Categoría: Opinión

Detrás de la inauguración del Centro de Bellas Artes de Vega Baja

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Parecería que estos no son tiempos de nuevas cosas. La economía en precario como los efectos de los huracanes de 2017 son dos strikes en contra para que un alcalde inaugure una Escuela de Bellas Artes. Pero el nuestro está haciendo posible su creación. ¿Donde esta la magia?

INAUGURACION BELLAS ARTES VEGA BAJA

Para los que no lo recuerden y para los otros que no se quieren acordar, este edificio se comenzó a construir dentro de un dudoso propósito de un anterior alcalde cuya meta era dejar al Partido Popular sin su comité municipal para poder dominar el futuro de la política de los vegabajeños.

Para entonces, un edificio sede era sumamente importante para demostrar fuerza y poder. La historia ha cambiado. Ya ninguno de los partidos, por razones económicas principalmente, tiene un lugar alquilado para reuniones. Y el primero que se quedó sin uno fue precisamente el partido de aquel alcalde de entonces. Pero también su partido ha perdido casi todo el apoyo electoral del pueblo vegabajeño que una vez tuvo, de manera que esa estrategia fue fallida.

La construcción del edificio se convirtió en una gestión multimillonaria cuyo cambio de órdenes nunca terminaba. Sin duda alguna, se hizo para robar dinero de los contribuyentes estatales, municipales y hasta del gobierno federal.  Sé que muchos se beneficiaron de la danza del dinero desde el primer croquis que vi. Pero al fin se  va terminando un proyecto que heredó en ruinas Marcos Cruz Molina y que lo ha transformado para una utilidad práctica y un fin educativo.

El “elefante blanco” como se le llamaba parecía que nunca sería más que un carapacho. Mala planificación y construcción, contratistas irresponsables y en un momento dado, ausencia de recursos para terminarlo. Era ese adefesio el hermano gemelo del edificio de la playa que por fuera parece monumental pero que por dentro es un desastre. Dos ATH de aquella funesta administración.

De seguro que aquel otro edificio sucumbirá pronto a los efectos del calentamiento global. Para este comienza una nueva era de positivos encuentros con el quehacer cultural y una gestión educativa sin precedentes en nuestra ciudad. Cuando no hubo más préstamos para los municipios, hubo un movimiento para conseguir el financiamiento.

La diferencia la ha hecho Marcos Cruz Molina, nadie más. Tocó puertas, creó confianza y le dieron crédito y oportunidades  económicas a nuestro pueblo basadas en la seriedad y credibilidad de sus ejecutorias. Esa es la historia. No hay otra. 

 

 

 

 

En el “Día del Vegabajeño”, hoy 7 de octubre

thomas-jimmy-rosario-hijo-version-corta

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

(Escrito publicado bajo el título de “240 Aniversario de la Existencia de Vega Baja” en ocasión de la cancelación del sello conmemorativo el 7 de octubre de 2016 en la Plaza José Francisco Náter).

Los vegabajeños existimos en el mundo con una personalidad distinta de todos los demás seres humanos. Nadie tiene nuestro gentilicio, nuestras costumbres y vivencias propias. Somos una gota en el inmenso océano del caribeñismo, antillanismo, americanismo e internacionalismo. Aun perteneciendo a tantos mundos, tenemos nuestra propia idiosincrasia como un pueblo del archipiélago puertorriqueño, con un orígen y desarrollo distinto y distinguible y un orígen por conocer.

ESCUDO Y BANDERA DE VEGA BAJA (1)
Presentacion Escudo a Junta Bicentenaria

Ser vegabajeño es un sentimiento, tan fuerte o definitorio para algunos, que aun cuando no fuera nuestro lugar de nacimiento, es donde reside o compartimos nuestro corazón.

Vega Baja fue lugar de vida de los aborígenes. Y ha sido espacio de interacción con personas de distintas nacionalidades del mundo que aportaron a la formación del vegabajeño de la actualidad. Donde escogieron para vivir es prolijo en recursos y ambientes. La costa, la vega, la montaña, terrenos secos o húmedos, cuevas y cavernas, cerca o lejos del agua que nos persigue por todos lados y que hemos reservado. Bajo la tierra o en las alturas; cerca del cielo.

