Archivos en la Categoría: Conceptos de la Historia Vegabajeña

Conceptos de la Historia Vegabajeña| La Verdad

Foto por Edgardo Pabón

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

(Publicado originalmente el 21 de mayo de 2019 bajo el título «Escribir»)

Hay personas que no gustan lo que escribo. No les gusta por mi persona, porque me quieren mucho, no me quieren o porque los temas, estilo o contenido son intrascendentes para ellos. Otros me expresan su conformidad y hasta me recomiendan temas, información o conceptos. No escribo para nadie en particular, excepto cuando le nombro de alguna manera. A los que se enlazan conmigo después de cada tarea, mi agradecimiento.

Escribir es una facultad, no todo el mundo sabe leer o escribir. Los que contamos con la destreza, aunque sea limitada, debemos hacerlo porque es parte de nuestro deber familiar y social. Al fin y al cabo, todo lo que escribimos es historia. Y creo en la historia como el elemento fundamental para la transformación social.

La historia dependería de la tradición oral y de testimonios en tiempo real si no hubiera documentos. Estos, con sus tropiezos, nos permiten ser más precisos al perpetuar fechas, asuntos y detalles. Ayudan a la búsqueda de la verdad.

¿Pero, qué es la verdad?

Para eso hay muchas contestaciones. En el mundo de la fe y la religion, la verdad siempre aparece como sinónimo de una deidad. Jesucristo se proclamó como el camino, la verdad y la vida y en Juan 14:6 se preesenta como una verdad universal. Lo mismo ocurre en todas las demás religiones y creencias. Parten de una verdad pensada como medio de supervivencia. Los cristianos fundamentalistas lo son porque todas las respuestas a sus preguntas humanas las encuentran en el Viejo y Nuevo Testamento, al igual que con otros escritos todas las demás religiones y creencias antiguas y modernas. En Vega Baja tuvimos una creencia impuesta por la religión católica por siglos hasta que llegaron sus hermanos protestantes con otros ritos y creencias. Luego aparecieron los espiritistas y otros religiosos, incluyendo los no cristianos.

El abogado, sea defensor. acusador o juez, tiene que lidiar con varias verdades. Por ejemplo, la verdad en un caso criminal es aquella en que un delito se pueda probar más allá de duda razonable. Eso tendrá implicaciones y razonamientos distintos de delito en delito y de caso en caso y de probar hechos para una convicción. En el área del derecho civil, la preponderancia de la prueba es lo que establece la verdad suficiente para obtener una sentencia. Estos conceptos, demasiado técnicos para el que no estudia derecho, ofrecen alternativas incomprensibles que a veces se complican en los tribunales apelativos y más cuando establecen doctrinas a seguir en los tribunales supremos de Puerto Rico y Estados Unidos. Pero sigue siendo la verdad que busca la justicia humana interpretada por reglas jurídicas. 

Hubo un tiempo en nuestro pueblo que la justicia era impartida en primera instancia por el dueño del lugar, luego se delegó a un juez llamado teniente a guerra, al alcalde y finalmente a un juez de paz. No había abogados, se citaban dos personas de la comunidad a las que se les llamaba «hombres buenos» y éstos trabajaban como «amigables componedores» para tratar de solucionar los asuntos legales. La insuficiencia de conocimiento del derecho al no haber abogados hacía que la verdad se estableciera por criterios subjetivos, pero esa era la verdad establecida para esa época.

El periodista y los medios sociales también son fuentes de verdades. Las informaciones no son escrutadas por ningún organismo supremo por lo que son más dados a perpetuar equivocaciones como si fueran hechos irrefutables y opiniones incontrovertibles. La falta de destrezas, negligencia o intención del periodista por sus propias creencias o del medio por su línea política, social o religiosa son filtros negativos que hacen que las informaciones periodísticas no sean admisibles en los tribunales.  No obstante, todos los días abrimos los periódicos en digital o papel para buscar marcos de referencia. Nuestra confianza se deposita en un criterio de discreción de un tercero.

