Categoría: Historias

Fototeca Jimmy Rosario| Edificaciones| Acueducto de Vega Baja| 1951

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

El agua para consumo y limpieza no era servido por ningún gobierno. Cada familia procuraba conseguir agua mediante pozos hincados en su propiedad o acumulando en tanques mediante un sistema de conducción de aguas pluviales (de lluvia) a través de unos canales colgados del techo de las casas.

El gobierno municipal de Vega Baja inició en el siglo XX el servicio de agua a las casas. Comenzó en el barrio Pueblo y la acumulaba y lanzaba por gravedad desde un lugar más alto. Posteriormente instaló plumas públicas en los barrios donde acostumbrábamos a ver los vecinos con los envases de metal cargados sobre sus cabezas y entre sus brazos el preciado líquido.

La construcción de las plantas de clorinación y las de tratamiento de aguas servidas con el uso de bombas eléctricas para lanzar agua a distancia completaron lo que hoy día conocemos para el servicio local, aunque desde que el gobierno estatal creó la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, el agua que recibimos no es necesariamente producida localmente.

Ya no existen las plumas públicas aunque hay vestigios de donde estuvieron localizadas y he visto fotos de ellas. Pero del tiempo en que el gobierno municipal estaba a cargo de producir y servir el agua, hay algunas tapas de los metros locales aun en uso en las calles Acosta, Betances y Baldorioty en el pueblo.

El alcantarillado tiene otra historia. Antes había unas canales un poco profundas a los lados de las calles por donde pasaban las aguas. En algunos lugares se hicieron canales debajo de las aceras, en otros se construyó debajo de las calles. Hay claros vestigios de estos dos tipos de construcciones.