Archivos del autor: Publicaciones Educativas Vegabajeñas, Inc.

La fuerza de la historia vegabajeña

Thomas Jimmy Rosario Martinez por Rudy Rivera

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Cuando uno utiliza los sentidos para disfrutar el presente, está percibiendo el pasado. De hecho, el presente es tan breve que se convierte en futuro y en pasado casi simultáneamente. Los tres tiempos dependerán del espacio mental que los albergue para el propósito que se busca.

Eso debe sentirse complicado, pero estudiar historia vegabajeña no es ni aburrido ni difícil. Es una aventura, como un viaje o la visita a un museo. Para los vegabajeños, es buscar el espejo de lo que somos. Pero la fuerza de la historia vegabajeña será de acuerdo a la intensidad que le demos los vegabajeños.

He dicho antes que nuestra historia se vincula a muchas otras historias. Primero, a la de Puerto Rico, de la que somos parte y al decir nuestro país, encontramos todos los ciclos culturales, económicos, sociales y políticos que conocemos desde los aborígenes hasta nuestro presente. No podemos deslindar, pues las distintas culturas prehistóricas que influyeron en la que conocemos históricamente como taína.

También, a partir de la llegada del español, nos influyeron las costumbres y usos regionales y nacionales y por ende, la herencia europea que influyó a su vez en la España que nos dominó  por cuatro siglos. Esta continúa tenuemente viva en el panorama  por filtración de los descendientes que mantienen vivo el vínculo. La herencia africana es evidente. Y la presencia dominante de los Estados Unidos de América en todos los aspectos de nuestra vida por más de una centuria es también una parte de nuestra idiosincrasia.

El próximo paso de reto para los historiadores es identificar la evolución de esas aportaciones culturales en el vegabajeñismo. Disecar lo creado localmente por los vegabajeños es lo que nos distingue del resto del mundo. Y ese debe ser el norte de los historiadores de nuestro pueblo. La intensidad de nuestras aportaciones, como hemos dicho, definirá la fuerza de la historia vegabajeña.

 

 

Representante Rafael “Tatito” Hernández propone reducir los impuestos y transferir poderes a los municipios

Rafael Tatito Hernandez

Contrapropuesta a la recomendación del Tesoro Federal

Ileanexis Vera Rosado, EL VOCERO 02/04/2019 Actualizado hace 17 horas 1

El representante Rafael “Tatito” Hernández presentó una alternativa para cambiar el sistema tributario de los ayuntamientos, la cual entiende resultaría menos onerosa al pueblo que la propuesta del Tesoro Federal, sobre la cual opina que desembocará en una mayor migración y un alza en la reposesión de propiedades.
Para Hernández, la propuesta del Tesoro Federal podría ser viable si el gobierno central reduce las contribuciones sobre ingresos, reduce el impuesto sobre las ventas y uso (IVU) y transfiere a los municipios la competencia de áreas como escuelas, seguridad, bomberos, carreteras, entre otros. “De esta manera, los municipios podrían tener los recursos para mantener sus operaciones. Si hoy se encuentran en una precaria situación, responde a la pérdida de los $350 millones que el gobierno central les eliminó”, expresó.
Hernández insistió que la propuesta de imponer un cargo de 11 centavos por metro cuadrado en los terrenos del país, donde no solo se albergan hogares, resultará altamente onerosa, principalmente para las familias de la zona rural, toda vez que poseen terrenos de 1,000 metros donde se pueden albergar varias casas, que hoy no pagan, pero con la propuesta señalada será distinto.
Igualmente mencionó que existen terrenos agrícolas que están exentos y ahora pagarían, y a muchas familias de escasos recursos económicos les correspondería pagar el nuevo impuesto. “Estas familias que no pudiesen pagar el impuesto terminarían perdiendo sus propiedades o fincas, los cuales optarán por vender e irse del País, o vender y comenzar a vivir del gobierno, alternativas que impactan aún más la economía de la Isla”, destacó.
Dijo que el problema parece agudizarse cuando corredores de bienes raíces han expresado que muchos cierres hipotecarios se han caído por un alza pequeña en el pago de mantenimiento. Igualmente, la morosidad bancaria se ha impactado por al alza de la mensualidad producto de un mayor costo en los seguros.
Hernández sostuvo que la propuesta del Tesoro, que no cuenta con el aval de la legislatura ni de los alcaldes, le reduce impuestos a los que tienen recursos y le incrementa a los menos que tienen. En su origen, la propuesta persigue eliminar el impuesto sobre los inventarios y en su lugar sustituir ese ingreso a los municipios con la imposición de los 11 centavos por metro cuadrado a todos los contribuyentes.
“La alternativa no es más impuestos, ni la eliminación de los municipios, sino el apoderarleos y cederles competencias administrativas que les permiten crecer sus finanzas y el gobierno central convertirse en un mero regulador del cumplimiento de política pública”, afirmó el legislador.
Declaró que la propuesta del Tesoro persigue grabar el bolsillo de los puertorriqueños en unos $1,000 millones adicionales, que representarían unos 9,090 millones de metros cuadrados, de los cuales, sólo 2,000 millones de metros cuadrados provienen de las residencias. Cuestionó, el proceder de los restantes 7,000 millones de metros cuadrados, que incluyen a hospitales, organizaciones sin fines de lucro, matrimonios jóvenes, urbanizaciones, apartamentos, Pymes, zonas históricas, fincas pequeñas, cooperativas, condominios, fincas agrícolas y parcelas, entre otros.