El periodismo en Vega Baja en sus comienzos fue originalmente vedado, luego imposibilitado y finalmente perseguido, especialmente por la razón de que fue traído por personas con creencias distintas a las establecidas socialmente. Los pioneros fueron las familia Alvarez y Enríquez, muchos de los cuales irónicamente son reconocidos por sus grandes aportaciones en la vida económica, social, cultural y deportiva por varias generaciones.

Los politicos nos dicen muchas verdades, especialmente cuando no han llegado al poder. Cuando lo logran, su próximo paso es retenerlo a todo costo.  Se olvidan de que es tiempo prestado con fecha de expiración y generalmente creen tener ciertas inmunidades y a un favor permanente de quienes le ayudaron a llegar al poder y a retenerlo. Trabajan una imagen prístina de su ejecutoria, a veces utilizando los recursos de los cuales son custodios. Por eso en nuestra sociedad, los politicos siempre escribirán y dirán una parte de la verdad. Por definición, pertenecen a un partido; un partido nunca es un completo.

Pareciera que en este tiempo muchos ciudadanos han bajado a los politicos del pedestal de héroes de la patria que tenían antes. Para el que se aventura en la política se da cuenta de que hay una puerta giratoria desde el mismo proceso electoral. Allí se aprenden las primeras lecciones de corrupción para el advenedizo en la política que tiene que seguir sosteniendo tan pronto comienza para poder sobrevivir en un mundo de gente lista pero corrupta.

Las verdades se van perdiendo, enmascarando u olvidando. La política, a fuerza de costumbres aprendidas, no es generalmente buen camino para los que quieren andar con la verdad.

Vega Baja ha aprendido esta lección. La acusación criminal de sus últimos tres alcaldes y la convicción de los últimos dos, además de los resultados históricos de las últimas dos elecciones han probado con el castigo ejemplar que no se deben cruzar las fronteras de la honestidad personal ni pensar en apropiarse de las personas y  los bienes  ajenos.

La literatura, cuando no es subvencionada o dirigida por el estado, es fuente de verdades mediante su crítica social implícita o expresa o el análisis de la conducta humana que propone. De todos los escritores literarios, yo prefiero los poetas, especialmente a los románticos. Ellos desnudan sus sentimientos y nos ofrecen una clara descripción de las verdades de ellos y las que perciben de los demás.  Si no se atreven a decirlo explícitamente, al menos nos dan los elementos con sus imágenes metafóricas y símiles. Su generosa oferta siempre tiene el riesgo social de que se malinterprete su sentimiento como una debilidad. Pero el valor de un espíritu libre puede contra todo.

La verdad desde adentro es la más pura. Ahí está la mente y el alma. Cuando se traduce en letras se le da una oportunidad a la humanidad de encontrar el bien y la felicidad, que es la consecuencia feliz de buscarla.

 

Conceptos de la Historia Vegabajeña| «Orgullo Vegabajeño»

Foto por Edgardo Pabón

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

El orgullo, según lo define la Real Academia de la Lengua, es una palabra que implica una acción negativa. «Son orgullosos», se les dice a las personas opulentas, de buena apariencia o cuerpo o hasta de intelectualidad aparente que viven en el aire tratando de sacar ventaja social de los demás por sus atributos naturales o ganados con el tiempo.

Lo que llamamos orgullo vegabajeño no tiene que ver con eso. Nace de nuestro sentido de pertenencia, de lo que nos permite asociarnos mentalmente en la música, política, artes, ciencias, deportes y todo el resto de la actividad humana que nos vincula con nuestro lugar de nacimiento o de vida. Nos ata a personas, fauna, flora, eventos, lugares y hasta espacios virtuales.

El orgullo vegabajeño nace del amor, no de la codicia, la prepotencia o la exclusividad. No tenemos  frases como «Ponce es Ponce y lo demás es parking», «la Ciudad Señorial» , » de cuna de oro» , «de alta alcurnia», «gente de la losa» «gente pof pof» o que para definirnos se nos asocie nuestro pueblo al excremento o con palabras divisivas.

