Categoría: Libros

Libros y publicaciones| Revista Vega Baja, Num. 1

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Anoche se presentó la revista Vega Baja, un esfuerzo municipal para reforzar la identidad de pueblo mediante la presentación de temas diversos. Aun no sabemos si será periódica su publicación ya que otras publicaciones que ha comenzado esta administración no han tenido continuidad. Pero esa es la intención y es un buen propósito.

En este año pre-electoral cuentan con un buen equipo de impresión y también con excelentes personas dedicadas en el arte y diseño y en la producción. A un costo menor que si se imprimiera comercialmente, es una alternativa genial de la presente administración.

Creo que el tema escogido, Luis Meléndez Cano, es oportuno. Los homenajes se hacen preferiblemente en vida y en el momento adecuado. Y para la posteridad, es menester que las historias de las personas se trabajen recogiendo su recuerdo y opinión.

Sobre la revista, creo que es visualmente bella. La dirección y concepto es del propio alcalde Marcos Cruz Molina, el diseño gráfico de Steven J. Martínez Mejías y la participación de Ivan Pagán, Wanda Dávila y Ricardo Salvá como fotógrafo de la portada. La digitalización de las fotografías se hizo a cargo de unos “estudiantes practicantes del Centro de Investigaciones Históricas del Centro de Investigaciones Históricas”, los cuales, al igual que los autores de las fotografías de contenido, no se mencionan sus nombres. Entre las mismas, hay algunas que fueron tomadas por mi padre, pero se despachan como parte de la Colección Municipio de Vega Baja.

El Editorial está escrito en una letra muy pequeña para un espacio reducido. Debió haberse acortado el escrito o aumentado el espacio a más de media página. Las preguntas de la entrevista, son muy extensas. Y al igual que las demás publicaciones que ha tenido el Gobierno Municipal, sólo cuentan con un escritor, que es el Director del Centro Histórico, Wilhelm Hernández. Bajo la administración de Luis Meléndez Cano, había una diversidad de autores que trabajaban en artículos de las revistas de Fiestas Patronales o de Pueblo y Libro del Año y aun en el libro Vega Baja, su historia y su cultura, trabajaron personas en distintos temas, logrando una obra de gran diversidad que con sus luces y sombras y la ausencia de una actualización, sigue siendo la principal fuente de historia que se consulta.

El alcalde ha anunciado que la segunda edición será sobre el tema de la Legislatura Municipal. Creo que es un error porque no se ha estudiado adecuadamente el tema hasta el momento y si se va a hacer mensual la revista como se anunció, no podría hacerse una publicación adecuada.

Había una Comisión Histórica de la Rama Legislativa Municipal, creada por la Presidenta Janette Miranda y continuada por Ebrahim Narváez que hace años no ha sido convocada pero que produjo la actividad de bicentenario de la Legislatura Municipal y otras actividades. Hay trabajos publicados y otros pendientes que son insuficientes para hacer un trabajo de divulgación responsable. Si se quiere hacer propaganda, pues adelante. El poder político lo permite.

Otra deficiencia que encuentro es su limitada circulación. Se anunció la impresión de cien ejemplares solamente y me indicó el Director del Centro Histórico que de esos se habían reservado algunos números para personas especiales y lugares de acopio. A los que asistimos a la actividad de presentación nos dieron un ejemplar. Había una idea de publicarlo íntegro en Internet, lo que sería una buena idea, porque es una obra que hay que perpetuarla.

En general, el trabajo realizado en la primera edición es muy bueno. Salvados mis señalamientos, que los hago de buena fe y con la esperanza de que se continúe esta iniciativa, los felicito.

Libros| La Guía Informativa de Vega Baja

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Aunque tiene fecha de impresión de 2018, se comenzó a distribuir el pasado viernes en la noche con la presentación del libro a cargo de las autoridades municipales y un brillante mensaje de la profesora Jessika Reyes Serrano. La Guía Informativa de Vega Baja se distribuyó gratuitamente en la actividad pero se anunció que a partir del lunes iba a ser vendida en el Museo Casa Alonso por el módico precio de $5.00. Todos debemos tener una en nuestros hogares, por lo que recomiendo su adquisición.

¿Qué es la Guía Informativa? Supone ser una publicación para conocer detalles de la ciudad de Vega Baja con una visión geográfica, de recursos naturales y los lugares históricos y ecoturísticos locales. Tiene 115 páginas en un formato horizontal de 5 1/2 de ancho x 8 pulgadas de largo, a todo color. Creo que en términos generales cumple su propósito.