 
“La alternativa no es más impuestos, ni la eliminación de los municipios, sino el apoderarlos y cederles competencias administrativas que les permiten crecer sus finanzas (a los municipios)”.
-Rafael “Tatito” Hernández, legislador

Ileanexis Vera, EL VOCERO
reportera

Vegabajeña Vanessa Droz sigue creando con `”Permanencia en el Puerto”

Vennessa Droz y

Vanessa Droz y Doel Vázquez apuestan a quedarse y a crear

La poeta y el fotógrafo unen sus pasiones en el libro “Permanencia en puerto”
Primer Hora
Por Mariela Fullana Acosta(Gerald López Cepero)

Mientras van ojeando con placer y delicadeza cada página que compone su nuevo libro “Permanencia en puerto”, la poeta Vanessa Droz y el fotógrafo Doel Vázquez no advierten que comparten una mirada en común.

“Eso en Santa Isabel. Eso es en Vacía Talega. Eso es la Laguna San José. Eso es en Cataño”, explica Doel sin detenerse, mientras va viendo cada una de sus imágenes. Vanessa, sigue pasando páginas en silencio desde la sala de su casa en el Viejo San Juan, toda vez que Doel sigue marcando la ruta. “Estos son unos pescadores de Cataño que cogieron la aleta del pez y la metieron por el muelle y encima le pusieron una estrella de mar”, suelta con voz inquieta. “Esto es La Perla, en el muelle cuatro, esa es la desembocadura del Río Grande de Loíza”, continúa.

Vanessa sigue callada hasta que finalmente apunta con el ojo y dice “esta es una de mis favoritas”. En la página, se aprecia el poema “Fogón con veladuras” que está acompañada de una foto donde aparecen dos mujeres entre el humo de un fogón. “Eso es en El Boricua, en Piñones”, salta de inmediato Doel con la urgencia de la palabra.
En ese momento, fotógrafo y poeta parecen invertir sus roles. Ella va componiendo con la mirada y él con sus palabras.

Pero hace dos años, la historia era distinta. Doel iba publicando en su cuenta de Facebook algunas de las imágenes que recogía con su ojo andariego sin imaginar que Vanessa estaba escribiendo en su computadora poemas provocados por algunos de esos parpadeos. “Empecé a ver las fotos que posteaba Doel y decía ‘wao, qué fotos más buenas’. Entonces, comencé cogiendo esas fotos que me interesaban y las empecé a copiar en documentos aparte. Pero me sucedió que tan pronto veía la imagen y la copiaba, ahí mismo empezaba a escribir porque de alguna manera esas imágenes me cucaban”, afirma Vanessa.
La poeta pasó dos o tres años practicando ese ejercicio hasta que se percató que tenía más de 30 poemas. Entonces supo que ahí había un libro. Llamó a Doel, quien es su amigo de varios años, y le compartió la idea de hacer una publicación con poemas suyos y fotografías de él. “Para mí fue algo tremendo porque Vanessa es más que conocida y es de la élite de un grupo de escritores, y que yo tenga esa oportunidad, para mí es espectacular”, confiesa Doel.

