biografía

Esta biografía forma parte de los archivos de la Fundación Nacional para la Cultura Popular, aparecida en el espacio oficial del Trio Los Condes https://trioloscondes.blogspot.com/p/discografia.html

Fototeca Jimmy Rosario (00394 1961)

Lugares Desaparecidos | Casa Blanca (1950)

Casa Blanca 1950. Dos estudiantes pasan por frente de Casa Blanca, ubicada en la Carretera 155, frente a la entrada de La Trocha, en el barrio Río Abajo de Vega Baja. Era un punto de referencia para muchas actividades cívicas y políticas. Habiendo sido demolida, actualmente el lugar es ocupado por estructuras de la Urbanización Brasilia. Fototeca Jimmy Rosario
Fototeca Jimmy Rosario 1950
Fototeca Jimmy Rosario 1950

« Entradas Anteriores Últimas entradas »