Categoría: Misticismo

La continuidad de la vida

mike arroyo miguel ojeda y tjrm

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

El 21 de febrero busqué en su hogar a mi amigo Miguel Ojeda Trinidad para cumplir con una invitación que le había hecho el músico y reverendo Mike Arroyo para asistir a un concierto que le dedicaría a su también amigo. En el Teatro América, se sentó entre nosotros Rolando Rivera Garratón con quien él había tenido anteriormente unas diferencias, pero en ninguno pude detectar animosidad, sino  solidaridad y afecto profundo.

En la ida y en el regreso tuve la oportunidad de dialogar con Miguel sobre su preparación espiritual para enfrentar la recaída y el obvio desmejoramiento en su salud. Para mis ojos y mi percepción, Miguel estaba herido de muerte pero quería darle ánimos y hacerle pasar un rato agradable. Nuestro tema sobre la vida y la muerte no era por su condición ya que en muchas ocasiones anteriores conversábamos sobre temas filosóficos y espirituales. En particular, siempre le alenté y colaboré con sus actividades y trabajo politico y ciudadano y muy particularmente cuando decidió formalizar sus estudios cristianos. Creo que fue una conversión genuina la suya, lo que le ayudó a sobrellevar el dolor y el sentimiento que conllevan el tiempo de desprendimiento terrenal.

Pero con Miguel me pasó algo más. En aquella noche de febrero el tenia una actitud positiva y triunfalista. Incluso al despedirnos, sus últimas palabras fueron “voy a vivir…”

El 31 de marzo lo esperábamos en la actividad de inauguración de la Carretera 687 con el nombre de Luis E. Meléndez Cano. Le había dicho a Rochelly Rivera Cosme que yo podia buscarlo porque ya el no estaba guiando, pero me indicó que ya habían acordado que el Presidente de la Legislatura Municipal, Rafael Martínez Santos, lo recogería en su hogar. Esto no pudo ser, ya que estaba indispuesto. Su salud había mermado irremediablemente.

El domingo 21 de abril estaba en casa de mis padres en Cerro Gordo de Vega Alta y les estaba diciendo a mi hermana y a mi padre que sentía que nuestro amigo se estaba llendo. Al poco rato fue publicado en las redes sociales la notificación de la familia y sus amigos de que había fallecido. Esa noche Miguel se apareció en mi sueño, pidiéndome perdon por haberme dicho, la última oportunidad que nos vimos,  que iba a vivir. Pero parece que mi mente, angustiada por su evidente ausencia, me jugó un truco.

Esta mañana tuve la oportunidad de escuchar los testimonios de las personas que hablaron de él y presenciar y hasta participar del tributo musical que le hicieron sus amigos en recordación. Fue entonces cuando entendí porqué Miguel me dijo que iba a vivir. Alguien de hecho lo interpretó en uno de los mensajes frente a su ataúd. El estaba correcto. Miguel Ojeda conocía, en el fin de su vida en este plano, que no se iba a morir. La búsqueda de esa verdad trascendió a un plano demasiado elevado para que yo lo pudiera entender.

Para él la vida es una continuidad que evoluciona, pero no termina. El buscó el camino a una transición y la encontró. No es lo mismo que uno lo escuche o lo lea, a que lo experimente. Me siento afortunado de haberlo aprendido.

Fue maestro de mi hijo Jimmyto, entre tantos. Yo, como consecuencia de conocerlo y tratarlo, también soy su estudiante. 

 

Ejercicio liberador

Thomas Jimmy Rosario Martinez por Rudy Rivera

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

El siguiente ejercicio le permitirá liberar su energía negativa y compartir energía positiva con un familiar, su pareja o una persona afín. Lo puede hacer en cualquier momento, pero es más práctico en la mañana y en la noche. Consiste de cuatro pasos que son la expulsión de energía negativa mediante una declaración de fe, recibir y dar energía positiva y finalmente compartir la energía positiva.

El primer paso es colocarse haciendo contacto de espaldas con la otra persona. Levantarán sus brazos y declararán con convencimiento que toda energía negativa saldrá de cada uno de ustedes.

El segundo paso es colocarse  de espaldas a la otra persona para recibir con un abrazo la energía positiva de la otra persona. El tercer paso es a la inversa, usted le brindará a la otra persona su energía positiva abrazándole por la espalda.

El cuarto paso es un abrazo frente a frente para compartir la energía positiva dada y recibida.

Dedique el tiempo que sienta necesario para cada ejecutar cada paso. El propósito principal es liberar su mente, lo que le permitirá hacer sentir mejor su cuerpo y encontrar la felicidad para cada momento de su vida.

energia positiva