PUBLICIDAD
Fue así como surgió “Permanencia en puerto”, libro que presentará hoy, a las 7:00 p.m., la escritora puertorriqueña Ana Lydia Vega en el Museo de las Américas, en el Viejo San Juan. El texto, que fue posible con la ayuda de la Universidad Interamericana, reúne 31 poemas y fotografías hermosamente presentadas. Los textos de Vanessa abordan variados temas que van desde el impacto del huracán María y problemas sociales hasta las circunstancias de la vida en ciudad, lo ambiental y la naturaleza. Aunque están acompañados por imágenes, los poemas no intentan ilustrar las fotografías ni viceversa.
“Las fotografías de Doel me detonaron unas cosas y empecé a escribir con algo que está en la foto, pero no tiene que ver con la foto nada más. Hay algunos que están más atados a la imagen, pero otros que no, que tienen su independencia”, apunta la poeta.
El fotógrafo, por su parte, destaca la importancia que han tenido las palabras de Vanessa sobre sus imágenes, pues las ha resignificado. Recuerda, por ejemplo, la vez que puso en Facebook una de sus fotografías y Vanessa comentó que parecía un Renoir.
“Ella escribe cosas que yo no sé lo que son ni lo que significan. Así que puso eso y yo decía ‘¿qué cará es un Renoir? Y callaíto fui a Google y cuando vi lo que era dije ‘anda, pa’l cará’. Si Vanessa no dice eso, nadie lo ve”, cuenta Doel con la sinceridad de un niño.

PUBLICIDAD
La escritora se ríe y luego dice que Doel no para. “Él es un cronista de la ciudad, cronista del paisaje y del paisanaje, o sea, de la gente. Las fotos de Doel tienen que ver fundamentalmente con el ojo de él porque el ojo de Doel sabe mirar y sabe encontrar la belleza o retratar esa belleza donde quizás nadie más ha visto nada”, indica Vanessa, buscando enseguida una foto de Doel de un adoquín arropado en hierbas, que da fe de lo que dice. Reconociendo, precisamente, el valor de esas imágenes y consciente de que el libro “exigía” que los lectores apreciaran mejor el concepto visual, Vanessa habló con Doel para llevar a cabo una exposición con algunas de las fotos que aparecen en el texto. De esa manera, surgió una muestra que abrirá hoy, también en el Museo de las Américas, luego de la presentación del libro. Un total de 13 fotografías, ampliadas a gran tamaño por Johnny Betancourt, formarán parte de la exposición.

Quedarse para hacer
“Permanencia en puerto” -que lleva el nombre de uno los poemas- es un libro que también es una apuesta a quedarse en el país, sobre todo después del huracán María. “Cuando estaba escribiendo me acordé de un verso de Edwin Reyes que dice ‘una isla es siempre la posibilidad de un barco’, te quedas, pero tienes la posibilidad de irte. Pero esto es una apuesta a quedarse y seguir haciendo cosas. Porque dentro de toda la crisis que estamos viviendo, los artistas seguimos haciendo cosas. No nos rendimos. Aquí se puede haber parado una fábrica, una empresa, pero la gente no ha dejado de pintar, de hacer grabado, de escribir, de fotografiar, los músicos siguen trabajando, componiendo. Lo que es nuestro soporte fundamental no se ha detenido”, agrega la poeta.
Al leer los poemas y observar las imágenes que aparecen en este libro es evidente ese compromiso y mirada común de los artistas. Vanessa Droz y Doel Vázquez observan con detalle aquello que no se mira. Con su mirada apalabrada ofrecen anclas que hacen sentir que somos más que una isla en crisis. Nos hacen sentir, como dice la poeta, que somos casa y patio, puerto y jardín. Que somos un paisaje alargado, de luces y sombras, que permanece.

 

“Las diferencias políticas nos acercaron (con Luis Meléndez Cano)”- Miguel Ojeda Trinidad, legislador municipal del PIP

MIGUEL OJEDA (2)

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Miguel Angel Ojeda Trinidad ha sido presidente del Partido Independentista Puertorriqueño en varias instancias, candidato a varios cargos elegibles y legislador municipal desde que se le llamaba asambleísta. No es una persona que se le cuestiona su ideología política porque siempre ha estado con el independentismo, la libertad y la sobaranía absoluta para Puerto Rico.

