Política Vegabajeña | Elecciones de 1956 y versos políticos en el ’58

Por Thomas Jimmy Rosario Martínez

(Publicado originalmente en el libro Vega Baja, su historia y su cultura, 1987)

Angel Sandín Martínez

Aunque Ángel Sandín Martínez ganó las elecciones dc 1956, su salud se va quebrantando, lo que le impide continuar ejerciendo sus funcio­nes. Fue sustituido por Juan García, Tesorero Municipal, como Alcalde Interino. Para entonces, presidía la Asamblea Municipal, el comerciante Rafael Cano Llovio.

Rafael Cano Llovio

En la Legislatura, ocupaba un escaño distri­tal Casimiro Ramos Barreto, quien continuará hasta el 1964 en dicha posición. Ramos Barreto, quien sigue vinculado a la política activa como asambleísta municipal hasta 1984, aprovechó los programas educativos gubernamentales y pudo continuar sus estudios, superiores, siendo un ejemplo de superación, ya que lo hizo mientras era legislador. Su esposa es maestra retirada.

Rafael Cano Llovio es entonces elegido Pre­sidente del Partido Popular y luego nombrado Alcalde sucesor de Ángel Sandín Martínez, al fa­llecer éste en 1958. Una de sus primeras manifes­taciones públicas importantes fue negar informa­ciones periodísticas en el sentido de que él obje­taba la participación en la política de personas no nacidas en Vega Baja. Afirmó, por el contrario, que todos los residentes de Vega Baja tienen per­fecto derecho de interesarse por el bienestar de la comunidad… “sean de San Juan, de Ponce,de Jayuya o de cualquier otra población”.

En noviembre de 1956, poco después de las elecciones, se publicó una información en el Pe­riódico El Imparcial, en donde se daba cuenta de un alegado apoyo que el Comité Local del Parti­do Independentista Puertorriqueño había dado al Lcdo. Antonio Ayuso Valdivieso, el cual había sido rechazado por el entonces Presidente estatal de la colectividad, Lcdo. Gilberto Concepción de Gracia. Ayuso era, para entonces, el dueño de di­cho diario.

La lírica política también se dejó sentir en el año 1958, en el periódico vegabajeño, El Suceso, de don Agustín Álvarez Rodríguez. En directo ataque al controversial alcalde, Rafael Cano y a Casimiro Ramos, y en apoyo a Enrique Salaverry (precandidato a la Alcaldía de Vega Baja), escri­bió don Agustín lo siguiente:

Escucho en Silencio y miro
que existe hondo malestar
en el grupo popular

que acaudilla a Casimiro…

Rafael aquí domina

Aunque el pueblo no lo quiera.

Eso es así ¡es asina!

y no es de otra manera.

No te empeñes Casimiro

en forzar esta cuestión,

Tú eres hombre bueno y sano;

sigue sereno y tranquilo,

que aquí la única Razón

es la de don RAFAEL CANO.

También para los estadistas se rimaba:

Maneco, no hay quien resista

el empuje arrollador

de ese Partido Estadista

que me infunde gran temor…

Las interioridades políticas fueron tema de poetas:

Bromas cordiales

El veintidós de febrero

del año que va corriendo

un poco vanidoso y parejero,

pero sin formar estruendo,

el invicto Partido Popular,

obsequió a Secretarios e Inspectores

que ayudaron en las mesas a ganar

las pasadas elecciones…

La cosa no está como empezó

en la Villa del Melao.

El tiempo de los bobos se acabó”

igual que en Cibuco los pescaos…

¿Qué pasa en la Asamblea Municipal?

No se llevan como hermanos.

El ambiente no es cordial,

si hay apretones de mano.

Y a lo sucu-muco se asegura

que hay un legislador municipal

que espera una ocasión pa’levantar

la “Cuestión de Confianza”, ¡una diablura!

Y… hay más aún; es cosa decidida

que a este legislador respaldaría

una firme e inmensa mayoría

cansada ya de hacer lo que otro diga,

porque resuelto está

(No apostamos ni un penique)

que la Alcaldía será

para el FORASTERO QUIQUE..

Estuve en el hospital

donde me informó la gente

que para sacarse un diente

DOS MESES hay que esperar.

La CIRUGIA DENTAL

allí funciona muy mal.

Vega Baja es ahora un basurero,

de tan grandes proporciones,

que sobran los zafacones,

las escobas y plumeros…

Y, lo peor de este mal

es que nadie se atreve a protestar.

¡Qué terrible tortura

tener que vivir entre basura!

Lluvia negra de carbón,

majadera e indecente

cae sobre esta población

mandada por San Vicente.

¿Cuál será la decisión

de nuestra Administración?

¡MALDITA SEA LA ORDENANZA

QUE AQUÍ EL TRÁFICO REGULA!

¡Hay más luces en las panzas

de los bueyes y las mulas!…

¡Qué ordenanza más fatula la que al comercio estrangula!…

Deja un comentario