Categoría: obituarios

Fermín Arraiza Miranda, la presencia internacional vegabajeña en los tiempos de la Guerra Fría

Fermín Arraiza Miranda
Foto Noticel

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Sabía que Fito estaba muy enfermo, pero uno no me imaginaba que pasara por la transición. Debe ser que de imaginarlo tan fuerte, no lo creía humano. Pero tiene que haberlo sido, para que le cupieran tantas pasiones en una sola vida.

Ayer se celebró el velatorio y vine a enterarme hoy porque mi teléfono no tenía carga y no pude revisar mensajes. Me informan que se le dará sepultura en el Cementerio Municipal de Vega Alta hoy domingo a las 10 de la mañana. Falleció fuera de Vega Baja y no se enterrará aquí (profecía corretjeriana). Pero no importa, lo que tenemos que ver en su vida y darle crédito a su camino.

Hace muchos años que no lo veo ni sé de él. Como que dió paso a la generación de esos excelentes ciudadanos de su mismo apellido, sobrinos, primos e hijos. A los que todos conocemos en el firmamento de la actividad humana porque nos enriquecen con la cultura escrita y la musical y que hacen importantes aportaciones para el crecimiento de nuestra nación puertorriqueña. Mucha de esa semilla se debe a la hechura de sus ascendientes y en especial a Fermín Arraiza Miranda, quien un día de su madurez temprana abandonó sin retorno la profesión de abogado y se dedicó a otra acción humana luego de una persecución sistemática de componentes de los dos gobiernos que nos rigen.

A esos que le seguían hasta la Playa Puerto Nuevo cuando se reunía con sus amigos de todos los pensamientos, el podía identificarlos hasta que su vista le permitiera, los enfrentaba y burlaba. Y lo informaba a sus compañeros del palique, para prevención de los que tuvieran el valor de la fraternidad antes que la de la diatriba idealista politiquera, porque sabía que generaría más carpetas de sospechosos como la de él.

Si hay un vegabajeño que cruzó el mundo de forma genuina para buscar apoyo para la independencia de Puerto Rico, fue Fito. No era una cruzada solitaria, pero fue el más que sobresalió en la guerra fría. Tenía una presencia imponente, una finura como escritor y un verbo de excelencia.

De tantos retratos que tengo de Fito, no he encontrado uno con el que uno pueda tratar de representar su personalidad. Por ahí está la del declamador, la del abogado y la del jóven soñador. Nunca le vi de viejo, pero era característico de él mirar a los ojos y sonreír abriendo toda la boca, como si fuera un apretado saludo de manos. En las fotos publicadas por la prensa entiendo que solo cambió el color de su pelo, a pesar de que pudo no haber seguido haciendo las mismas cosas.

Me alegro de verlo en mi memoria de nuevo, como fue y como es. Falta una buena biografía; gente que lo valora como excelente, hay de más.

Hoy domingo será el velatorio del gran vegabajeño Enio Miranda Soto

Enio Miranda Soto
Residente de: San Juan, PR
Falleció: 10 de octubre de 2019
A la edad de 89 años
Exposición:, Domingo, 13 de octubre de 2019 a la 2:00 p.m.
Hasta las 11:00 p.m.
Se realizará cremación a sus restos.
Que Descanse en Paz!

Autor de Romance Azucarado. Uno de los libros de poemas más bellamente escritos dedicados a Vega Baja. Con ilustraciones de Anilda Torres Miranda.

Obituario| Enio Miranda Soto

Hace unos años mi padre preparó este homenaje en vida a su amigo y valor vegabajeño Enio Miranda Soto. Ante la noticia de su transición, los vegabajeños debemos reflexionar sobre la vida de una persona que aunque residiera lejos de su pueblo siempre regresaba a recordar y a sembrar el amor y el orgullo por su pueblo. Enio fue reflexivo y activo por sus compueblanos y debe ser motivo de estima y respeto de todos los vegabajeños del mundo.

Obituario| Neida Ester Soto Vázquez (Neida Justicia)

Neida E. Soto (Neida Justicia)

Por Jaime Tomás Rosario Justicia

Quisiera escribir tantas cosas sobre mi abuela Neida Justicia. Quisiera relatar los recuerdos que tengo de ella. Quisiera decir que ha sido la mejor abuela del mundo, pero encuentro que no seria justo porque tengo otra abuela (Abuela Yuya) que es extraordinaria y maravillosa. Pero quiero compartir lo mas importante sobre mi abuela Neida Justicia. Y no se trata sobre ella. No es tampoco contradictorio, pero es absolutamente sobre ella. Hoy se supone que hubiese cumplido otro año mas. ¿Pudo ella o la vida hacer justicia a la fecha para que fuese tema de conversación, o quizás algo curioso? Who cares.

Mi abuela decidio creer en el Señor Jesucisto hace un tiempo atrás, probablemente 35 años atrás (fecha exacta no la tengo). Antes de esos 35 años, ella vivió una vida buena, inculcó valores a sus hijos y de vez en cuando uno que otro cocotazo cuando el momento fuese propicio, pero nunca dejó de amar a los suyos y ser la abuela “perfecta” que cualquier nieto o nieta pudiera tener. Podemos añadirle su matrimonio de tantos años hasta la partida de Abuelo “Nene”, pero eso no es lo que hizo a Abuela Neida ser la abuela que todos querríamos tener.