LUIS MELENDEZ CANO 5En el pasado cuatrienio se presentaron las dos piezas legislativas para designar las facilidades municipales en el área de Tortuguero y la Carretera 687 con el nombre del exalcalde Luis Meléndez

DUHAMEL ADAMES DEDICADA UNA GRADUACION

Duhamel Adames

Cano. La principal oposición del Partido Nuevo Progresista, compuesta por Duhamel Adames y Minerva Figueroa Vázquez se abstuvieron de votar afirmativamente, pero Ojeda emitió su voto a favor. Quiso explicar su voto y esto es lo que revela el récord legislativo del 13 de noviembre de 2014:

“Yo tengo que quitarme el uniforme político en este momento porque yo iría más allá con esta ordenanza. Yo llegué aquí a Vega Baja a vivir en 1972 que fue en el mismo año que Luisito entró como alcalde. La primera visita que hice fue al CRIM, para solicitar la exención de la casa y me atendió precisamente Luisito Meléndez Cano, no sabía para donde tenia que ir. Mi vida en Vega Baja viene desde antes, como músico.

Luisito y yo hemos tenido diferencias políticas, pero esas diferencias políticas nos acercaron. Yo tengo mucho respeto por él, de la misma manera él lo reciproca conmigo. En esto yo iría mucho más allá, El Area Recreativa de Tortuguero debe llamarse Luisito Meléndez Cano, la Carretera 687 desde la numero 2 hata Yeguada esa carretera debe llamarse Luisito Meléndez  por un montón de razones que yo no voy a mencionar porque usted las conoce y tampoco abonan en nada.

He tenido la oportunidad de dialogar con Luisito, de hablar. El honrar honra, no pierdo nada en hacerme coautor y votarle a favor de esto. Yo sé que a Luisito no le gusta este tipo de cosas, creo que hace unos años atrás el hizo un comunicado que no le interesaba que nombraran nada con el nombre de él. Yo entiendo que si se le involucra bien la cosa podemos lograr que lo acepte. Porque en vida es que se hacen los reconocimientos, yo no creo en la ley que dice que la persona tiene que estar muerta para que se le reconozca. El muerto va p’al hoyo a menos que no reciba la muerte de los vivos como la de Cristo, como las personas que han trascendido de muertos que todavía se habla  como si estuvieran vivos.

Yo entiendo que hay que dárselo vivo y que lo pueda aceptar. Yo le traigo esa idea para los autores de que no solamente el Triple Parque, sino toda el área recreativa completa, toda el área, todo. Yo prefiero que esa calle lleve el nombre de Luisito Meléndez Cano para que venga y le pongan otro nombre incluyendo el de un militar. Luisito fue militar. Analicen esa cosa porque yo creo que honrar honra y esto a mi no me quita absolutamente mi función de independentista, de puertorriqueño. Esto yo lo hago con toda la entereza de carácter y con la justicia que se merece Luisito, independientemente de que él sea popular y yo independentista y en eso estamos bien claro, yo hago esa recomendación y le voy a votar a favor”.

Mas adelante, en la discusión de la resolución para nombrar la carretera, adujo lo siguiente:

“Independientemente de las cuestiones políticas esto debió de ser por unanimidad porque si hubo alguien que tuvo diferencias con Luisito, fui yo, pero en el momento en que yo necesitaba al alcalde cuando la situación de los cohetes en aquel año, Luisito fue uno de los que marchó mientras uno estaba agitando con un micrófono y otras cosas adicionales.

A veces el honrar honra. Yo invitaría a los compañeros (penepés) a que reconsiderarasen. No Podemos tapar el cielo con la mano, porque para azules, colorao en aquel momento había coquíes, pero el partido no existía. Para todos los que concurrimos tanto en esta legislatura como en el ambiente politico de Vega Baja y del litoral incluyendo a Puerto Rico tienen que hablar de Luis Meléndez Cano. Trascendió. Si no, no hubiese sido alcalde por 32 años. Las cosas hay que reconocerlas independientemente del partido que pertenezca”.

anuncio inauguracion carretera 687

¿Debemos honrar a Luis Meléndez Cano?

 

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

La Ordenanza Núm. 19, Serie 2014-2015, aprobada  por la Legislatura Municipal el 13 de noviembre de 2014 y por el alcalde Marcos Cruz Molina el 14 de noviembre siguiente dispuso designar las facilidades recreativas, culturales, deportivas y comunales del Area Recreativa Tortuguero en el barrio Algarrobo de Vega Baja con el nombre Polideportivo Luis E. Meléndez Cano (Luisito). La Resolución 47 del 12 de diciembre de 2014 solicitó a la Comisión Denominadora de Edificios y Vías Públicas designar con el mismo nombre la carretera PR 687 correspondiente al sector Tortuguero.