El cognomento que nos han dado nuestros antepasados es sencillo y dulzón, somos el pueblo del melao melao.

Ser vegabajeño o vegabajeñista es reconocer que hay un mundo en común, con personas afines y gustos similares aunque tengamos diferencias. No tenemos que ser deportistas para reconocer a Iván Rodríguez o a Igor González y querer conocerlos y compartir con ellos o admirarlos en la distancia y pensar que sus triunfos son nuestros triunfos. Tampoco tenemos que ser salseros para querer identificarnos con los ogros de los grandes músicos y compositores como Roberto Sierra, Edán Meléndez o Edwin Crespo, Fernandito Alvarez, Maggy y hasta Bad Bunny. Ni tenemos que estar de acuerdo con los pensamientos socialistas de Alejandro Torres Rivera para reconocer sus virtudes de líder puertorriqueño de distintas causas profesionales, políticas, educativas y laborales o concordar con el Dr. Víctor Ramos con sus críticas a los médicos que le precedieron en la presidencia del Colegio de Médicos o su lucha por una mejor justicia social de parte de las seguros del gobierno y la empresa privada.

No tenemos que aceptar todas  las cualidades de las personas que aportan a la sociedad que están vinculados a nuestra ciudad. Pero seremos afines siempre con ellos y con todo lo que nos da ese espacio de identificación mutua, de gente que aunque esté en la cúspide, mira hacia sus compueblanos con la experiencia de la ternura paternal, maternal, como hijo o hermano.

El orgullo vegabajeño tiene una definición única, pues no hay más vegabajeño en el mundo que los que nos atamos a Vega Baja, Puerto Rico. Es un sentimiento que se basamenta en la historia de nuestra ciudad, en las luchas que han dado los nuestros por hacer un espacio de orígen, partida y regreso para las vidas propias y familiares, donde retorna nuestra mente continuamente en forma de bienestar o añoranza. Donde estamos los que de forma permanente u ocasional nos preocupamos por todo lo que aquí pasa.

El orgullo vegabajeño es un mundo virtual de más socios que residentes de Vega Baja que el amor une más allá que compartir un lugar. El orgullo vegabajeño es la inspiración positiva que nos permite ser inclusivos dentro de todas nuestras diferencias .

Conceptos de la historia vegabajeña| Escudriñar la historia es buscar la mejor evidencia

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Thomas Jimmy Rosario Martínez 2013

(Publicado originalmente en Diario Vegabajeño de Puerto Rico del 29 de octubre de 2014)

La historia de Vega Baja se nutre de varias fuentes, pero no seré técnico escribiendo de fuentes primarias y secundarias como hice a principios de la década de 1970 en el semanario TAINO. El lenguaje que generalmente el pueblo puede y debe leer es aquel que sea más simple y práctico y no el elaborado en la academia y los lugares intelectuales.

Por eso el título de Escudriñar la historia es buscar la mejor evidencia. Para los cristianos fundamentalistas, la Biblia es donde está el fundamento de la vida espiritual. Los mismo es para los musulmanes el Corán y para el mundo legal, el de los tribunales, la mejor evidencia resuelve el caso.

En la historia de Vega Baja, la mejor evidencia tiene que ser evaluada sobre un documento, un testimonio escrito u oral, objetos,  señas o combinación de todas.

Para no equivocarnos como pueblo o repetir errores, tenemos que buscar la historia. Y al buscar la historia tenemos que discernir entre las distintas fuentes existentes para llegar a la verdad o a una certeza inteligente.

Tenemos que buscar, encontrar y hacer conocer la mejor evidencia. Eso nos aleja de los inventos y las creencias que no tienen base en la realidad.

¿Porqué aparecen estos nombres inscritos en el sagrario del templo católico de Vega Baja?

