Archivos en la Categoría: Documento

Ponencia sobre proyectos Plan de desastre 2018 del alcalde de VB

Marcos Cruz somete proyecto plan desastre 2018
10 de marzo de 2018
HON. FERNANDO A. GIL ENSENAT
SECRETARIO DEPARTAMENTO DE LA VIVIENDA
SAN JUAN, PUERTO RICO
Asunto: Ponencia del Municipio de Vega Baja, respecto a los proyectos a radicar en el Plan Anual del “CDBG Disaster Recovery” 2018
Saludos cordiales:
¡Buen día a los miembros del gabinete y a todas las personas presentes! Para efectos de registro, mi nombre es Marcos Cruz Molina, en representación de los 55,900 residentes de nuestra ciudad de Vega Baja. Como saben, los huracanes Irma y María ocasionaron grandes daños en nuestro municipio y en todo Puerto Rico, dejando destrucción, muertes, y daños a viviendas, facilidades públicas, infraestructura municipal y comercios. El programa que implantaremos, contribuirá, a que se ocupen muchas de las 7,383 unidades de vivienda vacantes que tenía nuestro municipio antes de los huracanes y las que se desocuparon luego.
Este servidor, en conjunto con mi equipo de trabajo, hemos estado evaluando la información sobre este programa federal de vivienda y recuperación y de como podemos implantarlo eficientemente. El programa (que enfatiza en satisfacer la necesidad de vivienda) es conveniente y ayudará a estimular la sana convivencia de nuestras familias. Para una mejor selección de las propuestas a someter hoy, evaluamos en nuestro municipio, las necesidades de vivienda multifamiliar y unifamiliar, las de vivienda asequible, las de vivienda en rentas de mercado y las de personas sin hogar antes del desastre.
A continuación les presento nuestros cuatro proyectos principales de vivienda, según establece el CFR 24.570.201:
1. Programa de Rehabilitación Moderada de Viviendas
Este programa beneficiaría a 400 familias con 1,200 habitantes y tendría un costo agregado de $8.0 millones. Esta iniciativa pretende que las personas de ingresos bajos y moderados, dueños de viviendas puedan rehabilitar sus propiedades, hasta ponerlas seguras para vivirla. Este proyecto incluye rehabilitaciones menores y moderadas. Se puede combinar con otros fondos (FEMA, HOME, Hogar Renace, Seguros). Ejemplo de esto: filtraciones, problemas eléctricos o daños en elementos de seguridad.
2. Programa de Adquisición de Propiedades en Desuso, para la Venta y/o Alquiler
Este programa beneficiaría a 275 familias con 825 habitantes y tendría un costo agregado de $27.5 millones. Se reutilizarán viviendas que en la actualidad están en desuso. El municipio las adquirirá, las mejorará y las venderá o alquilará a familias que tuvieron problemas con los huracanes Irma o María. De esta manera se desarrolla inteligentemente, sin tener que impactar nuevos terrenos.
3. Programa En Ruta a Mi Nueva Comunidad Segura
Este programa beneficiaría a 210 familias con 630 habitantes y tendría un costo agregado de $31.5 millones. El mismo busca que familias que estén en zonas vulnerables y no seguras puedan adquirir una nueva vivienda en una zona donde se garantice la vida y la propiedad.
4. Gastos de Cierre y Pronto de Hipoteca
Este programa beneficiaría a 175 familias con 525 habitantes y tendría un costo agregado de $3.7 millones. El mismo busca que familias trabajadoras puedan adquirir su primera propiedad, tras recibir una aportación para la transacción.
Otros dos proyectos de facilidades públicas, que aunque no son de vivienda, están relacionados a ser más eficientes, durante emergencias y nos interesa sean considerados, son los siguientes:
Proyectos Prioritarios de Facilidades Públicas
1. Refugios Comunitarios de Emergencia
· Este programa consta de tres (3) refugios y tendría un costo agregado de $3.0 millones. La intención es que el municipio pueda tener lugares que sirvan para que la ciudadanía pueda estar, antes, durante y luego de emergencias. Se reutilizarían espacios, previamente impactados. Usar las escuelas activas como refugio, afectó al sistema escolar. Dicho sea de paso, tuvimos sobre 400 refugiados. Muchos llegaron luego de desalojar 212 familias, principalmente de las comunidades Los Naranjos y Sabana.