Nos forjamos en pensamientos distintos, en la tolerancia y la diferencia en creencias, en el disfrute de los recursos naturales, en el desarrollo de comercio e industria singular y de proyección mundial, en el destaque de la política administrativa y partidista. Nuestros hijos han sobresalido en las distintas ramas de la actividad humana  como las profesiones, arte y deporte.

Recordar es una oportunidad para darnos cuenta del precioso valor que tenemos en bandera de vega baja 2nuestro alrededor. Es el momento para celebrar y buscar la continuidad de la ruta exitosa que hemos trazado.

!A celebrar nuestra historia vegabajeña!

Fiestas Patronales en Vega Baja hace medio siglo

PROGRAMA FIESTAS PATRONALES 1968 (9)

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Hace medio siglo, se celebraron las tradicionales fiestas patronales en nuestro pueblo. Para entonces el alcalde era Rafael Cano Llovio, tío del próximo alcalde Luisito Meléndez. Como era acostumbrado, se hacía una invitación, proclama del alcalde, mensaje del párroco, fotografías, informaciones generales y anuncios en el programa escrito.

Se construía un templete de madera y pencas que servía para los espectáculos que se presentaban y para un baile “hasta que el pueblo diga”. Se colocaban quioscos de distintas entidades sociales, la Iglesia Católica y otros.

Durante el día se celebraban “juegos populares con premios para los ganadores”. El juego cumbre era el “palo encebao” que consistía de un poste que se insertaba anticipadamente en la parte este de la Plaza en un espacio de jardín que quedaba hacia la Iglesia Católica. Allí se colgaba de un palo transversal en su parte superior salchichón, botellas de licor y dinero que usualmente repartían entre los participantes al lograr treparse y llegar hasta los premios. La estrella histórica era “Julio el Sucio”, un residente de Altos de Cuba medio inadaptado social pero que todos lo queríamos y admirábamos. En su pecho tenía un tatuaje que leía “vengansa”.

viva-la-gente-vega-baja
Viva La Gente | Fototeca Jimmy Rosario

El primer viernes en la mañana una banda de acero y fuegos artificiales anunciaban el comienzo de las fiestas. Por la noche había un espectáculo cumbre  y luego un baile. Los espectáculos del 1968 trajo a figuras musicales del momento como el Indio Araucano, Lucho Muñoz (organista), cantante Verónica Judith, Los Alegres Tres, Felipe Pirela. Grupo “Viva La Gente”, música jíbara, Willy Padín, Show de Go-go Girls, “The Ice Cream Rebelion”, Onelia Sánchez, Trío Los Monarcas, Isabel Sánchez y su esposo Ricardo Fábregues.

Distintas compañías auspiciaban a los artistas como la Cervecería India, Ron Don Q, Cervecería Corona y Del Monte. Las orquestas para los bailables eran Joe Ortíz, Joe Papi, Conjunto Popular, Vicentico Morales, Pepito Torres, Jr. y Continental Sextet. Las fiestas entonces duraban 10 días. Había juegos de azar con apuestas de dinero que las conocemos como picas.

Hay similitudes y coincidencias, pero llamar tradición a estas fiestas no es correcto. Es más, es atrevido dada la separación constitucionaol el querer continuar vinculando este evento de forma expresa con la Iglesia Católica como lo hace el Programa de este año.

La historia nos une en el pasado aunque algunos creen que el proceso de colonización y evangelización de alguna manera incidió en violaciones a los derechos de los seres humanos que vivieron en nuestra ciudad, incluyendo pero no limitado a la institución de la esclavitud, interferencia en política y en políticos y otras áreas de actividad social.

No tengo nada contra la religión y mucho menos contra el Padre Jorge, actual párroco del templo Santa María del Rosario,  a quien distingo y admiro la gran obra que ha hecho desde que llegó a nuestra ciudad.  Es sin duda, un ser excepcional y afortunado no solo para los católicos, sino para todo el pueblo.