EHV VISITA AL PARROCO JORGE YAMIL MORALES (4)

 

Donación de este altar P. D. Leonardo Igaravidez

 

EHV VISITA AL PARROCO JORGE YAMIL MORALES (1)

 

Su Sra. esposa Da. Carmen E. Landron 1871 Por Furiati

 

El más joven investigador vegabajeño gana medalla de historia en su graduación

 

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Ningún investigador de la Escuela de la Historia Vegabajeña sabe del tren que pasaba por Vega Baja como Jan Colón Cantellops. Con una pasión por la historia del ferrocarril, ha hurgado en la historia documental y trabajo de campo buscando los detalles que conformaron la presencia desde su construcción a fines del Siglo XIX hasta que fue sacado de circulación en la década de 1950.

El fue la persona que descubrió que una de las máquinas que fue adquirida por la Central San Vicente está en exhibición en la la Casa Eurite en Moca. Recientemente nos mostró fotos de vías del tren que están bajo agua en el Barrio Cabo Caribe y que incluso en nuestro local del pueblo la verja divisoria está hecha con vías del tren. Anteriormente hemos escrito sobre Jan en varias ocasiones y el producto de sus investigaciones.

Felicitamos a Jan, a sus padres, abuelos y bisabuela que sabemos que se sienten muy orgullosos de este líder del escutismo local e investigador de la historia vegabajeña.

Riel de Tren

Máquina de San Vicente

Aclaran orígen de máquina de San Vicente

 

 

Introducción a la Historia Vegabajeña| Primera Sesión| 2014

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Antes de que creáramos la Escuela de la Historia Vegabajeña, fundamos Investigadores de la Historia Vegabajeña. Allí comenzamos a trabajar en actividades de divulgación histórica. En 2014 produjimos este vídeo introductorio a una charla que ofrecimos con la participación de algunos compañeros como Carlos Ayes Suárez, hoy Presidente y Juan Carlos Rosario, quien falleció posteriormente.

Historia Vegabajeña| La crítica en el arte de los vegabajeños

Thomas Jimmy Rosario Martinez por Rudy Rivera

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Los artistas vegabajeños andan por el mundo creando y exponiendo. Están sembrando.

PEDRO BRULL TORRES (2)Pedro Brull Torres es una celebridad como pintor en PEDRO BRULL EN MELAO COLOMBIAOrlando. Su tocayo Pedro Brull Irizarry triunfa en Colombia, donde es toda una celebridad. Roberto Sierra acaba de ganar el XVI Premio SGAE de la Música Iberoamericana Tomás Luis de Victoria, cuyo objetivo es otorgar el más alto reconocimiento público a un compositor vivo por haber contribuido sustancialmente al enriquecimiento del acervo musical de los pueblos hispanoamericanos a través de su obra creativa.

roberto_sierra_tlv.jpg

Porque el boxeo es un arte más que un deporte, el artista del pugilismo Emmanuel (Manny) Rodríguez acaba de darnos un nuevo campeón mundial. El invicto le ganó a su oponente Paul Butler en Inglaterra.

Anteriormente, Juan Tizol salió de Vega Baja muy jóven para triunfar en las grandes orquestas de Estados Unidos como compositor y músico. Fernandito Alvarez constituyó uno de los mejores tríos de guitarras no solo de Puerto Rico, sino ejemplo para toda hispanoamérica. Mi pariente Pepito Torres estuvo en otros países tocando con grandes artistas antes de venir a disfrutar su conocimiento y ejecución y a concluir su vida artística con la famosa Orquesta Siboney en Puerto Rico. Maggy fue la «Reina de la Juventud».

 

BAD BUNNY EN CONCIERTO

Anoche un vegabajeño, Benito Antonio Martínez Ocasio, mejor conocido como Bad Bunny,  se consagró como profeta en su pueblo al llenar el Centro de Convenciones Pedro Rosselló y ser acompañado en su debut grande de Puerto Rico por los más famosos de los artistas de su género y de otros.

Como es natural, hay voces que lo critican, como también lo han hecho con los demás. Bad Bunny es un personaje, detrás del cual está un ser humano joven en el que las empresas confían porque no está en malos pasos como otros y tiene una sensibilidad más allá del glamour del espectáculo. Esto está  probado cuando  hace apenas meses atrás cuando hubo la crisis del huracán María y con un gran sentido de pertenencia hacia su barrio y su pueblo.