2. Centro de Seguridad y Emergencia
· Este programa consta de un edificio que agruparía la Oficina Municipal para el Manejo de Emergencias (OMME, incluyendo el COE), Oficina 911, Oficina de Emergencias Médicas y Policía Municipal. El costo agregado es de $5.0 millones.
Hay otros proyectos de desarrollo económico y facilidades públicas que nos interesan sean considerados en el Plan Anual de la Oficina Central de Recuperación y Reconstrucción de Puerto Rico (ver lista adjunta).
Entendemos que nuestro municipio debe de recibir por lo menos $70.7 millones (si sólo son proyectos de vivienda) para atender las necesidades directas de sobre 3,234 habitantes o $78.7 millones (si incluimos los proyectos de facilidades públicas, relacionados a emergencia). Aprovecho la ocasión para mencionar cuatro de las principales razones, por las que la ayuda del programa es conveniente y necesaria.
· Nuestro municipio está entre los primeros nueve de mayor daño, según el índice del gobierno federal;
· Nuestro municipio tuvo una pérdida significativa de ingresos tras los huracanes;
· Basado en el Censo de Daños realizado en nuestro municipio, tenemos un registro de cerca de 2,400 viviendas que fueron afectadas;
· Dos comunidades recibieron impacto directo de inundaciones sobre los nueve pies, en las cuales sus residentes están bajo los niveles de pobreza.
Las actividades presentadas están directamente relacionadas con los efectos de los Huracanes Irma y María, y ayudarán con la recuperación de nuestro municipio y sus comunidades. Los proyectos aquí presentados cumplen con los objetivos nacionales del programa CDBG-DR y toman en consideración el estar completados antes de febrero del año 2020. Es importante destacar, que nuestra administración le dará prioridad a la planificación, la ejecución de los proyectos, a la participación ciudadana, los aspectos culturales, la seguridad y la infraestructura disponible, entre otros. Además, le estamos dado prioridad, a como podrían beneficiarse de los fondos e iniciativas, las poblaciones con necesidades especiales (por ejemplo, personas de mayor edad, personas con impedimentos, y residentes de vivienda pública).
Tenemos un gran equipo de trabajo, como lo hemos demostrado, manejando eficientemente el presupuesto, logrando la Autonomía Municipal el año pasado, con nuestro Plan Territorial, y no tengo dudas de que tenemos la mejor oficina municipal de servicios electrónicos al cliente de Puerto Rico.
Llevamos sobre 35 años administrando eficientemente fondos CDBG y otros programas federales, por lo que no tengo duda, de que estamos capacitados para administrar estos fondos. Además, administramos fondos federales de “Homeland Security” de 11 municipios. Vale la pena destacar, que a pesar de la crisis económica que nos afecta, hemos cerrado nuestros libros con balance positivo, por los pasados cuatro años. Finalmente, entendemos que la forma de distribución de fondos debe ser la sometida por el Gobierno Federal, en el “Federal Register” en su última carta circular y que nuestros comentarios, se nos deben contestar por escritos.
Estamos comprometidos en convertir a Vega Baja en un municipio resiliente, sustentable y así poder ayudar a levantar a nuestro país, en especial a nuestro municipio y sus ciudadanos. Cuenten con nuestro apoyo, para planificar, administrar y ejecutar los proyectos. Cualquier asunto se puede comunicar conmigo al (787) 855-2500 o con nuestro ayudante administrativo Freddie Ramos al (939) 349-7015. Gracias nuevamente y confiamos que de estos procesos de participación ciudadana saldrán proyectos que permitan lograr mejorar la calidad de vida de todos.
Cordialmente,
MARCOS CRUZ MOLINA
Alcalde
Proyectos de desarrollo económico y facilidades públicas que nos interesan sean considerados en el Plan Anual de la Oficina Central de Recuperación y Reconstrucción de Puerto Rico
 