Pero si quieren matizar un pasado honorable y llamarlo tradición ligado a nuestro pasado común impuesto, debemos conocer y analizar la historia completa. La tradición y devoción  la puede celebrar la Iglesia, eso es algo sagrado. El Gobierno Municipal puede paralelamente celebrar la fundación y logros continuos del pueblo y de los vegabajeños, lo que es que es nuestro deber. En ocasiones, podemos coincidir con nuestros hermanos espirituales como un gesto de unidad, pero manteniendo la distancia que es la ley y apicación del derecho. A veces, creo que retrocedemos. Retroceso no es tradición.

Descubrir la verdad y mejorar será la misión de todos, aprovechando lo que podamos aprender en ocasiones como esta.

062-0 Retreta Fiestas Patronales 1957

Uno de tres asuntos mal manejados por la actual administración municipal

anuncio delas fiestas tradicionales2018

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Ninguna gestión pública es perfecta ni ningún  gobierno hace bien todas las cosas. Uno, desde la perspectiva cómoda del ciudadano puede evaluar, adjudicar y hasta premiar o castigar con el voto cuando cada cuatro años  hay  que renovar el contrato social a los políticos recurrentes o a los partidos. Pero en el ínterin uno solo puede sufrir, esperar y chuparse un pirulí.

De la presente administración municipal me apena que todos los años choquen con la misma piedra en los mismos asuntos. Reconozco que hay gente comprometida pero que en ocasiones no utilizan la historia como experiencia.

He leído el programa de la Fiestas de Pueblo, que de nuevo, no se ponen de acuerdo con el nombre oficial. Uno es el que autoriza la Legislatura Municipal y otros son con los que la promueven. En esta ocasión el anuncio suelto anuncia “Fiestas Tradicionales de Vega Baja”. ¿En qué quedamos? ¿son Fiestas Patronales, Fiestas de Pueblo, Fiestas Populares o el nuevo nombre que se le ha dado para la vieja cosa? Fiestas Populares fue el nombre que se le dio en una ocasión en la década del 1940, que tuvieron que descartar luego para no matizar la relación con el partido político que entonces regía. Fiestas Patronales ya no se usa por la separación constitucional de la iglesia y el estado. Fiestas de Pueblo parece el nombre más apropiado, utilizado desde hace aproximadamente quince años por las últimas cuatro administraciones municipales. Fiestas Tradicionales es un nombre vago pues hay otras fiestas que se realizan en un año.

Pero mi objeción medular no está en el nombre sino en el contenido. En los espectáculos que anuncian hay apenas una rancia participación de vegabajeños que ni siquiera salen en los anuncios de televisión que hemos visto. Oro Entertainment y el Gobierno Municipal utilizan el tradicional método de darle prominencia al nombre y la imágen del alcalde y la participación de algunos de los artistas de relativamente mayor renombre y obvian deliberadamente el talento vegabajeño. De milagro anuncian el Rumbón de Pueblo, pero ese tradicional junte me informan que no le cuesta al productor ni al municipio.

En los tiempos de Rafael Cano, la Federación de Músicos de Puerto Rico boicoteó al alcalde y lo declaró “non grato”, pero Don Rafa siguió celebrando las fiestas. Luis Meléndez Cano en una ocasión decidió no celebrar las Fiestas Patronales porque el operador de las machinas prácticamente extorsionaba al municipio subiendo el precio cada año.

Nuestro actual alcalde también ha tenido sus retos en el pasado pero por lo que aparece publicado haber cedido a las condiciones del contratista. Con el mismo contratista. Algunos dicen que es otro tipo de extorsión y que el alcalde, pelado y desesperado firmaba cualquier cosa con tal de que el pueblo ganara presencia para esta temporada. Si eso fuera verdad,  el alcalde estaría sacrificando a los músicos vegabajeños al negarle la oportunidad del año. Prefiero pensar que es tímido negociando y que no mide consecuencias. Por un lado promueve nuevos pinos en este arte desde su gran obra con el Centro de Bellas Artes municipal, pero troncha a los profesionales del ramo de nuestro patio que puedan ser conocidos y respaldados por los suyos.