Debo aclarar que aunque cooperé con información para su contenido según nos fue solicitado por el compañero Wilhelm Hernández, ni la Escuela de la Historia Vegabajeña ni yo personalmente teníamos idea de lo que se estaba haciendo más allá del anuncio público que se hizo días antes de la presentación. Habremos de hacer a continuación unas observaciones preliminares de lo que consideramos excesos, errores y omisiones con la mejor buena fe. Hubiéramos preferido hacerlas antes en privado para que la obra fuera revisada y determinarse si procedía hacerse correcciones, como se nos ha pedido y hemos hecho en ocasiones anteriores. Pero estoy claro que no tenían que tener esa deferencia.

En primer lugar, debo felicitar a los que intervinieron en la confección visual del mismo. Está estéticamente bien elaborado, buena letra y excelente trabajo de diseño gráfico. Es penoso que las fotografías no contengan sus autores en cada imagen particular. Una generalización al final mencionando nombres no es justa para la historia. Tambien, a tres fotografías de mi padre no se les dio el crédito correspondiente de su autoría. Y no es la primera vez que ocurre con publicaciones del Gobierno Municipal.

Nadie tiene el monopolio del conocimiento, afortunadamente, éste está repartido entre muchas personas. La ausencia de gestiones adecuadas para evitar deficiencias, debilita el valor de lo que se puede hacer mejor, cuando hay la oportunidad.

En segundo lugar, a mi entender, el formato horizontal o apaisado para este tipo de publicación, no es apropiado. Como guía, debe ser cómodo su manejo e incluso, debiera ser diseñada para su portabilidad. El tamaño es muy grande y su lectura no es cómoda, en especial cuando se utiliza, cual es su propósito, para promover, proveer información y ubicación de los lugares.

Tercero, creo que no es necesario que el alcalde aparezca con un mensaje repetitivo en las primeras páginas no numeradas y en la contraportada. Eso es exceso de exposición, aunque tenga dos propósitos distintos. Sería bueno aclarar la afirmación de que la extensión de Vega Baja lo coloca en la posición número veintiocho cuando en el más reciente informe del Contralor de Puerto Rico se ubica en la posición número 30 en relación con los demás municipios. En las páginas de puntos de interés de la zona rural se omite la Central San Vicente, el área industrial en Cabo Caribe, la histórica fabrica V’soske y la ruta del tren.

En la página 22 se describe e ilustra el sello de Vega Baja. Hace un año, en ocasión de la publicación del Programa de las Fiestas de Pueblo de 2018 llamamos la atención de la administración municipal por medio de empleados y funcionarios, que el Sello de Vega Baja, de acuerdo a una Ordenanza de 1974 contenía el escudo de Vega Baja. No conozco de alguna enmienda que haya dejado sin efecto esta disposición legal. De hecho, debieron de corregir la ordenanza original y el diseño cuando se realizó el cambio a las cinco torres que simbolizaba la ciudad, Mantener un sello que no está autorizado o que hubiera dejado sin efecto, le resta legitimidad a cualquier documento que se acompañe con el mismo y no cumple con los requisitos legales de las transacciones donde deba ser insertado.

Por último, pero sin agotar todos los hallazgos en el presente análisis, en la página 23 se listan los cognomentos de Vega Baja. A mi entender, es insuficiente. Han omitido la cronología y algunos de nuestros nombres. Lo mas correcto a nuestro entender, debe ser así:

  1. Villa del Naranjal (Siglo 18)
  2. Pueblo del Melao Melao (Siglo 19 ó Siglo 20))
  3. Ciudad del Melao-Melao (Siglo 20)
  4. Ciudad del Naranjal (Siglo 20)
  5. Ciudad por derecho propio (Siglo 20)
  6. Ciudad o Capital del Ecoturismo (Siglo 20)

En esto de los cognomentos tenemos que distinguir y separar como cada administración llama a su agenda pública y la forma en que el pueblo o ciudad ha sido conocido. Esto será materia de discusión en otra oportunidad.

Libros Vegabajeños| Contenido de “Estrellas del Deporte Vegabajeño” por Elmer Gautier Rodríguez

Elmer Gautier con su familia la noche de la presentación en Museo Casa Portela
Foto por Tony Muñiz, Escuela de la Historia Vegabajeña

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

El libro Estrellas del Deporte Vegabajeño del autor Elmer Gautier Rodríguez está disponible en Amazon y se consigue en edición impresa al bajo precio de $17.00 y en digital $7.00. Localización en amazon.com

Descripción: La carátula tiene una estrella amarilla con una banda divisoria que nos recuerda los colores oficiales de Vega Baja. Tiene 326 páginas, mas de doscientas fotografías y 115 biografías de deportistas. Está dedicado a las personas que han dado a conocer a Vega Baja en el deporte, tanto a nivel nacional como internacional. Contiene una introducción donde el autor cuenta cómo se originó la idea del libro y expresa su agradecimiento a sus colaboradores.