Algunos se han dado en lamentar las letras de algunas de sus canciones. Pero eso no es nuevo. Los moralistas una vez quisieron que se cambiara la letra de la canción «Pecado» del argentino  Carlos Bahr porque la consideraban blasfemica:

Yo no sé si es prohibido,
si no tiene perdón,
si me lleva al abismo,
sólo se que es amor.

Yo no sé si este amor es pecado que tiene castigo,
si es faltar a las leyes honradas del hombre y de Dios.
Sólo sé que me aturde la vida como un torbellino,
que me arrastra y me arrastra a tus brazos en ciega pasión.

Es más fuerte que yo que mi vida, mi credo y mi sino,
es más fuerte que todo el respeto y el temor a Dios.
Aunque sea pecado te quiero, te quiero lo mismo
aunque todo me niegue el derecho me aferro a este amor.

A Pedro Flores, le cambiaron la letra de «Bajo un palmar» porque la palabra «coger» era vedada socialmente; significaba tener sexo y eso, en aquellos tiempos, era de rechazo social:

Yo tuve un sueño feliz, 
quise hacerlo una canción 
y mi guitarra( cogí, pedí). 
Puse todo el corazón
concentre pensando en ti, 
volaron las palomas del milagro 
y escucha dulce bien lo que escribí.

Hasta la letra de Preciosa de Rafael Hernández quisieron sustituir, por razones políticas esta vez,  «no importa el tirano te trate con negra maldad» por «destino cubierto de gloria».

La letra de las canciones que he podido leer o escuchar de Bad Bunny sólo refleja el hablar cotidiano y la actividad humana en Puerto Rico y el mundo. No veo la maldad en describir con letras, palabras y frases lo que un pintor hace con colores y tonos de grises. Todos en un ambiente de confianza tenemos un lenguage escatológico y enfatizamos nuestra emociones con palabras y frases que usualmente no acostumbramos. Distanciarnos de eso es una gran hipocresía, es tapar la realidad y tratar de controlar la verdad con fantasía.

Los que ya dejamos atrás la juventud no nos es familiar esa peculiar manera de hablar o de expresarse y a veces ni música consideramos esa expresión cultural. Si la vida significa la búsqueda de la felicidad yo lo soy abriendo mi mente a la recepción de todos los sonidos. No puedo dejar de escuchar música, es tan parte de mi vida como la vida misma.

Mi oído está acostumbrado a Mozart, Bethoven, Bizet, pero también en la música clasica  damos espacio al contemporáneo vegabajeño Roberto Sierra, al actor Anthony Hopkins o al Beatle Paul McCartntey. Igual podemos escuchar a los «Mulatos del Sabor» (El Gran Combo), Rolando La Serie, Olga Guillot, mi favorito José José, Sandro, Raphael y aun aquellos que parecen que no tienen voz como Julio Iglesias o los que parecen que hacen el ridículo como el «Cano» Estremera o el «Cuco» Rosario.

El compositor vegabajeño Edwin Crespo escribió una canción que se hizo famosa criticando la escuela pública en los años setenta, cantada por una de las orquestas o grupos que formó. El retrato de la sociedad no solo se obtiene por fotografías, hay intérpretes en todos los géneros artísticos y literarios. Si no, ¿cómo se hubiera dado el intercambio entre Padilla y Palacios en el Siglo XIX?  Uno defendiendo a los puertorriqueños, por los ataques viles del otro.

Yo no tengo duda de que Benito Antonio Martínez Ocasio tiene alguna clase de talento para que tanta gente pague por verlo y escucharlo. Dios o esa fuerza divina dota al ser humano de inteligencia y destrezas para forjar su destino. Si sigue esa ruta, tendrá un lugar especial en la historia de Vega Baja, Puerto Rico y el mundo.