Otros dicen que lo que pasa es que no hay vegabajeños pegados en el ambiente musical. Pero los que se ofrecen que no son vegabajeños, están apagados. Buenos, nos gusta oírlos y verlos personalmente y celebramos su presencia, pero la mayor parte de esos buenos cantantes no son un Bad Bunny que tiene un brake mundial actualmente con Marc Anthony y Will Smith y que hizo récord en su primera presentación masiva en Puerto Rico. Ni tienen la prominencia que tiene Pedro Brull en Colombia y otros países aun cuando ese maravilloso sesentón corre a todo galope en la curva de las margaritas de su larga y exitosa carrera musical. Ni son las orquestas que aun josean un mermado billete con sus músicos talentosos en una época de escasez general.

Cuando creamos la palabra vegabajeñismo que nos da tanto orgullo ante una realidad histórica, tenemos que reconocer su antónimo que debe ser antivegabajeñismo. Y ese borrón nos hace pensar que hay actuaciones equivocadas de quien fue autor legislativo del Dia del Vegabajeño que apenas se acuerda de celebrar. Yo puedo escribir positivo de Marcos Cruz y su desempeño honesto y admirable los trescientos sesenta y cinco días del año, pero también debo ayudarlo señalándole lo que entiendo es una deficiencia que debe corregir. Antivegabajeño es una palabra obscena, que nunca debemos adjudicar a ninguno de los que queremos. No debe, pues, colocarse en la antesala del mote.

En años anteriores, planteando lo mismo me dieron la razón y balancearon la participación. No sé si ahora hay tiempo y si están interesados en hacerlo o considerarme majadero y cargar el embarre. Pero debieron pensarlo antes. Cuando se trate de Vega Baja y los vegabajeños, entiéndase que nadie no defenderá, excepto nosotros mismos.

Sigue habiendo mucha luz en la calle, pero sombras en el hogar. Lamentablemente, este no es el único fallo que se repite, se repite y se repite como el conejito de la famosa batería.

Catorce Banderas

GMVB BANDERAS DE LOS BARRIOS 006.jpg

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Mensaje en ocasión de la adopcion de las 14 banderas de los barrios de Vega Baja

Viernes, 28 de septiembre de 2018 6:00 PM

Ha sido un honor participar en esta gesta histórica de la creación de las banderas de los barrios y de haber pertenecido a los investigadores de la historia que se agruparon bajo el nombre de Junta Directiva del 240 Aniversario de Vega Baja.

En cada una de las imágenes logradas hay ideas, aportaciones de todas las ciencias existentes e interpretaciones de lo que objetiva o subjetivamente es nuestra historia local. Una bandera puede ser un pedazo de tela, como expresó Betances, pero su contenido puede reflejar desde la identidad individual o colectiva de una persona o sector hasta la idiosincracia de una nación. Nosotros miramos introspectivamente a nuestra gente y su espacio físico para plasmarlo en catorce lienzos llamados banderas de barrio.

En la historia vegabajeña, las banderas siempre han estado presentes.

Quizás las de los aborígenes no tengan fibras que hayan permanecido hasta nuestros días, pero de alguna manera han perpetuado su identidad en las cuevas, cavernas y artesanía. Ahí están las evidencias en busca de intérpretes.

image_113 (2)

Los primeros extranjeros que recuerda la historia son los españoles. Y los vegabajeños hicimos nuestra la bandera que plantaron en Vega Baja hasta que en 1898 en donde estamos (Teatro América) la arriaron para izar y colocar en su lugar la bandera de los Estados Unidos de América.

En mayo de 1896, a pocos pasos de aquí, y medio siglo antes de que se convirtiera en la bandera oficial del Estado Libre Asociado, se trajo la bandera puertorriqueña y se ondeó en el entierro del Dr. José Gualberto Padilla. Hay una tarja conmemorativa en esta calle y dos fotos que autentican el hecho histórico.