Tabla de contenido. Las biografías que incluye en el libro no están en absoluto orden alfabético, sino por temas: artes marciales, atletismo, balompié, baloncesto, balonmano, béisbol, bíalo-tríalo, boxeo, ciclismo, comentaristas y narradores deportivos, educación física, “football” americano, fotógrafos deportivos, hipismo, “hockey” sobre césped, levantamiento de pesas, lucha olímpica, natación, periodista deportivo, promotores deportivos, “quat rugby” , rola acción, sóftbol, tenis de campo, tenis de mesa, tiro con arco, volibol de sala,

Incluye también secciones de terminología y siglas deportivas, estadísticas, colaboradores, fotos históricas, bibliografía y biografía del autor.

Biografías

Abrams Quiñones, Juan Ramón (“Jr. Abrams”); Adrover Rodríguez, Jorge Antonio; Aguayo Muriel, Luis (“Tablón”); Alvarez Rodríguez, Carmen Milagros (“Puchy”); Aponte Vélez, Carlos Ruben; Arroyo Colón, Raúl (“El Palancú”); Ayala Santos, Manuel; Ayala Valle, Carlos Alberto; Barreto Colón, Juanita “Jenny”; Brull Cruz, Omar Kayyam; Brull Náter, José Jaime; Brull Náter, Ricardo (Kalin”); Brull Torres, Pedro Juan (“Pello”); Casanova Alfonso, Juan Ramón (“Nonón”); Catoni Martín, José Antonio (“Chantó”); Chapel García, (“Cuto”); Cintrón Vélez, Yandrés Sebasthian; Colón Maisonet, Giovani; Collazo Bruno, Jaime Enrique (“Camello”); Collazo Sierra, José (“Pepín”); Class Ríos, Lemuel; Concepción Ríos, Yezzid; Crespo Ferrer, Pedro Juan (“Yongo”, “Mono”); Cruz Barroso, Isaac Fernando; Dávila Cátala, Benjamín (“Mimí”); Dávila Rivera, Katiria; Declet Torres, Gary; Figueroa, Leonardo; Fontanez Dávila, Ismael (“Maelo”); Gaetán Rivera, José Manuel; García García, Aguedo; García Pagán, Hector Ariel; García Quiñones, José Antonio (“Cheo”); García Vega, Vannesa Milagros; González Hernández, Félix “El Colorao”; González Valentín, Carlos (“Chico”); González Vázquez Juan Alberto (“Igor”); Hernández Tirado, Angel (“Toto”); Humarán Vargas, Agustín C.; Landrón Trinidad, José Rafael (“Wisín”); León Nieves, Luis Gilberto (“Neito”); Licier Prieto, Emilio Rafael (“Millito”); López Colón, Pedro Usiel; Marrero Cruz, José Alberto (“Alby”); Marrero Noriega, Manuel Eufemio (“Manny”); Martínez Concepción, Angel Manuel (“Indio”); Martínez Figueroa, Adam Rafael Martínez García, Rafael (“Rafy”); Martínez Pantoja, Michelle (“India”); Matos Maldonado, José Enrique (“Coco”); Maysonet Santos, Mejías Astol, Luis Manuel (“Guito”); Melendez De Leon, Martín; Héctor Luis (“Chaco”); Meléndez Nieves, Victor Luis (Vitín); Mercado Méndez, Rafael (“Felo”); Montes Claudio, Carlos David; Montes Claudio, José Antonio (“Pepito”); Narváez Rosario, Carlos Arnaldo; Navedo Navedo, Moisés (“Moe”); Nevárez Brull, Pedro (“Birin”)Nieves Martínez, Ramón Luis; Nieves Meléndez, Viviano (“Tito”); Otero Cancel, Ramón (“Monchito Plomo”), Otero Lugo, José Fermín; Otero Rosa, Dr. Norberto (“Kiro”); Otero Suro, Rodrigo (“Guigo”); Pabón Rojas, Julio (“Yiguiri”); Pantoja Negrón, Dr. Carlos Enrique; Pérez Urbistondo, Nicolás (“Tilín”); Portela Berríos, Jose Emilio; Portela Cuarez, José (“Manel”); Purcell Montalvo, Sophie Sophia; Quintana Santos, Luis Joaquín; Raíces Aponte, Feliciano (“Chano”); Rey Méndez, Edwin; Ríos Rivera, Arturo; Rodríguez López, Nivia Enid;Rivera Otero, Marcelo Antonio; Rodríguez Mejías, Alondra Rubí; Rodríguez Torres, Iván (“Pudge”, “I-Rod”); Román Maldonado, Ricardo “Pepitón”; Quiñones Flores, Victor Luis (“Vivico”); Pino Raimundí, Dr. Harry; Polonia Molina, Francisco Javier; Portela Berríos, Rocío Daniela; Prado Reyes, Pedro Ismael; Rivera Ríos, René; Rivera Rolón, Isabel del Mar; Rodríguez Olivo, Efraín (“Porky”); Rodríguez Náter, Adiena Joann; Rodríguez Náter, Liza Michelle; Rodríguez Padilla, Manuel Angel (“El Versátil”, “Mr. Y”); Rolón Rivera, Luis Angel (“Ñaco”); Rosario Figueroa, José Angel (“Cholo”); Rosario Flores, Thomas (“Jimmy”); Sanabria Lugo, José Manuel (“Manolo”); Soto Pagán, Reinaldo (“Rayo”) Ruiz Montañez, Edgardo (“Edgar”); Rodríguez Otero, Davila (“El Gallo”); Rosario Molina, Luis; Sánchez Sánchez, Neftalí (“Talí”); Santiago Castañón, Gerardo (“Gerry”); Soler Martínez, Juan Antonio; Soler Ruíz, Manuel (“Neco”); Torres del Río José Ramón (“Ché Torres”); Torres Rey, Félix Javier; Valle Vázquez, Héctor José; Vega Canales, Manuel (“Don Neco”); Vélez Rivera, René; Vélez Segarra, Sandra Ivette.