Abuela Neida entregó su vida a Cristo. Y durante estos últimos 35+ años ha tenido sus batallas fisicas, emocionales y espirituales. Ha sido una tripleta de situaciones difíciles para la familia, principalmente para ella. Pero no es eso lo que quiero compartir de ella, aun cuando le sea meritorio.

Su fe en Jesucristo hizo a la mujer que conocimos. Su amor por su hijo Lester, quien fue homosexual, logró ganarlo para Cristo antes de morir de complicaciones de SIDA. Orando por el, día y noche. Al igual que toda la familia, ella no se dio por vencida. Ella creyó en su Redentor. Ganó a su hijo para Cristo. Y hoy ella por fin puede estar delante de la presencia del Señor junto a su hijo Lester.

Pero no se trata de ella, aunque hable de ella, de lo que recuerdo. Su fe en el Señor Jesus le dio fuerzas para batallar varias veces contra el cancer. Y no hablo de que fue a un culto y orando por sanidad, la sanidad le llego y le fue bien. Fueron batallas, que debilitaron su cuerpo. Batallas que le pudieron quitar las ganas de seguir viviendo. No sé lo que es un cáncer, pero se que nadie aceptaría un cancer como si fuese un pedazo de flan o bizcocho.

El cáncer le dio duro a abuela, y ella lo venció. El cancer venia, y ella batallaba. A eso, súmale las complicaciones de salud de Abuelo “Nene”. Una vida nada facil. Pero esto no es sobre ella. A pesar de todas estas y otras pruebas, Dios la bendijo. Ella disfruto de sus hijos, sus nietos, sus bisnietos, y sobretodo gozó dia y noche de la salvación que hay en Cristo. Tengo tantos recuerdos de ella, pero el mas que impacta sobre ella es cuando hablaba con amigos y familiares, y nunca dejo de repetir: “Yo se que mi Redentor vive.”

Si hay un recuerdo que no puedo olvidar sobre mi abuela es que en medio de sus pruebas y momentos gratos, tuvo siempre al Señor presente en su vida. Aun en su soledad en estos ultimos años, su Redentor vive y vive para siempre.

Su vida, su legado, su recuerdo y todo aquello que ella logró en cada uno de nosotros no se trató de ella como persona, sino de ella demostrando que Cristo vive, y que es real. Todo lo que hizo, lo hizo para dirigir a otros hacia Cristo. De eso se trata, del Señor Jescucristo, autor y consumador de nuestra fe.

Abuela no nos dijo “adios”. Abuela nos dijo: “Los espero…”

Que Dios te bendiga, asi como lo hace conmigo, e hizo con Abuela Neida.

19 de septiembre de 2019

Obituario| Profesor Rafael Rolón Meléndez

RAFAEL ROLON

Por Rolando Rivera Garratón

El velatorio de mi suegro Rafael será este próximo lunes en el salón principal de la Funeraria Fuente de Luz a partir de las 12 del mediodía. A las 6 de la tarde habrá un responso dirigido por el padre Chu de la parroquia de Nuestra Señora del Carmen.

El entierro será el martes a medio día en el cementerio privado Fuente de Luz en Vega Baja.

Gracias a todos por el amor que nos han manifestado en este momento tan sensible.

Obituarios| Bartolomé Pabón

bartolome pabon y esposa zoraida

Por Thomas Jimmy RosarioMartínez

El pasado domingo me llamó Elías Pabón para informarme del deceso de su padre, Bartolomé (Bartolo) Pabón. Era uno de esos hermanos de familia gigantesca que vivieron al sur de Vega Baja y en Morovis, pero él mismo produjo su propio familión junto a su querida esposa Zoraida.

Bartolo fue un inmigrante vegabajeño que vivió muchos años en Chicago, Illinois. A su regreso a Vega Baja residió en el Barrio Quebrada Arenas donde también era ministro en una iglesia pentecostal.

Lo conocí en tiempos de confusión para mi vida y le debo mucho de lo que gané con la experiencia que me brindó. El fiel católico que siéndolo se preocupó por aprender la palabra de Dios en un seminario evangélico, vivía conforme a a ella, con una entrega y compartir de amplia generosidad y sabiduría para todos.

En la Plaza de Mercado fue comerciante. Una calle en uno de sus lados, lleva su nombre, en justo reconocimiento de un buen ciudadano, padre ejemplar y una vida que todos debemos recordar.

Quise compartir la triste noticia antes, pero no tenía autorización de la familia y no la pedí en espera de que pudieran hacer los arreglos pertinentes para su regreso a Puerto Rico. Una de sus hijas notificó el hecho recientemente, por lo que me corresponde darlo a conocer.

El falleció en en estado de Florida. Aun no conozco los detalles, pero tan pronto los conozca, los informaré.