ENTIERRO DE PADILLA

El 25 de julio de 1952 se realizó el acto solemne de izar la bandera de Puerto Rico por el alcalde Angel Sandín Martínez en la Casa Alcaldía. Mi padre, el fotógrafo Jimmy Rosario, lo grabó para la historia.

029-0 Izam Ban ELA 1952.jpg

En 1974 se adoptó la bandera vegabajeña, diseñada por el Lcdo. Roberto Beascoechea Lota con el asesoramiento del historiador vegabajeño Luis de la Rosa Martínez.

031-0 Izam Ban VBaja Idem

Desde 2013, en el mes de diciembre de cada año, bajo una convocatoria del Gobierno Municipal de Vega Baja, nos hemos acostumbrado a celebrar el Día de la Bandera Puertorriqueña, en el Centro de Bellas Artes o frente a la Casa Alcaldía.

anuncio-dia-de-la-bandera-puertorriquena-12-22-2016-9am

Somos una ciudad acostumbrada a enarbolar con orgullo los símbolos de que nos representan. La bandera de todos es la vegabajeña, pero desde hoy, los barrios tienen su propio distintivo. Al menos una de esas catorce banderas será también la nuestra.

No hemos inventado la historia. La división de barrios proviene de la realidad de la presencia del ser humano en estos espacios. Nuestro trabajo ha sido reconocer y divulgar cada lugar mediante imágenes su correspondiente explicación. Y esta noche, la estamos compartiendo con el mundo.

Cada una de estas hermosas banderas es fruto del amor a la pequeña patria que es Vega Baja. En la diversidad de esta unión, ninguna es igual a la otra, pero el conjunto nos hace más poderosos.

!Arriba nuestras banderas!

GMVB BANDERAS DE LOS BARRIOS 003

La conmemoración del Grito de Lares

Thomas Jimmy Rosario Martinez por Rudy Rivera

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Es posible que la independencia de Estados Unidos de Inglaterra en 1776, Haití de Francia (1781 a 1804), México de España en 1808, Brasil de Portugal en 1822 y otros hechos similares en el Nuevo Mundo, influyeran en que unos puertorriqueños, incluyendo vegabajeños quisieran separarse de España y organizaran un fallido levantamiento civil que se conoce como el Grito de Lares y que se celebra cada año el 23 de septiembre.

bandera de Lares

Había razones sociales, económicas y políticas en los que se alzaron en contra del gobierno español. Similares a los que lo hicieron también infructuosamente en 1950 y 1954 contra el gobierno establecido en Puerto Rico y contra el de Estados Unidos. La gente de distintas generaciones es distinta pero siempre hay sectores que no piensan ni toleran lo que las mayorías creen y cuando se acaba la tolerancia y la fe, se buscan cambios mediante el empleo de la fuerza.

Los independentistas han celebrado de nuevo el Día del Grito de Lares. Cada año parece que a mayor merma de independentistas -aclaro que en Puerto Rico hay merma de todo-, no hay el entusiasmo que había, digamos, hace cincuenta años, cuando en 1968, mi padre nos llevó a la celebración.

No sé la razón, pero supongo que debe tener que ver con la inestabilidad de los distintos movimientos independentistas desde entonces y la decadencia del Partido Independentista Puertorriqueño cuya presencia electoral es sostenida por los partidos mayoritarios como un “balance democrático del poder”. No critico el mantener la opción independentista abierta, solo lo veo como un hecho indubitado. A las mayorías les conviene y a los pipiolos, los mantiene en la palestra pública. Pero la realidad es que no hay muchos independentistas militantes, como populares de distintas ideologías o estadistas novoprogresistas o realengos.