La aportación de Elmer Gautier Rodríguez con Estrellas del Deporte Vegabajeño por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Imágenes de la presentación del libro Estrellas del Deporte Vegabajeño

Fallece el historiador Dr. Carmelo Rosario Natal

DR ROSARIO NATAL

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

La Fundación Luis Muñoz Marín informó el deceso del historiador puertorriqueño Carmelo Rosario Natal, quien ejerció el primer criterio profesional sobre el libro “Vega Baja, su historia y su cultura”.

Escriben en la Fundación sobre el historiador:

El Dr. Rosario Natal, historiador y artista puertorriqueño, dedicó su vida al estudio de la historia contemporánea de Puerto Rico con especial atención a la administración del Gobernador Luis Muñoz Marín. Su labor incansable en la investigación de nuestra historia contemporánea permitió la publicación de una gran cantidad de obras que hoy son referencia primaria para cualquier estudioso de los temas históricos de Puerto Rico.

Por más de 10 años coordinó el proyecto de Tertulias Luis Muñoz Marín y su tiempo que se celebró en la Fundación Luis Muñoz Marín desde el año 2000, llevando a cabo más de trecientas charlas sobre temas diversos sobre historia, cultura, política, aspectos internacionales, entre muchos otros temas.

José Gualberto Padilla

PORTADA PARA UN PALACIO UN CARIBE ELSA TIO

Por Elsa Tió

José Gualberto Padilla, El Caribe, nace  en San Juan el 12 de julio de 1829 en la calle O’Donell, esquina San Francisco, frente a la Plaza Colón del Viejo San Juan. Fueron su padres José María Padilla Córdoba (¿-1843, Añasco) y Trinidad Alfonso Ramírez (Venezuela, Vega Baja, 1809-1867), quienes influyen decididamente en su formación y carácer. De ellos aprende, según relata su hija Trina Padilla de Sanz, mejor conocida como La Hija del Caribe, “a ser noble y bueno con los humildes y altivo y bravo con los poderosos”.