Legislatura Municipal| Mensaje del historiador Carlos Ayes Suárez

 

LUIGI LEGISLATURA MUNICIPAL ABRIL 12 2018 (17).JPG

Foto por José Luis Maldonado Quirindongo (Luigi)

Mensaje de Carlos M. Ayes Suárez a la Legislatura Municipal de Vega Baja en ocasión del reconocimiento por haber recibido el doctorado del Centro de Estudios de Puerto Rico y del Caribe el jueves, 12 de abril de 2018.

Honorables legisladores municipales:

Afirmaba el historiador italiano Arnaldo Momigliano que “La historia de la historiografía, como cualquiera otra investigación histórica, tiene el propósito de discernir entre verdad y falsedad. Como un tipo de historia intelectual que se propone examinar las realizaciones de un historiador, tiene que distinguir entre soluciones de problemas históricos que no convencen y soluciones (hipótesis, modelos, tipos ideales) que vale la pena replantear y aplicar. Para escribir una historia crítica de la historiografía es preciso conocer tanto a los autores que uno estudia como el material histórico que estudiaron.”

Pese al hecho de que en nuestro pueblo proliferaron los “historiadores de bronce” desde el siglo pasado, fue el Sr. Luis de la Rosa Martínez nuestro primer historiador académico y cuyo interés en educar a los vegabajeños sobre su historia incidió en la publicación de diversos trabajos de investigación sobre la historia general del pueblo y sobre aspectos tan importantes como es la historia de la instrucción pública desde el nombramiento de Don José María Saavedra como el primer maestro vegabajeño.

Le tocó al Sr. Luis de la Rosa Martínez investigar por primera vez las circunstancias de los inicios de Vega Baja como centro urbano concluyendo que solo existían datos circunstanciales en distintos documentos que sugerían que el pueblo había sido fundado en el año de 1776. Esa conclusión sirvió de justificación a la conmemoración del bicentenario del pueblo por el Gobierno Municipal de Vega Baja. Desde entonces, han transcurrido más de 40 años sin que los hallazgos del historiador fueran revisados. Tampoco en su investigación encontramos una explicación del proceso mediante el cual se estructuró el territorio que hoy comprende el término municipal de Vega Baja.

Al iniciar nuestra investigación sobre la historia de Vega Baja como parte de nuestros estudios doctorales, teníamos en mente que los hallazgos del Sr. Luis de la Rosa Martínez sobre los orígenes del pueblo no eran convincentes y valía la pena, entonces, para citar a Momigliano replantear el tema y aplicar nuevas técnicas de investigación para explicar la estructuración territorial del pueblo. Para llevar a cabo nuestra investigación no solo usamos las fuentes primarias y secundarias que los historiadores que nos precedieron habían consultado si no que recurrimos al auxilio de otras ciencias históricas tales como la arqueología, la antropología, la etnología y la etnografía. De hecho, antes de comenzar mis estudios en historia contaba con una formación académica en antropología y arqueología de Puerto Rico y el Caribe.

Toda vez que la historia es revisionista, llevamos a cabo una minuciosa revisión de los datos históricos publicados sobre Vega Baja mediante un esfuerzo multidisciplinario guiados por el materialismo histórico como teoría de investigación. Si bien es cierto que muchos historiadores entienden que el historiador no necesita una teoría para llevar a cabo su trabajo de búsqueda de la verdad, entiendo que es en el desarrollo de las fuerzas productivas que se dan las contradicciones y las luchas de clase que inciden en la transformación de la sociedad.