Quizás sea un entertainer o un incipiente René Pérez Joglar.  Tal vez viene a revolucionar la música y sus previas dos presentaciones en el programa de Don Francisco sea el principio de una gran carrrera ya internacionalmente encaminada. Pero no menoscabemos el talento. El que no le guste, que no lo patrocine. Si no está muy informado sobre las tendencias contemporáneas, no podrá entender su valor actual y su crítica no nos servirá de mucho, pues será desestimada como insuficiente y hasta prejuiciada. Yo me voy del lado de la duda positiva.

Como vegabajeños tenemos que darle crédito justo y abonar los nuevos pinos porque si no lo hacemos, nos quedaremos sin arboleda.

Historia Vegabajeña| ¿Que debemos hacer con los recursos informativos de la historia vegabajeña?

Thomas Jimmy Rosario Martinez por Rudy RiveraPor Thomas Jimmy Rosario Martínez

No existe una diferencia entre lo que es historia vegabajeña y lo que no lo es cuando se trata de nuestra actividad humana y el ambiente.  Hasta el gentilicio de vegabajeño es exclusivo en todo el universo.

La  historia es generalmente recuento de  experiencia. Los que nos precedieron y aun los que hemos sido la constante por el último medio siglo en esta disciplina de investigación y educación, nos recordaron temas como la política, cultura, economía, sociedad, instituciones, recursos naturales y su utilización y hasta temas deportivos.

Hay muchos trabajos de historia que nunca se concluyeron. Luis de la Rosa Martínez, Juan Carlos Rosario y otros, trabajaban en temas particulares cuando los sorprendió la incapacidad y luego la transición. Otros se han extraviado en las bibliotecas y archivos universitarios, otros destruidos por ignorancia o por los disturbios naturales.

En la historia vegabajeña hay que continuar rescatando cuanto quede y prevenir que no se pierda lo que actualmente está archivado en el olvido. Los investigadores tenemos que ser  proactivos tratando de localizar, encontrar y prolongar la vida de los objetos y de la información intangible que generalmente por negligencia, intención o indiferencia puede perderse en el presente.

Si nos ocupamos de lo que tenemos, la generación siguiente podrá informarse y contar con una perspectiva más amplia que la que puede haber si no hacemos la tarea que nos corresponde a los que tenemos conciencia histórica.

Esto último debe ser una constante en los ciudadanos que aman a su pueblo y a su país. Hay que incluir al gobierno municipal y las instituciones culturales y educativas como centinelas del tesoro documental y el cúmulo del quehacer humano tangible e intangible con el que basaremos nuestros recuentos y análisis de la historia vegabajeña.

 

Historia Vegabajeña| Un día como hoy| 2 de mayo y el orígen de los nombres de las calles

Thomas Jimmy Rosario Martinez por Rudy Rivera

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

 Mi padre me decía que Don Pablo Eguía, un comerciante distinguido de Vega Baja, le

Eguía Maguregui, Pablo (2)

Pablo Eguía

apodaban dos de mayo. Su nieto me confirmó que al menos, él nació en ese fecha. Pero también encontré en el Registro de la Propiedad, Cuarta Sección de Bayamón, que hubo una calle o parte de ella que llevaba el nombre de esa fecha. No es clara la referencia sobre su ubicación, pero a mi entender, era la Calle Nueva, luego denominada Julián Blanco Sosa o una sección en lo que conocemos como la parte oeste en la parte que interseca hoy día con la Calle Luis Muñoz Rivera.

El 2 de mayo es una fecha conmemorativa de España, porque marca el comienzo de la resistencia española frente a la ocupación de Francia. Es posible que el nombre de esa calle se hubiera originado desde el Siglo XIX. A otras calles ya se les había puesto nombre como Camino Real, Nuestra Señora del Rosario, Comercio, Palma, Central, Lateral del Norte, Lateral del Sur y otras. Corriendo de norte a sur, estaban la «avenidas» numeradas desde la Avenida Numero Uno en adelante, las que hoy corresponden a las calles Tulio Otero, Eugenio María de Hostos, Manuel Padilla Dávila, Muñoz Rivera e Igaravídez. De tiempo en tiempo se fueron cambiando sus nombres a los que tenemos hoy día.