JOSE GUALBERTOPADILLA EN EL FIGAROLa celebración del Grito de Lares, apropiada por esa minoría independentista desde hace tiempo, puede seguir siendo una celebración política pues aunque resulta irónico, hay la libertad para lo que se quiera conmemorar. Un movimiento como ese, en que participó y fueron encarcelados  el Párroco de Vega Baja y el insigne escritor y médico titular de Vega Baja, José Gualberto Padilla,  merece una conmemoración muy especial en nuestro pueblo y en Lares. Un recuerdo de los valores de la época en su justa perspectiva, sin traerlo al lodazal y estercolero político de los oportunistas de todos los lados.

Para algunos “el altar de la patria” es exclusivo del independentismo. Yo no pienso que menos de menos va a llevar a más. Si alguien cree que celebrar a Lares sea algo del pasado, camino al cementerio va. Tal vez ni cementerio, sino cremación. La historia de Puerto Rico, en algunos aspectos comienza mucho antes al 23 de septiembre pero esa gesta independentista fue forjada antes  y terminó tiempo después. Haberlo celebrado por ciento cincuenta años nos pone a reflexionar que el Grito de Lares fue un proceso con consecuencias, pero no solo y a pesar de la lucha política librada. Había otras batallas que allí que no se mencionan y que a la larga se ganaron.

Obliterar ese pasado es criminalizar la historia. La sociedad civil, buena para algunas cosas y fracasada en otras, debe tomar la iniciativa de rescatarla. Después de eso, no hay nada más… y Lares puede que se convierta en un pueblo sin Grito.

¿Porqué los problemas nunca se acaban?

thomas-jimmy-rosario-hijo-version-corta

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Nuestra sociedad está tan contaminada de gente insuficiente por un lado y de politiqueros por el otro, que los problemas sociales parecen nunca tener fin. Al son que nos tocan, nunca vamos a tener tranquilidad absoluta. Todos sabemos que la crítica ayuda a transformar el mundo. Pero de tanto dar la gota en la piedra, se abren fisuras.

Les voy a decir un secreto de vida que descubrí hace unos años. La mente y el cuerpo necesitan descanso. Hay guerreros que de tanta exposición al calor social,  literalmente se queman. Porque nadie es tan sabio que pueda opinar de todo tema todo el tiempo. A mi me parece que ese es el caso de Héctor Ferrer. Con buenas intenciones, ha pretendido hacer un trabajo heroico descuidando el templo de su alma que en recientes años estuvo frágil. Lo mismo le pasó a Severo Colberg Ramírez, un presidente cameral del pasado al que le llamaban “el látigo” por su estilo fuerte y constante.

El que emite un criterio, debe esperar una respuesta por la ley de física que establece que a cada acción hay una reacción. El que está en su concha privada, no hace nada generalmente ante un estímulo pero el que está en el foco público o quiere que los demás lo reconozcan, opina hasta de lo que no le preguntan.

Hay que ser selectivo con los opinantes. De madrugada escucho los “comunicadores sociales” de Radio Uno que casi siempre dicen lo mismo sobre distintas cosas, lo que les hace predecibles. Luego leo los periódicos y redes sociales donde cada persona o grupo asume defensas u ofensas dependiendo de las ideas que creen, pero sin profundidad en sus escritos o aseveraciones. Siempre se quedan echando la culpa a los otros.

En esa superficialidad estamos inmersos. Nunca hay información suficiente y de la poca que se recibe, se desmenuza en teorías vanas e inútiles. Por eso los problemas nunca se acaban. Estamos en el marullo de la orilla cuando hay una gran ola que nos arropa.

La solución está en dar más información y menos opinión. Hay que dejar que la gente se eduque y pueda razonar sin la aventura de irse por la tangente, que significa evadir una pregunta que comprometa o minimizar para restar la importancia del asunto. Ser menos simplistas, que es causa de insuficiencia o deficiencia. Debemos promover el razonamiento individual integral, con la vista de tope, para poder visualizar todo el panorama y no una parte solamente.

Si no cambiamos la ruta, seguiremos recibiendo lo que nos quieren decir y no lo que debemos escuchar para informarnos y formarnos. Ese cambio deberá comenzar con cada uno de nosotros y extenderse a todos, para no seguir cayendo en la sordera y ceguera mental y terminar quemados como los otros.