En el Gobierno Estatal, La Cámara de Representantes, el Senado y el Gobernador Alejandro García Padilla aprobaron la Resolución Conjunta de la Cámara 768 que designa como “Carretera Luis E. Meléndez Cano (“Luisito”) la carretera de referencia “en reconocimiento a su transcendental aportación al desarrollo social, político y económico del Municipio de Vega Baja”.

Ambas distinciones no están solas en la historia. Tampoco son actos de autoglorificación de un partido de turno en el ejercicio del poder.  En realidad ese reconocimiento final que se materializará públicamente el próximo domingo a la una de la tarde comenzó a gestarse poco después que terminó el ultimo cuatrienio en que fue alcalde Luis Meléndez Cano. Yo conozco esa historia porque estuve presente. Fui el Presidente del Comité de Transición por el alcalde entrante, Edgar Santana Rivera y conozco las interioridades de lo que se trabajó en aquel momento.

Al adversario que más temía Edgar Santana era a Luisito Meléndez, con quien había perdido en las elecciones del año 2000. El olfato político de sus asesores era que Luisito aprovecharía su control del Partido Popular para regresar al poder o para influenciar en el próximo candidato que retara a Santana o al que se postulara.

Buscar un trato elegante para asegurar la presencia de Luisito en los actos protocolares de juramentación de Edgar Santana en la Plaza y en la Legislatura Municipal no fue fácil. El representante de Luisito en el Comité de Transición temía que la audiencia en ambas actividades, cargada de partidarios del Partido Nuevo Progresista fueran a   abuchear a Luis Meléndez Cano y aunque él estaba dispuesto a asistir, me pidió que se le garantizara ese respeto mínimo al alcalde saliente. En ambos protocolos estuvimos pendientes de que se guardara el orden festivo de la ocasión, sin que hubiera lamentos ni críticas. Era razonable, la política partidista había quedado atrás.

Tengo que agregar que hay nombres de personas que ayudaron a ese buen ambiente, como Reinaldo del Valle, Presidente de la Legislatura Municipal, David Hernández Torres, Vicepresidente, la Dra. María del Pilar Casanova Puig y la persona que fungió como maestro de ceremonias de la actividad de la Plaza Pública.

edgar-a-santana-025-hon-l-melc3a9ndez-cano-y-alcalde-aplauden

Luisito fue aplaudido y además tuvo la oportunidad de dar un mensaje y recibir un agradecimiento por su labor de parte del alcalde electo Edgar Santana. La estampa parecía surrealista con lo que había pasado antes y lo que pasó después en las trincheras y la arena política partidista. Pero eso fue un momento ideal por hermoso para la convivencia de nuestra sociedad. La sorpresa de la noche fue cuando Edgar Santana dijo que uno de sus días más felices cuando niño fue una ocasion en que siendo niño en su propia casa se olvidaron de su cumpleaños, pero que había recibido una tarjeta de felicitación de Luis Meléndez Cano.

 

A principios de 2005, siendo asesor legal honorario de la Legislatura Municipal, me acerqué a los legisladores de minoría popular, Asterio Santos y María del Carmen Brull. Les sugerí que presentaran una ordenanza para ponerle el nombre de Luis Meléndez Cano al Area Recreativa de Tortuguero. ¿Por qué? Primero, porque mucha de su obra evidente que hizo por Vega Baja se desarrolló en este lugar. Segundo, porque cerca de allí, en el extremo de cuatro calles, fue su nacimiento en 1939. Tercero, porque en su servicio como guardia nacional, ese fue su entorno. Algo que no dije era que desde allí había lanzado una promesa de recuperación de terrenos para el pueblo en momentos en que el gobierno estatal lo controlaba otro partido distinto al suyo. Es de recordación para los populares, que allí se celebró por muchos años el legendario “Abrazo Popular” que aunque no era un logro administrativo, caminaba paralelo con su hoja de vida.

La medida no se cuajó. Recibió el beneplácito de algunos legisladores del Partido Nuevo Progresista y el endoso incondicional de su Presidente. Pero alguno de ellos le madrugó la noticia al alcalde quien le pidió a sus legisladores que no le dieran alas a su pasado y futuro posible adversario y ahí murió la iniciativa. No tiene en este momento valor alguno hacer inventario de los que no le dieron curso al proyecto. Lo mismo hicieron los dos legisladores municipales del PNP que se abstuvieron cuando se consideró finalmente el proyecto que una década más tarde fue aprobado con los votos de los legisladores del Partido Popular y el del Partido Independentista.