El nombre de las calles corresponde al Gobierno Municipal. Hay un proceso legislativo que comenzó con las propuestas ante la rama legislativa con el Concejo Municipal y sus instituciones herederas Asamblea Municipal y la contemporánea Legislatura Municipal. Las carreteras estatales son denominadas por el Gobierno de Puerto Rico.

Los orígenes de los nombres de las calles de Vega Baja es una parte del conocimiento que tenemos que tener de nuestra historia. Los nombres nunca se establecen al azar, aunque sean irrelevantes. En Almirante una comunidad carga nombres de la serie de Los Picapiedras. En otros sectores son nombres de vecinos importantes, de fauna o flora, de ríos o de personajes reconocidos. También hay características particulares, como en Estancias de Tortuguero cuyos nombres de calles comienzan con la letra T.

Los nombres los solicitan los residentes, los impone el desarrollador de urbanizaciones o surgen como iniciativa particular. Todas tienen que ser legalmente establecidas por la ramas legislativa y ejecutiva municipal.

Hoy 2 de mayo hemos recordado algo que ya no existe pero que en algún momento, de alguna manera, fue un espacio dentro de nuestra ciudad. Como muchas otras cosas, tuvo su razón de ser basado en la influencia histórica de España.

plano de Vega Baja AGPR

Plano vial de Vega Baja Siglo XIX

 

 

Historia Vegabajeña| El Día Primero

Thomas Jimmy Rosario Martinez por Rudy Rivera

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Hoy es día primero de mayo, pero también es el día primero de tres proyectos que hace tiempo tenía en mente hacer. En otra plataforma hemos creado Opiniones Boricuas, donde vamos a presentar el pensamiento de los vegabajeños y los puertorriqueños sobre distintos temas de actualidad y la historia, incluyendo política, sociedad, cultura, deportes y entretenimiento. El otro es continuar mejorando la Enciclopedia Vegabajeña que es un proyecto de vida, al cual he dedicado muchos años y espero dejarlo inconcluso cuando me llegue la transición.

No me equivoco con lo que escribí en la anterior cuartilla. Si mi misión termina con mi muerte, he fracasado. Este trabajo debe trascender después de mi tiempo, porque la historia sigue caminando más allá de la vida de todo y en esa ruta hay otros más lunáticos que yo.

A veces no encontramos historias suficientes o hay lagunas en las historias. Eso se debe a que no se estudia ni se escribe lo suficiente. Para que la historia esté completa, hay que escribirla y no hay tanta gente interesado en lo que algunos consideran que es un oficio o una profesión aburrida. Tampoco hay mucha gente que lea, lo que hace que nuestra labor se quede muchas veces para la posteridad o para el olvido y de ahí que haya esa deficiencia en la historia.

Mi tercer proyecto es precisamente hacer estos escritos contando historias, escribiendo sobre historiadores y sus trabajos terminados, aquellos que no avanzaron y las razones que rodearon esa actividad. Hay que ver la historia como la de un edificio con vista de todos sus lados y hasta de tope. Debemos relacionar nuestra historia con la del universo, porque es parte de ella, con todas las ideas filosóficas, teorías de la historia y utilizar la metodología adecuada para cada tema.

La labor del historiador es la de un detective buscando la verdad, traduciendo en conclusiones la evidencia y prueba estudiada, lo que permite tener opciones para mejorar la vida. No puede haber aburrimiento en este quehacer, aunque confieso que en ocasiones hay adicción. Pero es una adicción a un sentimiento, algo sano que nos ata a lo que pertenecemos. Siempre el resultado es, pues, gratificante, aunque no lleguemos a acertar nuestra premisa.

Vamos a repasar la historia, verla de distintos modos y de conocer la que no se ha contado aun. Los invito a tener una nueva experiencia, sin importar su edad o sus intereses. La historia vegabajeña para mi es un plato gourmet que huele bien, tiene una buena presentación y un gran sabor.

Lea La Marcha-paro del día de los trabajadores por el mismo autor en Opiniones Boricuas 

 

« Entradas Anteriores