Una grata visita

LUCIANO CANO Y JIMMY ROSARIO

Foto por Albert Miranda y Lymaris Reyes

Por Thomas Jimmy Rosario Martínezlogo-ehv-diario-vegabajeno-de-puerto-rico-small

En las clases de la Escuela de la Historia Vegabajeña, en ocasiones surgen situaciones inesperadas por el dinamismo conque nuestros compañeros trabajan cada tema semanal de los miércoles en la noche. En la última clase que tuvimos, el tema era el segundo libro de las memorias del vegabajeño Reinaldo Cano, que como el primero de una trilogía, aporta importante información que no se consigue en otras fuentes de la historia vegabajeña.

Inusitadamente, entró a nuestro salón la figura también importante del hijo del autor fallecido, quien  con luz propia, también ha hecho su aportación a Vega Baja y a Puerto Rico. Luciano Cano García, a quien conocemos desde nuestra niñez como «Luchi», es un licenciado en farmacia que se ha destacado en la política local y en su profesión, habiendo tenido innumerables logros, entre ellos, presidir en dos ocasiones (1998 y 1973) por dos años cada término, el Colegio de Farmacéuticos de Puerto Rico.

Su presencia fue una gestión de los compañeros investigadores Albert Miranda y Lymaris Reyes. Calladamente nos trajeron la oportuna visita del gran amigo de siempre, quien siendo un coautor silente de los libros debido al estado de salud de su padre, nos ofreció un trasfondo importante de cómo surgieron las publicaciones de la colección.

Antes de la discusión del libro, circulamos en formato digital las primera y segunda partes, de manera que los Investigadores tuvieron el beneficio de acceder a tan importantes obras. Una tercera y última parte será estudiada tan pronto se escaneé el tercer libro.

Luciano está al día en su conocimiento sobre Vega Baja a pesar de que reside en la costa este central de Puerto Rico y ha estado alejado por distintas partes del mundo en gestiones de su trabajo. Nos fue grato contar con él en esta segunda parte de la reseña de lo escrito por su padre Reinaldo Cano Rodríguez por su testimonio de vida personal y de su aportación a tan importantes memorias.

Deja un comentario