La explicación del voto del legislador del Partido Independentista Puertorriqueño para MIGUEL OJEDAaprobar el reconocimiento a Luis Meléndez Cano es una joya. Aparece transcrito en un documento ejemplar que me facilitó la Secretaria de la Legislatura Municipal, Rochelly Rivera Cosme, el cual refleja un gesto de tolerancia política y de reconocimiento a una persona cuyo récord de servicio continuo no ha sido ni habrá de ser igualado en el futuro previsible. Y les puedo asegurar que como su autor Miguel A. Ojeda Trinidad, nadie lo criticó durante su incumbencia.

Al saldo de una vida útil podemos decir lo que pudo hacer o lo que debió haber hecho, pero seríamos injustos si no valoramos lo que hizo. Siempre corregí a los que decían que Luisito no había hecho nada. Creo que en términos de estrategia política los adversarios fallaron en no reconocer sus áreas de éxito, creatividad y legado. Faltó además el factor vegabajeñismo en algunos de los que quisieron contenderlo. Luisito tenia un carisma muy ligado a la idiosincrasia de su pueblo donde una mayoría visible y estadística lo apoyó por más de tres décadas. Eso es un hecho indubitado que lo coloca al tope de la estima de sus compueblanos y de los puertorriqueños que lo han conocido.

Los ciudadanos responsables honran a los que forjan los pueblos. Por eso es ahora el mejor tiempo de creer en lo que hizo Luis Meléndez Cano y perpetuar su historia. Con eso maduramos y crecemos todos.

La figura política más extraordinaria en nuestra historia vegabajeña

WILHELM LUISITO Y JIMMYTO3

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

Haber conocido sus debilidades, fracasos y errores, puede minar la valoración de cualquier historiador sobre un político contemporáneo. Y ser político en este mundo fragmentado por las ideas y las claques es casi siempre sinónimo de baja apreciación de parte de los ciudadanos. Generalmente cuando muere, es que se empieza a apreciar una vida de intensa aportación en su justa perspectiva, mirando  la obra positiva por sobre el historial de ataque negativo que se acumula en la propaganda y la mente, especialmente por lo que originaron los adversarios en su tiempo.

El próximo domingo, a la una de la tarde y en la intersección de la Carretera PR-687 y Carretera Número Dos, en el sector Tortuguero de Vega Baja, habrá una ceremonia para oficializar públicamente la Carretera Luis E. Meléndez Cano, “Luisito”.  Esta iniciativa tiene una historia que se remonta al primer año en que el alcalde de Vega Baja se había retirado después de 32 años en que ganó todas las elecciones municipales. Pero afortunadamente se ha logrado este reconocimiento permanente cuando aun vive una vida plena y a pesar de haberse iniciado como un octogenario en recientes días.

Tenemos que ver a Luis Enrique Meléndez Cano como un figura importante de nuestra historia. Y para verlo debe ser como un todo, sin detenernos en detalles pequeños que no lo definen. En ese sentido, podemos comenzar a apreciarlo por su diminutivo.

Un “Luisito” se carga cuando uno es niño, pero a él no solo lo llaman así, sino que lo ha permitido aun cuando con la carga de los años debía haberse cambiado por un “Don Luis” o algo parecido. Eso dice mucho de su personalidad. En el hay una costumbre de humildad natural. Percibo que le gusta igualarse con personas de todas las edades para que no se sientan intimidados por su altura, su energía, su profesión de farmacéutico y tal vez su historial como el alcalde de mayor tiempo en el ejercicio de su cargo.

La primera vez que hablé con él siendo alcalde electo, fue en diciembre de 1972 cuando me reuní con él siendo un joven imprudente de 19 años que tenía interés de que se perpetuara la historia con la conservación de los documentos históricos que teníamos en el archivo municipal y que estaba organizando el historiador Luis de la Rosa. Fue atento conmigo. Después de ese encuentro, algunas de las ideas que lanzaba desde mis escritos semanales en TAINO las acogió y las convirtió en logros culturales de su administración. Tengo una deuda de gratitud por ese apoyo que me dio, a pesar de que yo era militante juvenil del Partido Nuevo Progresista.