Aunque resulta indiscutible que la historia es un entrelazamiento de eventos donde se correlacionan las fuerzas productivas, también es cierto que hay acontecimientos específicos definitorios del ethos como resultan ser para el pueblo vegabajeño la autorización de fundar el pueblo mediante Real Cédula de 1779 y la delimitación definitoria del territorio en su extensión actual en el año de 1847. Muchos otros acontecimientos anteriores y posteriores contribuirían a la definición del sentido de vegabajeñismo que nos define.

El patrimonio cultural de un pueblo entraña tanto el producto tangible como intangible del quehacer cotidiano del pueblo. A través de los años le hemos prestado mayor atención a la conservación de los bienes patrimoniales tangibles. Por eso es que se estableció una Zona Histórica en el pueblo y ha habido diversos esfuerzos por establecer museos para la conservación de parte de dicho patrimonio. Sin embargo, pese al hecho de que demostramos un gran aprecio por nuestro patrimonio intangible, como resultan ser nuestras costumbres, tradiciones y folklore, el mismo no ha sido valorado de la misma forma que nuestro patrimonio tangible.

Aunque la cultura es dinámica y no deja de cambiar ni un solo instante, encontramos en nuestras manifestaciones musicales, indistintamente del carácter industrial de la producción discográfica o la difusión comercial, una de las áreas donde observamos una marcada tendencia a la conservación de dicho patrimonio. Por eso es que nuestra comunidad atesora la música del Trío Vegabajeño y todavía encontramos personas escuchando asiduamente canciones cuya música fue popular durante sus años de crianza como parte de una memorabilia nostálgica por el pasado. Estas y otras manifestaciones culturales no solo nos definen como pueblo sino que forman parte del patrimonio tanto tangible como intangible de la humanidad.

Todo esto nos lleva a concluir que necesitamos de una iniciativa tanto del sector público como del privado para delinear una política cultural donde no solo se estudien las manifestaciones culturales de nuestro pueblo si no que se conserve lo que se pueda conservar y se difunda su contenido como parte de un esfuerzo de valorización de lo nuestro que bien podría contribuir al desarrollo económico de nuestra comunidad.

Es dentro de dicho esquema que se organiza la Escuela de la Historia de Vega Baja. Sin embargo, esta gesta tiene que desarrollarse de forma paralela mediante colaboración con las iniciativas de otros sectores de la población. La cultura no puede seguir siendo valorada como un área de gastos superfluos porque se ha demostrado a la saciedad como parte de infinidad de esfuerzos internacionales que es una inversión que contribuye al desarrollo económico a través del turismo ya sea internacional o doméstico. El turismo cultural combinado con el turismo médico, de naturaleza y de aventura podría representar una iniciativa de inversión económica tan necesaria en estos momentos donde nuestra economía sufre de decrecimiento y de estrechez.

Queremos contribuir a dicho desarrollo. Pero necesitamos que se defina una política cultural a nivel municipal que permita dirigir los esfuerzos individuales de la comunidad de forma coherente sin pretender legislar a espaldas de la comunidad. En estos momentos estamos trabajando en una propuesta de desarrollo cultural para nuestro pueblo la cual esperamos se pueda implementar luego de formalizar los acuerdos con el Gobierno Municipal de Vega Baja. Estamos convencidos de que podemos contribuir no solo al desarrollo cultural de nuestro pueblo sino a su desarrollo económico. A través de las investigaciones históricas buscamos las soluciones a los problemas históricos que están sin resolverse.

*El Dr. Carlos M. Ayes Suárez es actualmente Presidente de la Escuela de la Historia Vegabajeña, Inc.

Publicaciones| La descendencia de Caín por Julio Meléndez

JULIO MELENDEZ

En 1992, el vegabajeño Julio Meléndez preparó una conferencia para el Día de la Abolición de la esclavitud que tituló La descendencia de Caín. La auspició el Centro Cultural de Vega Baja Carmen Rivera de Alvarado. Nos place incluírla íntegra, por considerarlo un documento histórico de un trabajo excelente para nuestra historia.

La descendencia de Cain por Julio Melendez 1992

julio-melendez

calle-julio-melendez1