José Gualberto Padilla, “No solía escribir en su mesa de estudio, como los demás poetas. Sus mejores versos los escribía en la soledad de los caminos, mientras viajaba. Tenía caballos propios, de muy cómodo y seguro andar, usaba unas monturas que le permitían ir en ellas cómo- damente sentado. Y al salir de las poblaciones requería papel y lápiz, soltaba las riendas, y escribía los versos que acudían a su mente fáciles, robustos, intencionados y de admirable plasticidad.”
Ser médico lo llevó a viajar constantemente por los pueblos limítrofes a Vega Baja, recorriendo caminos que le permitieron llenarse los ojos de paisaje. Padilla se dejó enamorar de la naturaleza, lo que le permitió años más tarde escribir su magistral e inconcluso Canto a Puerto Rico, en el que exalta y describe con admirable precisión y belleza, cada detalle de los frutos y árboles de nuestra campiña.
Sin embargo, es con sus versos satíricos titulados Para un Palacio, un Caribe, que Padilla surge como figura protagónica en la forja de nuestra conciencia nacional en el siglo XIX. La poesía al servicio de su pluma justiciera hizo historia al defender la dignidad de los puertorriqueños. Con su sátira implacable e ingeniosa se ganó el respeto y la admiración del pueblo, de la mujer, del negro, de los que no tenían voz por su valiente y apasionada defensa a favor de los débiles y olvidados.
José Gualberto Padilla, también conocido por el seudónimo literario de El Caribe, es reconocido por su amigo, el doctor Cayetano Coll y Toste, (Arecibo, 1850-1930, Madrid), como un eminente médico, próspero agricultor y excelente poeta. Lo retrata de la siguiente manera: “Era un hombre hermoso, alto, vigoroso, simpático, de cabellera rubia y mostachos rubios y retorcidos a lo galo, complexión fuerte, ojos verdes y chispeantes… Al poco tiempo de hablar con él, comprendíamos que teníamos delante un hombre de espíritu superior. Lo que llamaríamos hoy un súper-hombre. Vestía diariamente de drill blanco con levita de la misma tela y poseía un físico imponente y una pluma magistral y combativa…”

Sobre los rasgos de su carácter dice su amigo Manuel Fernández Juncos (Oviedo, España, 1846-1928, San Juan), en el prólogo del poemario de Padilla titulado El Combate: “Era de carácter enérgico y generoso, muy altivo con los engreídos de fortuna o de poder, y franco, liberal y tolerante con los demás; constante con el trabajo, compasivo con los infelices y heroico en la lucha combatiendo el dolor ajeno”.

Por su temperamento de hombre cabal, nunca hizo uso de su pluma para la adulación. En ocasión de recibir una petición de la esposa del general Julián Pavía (1867-1868), gobernador de Puerto Rico, para que escribiera en su álbum un poema, y viendo Padilla los elogios desmedidos que en él había, le escribió la siguiente estrofa: A la lisonja mi humor esquivo/ no brindo flores que aroma den; /en mis jardines no las cultivo;/ que soy señora, franco y altivo/ como buen hijo de Borinquén.

Una grata visita

LUCIANO CANO Y JIMMY ROSARIO
Foto por Albert Miranda y Lymaris Reyes

Por Thomas Jimmy Rosario Martínezlogo-ehv-diario-vegabajeno-de-puerto-rico-small

En las clases de la Escuela de la Historia Vegabajeña, en ocasiones surgen situaciones inesperadas por el dinamismo conque nuestros compañeros trabajan cada tema semanal de los miércoles en la noche. En la última clase que tuvimos, el tema era el segundo libro de las memorias del vegabajeño Reinaldo Cano, que como el primero de una trilogía, aporta importante información que no se consigue en otras fuentes de la historia vegabajeña.

Inusitadamente, entró a nuestro salón la figura también importante del hijo del autor fallecido, quien  con luz propia, también ha hecho su aportación a Vega Baja y a Puerto Rico. Luciano Cano García, a quien conocemos desde nuestra niñez como “Luchi”, es un licenciado en farmacia que se ha destacado en la política local y en su profesión, habiendo tenido innumerables logros, entre ellos, presidir en dos ocasiones (1998 y 1973) por dos años cada término, el Colegio de Farmacéuticos de Puerto Rico.

Su presencia fue una gestión de los compañeros investigadores Albert Miranda y Lymaris Reyes. Calladamente nos trajeron la oportuna visita del gran amigo de siempre, quien siendo un coautor silente de los libros debido al estado de salud de su padre, nos ofreció un trasfondo importante de cómo surgieron las publicaciones de la colección.

Antes de la discusión del libro, circulamos en formato digital las primera y segunda partes, de manera que los Investigadores tuvieron el beneficio de acceder a tan importantes obras. Una tercera y última parte será estudiada tan pronto se escaneé el tercer libro.

Luciano está al día en su conocimiento sobre Vega Baja a pesar de que reside en la costa este central de Puerto Rico y ha estado alejado por distintas partes del mundo en gestiones de su trabajo. Nos fue grato contar con él en esta segunda parte de la reseña de lo escrito por su padre Reinaldo Cano Rodríguez por su testimonio de vida personal y de su aportación a tan importantes memorias.