Hay mucho por contar de Luisito para perpetuar el recuerdo del beneficio que recibimos los vegabajeños con su incumbencia. Hablar con él en esta etapa de su vida es un ejercicio aleccionador porque él aborda todos los temas, aun aquellos que fueron dolorosos para su vida íntima y para su familia.

La carretera que lleva su nombre es un primer acto de justicia de parte de mucha gente que entiende de una manera inteligente el legado de Luis Meleléndez Cano, pero no debe ser el único. Tenemos que  aunar el acervo histórico que aun no ha concluido para recoger el ejemplo de un pasado que nos puede servir de modelo para el futuro.

En política vegabajeña, no ha habido una figura más extraordinaria que Luisito. No es una admiración ciega, pero la conclusión por esta afirmación es compleja. Se las debo para otra oportunidad.

¿De donde salió que Vega Baja tiene un balneario?

 

                                               Por Thomas Jimmy Rosario Martínez
                                   (Publicado originalmente en 16 de julio de 2018)
En una ocasión, hablando con un alcalde, me dijo que estaba de acuerdo conmigo de que Vega Baja no era un balneario aunque se mercadeaba de esa manera. Por definición, no lo somos. La palabra suena como una categoría mayor o como decimos “cachendosa”, pero no parece correcto su uso.
Está escrita oficialmente en tablones oficiales, rotulación y hasta en documentos, pero el nombre no hace la cosa. Tampoco encuentro a la Playa de Puerto Nuevo entre los “balnearios” oficiales bajo la jurisdicción de Parques Nacionales de Puerto Rico, como el cercano de Cerro Gordo en Vega Alta, que está incluído.
Creo que es hora de fijar y aclarar la identidad de nuestra playa más famosa, porque también creo que hay otras playas en Vega Baja. No podemos seguir hablando a la vez de playa y balneario, de la Playa Puerto Nuevo, la “Playa de Vega Baja” o aun de “Marbella”, como algunos le llaman. No debe haber espacio para la confusión cuando la historia y el basamento legal es claro.
La Real Academia Española tiene las siguientes definiciones para ambas palabras:
playa Del lat. tardío plagia.

1. f. Ribera del mar o de un río grande, formada de arenales en superficie casi plana.

2. f. Porción de mar contigua a la playa.

3. f. Arg., Bol., Par., Perú y Ur. Espacio plano, ancho y despejado, destinado a usos determinados en los poblados y en las industrias demucha superficie. Playa de estacionamiento. Playa de maniobra

balneario, ria Del lat. balnearius.

1. adj. Perteneciente o relativo a los baños públicos, especialmente a los medicinales.

2. m. Edificio con baños medicinales y en el cual suele darse hospedaje.

La Ley de la Compañía de Parques Nacionales de Puerto Rico”, Ley Núm. 114 de 23 de Junio de 1961, según enmendada, crea una corporación gubernamental como instrumentalidad pública del Estado Libre Asociado de Puerto Rico bajo el nombre de Compañía de Parques Nacionales de Puerto Rico; estableciendo sus poderes, deberes, derechos, obligaciones, inmunidades, privilegios y propósitos, y para otros fines.

Su artículo 2 define parque como todo espacio, instalación, edificación, playa, balneario, reserva marina, bosque y recurso histórico o natural que se pueda utilizar para llevar a cabo actividades recreativas o de deporte al aire libre y como parque nacional todo espacio, instalación, edificación, playa, balneario, bosque y monumento histórico o natural que por su importancia para todos los puertorriqueños sea declarado como tal por orden ejecutiva o bajo las leyes del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

Como puede leerse, hay una distinción legal entre playa y balneario que no es definida en esta ley.

En el rótulo oficial municipal lee Balneario Playa Puerto Nuevo. En nuestro pueblo estamos acostumbrados a los nombres compuestos redundantes como Vega Baja. Si es vega es baja. Pero no es usual ostentar nombres contradictorios. Si se ofrecieran los servicios de un balneario, nuestra naturaleza costera fuera medicinal, estaríamos hablando de la conjunción de lo que define una playa con un balneario o si el Departamento de Recreación y Deportes nos acogiera como balneario, el lenguaje sería permitido. Pero hasta donde sé, no son sinónimos. Por lo tanto, creo que el uso correcto es Playa Puerto Nuevo, que es el nombre oficial desde hace cerca de un siglo.

ANUNCIO BALNEARIO Y PLAYA

 

« Entradas Anteriores Últimas entradas »